Por Patricia Tombetta

Los Anormales: Diferencias entre estar y ser descansados.

 

UNA OLLA EN LA CABEZA.

1. La nave de los locos. El Bosco
La nave de los locos – El Bosco

Hay momentos para el olvido, como estaciones del año propicias para limpiar la casa, ventilar, tirar aquello que no sirve y producir cierto alivio, aunque sea, a la mirada. Es cierto, a veces se nos va la mano y nos deshacemos de algo que hubiese resultado por demás necesario. También, para decirlo todo, hay que reconocer: si no se produce cierta “limpieza” nos sería muy difícil encontrar lo adecuado o, aun peor, sobreviene un estado confusional tal que podríamos terminar con una olla en la cabeza, por ejemplo. Atender a cierta limpieza en demasía implica la necesidad de que algo o alguien produzcan algunos recordatorios aquí y allá y nos ayuden a continuar por la buena senda.

1º RECORDATORIO (¿Amarillo precaución?)2

Una nota publicada el año pasado[i], de dudosa trascendencia, habla acerca del verdadero significado del color amarillo en los semáforos. Cuestión no menor, ya que para las leyes de tránsito de todos los países, esa luz significa lo mismo que la luz roja: deténgase.

Parece ser algo ignorado (reprimido, tal vez) por una gran mayoría de los conductores cuyas respuestas más comunes serían, según el autor de la nota, que se puede seguir de largo pero con cuidado, o que debes acelerar y apresurarte pues pronto cambiará al rojo. Nada más lejos de la buena información porque cualquier control honesto puede detenerte por pasarte en amarillo o, incluso, quitarte el vehículo.

Conducir no es para cualquiera. Hay que tener dos o tres luces.

El pensamiento categorial ha producido muchas riquezas. Con el fin de no dejar liberados nuestros devaneos a los peligros del azar o la locura, se inventaron las clasificaciones que, en apariencia, nos permiten dormir tranquilos. Si bien este tipo de pensamiento se considera  una forma de evolución superior, a la que no toda persona accede, también se la podría pensar como éxito de domesticación civilizatoria, de la que no todos padecen. De todos modos, se trata de evitar la locura y de limitar el azar (en una esquina, por ejemplo) todo lo posible.

Pero vayamos a las riquezas surgidas de pensar y de aplicar categorías.

Dentro de las ciencias de la salud hay dos grandes clases subyacentes: Normales y anormales. Aunque, luego, y según cuál sea el tema, la primera de estas categorías quedará relativamente vacía, porque siempre alguna cosita uno tiene.

Dada la enorme nosografía que encierran – y hasta ocultan-  las causas de incontables supuestos padecimientos, podría ser posible que, lejos de otorgarnos tranquilidad, nos hicieran perder el sueño subsumiéndonos en una suerte de moderna narcolepsia o, de su opuesto equivalente, el insomnio. Muy peligroso para conducir.

De todos modos, el peligro podría ser no ya la locura, porque si lográramos componer una mayoría (y ya se sabe que las mayorías tienen razón) los locos serían los otros, sino andar medio dormidos en la vigilia. O sea, con la guardia baja, desprevenidos, incluso.

Descubramos, entonces, uno de los peligros que nos acechan.

 

3. Autorretrato. Spilliaert
Autorretrato – Spilliaert

 2º RECORDATORIO. (¿Problemas para dormir?)

Según el Instituto de medicina del sueño, la dificultad en el dormir provoca diversos trastornos, entre los que se cuentan desde afecciones psicomotoras, cognitivas y de memoria a corto plazo, hasta alucinaciones y estados psicóticos. Adentrándonos un poco más podemos hacernos acompañar por la ciencia actual en su exhaustiva descripción de los criterios necesarios para hablar con propiedad de la falta de sueño. Según el CEI 10, las causas de los trastornos del sueño estarían ordenadas en la siguiente lista: orgánicas, apneas, narcolepsia, debido al alcohol,  debido a múltiples drogas, causas no orgánicas, pesadillas, terrores, sonambulismo.

Asisto sorprendida a la nula referencia en relación al mobiliario (camas, colchones), y su adecuación o no, en estas modernas categorizaciones. A  menos que esté contenido en “no orgánicas”. Puede ser.

Pocos se ahogan en su propio vómito y esta gente es muy avispada.

“Tengo estos huesos hechos a las penas”  dice Miguel Hernández

Un poco de somera investigación revela la importancia otorgada al descanso desde la más remota antigüedad.

Aproximadamente desde el siglo VI A.C[ii], los persas habían ya inventado el colchón de agua cubierto por cuero y  atemperado, según la estación del año, con agua fría o caliente. Claro, no todos los persas dormían sobre ellos. Este confort estaba reservado a las clases más altas, quienes además contaban con esclavos dedicados, durante el día, al aseo y al mantenimiento de los enseres nocturnos de los señores. Ni qué decir de los egipcios. Podemos tomar en cuenta que, en el hallazgo de la tumba de Tutankamón ( cuya existencia data del siglo XIV a.c.) se lo encontró rodeado por seis lechos, entre tantos tesoros. Uno de ellos medía 1,85 por 90cm de ancho. Medidas que se considerarán necesarias mucho tiempo después del Faraón (cuya altura se calculó en 1,63 cm). Esta cuestión  podría leerse como una advertencia acerca de los centímetros que ganaría la humanidad.

