JUNTOS, TRAS LA PUERTA

La decisión: sobre la guerra civil española.
Por Isabel D’Amico

 

 

QUIÉN DICE QUE TODO ESTÁ PERDIDO

cf45892a77db666aa80f960b43974ea5
El Guernica de Picasso, versión en colores

 

17 de septiembre de 2019, abro una de las páginas del diario, en la sección “El mundo” y leo: murió Ascensión Mendieta, víctima del franquismo. Recordaba muy bien aquel nombre. En 2013, ella había llegado a Buenos Aires con 88 años para prestar declaración ante la jueza Servini, con el único objetivo de recuperar los restos de su padre. Vino con otros compatriotas, en representación de 235 querellantes en Argentina, por los muertos de la guerra civil española durante el gobierno de Franco.

 

CHALL DEL OLVIDO

La guerra civil española tejió -en el clásico entramado humano de odio y miedo, traición y venganza, verdades y mentiras, justicias e injusticias- un extenso chall, que comenzó a entrechocar sus agujas en 1936 -tras el fracaso parcial de un golpe de Estado- y concluyó en 1939, con el último parte de guerra firmado por Francisco Franco, con su victoria. Una larga “victoria”, ya que la dictadura de Franco acompañó a España hasta 1975, año de su muerte.

515211_1
El Guernica de Picasso, retazo

 

Una guerra civil no es una guerra, sino una enfermedad”, escribió Antoine de Saint-Exupéry. El enemigo es interior. Lucha uno casi contra sí mismo. Y, en ese combate, sin embargo, la angustia que sobrevino para muchos tras la derrota republicana alimentó, aún más, la sed de venganza del general Franco hacia los vencidos (1).

 

VENDAR LA HISTORIA

Sucede que la amnistía en España cosió las bocas y asfixió las voces del dolor.

Las penas escarbaron en el mundo por justicia y allí estaba la Argentina, con unos pañuelos y una comisión que dispuso investigar las planificadas y reiteradas violaciones a los derechos humanos, cometidas durante su propia dictadura militar. Hubo intentos de promover el olvido, pero los pañuelos blancos armaron una valla de memoria infranqueable.

Así, en 2010, los familiares de las víctimas de una de las etapas más oscuras de la historia española vieron, bajo nuestro cielo celeste y blanco y después de más de treinta y cinco años, la oportunidad de exhalar su ahogo en nuestros organismos de justicia.

untitled

 

DE ESO NO SE HABLA

La ley de Amnistía (Ley 46/1977) fue promulgada en España el 15 de octubre de 1977. El perdón de penas decretado por el Estado habilitó dos discursos: uno fue un murmullo en voz baja y el otro, exultante, cómodo, de “sentido común”, de frases hechas, sin nudos en las gargantas, de españoles dispuestos a esconder la mugre de las torturas, las fosas comunes y los dolores ajenos.

Entre estos despojos y, a causa de la sospecha de un “gen rojo” en su sangre de recién nacidos, miles de niños fueron robados, entregados a otras familias. Después, las mentiras y el ocultamiento. Los colegios nunca enseñaron, los padres callaron, los jóvenes hoy nada saben de lo ocurrido.

Pero ningún silencio es completo. Ascensión Mendieta gritó con la boca del estómago cerrado. Así, buscó el cuerpo de su padre asesinado y enterrado en una fosa común de Guadalajara, España, junto al de otros 21 desaparecidos en 1936.

En 2016, el equipo de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica identificó el cuerpo de Timoteo, el padre de Ascensión Mendieta, quien pudo ser recuperado 81 años después. Detrás de su exhumación se encuentra la denominada “querella argentina”, la única causa que investiga los crímenes del franquismo, a cargo de la jueza federal María Servini (2).

Los delitos de lesa humanidad no prescriben, dicen los querellantes. Pero España no escucha, no quiere escuchar. Y, entre la caña y el tapeo, el pulpo y el cochinillo, entre el flamenco y el cantejondo, de “eso” no se habla.

515210_1
El Guernica de Picasso, retazo

 

TRIPA CORAZÓN

La intervención judicial argentina obligó a Antonio González Pacheco, alias “Billy, el Niño” -uno de los torturadores más crueles del régimen de Franco- a salir de su lugar de confort, donde era protegido por gran parte de la ciudadanía española. Por eso, las instituciones judiciales de su país corrieron al rescate del pobre torturador:

– ¡Archivad todo! ¡Los crímenes durante la dictadura franquista no pueden ser investigados, joder!

A título de ejemplo, se estima que -solo en la masacre de Badajoz- entre 1800 y 4000 personas fueron ejecutadas: se trata de miles de crímenes contra la humanidad. Al mando de las tropas que perpetraron la masacre de Badajoz se encontraba el coronel Juan Yague, conocido como “el carnicero de Badajoz”. Expuesto por la justicia argentina, no sintió más que la humillación de unas pocas cámaras de televisión, bajo un zócalo televisivo, imperceptible, tan indecente como el propio coronel.

515205_1
El Guernica de Picasso, retazo

 

AHORA SÍ

Ascensión pudo darle a su padre, Timoteo, un entierro digno. Fue en julio de 2017, en el cementerio civil de La Almudena, en Madrid, acompañada por su familia y por unas 2 mil personas. Timoteo Mendieta era carnicero y presidente de la Unión General de Trabajadores de su pueblo, padre de siete hijos. Ella lo vio por última vez cuando tenía 13 años. Su deseo era ser enterrada con su padre y decirle “Ya estamos juntos” (3).

mendietaefe
Ascención Mendieta, Imagen: EFE

 

PASTILLAS DE COLOR

Cómo imaginar el papel de la mujer bajo la dictadura de Franco, ese enorme silencio.

Las mujeres nunca descubren nada, les falta el talento creador, reservado por Dios para inteligencias varoniles”. “Nosotras no podemos hacer nada más que interpretar, mejor o peor, lo que los hombres nos den”. “La primera idea de Dios fue el hombre”, decía un panfleto falangista de la época.

No es menos indignante saber que la Iglesia, en la figura del Cardenal Isidro Gomá, arzobispo de Toledo, apoyó el Alzamiento Nacional y calificó a la guerra como un plebiscito armado y un movimiento cívico-militar en defensa del orden, la paz social, la civilización tradicional y la patria.

En España hubo campos de concentración hasta 1962, cuando cerraron el de “Los Merinales”, en Sevilla. De allí y de las prisiones, sacaban los esclavos, que alquilaban a empresas constructoras. Del jornal que les pagaban, el Estado se quedaba con el ochenta y cinco por ciento. Este sistema se llamó “Redención de Penas de Trabajo”. Así se hicieron carreteras, puentes, embalses, vías férreas, el Valle de los Caídos, Puerto Banus y otras obras. Franco asesinó gente hasta un minuto antes de morir.

Los dictadores no hacen Historia, sólo la deshacen (4).

515208_1
El Guernica de Picasso, retazo

 

MI FINAL FELIZ

A los 93 años, falleció Ascensión Mendieta. Su decisión prendió la llama de esperanza en otros españoles, seguramente, hasta entonces resignados a esconder la verdadera historia de un período sangriento y vergonzoso, si de derechos humanos hablamos.

bandera-argentina

El miedo de Ascensión era morir y no poder cumplir su deseo. Cuesta saborear este final como feliz. Pero el haber rasqueteado el piso de nuestra madre patria me hizo sentir orgullosa de lo que hicimos nosotros, después del último golpe militar. Siempre “Las Madres”, en primer lugar. Aunque también hubo y hay un pueblo que no se resigna. Son treinta mil y, si no lo son, es porque el registro del horror está en manos de los crueles. Sin caer en el chauvinismo, los responsables de los desaparecidos, los torturadores o quienes escondieron la identidad de cientos de niños también presionaron por “Un Punto Final”. Y no pudieron del todo, porque no los dejamos.

En un cuento, el escritor portugués, José Saramago dijo: “La puerta de las decisiones es la que menos se abre”. A juzgar por nuestra historia y por la insistente y gloriosa lucha popular, me complace afirmar que no es un hábito de los argentinos.

 

(1) Antony Beevor, La guerra Civil Española
(2) Página|12, 17/9/2019
(3) Página|12, 17/9/19
(4) Benjamín Prado, Mala Gente que Camina




ANIMAL PRINT

Claroscuros: sobre El Ecoparque.

ELLOS MIRAN

hipopotamo 1923  Historica

El zoológico de la ciudad de Buenos Aires tiene una superficie de 167.522 m2 y está ubicado entre las calles República de la India y las avenidas. Libertador, Las Heras y Sarmiento. Integrado por diversos edificios, obras de arte y árboles notables, su conjunto edilicio, paisajístico, ambiental, artístico y ornamental fue declarado Monumento Histórico Nacional (Decreto 437/97), con esculturas artísticas notables de Emilio Canovas, Emilio Sarguinet y Lola Mora, entre otros.

Fundado a fines del 1888, en el predio se construyeron edificios para trasladar, imaginariamente, el hábitat de origen de los animales. El pabellón de la jirafa, estilo musulmán; la Pagoda, morada de los osos panda; el templo de Vesta, dedicado a Hércules, que era la sala de lactancia para las mamás con sus bebés; el Pabellón de los Loros, donado por el gobierno español, y la jaula de los Cóndores . Todos ellos, entre otros, son espléndidas reliquias. Allí supieron vivir 80 especies de mamíferos, 49 de reptiles y 175 especies de aves.

 ryfjoEgVx_1256x620__1

La idea del Ecoparque o shopping zoo surge en la etapa mercantilista del gobierno neoliberal de Macri y Larreta. Y cierra las puertas del tradicional predio, después de 140 años, para iniciar, el 1 de septiembre de 2017, la etapa de “Modernidad” que, en Argentina -y en especial Buenos Aires- pareciera romper criterios arquitectónicos y quebrar la identidad de un lugar que supo ser visitado y amado por la mayoría.

BRÚJULA

Carlos Fernández Balboa, docente de la Escuela Nacional de Museología Histórica, dice: “El gobierno pilotea el antiguo zoológico sin un mapa y sin norte. La visión moderna de un zoológico, lejos de la idea victoriana del siglo XIX, de simple exhibición animal, diseña instituciones que educan, conservan y salvan de la extinción a especies, y desarrollan conocimiento científico”.

 image

Para las ONG hay improvisación en el proyecto y en el cierre del Ecoparque. También, hay, falta de consideración a los animales.

El gobierno porteño anunció las obras, acordadas con un equipo técnico veterinario para así, garantizar el bienestar animal.

Claudio Bertonatti, ex director del zoo, señala: “Todo indica apuntar al desalojo de los animales, lo que se traduce en una castración de la institución, porque la van a dejar estéril para desarrollar programas de conservación con especies amenazadas”.

Según lo anunciado oficialmente, en septiembre de 2019, habrá 45.000 m2 que no albergarán animales y serán espacios abiertos al público. Por eso, para la última etapa de obras, no hay fecha límite, ya que las mejoras de algunos recintos dependerán del fin de ciclo de vida del animal.

Bertonatti agrega “Fue realmente imprudente haber lanzado un proceso de concesión de edificios sin tener claridad de cuál podría ser su utilidad en este proceso de transformación, sin un plan que determinara la población animal, bajo una gestión caracterizada por la improvisación”.

492647_1

TIENE LA PALABRA

De un total de 60, los 42 legisladores, de la ciudad de Buenos Aires, la mayoría de Cambiemos, incluidos los mini bloques de Lousteau y Roy Cortina, votaron positivamente la entrega a privados de 33.050 m2 del ex Zoo, por el plazo de 10 y 20 años.. Sistemáticamente, han facilitado el negocio de los “grandes desarrolladores”. Esta forma de votar, sin escuchar a los ciudadanos, en las incontables audiencias públicas, sin considerar los escritos presentados o las reiteradas manifestaciones populares, ha transformado a la Legislatura en una auténtica “Escribanía”.

Más allá de los negocios, las obras del “Ecoparque”, han recorrido el camino a la inversa, primero debieron haber resuelto el tema de los animales, que lleva más tiempo. No debieron empezar una obra paralela con animales adentro. Malala Fontán, defensora de todos los derechos de los animales, dice: “El Ecoparque es un Ecofraude”.

 1466689780_228888_1466690737_noticia_normal

 Siete días después de apoyar el proyecto en la Legislatura, el 2 de septiembre de 2018, una audiencia pública discutió el plan de gobierno porteño para concesionar los edificios históricos. La sustentabilidad económica del predio es un requisito ineludible para garantizar el cumplimiento de los objetivos que establece la ley 5752. Finalmente, por 20 años, se pondrá en marcha el proceso de privatización de la casa de los Osos -de 6500 m2- y la condorera -de 2100 m2-. La Confitería “El águila”, de 1100 m2, por 15 años; la leonera – fosa de los leones, 1600 m2- por 15 años. Igual que el pabellón de los loros, de 750 m2. Me olvidaba del pabellón de las fieras, de 2700 m2, del acuario-caballerizas, de 3500 m2 y del reptilario, de 400m2, por el mismo tiempo.

