image_pdfimage_print

Rituales: Entrevista a Karina Downie, responsable de la librería “Ritualitos”

Entrevista y edición: Nora Lomberg

 “y aferrándome de su mano pude aprender que una tarde puede durar una eternidad” Marta Gómez

Fuego sin fósforos. Manos de niñes sobre las páginas que hojean la eternidad. Un dibujo, colores fuertes, un pliegue en las palabras, un ruedo, un fleco.

Algo comienza a arder. Otro capítulo y ya el fuego es otra cosa. El despertador sacude la modorra de la cama. Una inquietud de llamas aparece en el agua. Cuadro tras cuadro, avanza el invierno. Y el viento, entonces, también foguea. Arriba y abajo son dimensiones intercambiables. A veces la leña es encendida por el fuego y no al revés. Porque jugar es la aventura del tacto que huele y del oído que murmura un secreto a este gusto por encender fogatas dentro de cualquier lenguaje. ¿Quién es la mecha y quién, la llama, en este desafío? Hay páginas que transcurren en el desierto y arropan como nido. Otras caminan sobre el hielo pero entibian el alma. Imposible aferrarse a la lógica del deber y las rutinas. Niñes de ojos atentos, miradas que hacen crujir la leña del tiempo.

HABITAR EL LIBRO

Tristecita que se me sale del alma a mí, intentando pintar recuerdos de otro color”
Marta Gómez

¿Siempre trabajaste de librera?

Hice muchísimas cosas, empecé a los 13 años, limpiaba en una peletería en San Isidro, cuidé niñes y casas y fui cajera de supermercado cuando no existían las lectoras de códigos de barras, ni los códigos de barras. También laburé en “PumperNic” hice teatro y fotografía. Un buen día empecé a militar y luego a trabajar en Madres de Plaza de Mayo. Ese fue el inicio de una etapa maravillosa. Todo por hacer: la UPMPM, el departamento de audiovisuales, la prensa, y luego me metí de lleno en la construcción de “Ediciones Madres de Plaza de Mayo”. A mis 44 años mucha agua pasó bajo el puente. Feminista, madre y lesbiana son tres palabras que le dan sentido hoy a mi existencia.

¿Qué te gusta de tu oficio?

De a poco, forjé mi quehacer. Nunca tuve “vocación” por nada más que por hacer algo que me emocione. Y como nací en un hogar pobre, ese “hacer” siempre tuvo que estar ligado a conseguir el mango. Desde muy chica, los libros fueron mi refugio, podría pensar que los libros “me salvaron la vida”. Me gusta hoy decir que soy librera, aunque a la figura del “librerx” tradicional no le arrimo el bochín siquiera. Sí me gusta el oficio que me reinventé, porque me permite hacer muchas cosas, mucho más allá de recomendar los libros que me emocionan y quiero compartir, difundir, multiplicar.

FB_IMG_1556051978884

¿Qué incluye este espacio, “Ritualitos”? ¿De dónde surge ese nombre?

“Ritualitos” es una librería especializada en literatura para niñes de todas las edades, también se pueden encontrar con juguetes y músicas que, de alguna manera, complementan la propuesta de ofrecer herramientas para habitar este mundo. Pareciera que nombrar las cosas, las personas y los proyectos es algo que me cuesta un montón, no fue fácil elegir. Con una maternidad múltiple y reciente, venía pensando nombres que pudiesen contener una idea de tribu, rituales, de ese reinventarse cuando todo se cae y una se aferra a esas pequeñas cosas simples que le dan sentido a seguir en pie. Un día una amiga me acercó la canción de Marta Gómez “Ritualitos” y todo, en ese momento, cuadró.
Paradójicamente, aunque es algo muy propio de este oficio, recordar citas y nombres no es mi fuerte. Umberto Eco, en “El nombre de la rosa”, habla de cómo nos nombramos y qué sentido le ponemos a ese nombrar. ”Ritualitos” va tomando forma y contenido en su camino, colectivamente, en el hacer cotidiano.

BELLOS Y URGENTES

El silencio de algún amigo me hizo aprender a escuchar lo que las palabras jamás dirán”
Marta Gómez

¿Cómo seleccionás el material en “Ritualitos”?

Esta es una característica que va marcando una diferencia sustancial con el resto de librerías. A esto me refería en un principio con la identificación del oficio. Generalmente, las librerías tienen una impronta forjada por el mercado. Es la manera tradicional de ejercer el oficio, reciben las novedades y, en base a lo disponible, en el mejor de los casos, seleccionan temáticas que les son afines. “Ritualitos” es diferente, no esperamos que nos llegue nada y, de hecho, la sola ubicación geográfica -al límite de Caba- hace de esta metodología un imposible. Salimos a buscar aquellos títulos de las temáticas que elegimos: feminismos, géneros, diversidad, emociones. También nos interesa todo lo abarcable por la ESI, derechos humanos, y material producido por proyectos autogestivos, colectivo y militantes para niñes de todas las edades. La misión de “Ritualitos” no es únicamente vender libros, sino -desde la periferia de la ciudad- acercar textos que nos gusta nombrar como “los libros más bellos y urgentes”.

