La Celebración: Sobre el Trabajo

Por Nora Lomberg

HABÍA UNA VEZ

Una vez tuve un trabajo en el que era feliz. Eso lo sé porque mayormente reía. No era un trabajo sencillo, pero almorzábamos todos los días. La cosa transcurría en una unidad sanitaria enclavada en un barrio humilde de Merlo, en la Provincia de Buenos Aires. Conocimos a los vecinos, fuimos a sus casas y ellos empezaron a venir. ¡Un gentío! Se atendía, se curaba, se organizaba y se comía. Tan bien se comía, que empezamos a invitar gente. A veces a alguna vecina con novedades, otras a un político o a un cura, a una autoridad del Municipio o del Ministerio.

CUESTIÓN DE RISA

ALMUERZO DE REMEROS  7_
Le Déjeuner des Canotiers – Pierre-Auguste Renoir (1881)

María, la trabajadora de limpieza, era la encargada de las compras y casi siempre de  cocinar, “Estar aquí me hace feliz”, decía. Venía  contenta todas las mañanas desde el asentamiento cercano a la ruta, dejaba a sus niños en la escuela y llegaba  a puro canto: Rodrigo le gustaba. Baldeaba y cantaba. La psicóloga era la especialista en ñoquis; el odontólogo, en churrascos y el médico generalista, en milanesas. Los almuerzos comenzaron a trascender, vinieron estudiantes de medicina y residentes.

La mesa cada vez, más amplia.

Algunas vecinas traían sus guisos para compartir. La cuestión era la risa.  La risa antes que derrumbarse. La risa  y el buen humor de María que nos sublevan aún hoy, después de tantos años.  Preparábamos temarios diversos para provocar discusiones. Celebrábamos la aventura de los encuentros. Nos inventamos una identidad, las de la salita Las Torres.  Un espacio colectivo, de unión entre juego y trabajo. En esos almuerzos, construimos  un modo de pensar la salud, la enfermedad, la solidaridad  y la alegría de trabajar y soñar por un mundo mejor y posible. Hicimos política.

to laugh. bob salo (2)
Reir – Bob Salo

EL CUORE DEL BARRIO

A sabiendas, moldeamos una nueva identidad barrial. La salita ya era el corazón de nuestro territorio. Ahí se hacían las asambleas. Se organizó un torneo de fútbol, se empezaron a juntar las mujeres, se armó un grupo de teatro, que recorría festivales en otros barrios, en fin, se derramaron libertades  hasta que el asunto nos desbordó.

NORUSIMAGEN 2

DESAMPAROS

Amartya Sen sostiene que  la calidad de vida de una persona no depende meramente de su ingreso personal, sino de diversas condiciones físicas y sociales. Nacemos tan indefensos, tan condenados al desamparo. Los lugares de trabajo son núcleos subjetivantes, un modo de ser en el mundo.

¿Es lo mismo ser un empleado que un trabajador?

¿Cómo producir  sujetos capaces de luchar contra las condiciones que limitan su vida?  La apuesta  es inventar espacios que desplieguen  otras condiciones de subjetividad.

Darle la palabra a los silenciados, hacer visible a los invisibles. Tan visibles, como el cielito alto de Las Torres.

LO OMINOSO

EL SEÑOR FELPUDO

Su jefe se limpia los zapatos en su espalda,  pisa sobre su  blanca camisa y él permanece inmóvil.  Si el trabajo es fuente de identidad y creador de subjetividades, entonces, este señor es un felpudo. Ha sido colonizado. Ni sufre ni está contento, es un simple  felpudo. Un objeto de uso. No mira para arriba, no tiene la altura de Las Torres.  El corto que comparto, se ocupa  de ocultar la rebeldía del señor LÁMPARA, como bonustrack. Sin embargo, sucede, se filtra al fin. Hay un más allá. El señor lámpara hace su intento,  y avanza a escribir su propio destino.

Que así sea para cada uno  de nosotros. Amar y trabajar como en Las Torres de María.

9 Comentarios

  1. Excelente , la nota y el video.
    En estos tiempos de fragilidades, las instituciones aparecen debilitadas en su rol de dadoras de subjetividad.
    El empleo claramente aporta una significación importante al sujeto, la falta de empleo es vaciar ese sentido.

    Te felicito.

    Vero

  2. Me encanto tu escrito y el video me dejò tecleando!!! Coincido que las instituciones constituyen subjetividad, arman lazos tejen redes y en estos tiempos aunque el estado no nos sostenga debemos intentar entrelazarnos aun mas. Te felicito..Me gusto mucho!
    Natalia Carballo

  3. La nota emociona, conmueve, abunda de solidaridades, risas y lazos. Y que nos sostiene en estos tiempos si no es ese encuentro con otros parias, parias como nosotros mismos este triste 9 de Julio sin Patria. Gracias Nora por esa bella nota, el felpudo, que decirte, merece un debate con vinitos de por medio.
    Felicitacionessss
    Maba

  4. Yo creci en las torres y hubieron dos psicologas de un gran corazon que ayudaron mucho a mi madre y gracias a ellas mi madre es lo que es,y esos tiempos fueron hermosos,nunca me voy a olvidar de ellas,las chicas nora y mabel!!!!

Dejar respuesta

Please enter your name here
Please enter your comment!