En una segunda etapa, a partir del 2020, la concesión será por 20 años, y entrarán en juego los templos hindúes de los elefantes, de 2800 m2, y de los cebúes, de 2700 m2.Por 10 años, el pabellón ruso, la casa de las jirafas, el chalet de ciervos-bisontes y el de rinocerontes. La última etapa por 15 años, el antiguo Monario azul y el Pabellón de los Camellos. Por 10, la Casa de Ciervos y Tapires, y la Choza ex Congoleña. (* iProfesional 29/6/2018.)

En esta audiencia, más de 80 expositores rechazaron el planteo oficialista y pusieron el foco en los animales que aún viven en las jaulas. ¿Qué destino se le dará a los monumentos históricos? ¿Pondrán allí mercancía extranjera, para globalizarnos también los gustos?

NO ME ARREPIENTO DE ESTE AMOR

2756169

Mientras ocurría la Audiencia Pública, algunos proteccionistas se encadenaron en la puerta de la Legislatura porteña y mostraron sus pañuelos negros “No al maltrato animal”.

Ellos los prefieren libres, pero Fernández Balboa señala que no sabrían vivir así, son animales de cautiverio. La agrupación SinZoo señaló oportunamente que, durante este proceso al rinoceronte Gaspar se le notaban las costillas después de sufrir la pérdida de su compañera Ruth. Ciro y Budd, en su recinto de jirafas, también extrañan a Shaki.

Desde 2016 a agosto de 2018, murieron 195 animales. Y, entre 2012 y 2015, los fallecimientos fueron 806.(* Palermo Mío 14/9/2018.)

INTERROGATIVO

¿Qué stress sufrieron los animales?¿Se priorizará la investigación ambiental, en conjunto con las universidades y los Institutos de nuestro país dedicados a esta temática? ¿Cuál será finalmente el costo beneficio de este Ecoparque?

¿Lo sabremos?

PANTOMIMAS

Ellos miran a su alrededor. Tal vez el tapir descansa, pero uno de los chimpancé observa el movimiento de una sierra eléctrica. El elefante una vez más protege su piel con barro, mientras un operario revoca quién sabe qué. Es difícil saber su porvenir, cuando el proyecto no estuvo claro.

Mientras tanto, los ciudadanos seguiremos burlados por infinitas mentiras del desarrollo urbano. Seguiremos participando en burdos concursos del alcalde Rodríguez Larreta, donde ni siquiera ganan los que ganan.

 2756167w480

Hoy, en sus claroscuros, Buenos Aires pierde la identidad de sus barrios, alguien blanquea con cemento los espacios verdes, nuestros cielos los reducen a rejillas. Y los íconos, como el zoológico, visita obligada de nuestra infancia, se desfiguran y se pierden entre largas y grises avenidas.

Ante tanta pobreza, tantas camas al frío, tantos niños que esperan hambrientos los lunes, para comer en las escuelas, las ecobicis están primero. Las costosas y absurdas podas, la rotura y la reparación sistemática de veredas, primero. Los tarifazos, primero. Los innecesarios proyectos inmobiliarios, primero.

Buenos Aires es una ciudad de pantomimas de felicidad, la acrobacia es vivir sin mirar tanto dolor, tanta injusticia social, tanta hipocresía de quienes también la están padeciendo, pero no lo reconocen.




LA ESCRITURA DE LOS FÓSILES

Ausencias: sobre los fósiles de Erfoud

Por Isabel Damico

FLECOS DEL SOL

P1000647

Nos alejamos del pueblo rumbo a la inmensidad. El apuro y la intriga se batían juntos en aquella camioneta enarenada. Una rama de lengua afroasiática se trenzó con el turbante azul del chofer, quien nos arrastró hacia otro mundo. El tiempo corría algunos kilómetros de más. Con los gestos, las cejas atentas y las comas espontáneas de la risa, pudimos suplir la falta de un lenguaje oral.

Extensas carpas de telas coloridas se enroscaban a cielo abierto en una especie de antesala, el suelo bajo alfombras árabes tendía su desnudez para el atardecer. Fue antes de terminar el té de menta, recién entonces, nos invitaron a ascender por los médanos y a contemplar la puesta de sol.

Ir a pie era una opción, pero elegimos un dromedario. Las gruesas mantas bereber disimulaban su única joroba, aunque la queja ronca del animal y sus excesos de saliva espumante crearon un ambiente tenso para quienes los suponíamos habituados a aquellos paseos.

A disgusto, nos llevaron a la cima del médano y nos posaron sobre el atardecer.

IMG_3114

BRASAS Y BRAZOS

En un cuarto vestido de viento, acomodamos nuestras pertenencias. Una fogata central y la música nos sedujeron con instrumentos de percusión, castañuelas de metal, entre voces de dientes muy blancos. Sobre un pentagrama de humo, las notas de fuego cantaban historias. Mis pies y mi pelvis se dejaron llevar, giré sobre sus costumbres ancestrales con los brazos cruzados sobre el pecho y, poseída sobre recuerdos propios y ajenos, bailé hasta salpicar la última nota.

P1000665

Las estrellas encendían un Sahara desierto y no cabían ni en el cielo ni en mí.

Al terminar la ceremonia, un frío pudoroso nos hizo dormir vestidos hasta el amanecer.

 

 

TIERRAS DE FÓSILES

IMG_E0260

Durante la era paleozoica, el sureste de Marruecos no era desierto, sino mar. Erfoud fue un enorme lecho marino y los esqueletos de los animales de la prehistoria-dinosaurios, cocodrilos, fósiles de arañas, cangrejos, escorpiones, entre otros- quedaron incrustados en zonas de roca desnuda.

En la actualidad, son llevados en bloques de piedra, a las canteras donde los artesanos del lugar con apenas un cincel y un martillo golpean los brazos del tiempo.

Sentados sobre la tierra, envueltos en nubes de polvo, hurgan alrededor de figuras fantasmales. Para verlas. les arrojan agua y ellas, reviven, por un instante .

El líquido las recorre y distingue sus tonos ocultos en gamas de grises, marrones, negros, borravinos. Así el artesano las despega de su pasado infinito.

Los caprichos de la modernidad las transforman en utilitarios absurdos, mesas, fuentes, bañeras, bijouterie. Llevar un souvenir de Erfoud es engarzar un recuerdo en un recuerdo.

Las supuestas ausencias no fueron tales, regresaron. Y, como en fotos, posan en el presente sus figuras milenarias.

IMG_E0261

POSIBLE

¿Y si supiéramos ser hallados en un tiempo indefinido? ¿Y si todos fuéramos un poco fósiles? ¿Protegeríamos más nuestro presente? ¿Tendría más sentido pensar el futuro?

Quizás, volver a la superficie nos daría el aliento de ser encontrados después de la ausencia. Quizás no tendríamos la sensación de finitud. Nos despojaríamos del miedo a la nada y ese tiempo se abriría para aprender, para saber más o para alejarnos del clásico lugar de confort.

¿Por qué no sufrimos con la misma intensidad las ausencias de futuros que las de pasados? La repetición nos alcoholiza los sueños y nos deja dormidos en el propio presente.

No hay literatura que pueda contar ese tiempo, sólo fósiles espontáneos que escribieron con sus cuerpos lo que nadie pudo.

 




LATE Y GRITA

Rituales: sobre ciudadanías activas

Por Isabel D’Amico

 

TRIBU URBANA

Desde hace tres meses y a la misma hora, nos juntamos en Cabildo y Juramento, barrio de Belgrano, donde el caserón de tejas se esfumó en alturas. Javi se alejó de la vereda y dio grandes saltos hasta llegar a la calle. Él apretaba los dedos de los pies para no perder las ojotas. Había que verlo, parecía tan feliz, aun sin nada tangible que festejar esa noche. Él es así, descontrolado y el más joven de nosotros.

Éramos menos, pero más potentes, quizás porque algún resquicio de orgullo nos empujaba desde una curiosa voluntad, a pesar de la lluvia.

Rodolfo, uno de los más adultos, acompañó al ruido con su instrumento casero, envuelto en cinta adhesiva blanca y semejante a un cuerno. Su mérito es haberse acercado a nosotros desde San Fernando. Suele ocuparse de controlar el tiempo del ruidazo con un reloj gastado de espera.

Quizás por ser el más intelectual, Mario nos da letra sentida y nos envalentona, nos inyecta frases, nos interpela, así nos construye muy otros, para no repetirnos.

Ráfaga, con su pelo largo y canoso, despeina el ritmo del sistemático encuentro. Se suma apurado y siempre se va antes. De tanto irse, ya ni lo vemos.

Bajo el ala de su sombrero de cowboy, Héctor nos observa y nos cuida. No es tímido, sólo prudente. Por eso a Vainer, la brasilera, suele reprenderla cuando se cuelga del cordón de la vereda para extender su cartel, escrito con dos lenguas, obstinada en ser leída por los autos, a pesar de la lluvia. “Mimi de lejos”, así la llama Rodolfo. Ella, tan pequeña, tan perseverante, se ubica siempre en la esquina de enfrente. A veces nos sumamos unos pocos a su territorio, pero la lleva muy bien sola.

Mario y Beatriz coinciden en sus miradas intelectuales. Él también es osado, por eso, cuando el rojo detiene los autos, charla con los conductores de la primera fila, mientras Beatriz dialoga con algún peatón. Ante la luz verde, los dos regresan al cordón de la vereda entre frases convincentes, cortadas por un semáforo implacable.

 

VAMPIROS

IMG_5123

Ese día las palabras escritas en los carteles y las dichas a las apuradas llovieron como todos los viernes. Más allá de nuestras diferencias, tenemos algunos puntos de encuentro: el mismo lenguaje, hábitos similares y, por sobre todo, cargamos la misma preocupación.

El tarifazo es, entre otras, una “estrategia” de la asociación entre gobierno y empresas y consiste en una transfusión sanguínea, directamente de los bolsillos de los consumidores a los oligopolios hidrocarburíferos; con el agravante de que algunos miembros y ex miembros del gobierno pertenecen o pertenecieron a dichas empresas.”(*)

Sí, a nuestro pueblo lo están desangrando y, lo peor, algunos creyeron “la culpa” de haber tenido un ánimo derrochón.

decibeles

SUCCIONADOS POR LA MENTIRA

Por eso estamos en las esquinas, para hablar con los “naturalizadores seriales”, con los necios, con los ingenuos, con los tibios, con los cómodos. Por eso estamos, para escribirles en la cara lo que no quieren ver. “El gobierno de Macri, Vidal, Larreta, Santilli y sus aliados antepone la legitimidad de la renta empresaria al derecho común. Ni se incomodan ante fallos de la justicia, relevantes, por cierto. Por el contrario, dicen que la gradualidad no se vincula con porcentajes de un aumento supuestamente inevitable, sino con la relación que guarda la tarifa en función de la capacidad de pago de los usuarios. (**)

61d22189345a4e1dc65fca5c88cc60f4--principal-daniel-oconnell

A tanto han llegado en este 2019, que muchas familias piden préstamos para pagar los servicios o se desconectaron del gas y pasaron a tener garrafas. Otras cocinan a leña o con querosene. Y solo una lamparita los alumbra, si no es vela.

 

¡TOCÁ BOCINA!

Todos los viernes a las ocho de la noche y en algunas esquinas de la ciudad, una nueva tribu late y grita a su ritmo urbano. Nuestra danza con carteles ya es parte de una constelación celeste y blanca, mientras mutamos en objetivos y generamos la diferencia. Al compás de la bronca, nos vas a ver. Los pasos son cortos sobre las rayas blancas de la calle y el tiempo en escena también es breve, aunque contundente. Podes venir cuando quieras y, si a la papilla mediática le pones tu visión, mejor, así pensamos juntos.

En estos rituales de resistencia esperamos sembrar semillas de acción para un futuro muy próximo. Es hora de iniciar una ofensiva creativa ante este desmadre de políticas parasitarias, que solo abonan brotes de pobreza.

¿Que a veces somos pocos? ¿Y, qué? Las madres de Plaza de Mayo también lo fueron.

IMG_E4780

(*) “Contra el Tarifazo”, Gustavo Lahoud

(**)Algunos aspectos relevantes del fallo de la Corte Suprema de Justicia sobre las tarifas de gas natural en agosto 2016. “Contra el Tarifazo”, Gustavo Lahoud

 

 




EL TOUR DE LOS DESALOJOS

La sospecha: Sobre inversores truchos.
Por Isabel D’Amico

La salida del micro era a las 17 hs. Me quedaban 15 minutos desde Retiro hasta la “Feria de los Artesanos”, de Vuelta de Rocha, en La Boca. El recorrido tenía un trazado distinto: transitar, sin boleto, la realidad del barrio y observar el proceso de gentrificación que lo atraviesa. La demora en la partida del micro me permitió llegar a tiempo para sentarme en el escalón de la última fila, en el espacio que una señora me dejó, entre sus dos pies. La guía inició el recorrido y un despliegue de paredes multicolor comenzó a increparnos.