IMG-20190423-WA0021

La uniformidad no es el camino para que la lengua que compartimos se mantenga viva”, dice Andruetto, ¿qué pensas? ¿Cómo se puede llevar este concepto a la práctica en una librería?

Absolutamente de acuerdo con La Andruetto, y es una marca fundante en nuestra librería, desde que iniciamos, tímidamente, con una valijita, en las ferias. Una anécdota que me gusta contar, y que al día de hoy se mantiene vigente, sucede en la Feria de Mataderos. Vale aclarar que es un espacio por demás tradicional, popular y al que difícilmente llegue algo que escape de lo ofrecido en el mercado. Bueno, a esa feria asistimos regularmente cada domingo desde hace unos siete años.
Cuando ahí nos piden libros de “Gaturro”, no sólo les respondemos que no tenemos, sino que además les contamos el porqué no tenemos. Y esto es, deslegitimar la uniformidad del lenguaje y mensaje que, erróneamente, se cree debe ocupar la literatura para las infancias. Casi anecdótico resulta el hecho, ya conocido por todes, del reiterado e impune plagio que el autor representa. Además, el mensaje que a las niñeces se cree debe llegar, es legitimador de un lenguaje y discurso que es posible desterrar de la oferta para niñes -que ni siquiera debiera ser llamada literaria-.

MAGIA RITUALERA

Ritualitos que tiene uno para vivir, para seguir cantando bajo este sol”
Marta Gómez

Te he visto narrar en forma oral las historias de los libros que vendés, ¿qué pasa en esos encuentros?

Pasa, justamente, que todos y cada uno de los libros de la oferta ritualera son parte de su identidad. De alguna manera, esos textos conmueven a este ser anarco y emocional, reflejan un sentir, un deseo, una búsqueda, un interrogante, una manera de ver o cuestionar un sistema. Tal vez no recuerde une sole autore, pero los textos, las ideas, las historias que narran me han conmovido y es eso mismo lo que quiero transmitir: la emoción de descubrir un texto que ponga en juego la construcción de un mundo habitable. La literatura nos acerca a la esencia de lo vivido por alguien, a entender lo universal desde las particularidades de una historia. Necesito compartir esa emoción, me maravilla el brillo en la mirada del otre cuando sucede la magia.

¿Qué es un libro para une niñe?

Un libro para une niñe no es otra cosa que un libro. La literatura como parte de una cultura formadora de representaciones sociales, de opinión y de legitimación participa en la construcción de la subjetividad del niñe y, entonces, desde ese preciso lugar, cualquier texto que represente una otredad respecto del discurso dominante es una herramienta potentísima. Es la posibilidad de ser quien se quiera ser. Es magia posible.

La tele está colmada por la estética de Disney…

Todo lo que no sea Disney es una propuesta válida o, al menos, a ser tenida en cuenta, porque cuestiona el discurso dominante.

 

FB_IMG_1556052027991

 

NO DESCUBRIMOS LA PÓLVORA

Musiquita que se me sale del alma a mí”
Marta Gómez

¿Cómo elegís los talleres?

Así como la librería, los talleres han ido forjando su identidad, desde el primero que iniciamos -con Mónica Zinna, “Cuentos jugados”, donde nos propusimos poner en juego cuentos prohibidos por la dictadura- hasta la actualidad. Hoy es un clásico para acercar a las niñeces textos reconocidos o no, que plantean formas de jugar, representar, encontrarse de otra manera con la literatura para les más peques, hasta propuestas que se corren del lugar común de otres talleres: taller de armado de muñecos, con Ludmila Baéz, de “Juguemos Juanitx”, que crea belleza y amor con materiales de descarte textil; Origami, con Laura Romero, de “Jugando en Papel”; Artes visuales, con Andrea Angrisani; Construcción de Fanzines, con Gisela Ahumada; “Huerta Orgánica”, con les chiques de “Proyecto Amapola”; Libros Pop Up con Lili Leguizamón; Cocina con Daniela Lusem. Seguro me olvido de varios, la propuesta es siempre aprender y abrir la mente y el corazón a la creación libre y colectiva, a la magia del hacer juntes, libres de doctrinas o disciplinamientos estancos.

IMG-20190423-WA0026i

¿Cómo se van incorporando les niñes a las cuestiones de género? ¿Surgen estos temas en los talleres?

Las niñeces no se incorporan, nosotres debiéramos corrernos del adultocentrismo imperante y escucharles, atenderles, prestarles mucha, mucha atención. Abandonar la idea de que somos les adultes quienes tenemos que enseñarles algo. Con “las cuestiones de género” somos nosotres quienes tenemos que aprender todo, lo “natural” no es el patriarcado, el machismo, la misoginia, la lesbotransbifobia. Las niñeces nos están diciendo que hicimos todo, todo mal. Nosotres no descubrimos la pólvora, elles vinieron a encender la mecha.

Ritualitos queda en Pieres 103, Liniers, Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Teléfono 35296503

Facebook: Ritualitos

Instagram: Ritualitos.Libros

Mail:ritualitos@gmail.com

Print Friendly, PDF & Email

Dejar respuesta

Please enter your name here
Please enter your comment!