Como todo, el tema  necesita cierta profundidad. No podemos soslayar a los antiguos griegos y a  sus influyentes dioses. Pero, esta vez, no para encontrar al precioso Morfeo (encargado del contenido de los sueños) sino a su padre Hipnos: hijo de Nix (noche) sin intervención masculina, aunque otras versiones dicen que Érebo (oscuridad, sombra, negrura) tuvo algo que ver. Hipnos, gemelo de Tánatos (muerte no violenta) era la personificación del sueño y vivía en un palacio ubicado bajo una isla griega a través de la cual fluía  Lete, el río del olvido. En dicha cueva reinaba la más absoluta oscuridad y estaba rodeada por amapolas y otras plantas hipnóticas.

Así cualquiera es dios del sueño.

4.hipnos-y-nix
Hipnos y Nix

Sin olvidar que nos estamos manejando con categorías, clasificaciones y ordenamientos diversos, es conveniente presentarles como corresponde a esta familia:

Según la Teogonía de Hesíodo

Nix
Tánato Hipno

 

Según Cayo Julio Higino5 y Cicerón6 se le agrega a Érebo como padre:

Nix Érebo
Tánato Hipno

Hijos

Según Ovidio ésta es su descendencia:

Hipno
Morfeo Fobétor o Iquelo Fantaso otros Oniros

 

Como sea, el descanso no es cosa sin importancia. Tanto sea para permanecer favorecidos por los dioses o para zafar de quedar encerrados en alguna categoría patológica. Entonces, continuemos dando densidad al asunto y  escuchemos a los antepasados si queremos conseguir  un buen descanso, ya sea solos o con amapolas

Y escucharlos implica considerar que la calidad del descanso estuvo siempre, de alguna manera, relacionada con los avances en materia de colchones.

3º RECORDATORIO. (¿Hacia dónde vamos y cómo?).

A aquellos primeros colchones de hierbas[iii], de épocas remotas, continuaron los de plumas de los triclinium (camas del imperio romano heredadas de Grecia) desde dónde, los romanos, hacían casi todo: comer, dormir, orinar y definir la orientación sexual. Los esclavos no contaban con ninguna cama ni espacio para dormir. Lo hacían en oscuros rincones mal ventilados o a los pies de la cama de sus señores.

Con sus marchas y contra marchas, es de destacar que los colchones de lana se mantuvieron con notable popularidad  hasta bien alcanzado el siglo XX.  Esta predominancia se mantuvo hasta la aparición del plástico y materiales sintéticos. Aunque la distribución según clase social continúa siendo injusta y no sabemos si se evalúa con profesionalismo por la comodidad durante el reposo a la hora de realizar algún diagnóstico. De todos modos nuestro deber es informarnos. 5

Actualmente se ha alcanzado un notorio desarrollo en colchones[iv]. De 1.865 data  el de muelle helicoidal de acero, corregido, al poco tiempo, por el de muelle cónico, mucho más estable. El ruido que ambos producían hizo que se encerraran los muelles en saquitos individuales de tela. A mediados del siglo XX, aparecieron los de espuma, en la década del 80, los novedosos de aire y en los 90, los de Tempur (sistema de sueño seco) que se basa en una espuma viscoelástica con memoria de forma, desarrollado por la NASA. Hoy en día, los más extendidos son los de muelles y los de espuma sólida. De todos modos, se espera que los avances en medicina y psicología marquen la nueva tendencia para las próximas décadas. Además se comenta, en la web, que la universidad de Harvard (¿quién, si no?) ha hecho alguna investigación respecto a la calidad del descanso según sea sobre colchones duros o semi-duros y sus  beneficios o no. Pero no voy a extenderme tanto porque llegaríamos al lugar que estamos tratando de evitar.

Sólo es menester no descartar la importancia del lugar sobre el que vamos a echar Embotellamiento fotonuestros huesos, según nos asiste la historia. Existe una delgada línea entre la incomodidad de un lecho que nos obligará a permanecer medio dormidos durante el día y una excesiva comodidad que nos retendrá entre los sueños durante la vigilia. Tampoco es conveniente ignorar del todo el significado de las brillantes luces a nuestro alrededor. El peligro no se limitaría a ser  protagonistas del parte matutino del tránsito, sino a engrosar las antes mencionadas categorías. O, más grave aún: andar por ahí medio adormilados persiguiendo cantos de sirenas, voces imperativas  y globos de colores.

 

1   Revista ELIAX  para mentes curiosas. Miércoles, febrero 19, 2014, “El verdadero significado de la luz amarilla” José Elías.

ii   “Historia de la cama, el lecho y la alcoba”. Jaime Ponce de León.

iii    Ibid.

iv    Infocolchón.com

Dejar respuesta

Please enter your name here
Please enter your comment!