Foto 1

-Este barrio, como se ubica en la desembocadura del Riachuelo en el Río de La Plata, toma el nombre de La Boca-, dijo la guía.

No estoy cómoda entre los pies de la señora amable, aunque ella abre sus piernas para darle más amplitud al espacio donde viajo. Por esa incomodidad me paro de a ratos, con la excusa de tomar alguna foto o de ver mejor. Observo una serie de construcciones de chapas de metal acanaladas, características de los conventillos.

Foto 2

-Al ser la zona de mayor entrada de barcos, a finales del siglo XIX y principio del XX, se asentaron allí muchos inmigrantes italianos, principalmente, genoveses. Por deformación de su propio dialecto, se llamaron “zeneize”. Por eso los hinchas del club Boca Juniors se identificaron de esa manera. Los conventillos eran pintados con la pintura traída por los marineros y, como no alcanzaba para cubrir una casa, se usaban varios colores.

“La comida es un derecho, la vivienda también”

UN ARCO IRIS DE PENAS

Rojo barroso, amarillo amarronado, azul gris, hay algunas guardas de pañuelos blancos anudados en la parte inferior de alguna pared. Más adelante, la pared se pulveriza, solo se observan montículos de piedras y chapas superpuestas. Un cartel de tela sostiene dos nombres escritos -Pola y Pitu-. La guía nos contó de los niños muertos a raíz de un incendio. Y es su padre quien nos saluda y sonríe bajo unos toldos sin dientes.

Foto 3

Una clase social empobrecida fue apoderándose del barrio antes plagado de inmigrantes italianos, dijo la guía. Los pulgares en alto del padre de Pola y Pitu saludan a los pasajeros del tour mientras resiste entre escombros.

Foto 8
Hace calor y decido levantarme, los testimonios barriales me gritan . Esta vez, al costado de una puerta pintada de “Mujeres en Lucha”, y una imagen, la de Nehuen y una fecha 15-12-14.

Foto 4

Aquella noche de semáforo verde, una camioneta de la metropolitana se cruzó, sin luz. En el cruce se lo llevó, como siempre se los llevan, sin justicia.

FUEGO ASOMA

Sobre Aristóbulo del Valle al 600, el micro nos señala otra leyenda en la pared, una bandera flameante azul y amarilla abraza la leyenda.

Foto 5

Un señor me ofrece su asiento, le agradezco su gesto, solo parada puedo honrar las huellas de una identidad barrial incomparable.

Fue en el 2015, toda una manzana debió evacuarse. La estructura de madera, chapa y techo de telgopor y brea se consumió en pocos minutos. El humo negro llegó hasta Avellaneda. Y solo cenizas quedan de aquel incendio entre Benito Pérez Galdos y Ministro Brin. -La frecuencia de los incendios se incrementó al mismo ritmo en que se apuran las obras de puesta en valor del barrio- dice la guía.

Foto 6

Pasamos muy cerca de una mesa extendida en la vereda .donde una familia tomaba mate con galletitas dulces, con sus brazos en saludo, avanzamos hacia una esquina donde, a principio del 2016, dos conventillos se vieron sorprendidos nuevamente por el fuego.

El tour se agotaba en tiempo por eso la guía nos habló de “Casa Amarilla” y el vallado de las canchitas para los pibes, y más desalojos y el incendio, muchos incendios…

Foto 7

Las acciones del barrio de La Boca, tales como “Experiencias por el Derecho a la Ciudad”, “Vivienda adecuada”, “Estrategias jurídicas de protección” o “La importancia de los clubes, los espacios sociales” son escudos de protección para un barrio que no se rinde.

Los cabos se atan y la disputa por el territorio carga un enorme bidón de querosene y es la impaciencia del dinero quien enciende el fósforo.

CENIZAS DE SOSPECHA

Los sueños de los más humildes se aferran en La Boca, a la avaricia insaciable nada le importa y los proyectos inmobiliarios de puerto Madero sobre el barrio, sobre todo el Riachuelo pujan y destruyen a veces con engaños otras con dragones invisibles.

Pero allí se quedan los vecinos de la Boca, impulsan la resistencia desde la simple dignidad de defender su habitat. “A ver si lo entienden inversores: La Boca no está en Venta”. La identidad barrial no se cotiza en su bolsa, solo se defiende con pocos dientes, pero bien agarrados, con el dolor de la miseria se reinventa y se enciende con orgullo como la murga bostera.

Al bajar del micro, nos saludamos todos con un abrazo, por cada muerte una cinta negra en el alma y la esperanza y la admiración de todo un barrio de Pie.

Final




DESEARTE

Lo inesperado: Sobre el ensañamiento.
Por Isabel D´Amico

 

Lo recuerdo muy bien, el 28 de noviembre de 2000, papá estaba vivo, aunque muy enfermo. Pero el tiempo que Víctor Hugo le regaló, al transmitir en directo la Copa Intercontinental en Tokio, no lo olvidaré jamás. En esa época, si pagabas el cable, veías en directo los partidos importantes. Si no, lo veías diferido. El resultado lo sabías anticipadamente por la radio o por amigos. Y así se ahogaba la virtud de la emoción.

Ahora lo sé, fueron 76 minutos de emisión de la final, donde Boca le ganó 2 a 1 al Real Madrid.

Con cada gol, vi a mi viejo ensanchar, por instantes su juventud perdida.

Elegí esa imagen para retenerlo en el tiempo, elegí su última chispa futbolera para recordarlo en su final.

 

DOSIS DE RIGOR

2014

Pasados 14 años de los hechos, condenan por una emisión ilegal a Víctor Hugo, a su productor y a ATC (Canal 7) a pagar casi $ 3,5 millones ($ 842.000, más intereses a cada uno) por emitir en directo la final que Boca ganó en Tokio, en su programa “Desayuno”.

Ostentan el castigo quienes ostentan el poder económico o el de influencias y una justicia irracional redacta sentencias inconsistentes, perversas.

En el juicio, Víctor Hugo alegó no haber hecho más que acatar las órdenes recibidas de ATC y de su productor. “Yo fui un feliz conductor del programa. Alguien que se jugó, pero no fui quien decidió la emisión”, manifestó el relator, al conocerse el revés judicial.

Hay magia en el “dar”, hay un goce y un lenguaje dominado por pocos.

PHOTO-2018-10-17-10-37-28

Para los camaristas Pablo Heredia, Gerardo Vassallo y Juan José Dieuzeide, “una orden del empleador no justifica en modo alguno la comisión de un acto ilícito por parte del empleado o dependiente”, como el que realizó Víctor Hugo, claro.

Lo ilícito conforme a la ley tiene un atenuante contradictorio conforme a la moral. Los conceptos fijados por quienes escriben las normas resguardan los valores económicos por sobre los valores humanos. Se naturalizan en un sentido frío, especulador, enfermo de resarcimientos económicos, vacíos de contenidos, inapelables.

Mayo del 2018.

Esma

La Justicia comercial nacional, en cumplimiento de la reparación económica, dispuso que un grupo de tasadores se presentara en el departamento del locutor y procediera a llevarse los cuadros, que habían sido embargados.

La verdad se escurre en la intransigencia, en la alevosía. Repugnan los folios, los sellos y las firmas de quienes cumplen órdenes y acumulan carpetas sucias de mentiras.

Entre los cuadros, los rematadores se llevaron, uno de un hombre que grita con las manos alzadas, firmado por Juan Carlos Castagnino. Y otro donde se puede ver una mesa con botellas, tazas, pinceles y un tacho de pintura, firmado por Carlos Alonso.
“Ya pagué 2 millones de los 3 millones que debía, el juez debería saber que tengo voluntad de pago”, señaló Víctor Hugo.

No son sordos los oídos, ni ciegas las miradas, son los valores que no cuajan en los mundos estériles.

Los bienes secuestrados al locutor saldrán a remate en 10 lotes, con una base de 300 mil pesos, aun cuando el valor de mercado es muy superior.

 

LA DICHA

Los clarinetes satisfechos disfrutan y celebran el escarmiento de quien tiene el “don” de resistirse a esas notas berretas, baratas, indignas y no negocia, y morirá sin hacerlo, con el chirrido agonizante de esas voces serviles a un poder hueco de principios, de sentido común.

PHOTO-2018-10-17-10-37-46

“Siento una pena atroz, estos cuadros son parte de mi vida. Habitan mi vida hace más de veinte años y son una especie de capital afectivo y moral”, dijo Morales ante las cámaras.

 

PERO EL AMOR ES MÁS FUERTE

Fue inesperado, una nueva causa penal surgió ese día. Entre lo incautado por el embargo, hubo un cuadro que estaba en una de las habitaciones pequeñas, era un regalo de una oyente. La obra de un valor artístico aún no cotizado por el mercado tenía, sin embargo, un gran valor afectivo. Quizás por complacer un gusto, Víctor Hugo olvidó que aquel cuadro estaba registrado por la justicia y se lo dio a su nieto para que lo colgara en su pieza.

Seguramente, los medios sacaron fotos del clavo vacío y la pared blanca será el relleno de más actas y sellos y firmas para acumular carpas de sanciones y culpas.

 

EN FIN

Subasta

Así las cosas, el castigo está a la orden del día de la mano de la ignorancia y duele más. Quizás, si la Justicia fuera algo independiente, el criterio sería otro. Y aquel que, por su osadía, le dio la última oportunidad a mi padre de ver aquella final, hoy no padecería semejante persecución.

En Buenos Aires, en un depósito muy cerca del Poder Judicial de la Nación, el hombre del cuadro secuestrado de Castagnino aún grita ¿hasta cuándo?

 

Foto 1- Clarín Política -4/5/2018

Foto 2 – Cuadro Germaná

Foto 3 – Cuadro autor desconocido

Foto 4 – Telam – 24/3/204

Foto 5 – Subasta – Listas el Economista – elEconomista.es

 




CICATRICES

Los exilios: Sobre los lazos de familia.

Por Isabel D´Amico

 

OJOS TURQUESA

Gambatesa
Gambatesa

Despedí sus ojos una tarde cualquiera para mí, no recuerdo más que su mirada traslúcida. Mi abuelo no hablaba mucho; sus ojos, sí. Después de tantos años, los interpreté a través de la historia.

Italia había sido miembro de la Triple Alianza junto a Alemania y Austria-Hungría. La Triple Entente la formaron el Reino Unido, Francia y el Imperio ruso. Ambas alianzas sufrieron cambios. Como Italia, varias naciones acabaron por ingresar en las filas de uno y otro bando según avanzaba la guerra. Japón y Estados Unidos se unieron a la Tripe Entente, mientras el Imperio otomano y el Reino de Bulgaria se unieron a las potencias centrales.

Las potencias aliadas firmaron el armisticio con Alemania a fines de 1918. Así finalizó la Primera Guerra Mundial, después de casi cuatro años. Cifras como nueve millones de combatientes y siete millones de civiles muertos fueron la triste cosecha humana.

En esa convulsión de conflictos post-guerra mi abuelo tuvo a su primer hijo varón, Mici, para la familia.

 

LA FUGA INCOMPLETA

Roma, mayo de 1924. Giacomo Matteotti tomó la palabra en la Cámara para protestar por las elecciones recientemente celebradas. Fue una elección viciada de irregularidades. A los candidatos les impidieron hacer campaña en sus espacios electorales, los fascistas atemorizaban con dolor. De cien candidatos opositores, sesenta no pudieron presentarse en sus distritos electorales.WhatsApp Image 2018-08-14 at 15.55.20 (7)

Poco después, Matteotti fue secuestrado y asesinado por atreverse contra el temor fascista, por difamar al primer ministro Benito Mussolini y a su soberbia irrefrenable. Italia, en esos tiempos, se dejó gobernar por la violencia.

Entonces, entendí: los ojos más bellos, los de mi abuelo, no solo expresaban el hambre de su memoria, sino el miedo. En 1927, con la huida como única opción, escapó de la aventura fascista, con la mitad de su cría.

 

DE BEBÉ

Mici nació en Gambatesa, un sereno pueblo al sur este de Roma. Dos años más tarde, nació su hermano José, quien tomó la mano de Mici para nunca más soltarla. Las nenas, Chola y Mary, terminaron por coronar la descendencia de aquella familia italiana, desesperada por la crisis económica, social y por el movimiento fascista de Benito Mussolini.

WhatsApp Image 2018-08-14 at 15.55.20 (3)

WhatsApp Image 2018-08-14 at 15.55.20 (4)

 

Mientras Mici afianzaba sus pasos de pan y vino, en 1921, se había creado el Partido Nacional Fascista. Gambatesa supo que los fascios intimidaban con prácticas brutales y con homicidios, siempre protegidos en la impunidad.

Los ojos oscuros de mi abuela se achicaban ante el abrazo apretado a su pollera de sus cuatro hijos. Los recursos eran escasos y el hambre sobraba.

 

GUACHOS

Un monólogo de Darío Fo, decía: “tal era la delgadez en aquellas épocas, que los hombres, para afeitarse, debían rellenar su boca con una pelota”.

WhatsApp Image 2018-08-14 at 15.55.20 (6)

Por eso, pocos años más tarde, mi abuelo partió hacia el sueño americano. La familia rota se exilió en la Argentina, muy lejos de aquella colina, de aquel bello valle vecino al Lago di Occhito. Los familiares de Gambatesa se comprometieron a cuidar a los dos varoncitos. No lo hicieron, los trabajos forzados en la fragua y el descanso en los chiqueros fue todo lo ofrecido por la familia de sangre. A los siete años, Mici se hizo cargo de su hermano de cuatro, recorrieron juntos los pueblos más cercanos y, entre changas y compasiones, lograron sobrevivir.

A los dieciocho, Mici recibió dos pasajes de su padre, ya se olía a guerra en Europa, la búsqueda de los guachitos fue más que oportuna.

 

MICI Y EL EXILIO

WhatsApp Image 2018-08-14 at 15.55.20 (5)Uno puede exiliarse por propia voluntad, pero ninguna decisión es exclusivamente propia. Mici, mi papá, vivió sumergido en la nostalgia, por ausencia de familia o por ausencia de patria. Los sabores que conocí de pequeña, los paisajes de Gambatesa envueltos en cielo y verde, los aromas a viñas, el cansancio de sus piernas en el inmenso recorrido de las típicas subidas y bajadas del pueblo que no lo abrigó y hasta las canzonetas italianas que hoy silbo, sin darme cuenta, viven en mí por él.

A poco tiempo de llegar a Buenos Aires, nació la primera hermana argentina de Mici, se llamó Delia, poco después otro hermano varón, Lito. La familia por fin unida físicamente sufrió el tajo inevitable del distanciamiento.

 

ARGENTINA 2018

Soy hija y nieta de inmigrantes. Por cerrados, ni el abuelo ni Mici me contaron en detalle el por qué de sus exilios, solo busqué una línea de tiempo histórica para entender las causas. Soy hija y nieta de exiliados, llevo en mi piel más de un siglo de recuerdos de desigualdad social, de injusticias, de penas y abusos.

viborasHoy en la Argentina estamos invadidos por lenguas venenosas, ellas se enroscan en nuestros pies y nos envuelven hasta apoyar sus puntas en el cerebro, nos susurran y se lamen, nos escupen y se lamen, nos soplan su aliento pútrido y se lamen, como los tanques de guerra, avanzan. A algunos los atemorizan, a otros los someten, pero en todas las guerras estamos los que a pesar de todo seguimos soñando, como “Las Madres” y, ante el dolor moral, seguimos y seguiremos buscando desde la esperanza.

Soy hija y nieta de exiliados, estamos gobernados por la violencia pero no pienso abandonar mi país y, desde el lugar que me toque intentaré construir una y mil veces lo destruido.




TEMBLAR LOS FUNDAMENTOS

El cuerpo: sobre Sandro

Por Isabel D’Amico

ASÍ

Fue a las 20.40. La noticia derramó solo pena.

“La obstrucción crónica de sus pulmones hizo de mesa donde correr los dados de su suerte gitana.” ¡Doble o nada! Y el trasplante de corazón y pulmón fue el escenario de su muerte.

4 de enero del 2010.

Tres días después, leí la nota de Marta Dillon.

” El temblor de su voz, esos labios que prometían unos besos tan húmedos y esponjosos que convocan de inmediato al rubor, su manera de jadear mientras fraseaba, la pelvis apretada y bamboleante; Sandro no era otra cosa más que sexo. Sexo en estado de deseo permanente, o sea sexo del mejor, el que está por suceder, el que parece que va a entregar el cielo mismo antes que las fugaces luces del éxtasis dejen al cuerpo como de estopa, cansado, abandonado, sin más brillo que aquel que se agita en la memoria“.

Pero si a mí no me gustaba. Su provocación y su temblor me causaban, burla y desprecio.

 

ZORRA PACATA

“Sexo en estado de deseo permanente“, con mi cuerpo sin tiempo, con su voz sin cuerpo.

Ahora, después de tantos años, me reconozco gozosa de sus palabras temblorosas, penetrantes. - “Io te amo, Io te amo“, me grita desde su doble distancia y no quiero que se marche. Y me descontrolo al bailar sus “Penas”, sus “Penumbras, al bailar “Así”…

“Sexo del mejor”, del que no sucedió porque no quise verlo, por prejuiciosa o por pacata, perdí su vuelo rasante sobre mí.

CASTILLO DE ILUSIÓN

A Sandro le reventó el cuerpo en el escenario, reventó de emoción, de desenfreno. Pero su alma, robada por el amor popular, se reinventó en otro cuerpo incansable y se repite para incitarme a destiempo.

Elijo el tema, elevo el volumen, de a ratos su boca espera, respira silencios, hinca con pocas letras el clímax que busco. Y lo repito o salto a otra canción a un ritmo adolescente, absurdo aunque intenso.

Sé, entonces: en su féretro se encerró la espera, la angustia, la bronca de haberlo intentado todo sin suerte. Sin embargo, él no se encerró, él va a estar siempre en el recuerdo de sus chicas y ahora en el mío.

Marta Dillon, finalizó su nota:

Mientras el féretro con el cuerpo del ídolo se presta para el rito colectivo del desgarro, se escuchan voces de aliento a la esposa de Sandro, una fantasía que habita ese lugar donde es posible moldearlo todo a imagen y semejanza del deseo. Es que esa sensualidad que desplegaba cada quiebre de su cintura no acepta imágenes concretas. Nadie quiere verlo en la cama, todas y todos quisieran imaginarlo siempre joven, labios de carne cruda para morderlos y que sangren. Se reservó el secreto de sus placeres sexuales. Tal vez sabía que así se conservaba en estado puro, puro sexo, puro Sandro”. 

Sandro2

Foto CD www.DGenerador.com

Foto Sandro  Filo News

 




WAKCHA(*)

La orfandad: Sobre el “Laudato-Sí”.

Por Isabel D’Amico

 

EN EL DIARIO NO HABLABAN DE TÍ

 

microfono-entrevistas

Quizás él no sabe el trasfondo de su reacción, quizás actuó ante la necesidad de proteger la salud de las instituciones para salvar la calidad de la vida humana. Las preguntas de Federico Tártara, periodista en Radio 92 y del diario “Hoy” de La Plata, al presidente Mauricio Macri, fueron:

– ¿Cómo se genera confianza con cincuenta funcionarios de su gobierno imputados?

– ¿Cuál es el argumento para la condonación de una deuda a las empresas eléctricas?

Es verdad, no fueron solo estas provocaciones las que incomodaron al poder. Hubo otras, urgidas por una necesidad de reacción.

Después de ocho años de trabajo, Federico Tártara -casado, papá de un niño- fue despedido por no ser testigo mudo de un país conducido por el vicio de mentir. ¿Qué potencia de la orfandad despierta a la dignidad humana para recuperar el sentido de la palabra y expresarse, más allá de las oportunidades de hacerlo público, más allá de las consecuencias?

 

ESCAMAS ADENTRO, ESCAMAS AFUERA

En el bolso, al salir a la calle, los papás creen prever todo para sus hijos: pañales, toallitas aceitadas y perfumadas, el talco, crema de caléndula, por si tienen el culito irritado, la “mema” con agua o jugo, el chupete para la angustia y/o ansiedades. Y así debe ser. Cuando crezcan, buscarán la escuela y la enseñanza más acorde para su adorada criatura y le aportarán arte y relatos, literatura para enriquecer las habilidades de ese ser irrepetible.

Hoy, las simuladas escamas de plenitud, las externas, las más visibles tienen un encanto de complacencia inmediata, dado especialmente por la adquisición material. Son reales pero insuficientes para todo adulto mínimamente responsable del bienestar propio y del de sus hijos.

Foto 3 - Agrotóxicos

A su vez, en las escamas internas se ocultan, por ejemplo, las cicatrices del inmenso crecimiento tecnológico no acompañado de un desarrollo del ser humano. La sociedad no advierte estos desafíos y sucumbe a las necesidades inmediatas que la ahogan sin límites y la anulan en la acción.

 

LAUDATO SÍ, LA LENGUA DE LA ORFANDAD

En esta carta encíclica, el Papa Francisco alerta sobre los daños a nivel de la ecología ambiental, económica y social. Las razones, por las cuales un territorio se contamina, exigen un análisis del funcionamiento de la sociedad, de sus intercambios de energía y bienes, de su conducta, de sus maneras de pensar.

Foto 5 - Deforestación

No hay dos crisis separadas, una ambiental y otra social, sino una sola y compleja crisis socio-ambiental.

Un síntoma saludable es tomar conciencia de qué le sucede al mundo y atrevernos a hacer nuestro aporte. Son preocupantes el calentamiento del planeta por la concentración de gases de efecto invernadero, la deforestación, el derretimiento de los hielos polares, la pérdida de selvas tropicales y otros desastres encendidos por la mano del hombre. Como si fuera poco, somos proclives a la cultura del descarte, no solo de residuos, más aun de humanos (despidos, refugiados en situación de abandono, menosprecio a comunidades aborígenes).

viena1

El ambiente humano y el ambiente natural se degradan juntos, dice la encíclica y, nos señala la situación de las comunidades aborígenes con sus tradiciones culturales. Para ellos, la tierra no es un bien económico, sino un don, donde resuena la voz de los antepasados que descansan en ella; un espacio sagrado con el cual forman cuerpo para sostener su identidad y sus valores. Cuando permanecen en sus territorios, son ellos quienes mejor los cuidan. (Laudato – Sí, Art. 146)

 

ALABADO SEAS

La tecnociencia bien orientada, sabemos, ha mejorado nuestra calidad de vida. Basta mencionar la energía nuclear, la informática, el conocimiento de nuestro propio ADN. Pero debemos imaginar estos conocimientos, este poder, en manos de quienes tienen el dominio sobre el conjunto de la humanidad.

Foto 6 Calentamiento Global

Según el artículo 106 de “Globalización del Paradigma Tecnocrático” del “Laudato Sí”, la intervención humana en la naturaleza siempre ha acontecido. Sin embargo, durante mucho tiempo tuvo la característica de acompañar, de plegarse a las posibilidades que ofrecen las cosas mismas. En cambio, ahora solo interesa extraer todo lo posible de las cosas. La acción humana tiende a ignorar u olvidar la realidad que tiene delante. Por eso, el hombre y las cosas han dejado de tenderse amigablemente la mano. De aquí, se pasa con facilidad a la idea de un supuesto crecimiento infinito, que ha entusiasmado tanto a economistas, financistas y tecnólogos. Supone una mentirosa disponibilidad sin límite de los bienes del planeta, que lleva a estrujarlo hasta el hartazgo y más allá de su paciencia.

 

TINTURA AL DESÁNIMO

Sin darnos cuenta nadamos sobre el error. Basta observar la degradación del ambiente y el sinsentido que jóvenes -y más aun, adultos y adultos mayores- transitan rebosantes de angustias e insatisfacción. Un modo más en que la plutocracia* debilita la espiritualidad y los cuerpos de los seres humanos, al teñir con desánimo a aquellos con alguna garra.

Todos estos ríos de debilidades desembocan en el océano de la avaricia, pues terminan por ser funcionales a los objetivos de los más poderosos del planeta. O los sacan del juego o los engordan de egoísmo: meritocracia y xenofobia.

Repugna escuchar a quienes, luego de haber tenido todas las oportunidades, critican sin pudor a los que la miseria económica y moral no les dio tregua. Horrorizan sus palabras cuando la discriminación los empuja a señalar a los buscadores de países generosos para sanarse, para estudiar, para crecer en paz.

crisis-migratoria-europa

 

UNA ENERGÍA INSOSPECHADA

Vuelvo al periodista despedido. Él ya no pudo legitimar lo obsceno, vio un mundo fatigado de mentiras, miserias y avaricias e interpeló, como deben interpelarse los padres de hijos pequeños, allí donde la satisfacción inmediata no alcanza para protegerlos. Todos debemos interpelarnos, es tiempo de atreverse. Esta tierra que recibimos pertenece también a los que vendrán, no podemos dejarla enferma.

Es indispensable un consenso mundial que lleve, por ejemplo, a programar una agricultura sostenible y diversificada, a desarrollar formas renovables y poco contaminantes de energía, a fomentar una mayor eficiencia energética, a promover una gestión más adecuada de los recursos forestales y marinos, a asegurar a todos el acceso al agua potable. (Laudato – Sí, art. 164)

Ahora tenemos una ventaja más: hay una encíclica papal para sustentar el reclamo a nivel mundial, sumado a la viejísima pelea de mucha gente y de muchas organizaciones. Más allá de la religión, el compromiso del Papa avala el compromiso con el mundo. El individual, el colectivo y el de todas las instituciones necesarias para no quedarnos guachos de planeta por siempre.

 

 

*Guacho procede del quechua cuzqueño, wakcha. Significa “pobre”, “huérfano”.     También existen palabras similares en otras lenguas indígenas de América, por ejemplo huajcha (en aimara, huérfano y huachu en mapuche o mapudungun, hijo ilegítimo).

*Plutocracia, nombre femenino. Forma de gobierno en que el poder está en manos de los más ricos o muy influido por ellos. Clase social formada por las personas más ricas de un país, que goza de poder o influencia a causa de su riqueza.




PERDIDOS Y A CONTRAMANO

Reflexiones acerca de la miseria: sobre los nombres de las calles de Buenos Aires.

Por Isabel D’Amico

MARCA REGISTRADA

Como si no estuviéramos extasiados de corrupción mediática en los tiempos que corren -no hablo de hechos de corrupción, hablo de una política integral en ese sentido- enciendo la radio y escucho a un tal Carlos Caramello, licenciado en letras, injuriar la memoria de una calle, mejor dicho de varias, con justa razón. Fue tal mi asfixia que decidí, entonces, investigar. Primero, a Rivera Indarte, como para empezar y protegerme, al menos, de algunas de las mentiras de la historia.

Como el tema urbano me interesa, desde mi biblioteca, me guiñó un ojo un libro del Instituto Histórico de la ciudad de Buenos Aires:

“Rivera Indarte – Ordenanza del 27/11/1893 – Sesión Municipal del 26/2/1870- Flores *” ¡El hombre estaba bien registrado!

RIVERA INDARTE 480

Me gustaría haber nacido en Flores, por eso el nombre Rivera Indarte abunda entre mis cruces, mis referencias, mis andanzas. Inocente, la anduve ciento de veces, tanto de ida como de vuelta.

Había nacido en 1814 en Córdoba. Estudió en Buenos Aires y, desde muy joven, mostró afición por la poesía. Su primera obra fue una pequeña ”Oda a Rosas”, simpatizaba con él. En 1837 se unió a los jóvenes literatos de la Asociación de Mayo, por lo que pronto fue investigado por los que representaban a Rosas (a quien antes alababa) como posible aliado de los enemigos franceses. Fue procesado por estafa y falsificación de documentos. Huyó a Europa en 1839. Regresó a fines de ese año a Montevideo, donde se dedicó a atacar en la prensa al gobierno de Rosas por medio de poemas y alegatos. Entre los muchos periódicos donde publicó se destacaron sus colaboraciones en el diario “El Nacional”, desde el cual acusó a Rosas de toda clase de crímenes e inmoralidades.

 depositphotos_13951412-stock-illustration-cartoon-man-going-the-wrong

Acompañó a Florencio Varela a convencer al general Juan Lavalle de unirse a los franceses en la guerra contra su propio país. Un diplomático francés le pidió publicar un libro que incluyera una lista, lo más larga posible, de las víctimas de Rosas. Le ofreció pagar un penique por cada muerto. Famosa como Tablas de Sangre, recurrió a todos los muertos conocidos, tanto los asesinados por la Mazorca, como por orden directa de Rosas. Pero sumar peniques le resultó atractivo y completó la lista que necesitaba con fallecidos de muerte natural, individuos muertos ante de la llegada de Rosas y hombres que, muchos años más tarde, aún vivían.

Sumó 480 muertos, es decir, 480 peniques. Además de la falsedad de suponer que todos los muertos eran responsabilidad únicamente de una persona.

Esta lista fue utilizada durante décadas para acusar a Rosas de crímenes enormes. Lo acusó también de defraudación fiscal, malversación de fondos, de insultar a su madre en el lecho de muerte, de  abandonar a su esposa en sus últimos días, de tener amantes de las familias más respetables, hasta de incesto con su hija Manuelita. **

Sin ningún rigor periodístico, estas denuncias, absurdamente infladas, sustentaron la condena histórica de Rosas.

¡Un chanta este Indarte! sin bandera, sin patria. Un denunciador serial que supo facturar entre mentiras.

¿Quién decide el nombre de las calles? ¿Quién los elige?

LOS DOS INGLESITOS

Seleccionado como prócer, leemos sobre Carlos María de Alvear quien, en 1815, le ofreció a Inglaterra el Protectorado de las Provincias Unidas. Para tal ocasión, manifestó que deseábamos pertenecer al imperio de su graciosa Majestad. Pareciera que los apátridas merecen ciertas distinciones.

 

1962658b3a7b2f15f2a5f2087af941bd

 

Otro: Bernardino Rivadavia, protegido de la corona británica, se ofuscó con Manuel Belgrano por haber ordenado a sus tropas jurarle a la bandera en estos términos: “Juremos vencer a los enemigos interiores y exteriores y la América del Sur será el templo de la Independencia y la Libertad!*** Una ofensa para Bernardino, un insulto que le mereció, entre otros hechos desgraciados, “ganarse la calle”.

¿FALCÓN O FALCON?

Era necesario apuntar el nombre de Ramón Lorenzo Falcón (1855 – 1909): “Político, militar y policía argentino, se destacó por su dureza como jefe de la Policía de la Capital. Aplastó con mano de hierro las manifestaciones obreras de comienzos del siglo XX. Fue durante  los hechos represivos de la llamada Semana Roja de 1909, en los que la policía a su mando asesinó aproximadamente 11 manifestantes pacíficos.”

Su vida se tiñó del color del falso mártir, luego de ser asesinado por el joven obrero ucraniano, Simón Radowitzky. Lo de mártir trucho parece haber borrado sus manchas de gatillo fácil y ahí lo tenemos, meta orientar a los vehículos y a los peatones -y por qué no a ciclistas- quienes repiten su nombre ingenuamente.

ramon+falcon+verde+blog

DURO COMO UNA ROCA

Y ni hablar de la Av. Roca, para recordar a Julio Argentino Roca (1843-1914), quien, según la historia, fue el artífice de la Conquista del Desierto. Si no conocías la historia, hoy tenés una secuela de esta película. En este caso, la Ministra Bullrich actúa de Roca. Actúa muy mal, pero a muchos no les importa.

Me repregunto, ¿quién elige el nombre de las calles?, ¿quién los elige?

CHIMICHURRI

Tampoco me gustaría orientarme con los números, como en La Plata. No conmueve transitar por la Avenida 7 o buscar un Café entre la Avenida 131 y la Calle 38. Distinto es citarte con alguien en la calle de los Cerezos y besarte justo en la esquina del Paraíso y Jilguero, por citar algunos nombres de las calles de la costa.

Hay un pueblo en el norte de la Rioja, llamado Chuquis, donde a las calles les pusieron los nombres de las canciones de su vecino más ilustre, Ramón Navarro, cuando este cumplió ochenta años. De modo que uno camina por el pueblo y pisa una “Chayita del Vidalero” o pinta el mundo en un solo color al transitar por “Mi pueblo azul” o, sin darte cuenta, podés perderte en esos balanceos hacia un lado, hacia el otro.

¡Cómo advertir a las generaciones futuras sobre nombres como Etchecolatz, Astiz, Costas, Videla, Camps o Menéndez! Depredadores de la dignidad humana.

No sabemos si el futuro cibernético nos espera con un código de barra para ubicarnos en la calle que buscamos o quizás se elijan animales para nombrarlas, como sucede en los billetes argentinos de hoy. Entonces, nos encontraríamos en esquina Yaguareté y Hornero, Av. Guanaco o La Ballena Franca Austral. De ser así, ruego a los jóvenes de hoy transmitir de boca en boca, escribir cartas a familiares confiables, enterrar en el fondo de la casa algún cofre con la siguiente recomendación:

De todos los animales posibles, jamás de los jamases elijan a un “Gato”. Para recordar a ese bicho, tendrán la reducción de haberes a los jubilados, a los héroes de Malvinas, a la Asignación Universal por Hijo, tendrán los despidos masivos, la persecución política, el estrangulamiento a la libertad de expresión, el reverdecer del hostigamiento de las fuerzas del orden y la más extraordinaria, grosera y eterna deuda externa.

* Alberto Peñero, “Las calles de Buenos Aires”.

** Biografía de José Rivera Indarte, de Juan María Gutiérrez – Publicada en 1860.

***”Libertadores de América”. “Vida y obra de nuestros revolucionarios – Manuel Belgrano”, Felipe Pigna.




ENTRE CANAS

DESEANTES: SOBRE SECRETOS DE JUVENTUD

Por Isabel D´Amico

Teresa regresó a su casa de madrugada, apoyó su cartera sobre la mesa y, sin sacarse el maquillaje, se fue a dormir. Raro en ella, tan cuidadosa con su piel, con su cuerpo. Tampoco era de descuidar su cabello: cada veinte días se sumergía en tintura y borraba los renglones blancos que el tiempo escribía.

Al despertar, Teresa buscó su premio consuelo guardado en uno de los bolsillos internos de la cartera. La máquina del Casino le había dibujado tres E, seguidas de un sonido escalonado. Con esa letra se hizo acreedora de un producto fortalecedor de la estructura y elasticidad de la piel, en especial, las arrugas. Obviamente, el premio perseguido era otro, pero la suerte manda.

Botox, Infinit, masajes hidrofacial, ultherapy, harmmony, XL Pro. Los premios habituales son conservadores de una imagen rígida y ficticia. Ellos saltan de las máquinas y se tejen ansiosos con los deseos de las participantes.

Sin embargo, cuando miro en el espejo y me digo que he envejecido, aunque interpele a mi reflejo tuteándolo, reúno y reunifico en una rápida toma de conciencia mi cuerpo y mis diferentes yo. Ese regreso al estadio del espejo, paradójicamente, me libera de las aporías de la conciencia reflexiva. Envejezco, por lo tanto vivo. He envejecido, por lo tanto soy.

entre canas j

Todos los sábados, Teresa lo intenta. Sigue el rito de elegir una misma máquina traga monedas, que no abandona bajo ninguna circunstancia, ninguna. Ella busca el jackpot, donde el “Menos 50″ le dará la libertad a tanta esclavitud estética, a tanta insatisfacción de ser. Algunas viciosas conocidas tuvieron la oportunidad de ganar un “Menos 5″ y hasta un “Menos 10″. No son premios menores. ¿A quién no le gusta aparentar menos?

– ¡Mirala! ¡Tiene 60 y parece de 50!

– ¡Hay que bancarse tener 60 y aparentarlos!- le dice Teresa a la de la máquina de al lado, quien ya estaba sentada frente a la pantalla cuando ella llegó. No sabe su nombre, en ese Casino solo se conocen ciertos deseos del otro. Mejor dicho, de las otras. Los hombres no son tan obsesivos, por eso es raro verlos en aquel lugar, piensa Teresa, aunque algunos están cambiando.

– ¡La edad es una limitación!- Confirma en voz alta para ser escuchada por la rubia alta que esperaba detrás.

El tiempo es una libertad; la edad, una limitación.

Entre canas hh

A Tere, eso de estarle atrás la exasperaba y la presionaba a quedarse por más tiempo. Imaginaba apenas abandonar la máquina y que la siguiente -con un par de moneditas-, recibiera el Jackpot de “Menos 50″. No lo hubiera soportado. Por tal motivo, Teresa bajaba de su silla, huía hacia la puerta en zig zag, para perder la orientación sonora del posible premio ganado por su sucesora. Según Teresa, la rubia había tenido mucha suerte en el último mes: se cargó tres sesiones de Botox, que es como ganar un “Menos 5″. En dos oportunidades se dio vuelta con discreción… y sí: la rubia estaba hinchada de premios.

Todos son llevados un día u otro a interrogarse sobre su edad, desde uno u otro punto de vista, y a convertirse, así, en el etnólogo de su propia vida.

entre canas b

– A veces las ganadoras no administran bien lo ganado.- Decía una señora mayor, a quien ni el Jackpot de “Menos 50” la hubiese ayudado para nada. Sobre un enorme sillón bordó, tomaba un whisky y les hablaba a quienes quisiera escucharla.

– En mi época los premios eran solo cremitas (buenas cremas) pero todo cambia, para bien o para mal – lo decía entre trago y trago, mientras miraba alrededor.

El último sábado Teresa llevó más dinero del habitual. Había escuchado por la televisión un debate sobre la tercera edad, la cuarta, eufemismos del lenguaje extremadamente desestabilizadores.

Los eufemismos del lenguaje oficial (tercera edad, cuarta edad) no hacen sino aumentar la sensación de malestar, como si algunas palabras dieran miedo.

entre canas e

Nunca llevaba todas las tarjetas, a modo de autocontrol. Esta vez, sí: las de crédito y débito. Por lo general, comía mientras jugaba, cuando los horarios de almuerzo o cena estorbaban su apuesta. El último sábado no había comido nada. Sí bebió jugos y enroscó sus piernas para no moverse del lugar. Ojerosa y fatigada, jugó hasta que le dijeron basta, no tenía más crédito para seguir.

Sin hacer zig zag, esta vez atravesó el salón de porcelanato gris. Se detuvo frente a un espejo y no se vio o no se quiso ver. Pasó por un salón, las máquinas sonaban sin ritmo, de un lado del otro. En un costado, sentada sobre el sillón bordó, la señora mayor la detuvo y le dio dos monedas. Teresa las puso en la primera rendija de una máquina y un escandaloso y brillante Jackpot “Menos 50″. Iluminó el salón.

Las edades de la vida pueden evocarse independientemente del encadenamiento que supone el avance de la edad, mediante la anticipación que esboza el provenir o del recuerdo que recrea el pasado, dejando en todos los casos que la imaginación juegue con el tiempo.

¡Las mujeres se agolparon a su alrededor, gritaban eufóricas, descontroladas! El premio fue entregado de forma automática. Casi natural.

Pocos minutos más tarde, todos vieron cómo Teresa, con un chupetín en su mano izquierda, asustada, arrastraba su vestido y sus mangas hacia la calle.

En la puerta, la señora mayor la esperaba.

 

entre canas i

Un libro que no envejece es un libro del que el lector siempre puede esperar algo, en el que siempre puede descubrir algo, un libro que así le demuestra que sigue vivo, que sus suertes están ligadas y que los están unidos “en la vida y en la muerte”

Escribir es morir un poco, pero un poco menos solo.

Todas las citas corresponden a “El tiempo sin edad”, etnología de sí mismo, Marc Augé.




LA PALITA VERSUS LA MOTOSIERRA

Deseantes: sobre la resistencia de la agrupación “Un árbol para mi vereda”
De Isabel D´Amico

 

10 M2 X PERSONA

La ciudad de Buenos Aires exige sus pulmones por falta de oxígeno verde.

Zonificación para negocios inmobiliarios en los terrenos ferroviarios de Colegiales. Zonificación de Terrenos Catalina Sur 2 para negocios inmobiliarios, proyecto de ley para autorizar el shopping de Caballito“, “Tercerización de la Privatización”, predios para el Tiro Federal. Usufructo por 100 años con opción a renovación de 14 ha del Parque de los Niños. Se autoriza la concesión privada. Mutilación de nuestro acervo patrimonial.

Habrá edificios donde piden parques y la codicia chorreará cemento.

EN EL DIARIO NO HABLAN DE TI

foto2

Pegó un cartel en el espejo del ascensor:

“¡Hola a todos!

Este sábado, 30 de septiembre, entre las 9.00 hs. y las 9.30 hs. vendrán a plantar un Guarán amarillo, en nuestra vereda.

“Un árbol para mi vereda” es una red de plantaciones colaborativas que apadrinan la plantación de árboles nativos.

Están todos invitados a acompañarnos a esta hermosa ceremonia.

Es una acción gratuita por amor a la naturaleza y el cuidado del medio ambiente.

Los esperamos, bien cerquita, en tu vereda”.

La administración

El cartel pegado sobre el espejo del ascensor desapareció en pocas horas. Alguien se vio afectado en el edificio. Alguien se molestó. La nota fue publicada solo dos días antes de la ceremonia, suficiente para notificar, suficiente para despegarla.

A las nueve y cuarto de la mañana del sábado 30, “la administración” esperó en el hall de entrada a los miembros “deseantes” de árboles en las veredas. La Sra. María y el Sr. Roberto, ambos del consejo, repasaron el discurso planeado entre las sábanas de su cama matrimonial.

A las 9.30 hs., una pala se clavó en el pequeño espacio de tierra de un metro por un metro. La primera dama fotografió al musculoso “deseante”, mientras el hueco le hacía espacio al guarán amarillo, una de las tantas plantas nativas para cultivar. En soledad, el Sr. Roberto y la Sra. María, acariciaban las hojas del árbol y la pala ensuciaba la vereda ansiosa de verde.

A las 9.35 hs., se escuchó el ascensor y la Sra. del segundo B con su hija Josefina se sentaron en el escalón de la entrada para mirar el intenso trabajo del deseante con pala. Dos minutos más tarde, la señora del primero bajó con su flamante marido y una bolsa de tierra fértil, usaba un bello chal, tejido por su madre. Y, así, la del octavo, la del séptimo, la del noveno.

Guillermo, uno de los deseantes, regaló pequeñas plantas que debemos apadrinar hasta que sean árboles, regalarlos cuando crezcan mucho y multiplicarlos hasta el infinito. Cuando el guarán estuvo plantado, la primera dama intentó decir unas palabras, pero no pudo, quizás porque ya estaba todo dicho.

foto3

Mientras tanto, en ese preciso momento, en el parque Las Heras, un serrucho eléctrico pasaba la lengua entre sus dientes para arrancar otro árbol enfermo. Las podas salvajes destrozaron las ramas y los hirieron para pudrirlos de muerte.

Los deseantes de “Un árbol para mi vereda” suman, de a un metro cuadrado, el espacio verde que el gobierno de la ciudad nos roba. Y les importa un pito de estadísticas y de encuestas.

El follaje de los árboles produce por fotosíntesis el oxígeno que respiramos y al absorber dióxido de carbono evita el calentamiento global. Los árboles son anteojos que nos protegen de las radiaciones nocivas del sol y son nuestra piel, cuando nos cuida del calor agobiante.

ECHAR RAÍZ

En la ciudad de Buenos Aires, los terrenos fiscales deberían ser hectáreas verdes protegidas, mimadas, cuidadas por el gobierno de la ciudad para ser disfrutadas por los vecinos. La industria inmobiliaria impera y, sin piedad, los usurpa gracias al beneplácito de una hipócrita legislatura porteña cómplice. Mientras tanto, las plazas se enrejan, el aire se escurre entre dos barrotes, entra y sale de un espacio donde la noche queda sola, protegida de ninguna cosa, porque el delito se ha vuelto la ley dominante del Estado. Mientras tanto, hemos llegado al punto de tener que juntarnos a idear planes para que no nos roben el oxígeno, para que respirar no sea un lujo.

foto4

Mientras tanto, un cuerpo aparece en el sur y la funcionaria pública más votada de la Capital federal se permite humoradas. “El frío del río Luján conserva bastante el estado de un cuerpo”, dice un periodista de esos que mejor ni nombrar. Y ella remata: “Como a Walt Disney”.

¿Te creías que el oxígeno era tuyo, que la posibilidad de tener unas buenas vacaciones- o, al menos , unas vacaciones- era tuya, que podías dejar de mirar lo que otros tienen y tenerlo, que podías hacerte con el espacio de tu ciudad sin vejaciones, que podías opinar sin represiones? ¿Todo eso te creías? Entonces, creías bien.

Respirá hondo. Ahora hay que salir a replantar lo perdido. Con la copa bien alta y el tronco firme. A echar raíz, otra vez.

Video de Gabriela Massuh. docente, egresada de la carrera de Letras de la Universidad de Buenos Aires, doctora en Filología por la Universidad de Núremberg (Alemania).

 




CONTINUIDAD DE LOS LASTRES

Ultraviolento: sobre la flexibilización laboral
Por: Isabel D’Amico

¿QUÉ NOS SUCEDE VIDA MÍA?

Brasil desmecha su flexibilización laboral para toda Latinoamérica. El sistema mundial instala, independientemente al poder político de turno, la aceptación de condiciones de trabajo dignas a indignas, por necesidades del mercado. Como un hechizo, la sumisión ciudadana, en un alto porcentaje, absorbe esa imposición, con la sola promesa de retener su puesto de trabajo. La pintura se amplía y el mundo respira angustia ante la pérdida paulatina de los derechos laborales conquistados.

 

VOCES MELIFLUAS

Amelia Carreras trabajó durante catorce años como telefonista en la ex Entel. En aquella época, para el personal femenino, existía una restricción: querías mantener el puesto, no debías casarte. El engranaje de la nueva tecnología comunicacional reposó en mujeres solteras para la atención de los usuarios. La feminización de la tarea de atender el conmutador aumentó de forma exponencial en la última década del siglo XIX. Las mujeres desplazaron a los varones quienes, en su mayoría, tenían como antecedente la experiencia del servicio telegráfico.

Según el argumento patronal, los abonados preferían la amabilidad de las mujeres. Solo el servicio nocturno quedó reservado a los varones. Las condiciones de trabajo eran duras: control excesivo, ausencia de atributos ergonómicos, para ir al baño debían ser autorizadas. No había, en aquel ritmo, tiempos muertos. Tenían prohibido entablar conversaciones con los abonados. “Distracciones” y “equívocos” eran severamente sancionados, esto sumado, a las bajas remuneraciones.

En este contexto y en 1921, Amelia se casó, pero ocultó su matrimonio en defensa de su fuente de trabajo. El trabajo de telefonista, a través de los años, además de cierto bienestar, la llevó a acceder a una fuente innegable de respetabilidad. Pero el director de la compañía, J.E. Parker, supo de su matrimonio, a través de la denuncia de algunos abonados. La política de la compañía era contundente: Amelia rogó ser transferida a otra central, sin embargo, no fue escuchada. La pérdida de trabajo la expuso a una gran desventura.

Foto 2

 

24 DE AGOSTO DE 1921

Aquel día, Amelia se levantó como siempre, no puso el reloj despertador, ya no debía ponerlo. Tomó un té, en el mismo tazón blanco donde, de tanto en tanto, vertía algunas gotas de lavandina para borrar las sombras de las hebras. Estaba sola, su marido ya había partido al trabajo. Ella no. Por un rato, se sentó en el pequeño patio y quedó envuelta por las paredes recién pintadas con cal. De los dos malvones dispuestos en una esquina, uno solo empujaba por brotar, era el rojo. Luego entró en la habitación matrimonial: de su lado, las sábanas sumaban más pliegues que lisura. No hizo la cama. Frente al pequeño espejo del baño, recogió su pelo y se miró sin verse. Tomó su tapado marrón y salió de su casa rumbo a la calle Libertad al 1100.

Para su habitual almuerzo, J. E. Parker, el director general de la Unión Telefónica, llegó a su casa. Allí lo esperaba Amelia para recriminarle que la hubiera cesanteado. Parker respondió que eso era asunto de su jefe inmediato y que él nada podía hacer. Solo eso. Y se dio vuelta para ingresar a su domicilio. Cuando atravesó la puerta cancel, Amelia se arrojó por atrás con un cuchillo y lo apuñaló en la zona de las costillas.

Del filo del cuchillo solo goteaba sangre. Dicen que, del puñal, violencia y desesperación.

 

NOTICIAS DE VIEJOS MOMENTOS

Por la vida de Parker no hubo que temer, la herida fue superficial y pronto fue dado de alta. La noticia sirvió para abrir un debate sobre el reglamento que impedía a las mujeres casadas trabajar en la compañía. En 1922, la casa matriz, desde Londres, recomendó flexibilizar el criterio. Pero, para la completa finalización de la restricción basada en el estado conyugal, debió esperarse hasta 1935.

 

¿QUÉ PASÓ CONTIGO, NENA?

Amelia recibió una pena de solo ocho meses de prisión domiciliaria. Lo de Parker resultó, aparentemente, una lesión leve. El diario de la época dijo: “Su gesto sobrepasó dramáticamente el límite de la resistencia, pero también a ella misma, conectándola de manera inescindible, sin que para nada se lo propusiera, con una causa colectiva. Su insurgencia, surgida de sus sentimientos individuales, no pudo evitar el lenguaje de la solidaridad. Así, su puñalada hirió de muerte esa regulación abominable que dejaba sin trabajo a las mujeres casadas.”

 

AGOSTO 2017 – COMO UN CUADRO

Foto 3

El lienzo ya está pintado con los despidos masivos. Con una mano, la desocupación estrangula al despedido; con la otra, tuerce el brazo de quien aún tiene trabajo. El presidente Mauricio Macri, antes de las Paso y ante todos los medios, se ocupó de demonizar a los ” juicios laborales“.” El pobre empresario, la pobre industria, el pobre Estado” parecieran los más indefensos ante el poderoso trabajador quien,”feliz por su despido“, utiliza toda su fuerza legal y técnica para destruir a su empleador. Atacar a los juicios laborales apunta a debilitar a los trabajadores más antiguos y a sus convenios. Cuando un empleado es despedido, la legislación argentina garantiza un pago resarcitorio. Si fuera injustificadamente, los plazos judiciales son más extensos. Si las empresas se liberaran de ese peso, les convendría mucho más contratar a un joven de 20 años o, en su defecto, utilizar esa opción para amedrentar a los empleados más calificados y más antiguos y bajar condiciones y salarios.

Hoy en Argentina, los trabajadores en relación de dependencia, a través de tantos años de lucha, gozamos- entre otros beneficios, dependientes de la profesión u oficio- de: vacaciones, licencias por estudio, maternidad, enfermedad, días de descanso en función de la actividad desarrollada, medio aguinaldo dos veces al año. Para contraponer tantas conquistas, el poder instala la ” meritocracia”: con tu formación, tu empeño, inteligencia y capacidad, podrás jerarquizarte. De todas las luchas laborales, las únicas exitosas han sido las colectivas.

Las empresas quieren ganar dinero, y nosotros, los trabajadores, también. Ambos nos necesitamos. Pero la lucha no es de igual a igual. Ellos tienen los medios de producción y nosotros la necesidad de subsistir. Las relaciones empleado-empleador, jamás han sido de igual a igual

La puñalada de Amelia es una imagen a atender. Un llamado. Un reclamo: nunca está lejos si el individualismo y la sumisión les ganan a la lucha.

El cuento de Cortázar, “Continuidad de los parques”, termina con el puñal en alto, en mano de un personaje de una novela, a punto de asesinar al lector. Una ventana que separaba “la tranquilidad del estudio” del parque,  deja de ser frontera entre espacios y asesta un duro golpe contra los cómodos hábitos de lectura de un  hacendado. Con la entrada de la ficción a su mansión, su poder de mando se desestabiliza. El mayordomo no estaba. La puerta, abierta. Las guardias, caídas. El lastre de la opresión, agonizó, entonces, por el lapso circular de un cuento.

Cualquier semejanza, no es casualidad.

Foto 4

* Página 12 – 11 de diciembre de 2016 – “La Puñalada de Amelia” Una perla histórica descubierta en los archivos de la ex Entel

 




EL ARCHIVO HÚMEDO

 

El olvido: Sobre el arquitecto, pintor, escritor y músico peruano, Mario Osorio Olazábal.

Por Isabel D’Amico

 

Foto 1

 

BORDES

Hay quienes viven solo en los bordes de la memoria y archivan el pasado en el olvido. Están quienes viven sin olvido y hacen de su memoria un eterno presente. Eso los deja sin tocar, siquiera, los bordes del futuro.

Para conversar imaginariamente sobre estas cosas, lo convoco a Mario, a sus textos, a sus declaraciones. Nacido en Arequipa, Perú. Mario Osorio Olazábal es arquitecto, pintor, escritor, músico. Y un gran disfrutador de la palabra. Y yo también gozo el lenguaje, al releerlo. Por eso le reclamo: Contame, Mario: ¿Cómo definir a quien le saca jugo a las piedras, las interpela, las interpreta para extraer la pulpa de una memoria secreta? El Arquitecto Mario Osorio Orellano raspa del olvido la esencia de la arquitectura andina.

Nadie desconoce la pulcritud en los cortes milimétricos en los miles o millones de piedras labradas, cuando hablamos de Machu Pichu. Su arquitectura fue concebida como integradora de las actividades humanas con las de la naturaleza. Un medio que recuerda constantemente al ser humano, a sus funciones y sus propósitos en esa forma de existencia temporal, sin perder sus relaciones con las criaturas de su entorno y con el espacio que lo acoge.”

 

¿PREMIAR AL DAÑINO?

“Mientras la sociedad actual se dedica a premiar al que causa daño o sustente falsedades, simultáneamente, manda al olvido a quien genera beneficios y presenta verdades. Se ha empezado a recordar las virtudes y conocimientos de la sociedad andina por el trato correcto que le dio a la naturaleza y a todos los seres que acoge.(1)

Y, decime, ¿qué olvido rompió el puente de la sabiduría andina?

“Tiempo de reflexionar, de reformular la manera de vivir, de ver el universo, de retomar el diálogo. Ellos integraban todas las áreas para el balance del desenvolvimiento humano por intermedio de la arquitectura, la música, la medicina, la agricultura, la astronomía, la economía, la alimentación y la crianza de especies”

¿Se pueden leer edificios?

“Una de las muchas virtudes de la sociedad Andina ancestral se encuentra en la información dejada en todos sus edificios a través de la disposición de los espacios, circulaciones, orientaciones, volúmenes, entre otros, sumando los cortes y ensambles de los materiales de construcción. El conjunto de ellos ofrece un lenguaje que el observador puede leer empleando la contemplación. En este sentido, el complejo arquitectónico de Machu Picchu, denominado también “La cumbre Ancestral, es un depósito de conocimientos donde se manifiesta la sabiduría humana orientada al beneficio de todos los seres y de su entorno”. (2)

 

MUÑA MUÑA

Mis manos sostienen una taza con agua caliente. Las hojas de coca, maca y muña muña sobresalen, exultantes, de su interior. Mientras bebo la infusión, me pregunto, te pregunto: ¿Debemos mejorar el diálogo con nuestro cuerpo?

“La enfermedad nace desde el momento que se pierde la memoria. Nosotros tenemos nuestra memoria y también nuestro cuerpo, autónoma e integrada. Actualmente la enfermedad crece en forma exponencial. La pérdida de la memoria está en el cuerpo. Al consumir masivamente productos que no alimentan, las células, los órganos constantemente reciben información a través del alimento que no corresponde a su organismo y eso va haciendo que se genere un caos de comunicación entre las células y a la vez, entre los órganos.”

Escuché por ahí que es muy frecuente, entre tus prácticas de medicina preventiva, sahumar…

 “La medicina en ese tiempo estaba orientada a resolver casos concretos, difíciles por enfermedad misma. Ellos practicaban la medicina preventiva. Estaba orientado al tipo de alimentación, los tipos de actividades. Había campañas donde los mismos pobladores entraban a todos los ambientes de todas las casas, con sahumerios y sahumaban hasta el último rincón de cada casa. Limpiaban no solo posibles bichos alojados ahí, sino también, los humores, las energías de las personas. Con la vibración del humo todo se diluía.”

 

EN EL CIELO, LAS ESTRELLAS

Foto 2

Leí que las tradiciones que vos investigás plantean un vínculo muy particular entre los hechos del pasado y del futuro ¿A qué llamamos videncia?

“La comunidad de las Estrellas a través de sus luces, como la sociedad Andina Ancestral, a través de su tradición, nos hablan constantemente sobre hechos ya sucedidos que permiten anticipar hechos por suceder.”(…) La generosidad que poseen estas comunidades nos permite dialogar con ellas (las estrellas) observar los eventos que se manifiestan en nuestro entorno; contemplar la magnitud y sencillez del permanente acto creativo participando con los dictados de la Naturaleza.”

¿Cuáles son los instrumentos para interpretar la “Comunidad de las Estrellas”?

“Nuestros ancestros desarrollaron efectivos instrumentos y métodos para interpretar correctamente el idioma de La Comunidad de las Estrellas y hacernos participes de la riqueza de sus conceptos; los mismos que podemos seguir empleando en nuestro diario quehacer. Conforme nos dicen nuestros abuelitos “Para caminar correctamente en la Tierra, antes hay que caminar correctamente en las Estrellas. (3)

Foto 3

 

ENTRE ANDAMIOS

¿Qué es el olvido? Quizás sea el no recuerdo, la negación intencional de un pasado, una vuelta de hoja inocente o no tanto, un vicio por repetir errores o lo contrario, un camino irrepetible. Un escudo, un espejo roto, un archivo húmedo, un tejido sin destejer, una puerta cerrada, una mamushca de treinta piezas donde no puede haber huecos sin vacíos.

Hay peligro en el olvido individual, en el familiar y en el social. Se recurre a él en forma maliciosa, por temor, inconsciencia, enfermedad o inmadurez. Hay pena en la construcción de un presente sin carnadura para recordar. Aunque siempre existe una reserva de memoria escondida para compensarlo.

Video:

https://www.youtube.com/watch?v=fGZ2qZbGbis

(1)- Mario Osorio Olazábal, “Terrenos Cultivados”

(2)- Mario Osorio Olazábal, “La comunidad de las Estrellas”

(3) – Mario Osorio Olazábal, “Mensajes de los Abuelitos”

Video: Sobre tejido Andino

 

 

 

 




PECHOS FRÍOS

El cuidado del otro: Sobre escenas urbanas.

Por Isabel D´Amico

SE ME COMPLICÓ EL SCRABBLE

-¡Este tipo no siente la camiseta!

-¡Mirá cómo se cuida para que no lo toquen!

-¡Ponela, cagón!

La cancha explotó de insultos a Messi. Lola escuchaba la transmisión del Mundial de Brasil desde la cocina. Preparaba una tarta para su marido y su hermano que había venido a ver el partido a su casa. Mientras escurría las verduras, se le coló entre los alimentos la frase “Pecho Frío”. No era la primera vez que esas dos palabras subidas a la ira venían desde su hermano y de su marido, descalificadores seriales del pobre Messi. Harta de escucharlos, metió la tarta en el horno y se fue al dormitorio. Sentada sobre la cama dispuso, sobre una bandeja, las palabras “Pecho” y “Frío” y, como fichas de scrablle: ubicó a una vertical, a otra horizontal, después una más abajo, otra para arriba y jugó con ellas por un rato. Para Lola, “Pecho Frío” tenía un sentido mucho más intenso, mucho más potente que el atribuido en el ámbito deportivo.

Buscó un cuaderno viejo y, sobre las hojas limpias aunque amarillas, decidió clasificar a “los pechos fríos”. Comenzó a enumerarlos a partir de las imágenes proyectadas en su memoria, a partir de repetidas escenas cotidianas que lastiman al otro.

POR LA VEREDA

Una mujer de mediana edad, parada en una esquina de Cabildo y Monroe, aproxima un folleto tras otro a las manos de los transeúntes. Antes de salir, ella pintó sus labios de rojo y remarcó sus cejas con un reseco lápiz marrón. Eligió una de sus dos polleras, la de color gris, y subió a sus zapatos de suela y taco desgastados. La mujer de mediana edad promociona ofertas a veces de celulares, fundas, cursos, otras de tarotistas, centros odontológicos, clases de salsa, tango, gym. Algunos dedos reciben la hojita impresa, la mayoría los esquiva, los desprecia.

Si al menos pudieran mirarla a los ojos, simplemente tomar el folleto y con una sonrisa decirle gracias. Desplazada la indiferencia, en el espacio restante, podríamos generar un intercambio más saludable tanto para el emisor como para el receptor. El vuelto de una sonrisa podría ser otra sonrisa.

EN EL SUBTE

En una estación cualquiera, sube el Mago Urbano. Con su potente voz ronca, se impone al filoso sonido de los rieles. Una señora lee un libro y no alza la mirada. Otro, el calvo, envía mensajes desde su celular. Varios pierden sus ojos entre diarios gratuitos, diarios con dudosas papillas informativas. Dos o tres lo escuchan al Mago Urbano, hasta que una joven se decide y, con su aplauso, acepta, definitivamente, su espectáculo. Allí, la puerta. El mago despliega su poder entre las cartas de póker y juega con el poco público. En un pase, transforma 10 pesos en 1 dólar, cuenta chistes, reflexiona. Pocos aplauden. Al terminar, pasa con su bolsa mágica entre la gente y agradece la magra atención. Se disculpa por haber interrumpido, y se lleva entre sus pases la pequeña puerta abierta a su oficio.

Pero la cosa no queda ahí. Se sabe que la vida del subte es el torbellino de un gusano subterráneo que devora y devuelve escenas sin agotarse, salvo mientras duerme, en el breve lapso de la oscuridad profunda. En una de esas, en medio de ese banquete incesante, sube el Gordo. Va de remera amarilla. Suele hacerlo de la misma manera, todos los días. Se alinea detrás de una anciana, o de algún adolescente y, apenas se abren las puertas, empuja, empuja y pisa los pies de quien se le cruce hasta llegar a un asiento. Siempre consigue uno y se duerme al instante. Bajo su párpado vive un mundo, donde el otro no existe.

LA INFANCIA SEPIA

Foto 4Foto1

Foto2SEMÁFOROS DE PIROUETTES

Sobre un escenario de rayas blancas, Juan y Candela clavan malabares en el aire. El verde los apura y, en el cruce aéreo, cae algún pirouette y se levanta un mimo gracioso, para compensar el error. El lugar de encuentro, una esquina. El cielo es el techo, el telón, transparente, a veces es lluvia. Ellos y tantos otros sueñan vivir de su arte, se atreven a explorar otra forma de subsistir ante un público cautivo, por unos segundos.

Nadie tiene obligación de ver -y menos de aplaudir- lo que no buscó. Nada más exacto, nada más contundente. Y, a la vez, nada más frío.

 CALLE ADENTRO

IMG_0754IMG_0755Lola sale de la pieza para sacar la tarta del horno. Su marido sigue, dele discutir con su hermano: repasan tácticas, estrategias, jugadas y las corrigen, sin resolver nada. Ella los mira desde el hueco del pasa-platos y piensa en todas las movidas mal hechas que sumamos día a día, más simples que las de Messi.

La indiferencia es una conducta socialmente aceptada, no le cabe demasiado juicio. Es en algún modo imperceptible. Se oculta, a veces, entre las “top five” bajo la máscara del pudor, de la prudencia, de la lógica, del miedo y del peligro. Con estos recursos, nos alejamos del “otro”. Para preservarnos usamos un tapón grueso, potente, que aprisiona el amor con precauciones inútiles, burbujas irresponsables. Las mismas. Las preestablecidas desde siempre para evitar vínculos que también se pueden dar en el devenir cotidiano y porqué no, en la propia calle. El otro es un desconocido de mí de quien conozco su existencia instantánea cada día. En la duración, se vuelve amigo, amante, compañero. Pero es en el instante donde algo de la naturaleza del otro se vuelve único y primordial. Algo del don se ilumina. De la posibilidad del don. De la chance y la potencia que el don regala a quien lo practica.

Pero, claro, está el tapón. Al quitarlo, fluye de la botella mental, “la solidaridad” y entonces, “Agarrate Catalina”, la responsabilidad de tantas miserias también es tuya. Absorber el dolor del otro duele. Cuidar al otro no es tarea fácil. Tal vez ya sea tiempo de abandonar el pecho frío. La parte más raquítica de “el alma” nos lo demanda.

Lola cree: quizás este tiempo es un buen tiempo para empezar a pensar que la falta de obligatoriedad de una conducta, la más mínima que imaginemos, no la limpia de descuidos. Quizás no es tarde para armar un gran equipo, con Messi, con “el otro”.

Fotos Infancia Sepia: www.erlc.com

Fotos Calle Adentro: Florencia Guzzetti




ENTRE PENALES Y PENAS

El lado B: sobre el Nuevo Código de Planeamiento Urbano.

Por Isabel D’Amico

DE FRENTE

“Hola, ¿cómo estás?Muchas gracias por sumarte a la reunión del viernes en Colegiales. Para mí es muy importante escucharte, que estemos cerca, juntos, y construyamos la Ciudad que soñamos.El encuentro que tuvimos fue positivo y me llena de motivación para seguir con las mejoras de cada espacio del barrio. Siento que, entre todos los vecinos, generamos un debate enriquecedor. A partir de los puntos de vista desarrollados en la reunión, vamos a continuar nuestros esfuerzos para tener el barrio que todos merecemos.” Un abrazo, HoracioEl Alcalde

Foto 01

 

 

 

 

 

 

 

 

DE ESPALDAS

En un noticiero y en horario central, un periodista miraba a la cámara mientras le daba pie al movilero deportivo, quien intentaba entrevistar al alcalde de la ciudad. Los tropiezos se repetían entre las manos y los micrófonos que buscaban captar algunas respuestas del alcalde. El movilero, experto en partidos de fútbol, incursionaba por primera vez en notas de actualidad:

Movilero: La ciudadanía se ha puesto al tanto de que están impulsando un nuevo Código de Planeamiento Urbano, un golazo para la especulación inmobiliaria, ¿qué nos puede decir al respecto?

El griterío de quienes lo circundaban asfixiaba la imagen y estrangulaba la voz del alcalde quien, sin pudor, respondió a la pregunta.

Alcalde: Estamos recorriendo los barrios y nos entrevistamos con los vecinos. Ellos nos trasladan sus preocupaciones: la basura, la caca de los perros… (Sonrisa)

Dos colegas altos hicieron alarde de sus brazos largos para llegar con el micrófono al entrevistado, pero sus preguntas flácidas se desvanecieron con gestos. El movilero, rojo por el aprisionamiento, con una voz en grito se impuso sobre la de una rubiecita del canal estatal.

Movilero: El proyecto se discute de espaldas a la sociedad, sin participación de las comunas, sin las organizaciones sociales. Como un torneo final sin hinchas locales ni visitantes. ¿Qué es para usted la democracia participativa?

Alcalde: En las reuniones que organizamos periódicamente, los vecinos llenan una hojita. Y, si está a nuestro alcance… (sonreía hacia la cámara, buscaba en el televidente una complicidad inexplicable)…

Movilero: (Saltaba entre otros, como si hubiera sido un hombre resorte. Aparecía y desaparecía de la cámara que intentaba enfocarlo:¿Es verdad que, en los foros, sólo juegan el partido para este nuevo planeamiento los desarrolladores urbanos?

Alcalde:(Miraba a la cámara, entre un mea culpa y un pucherito):Asumo cierta desprolijidad en la planificación de las obras, pero todo lo hacemos para mejorar nuestra calidad de vida.

Movilero:(Agrandado, pues manejó toda la entrevista como si hubiese sido el único, seguro de sí mismo. Así, arremetió con la última pregunta): -Según el Nuevo Código, en la ciudad de Buenos Aires van a patear un tiro libre tan alto que los espacios celestes serán más buscados que los espacios verdes. ¿La construcción de edificios y torres se va aplicar para todos los barrios?

Cri, Cri,Cri.

El alcalde respiró hondo y, con gesto inocente, contestó:

– Esa te la debo.-

Horacio, “El Alcalde” siguió su marcha, perseguido por otros periodistas. Su imagen, la misma de siempre: impecable, impoluta, irreprochable, conocedor del marketing.

El movilero (parado frente a la cámara, cerró la nota diciendo):

-Una vez más, el alcalde nos gambeteó la respuesta, él juega al fútbol de once con estrellas internacionales en los mejores estadios del mundo y a los ciudadanos nos entretienen con el metegol, en moribundos clubes barriales.Es todo desde aquí, volvemos a Estudios.-

DE CULO

El nuevo Código urbanístico viene asomando, las escasas charlas en el Ministerio de Desarrollo Urbano y Transporte del GCBA nos permiten informar lo siguiente. Dice el Arquitecto Osvaldo G. Echeverría: “Vamos a una mayor compactación de lo edificado con lo edificable, vía igualación de alturas y volúmenes de lo construido con lo proyectado a construir. Sólo se planifican viviendas y oficinas con poca ventilación y menor iluminación natural.”(…) “No hay criterios ambientales. La APRA-Agencia de Protección Ambiental del GCBA- no ha tomado intervención. (…) No hay criterios especiales para áreas inundables (…) No hay previsión acerca de nuevos espacios verdes. No se dice  dónde conseguirlos. Sólo sanatas(…) No hay previsión acerca de la instrumentación de la Evaluación Ambiental Estratégica(…) No hay previsión acerca de la capacidad de carga de cada manzana en cuanto a infraestructura y servicios:electricidad, gas, agua y cloaca.”

DE PECHITO

La inacción del gobierno de la ciudad, al no intervenir ante las cuantiosas denuncias de vecinos-que aconsejan, sugieren, aportan ideas, soluciones, alternativas- se repite en cada una de las comunas de la Ciudad de Buenos Aires.

 

Foto 03

 

CASOS

  • Los vecinos de Saavedra, desde el 2014, advierten sobre el túnel en la Av. Balbín y le dicen “NO al tunel”. Por debajo, pasa el arroyo Medrano. Temen inundarse.
  • “Basta de Mutilar los árboles”, gritan los barrios.
  • “Edifican como quieren, la excepción es la norma”, remarcan los de Vicente López
  • Escupen los patrimonios barriales, el inmueble protegido”Roccatagliata” lucha por evitar dos gigantescas torres que ensombrezcan su entorno. Igual, en San Telmo, en la calle Tacuarí, se alza un doble edificio de la primera mitad del sigloXX y se toca con otro caserón. Así pretenden engordar un predio, donde los especuladores afilan sus dientes.
  • “No a los bares”, señalan los del parque Chacabuco. Ya existe uno dentro del predio y hay más de cuarenta, en los alrededores.
  • “Basta de Torres, no al Shopping” insisten en Caballito, barrio colapsado por la descontrolada edificación.
  • “Clausura de espacios verdes en Plaza Mafalda – Colegiales”
  • ¿Por qué cambiar la traza de la autopista Illia, construir otro tramo y crear un parque aéreo encima de la Villa 31? Con macetas sobre la autopista creen compensar el escuálido “espacio verde” de la ciudad.

Vacío de discurso, lleno de sarcasmos, el gobierno de la ciudad de Buenos Aires nos sonríe, pocas veces nos escucha. Pocas, muchas menos, acciona a favor de los vecinos.

DE PIE

Aquí seguiremos, a flote en este caldo de arbitrariedad, con gusto a poco en cuanto a resultados, pero caliente y lleno de sabores. Aquí estamos, entretejidos en una bandera verde y celeste para alzarla por las quince comunas y hacerla flamear hasta disolver sus hilos en una potente voz.

 

Foto 04




AGENCIA DE MALES

El Desaliento: sobre los abusos urbanos

Por Isabel D´Amico

EL LEGISLADOR PORTEÑO

Buenos Aires, Junio 9 de 2016. Como todos los días, Adrián toma la línea D, que lo alcanza hasta Catedral. De allí, con un poco más de esfuerzo, llega al despacho de la Legislatura. Los pasos lentos caminan entre la reflexión, la repregunta y los silencios. Un pantalón negro y una impúdica camisa blanca .El peso, desde la correa de cuero del portafolio, frunce el hombro y la mente del legislador. Es curioso, las letras no pesan, son los números.

BON APPÉTITE La ciudad se mueve cada vez más incómoda, la falta de espacios verdes públicos le quita aire y luz. La sofocan. Cientos, miles de vecinos acechan con sus reclamos en defensa de sus territorios. Son luchadores heridos- pero no rendidos-, despojados del hábitat que solían tener. Buenos Aires enreja su destino y alimenta, sigilosa, el hambre voraz de la industria inmobiliaria: su violencia come parques, cielos y patrimonios barriales. Mientras la furia inmobiliaria avanza, eructa satisfacción en pos de “la modernidad”.

Foto 1 TIERRAS PÚBLICAS

Es jueves 9 de junio de 2016. Algo importante pasará en la Legislatura. Adrián está preocupado. No es el único, un grupete de legisladores se empeña en poner letras, preguntas, nombres a la audiencia. Nadie devora estos datos. Los indiferentes negocian con el cuatro, el ocho, el treinta y cinco: lo importante es el número. Se busca emplear organismos estatales como inmobiliarias de tierras públicas para impulsar la venta de inmuebles del Estado. Para eso quieren crear un organismo, la “Agencia de Bienes”. Adrián, gordo de letras, flaco de números, baja al recinto. La ciudad flota entre una crisis ambiental y habitacional.

  • La ciudad es de quienes vivimos en ella, es nuestro bien común.
  • La inversión pública es producto de nuestro esfuerzo y está siendo apropiada por grandes empresarios.
  • La sobre construcción y las grandes torres colapsan los servicios públicos.

Así, destruyen la identidad de los barrios, la diversidad cultural y patrimonial. La concentración de la tierra en pocas manos agudiza la crisis de vivienda. Gritos, reclamos. Lucha en la palabra.

VOTACIÓN

Pasaron las horas y los oradores. Finalmente, la Legislatura porteña aprobó “La Agencia de Bienes”, que tendrá a su cargo el manejo de unos 2400 inmuebles porteños. La agencia podrá impulsar nuevas obras y también, previa aprobación de la legislatura, la venta deFoto 2 cualquiera de ellos: Tiro Federal, Parque de la Ciudad- . Actualmente, están en juego más de 15 predios estatales que van a ser destinados a negocios inmobiliarios (Cenard, Empalme Norte, Distrito Joven, Mercado de Hacienda de Liniers, predio de la TV Pública, terrenos ferroviarios de Palermo, Caballito, Liniers y otros) . El desaliento se huele entre los vecinos, quienes no cesan de gritar a los números. 40 votaron a favor. En contra, 7 diputados del FpV, 3 de monobloques de izquierda, 2 del partido Socialista, 2 de Coalición Cívica, 1 de Socialismo auténtico y 1 de Bien Común. Se abstuvieron Carlos Tomada y Gabriel Fuks (FpV).

URBICIDIO: LO QUE VENDRÁ

 

Foto3La reforma del Código de Planeamiento Urbano debe ser discutida. Está en la agenda de la legislatura porteña. Para muchos esto será un blanqueo urbanístico. La violencia inmobiliaria instalada a partir de contravenciones quiere ser bien vista y negocia adecuar su pasado y su futuro bajo un nuevo paraguas legal. “Lo hecho, hecho está”. “A otra cosa, mariposa”   Un pequeño detalle le falta a esta construcción, no es ornamental, no es ni Foto 4estético. Menos, estático. La ciudad es “la gente” que la habita, la recorre, la respira, la vive. Entonces, saquémosles la careta a todos estos emprendimientos disfrazados con los falsos brillos de la modernidad. Ellos pretenden vendernos arpillera por seda, mal encubiertos tras sus máscaras de Durlock. Mientras, el papel picado de vicio cae sobre las cabezas de los legisladores, alternadores de votos. Siempre alcanzan el “número” aquel, que tanto pesa en el hombro de Adrián.

 

CARTA DEL DERECHO A LA CIUDAD

En los pasillos de la Legislatura, hay ciudadanos con portafolios llenos de letras. Golpean y golpean a las puertas de los despachos. Con esas letras  forman palabras: “Derechos Urbanos”, “Impacto Ambiental”, “Bien Común”, “Lo público sobre lo privado” “Economía social solidaria”. A veces se enojan y está bien, necesitamos más enojados. Los proyectos de los “grandes desarrolladores” pesarán sobre nuestros hombros hasta aplastarnos. Hoy la ciudad de Buenos Aires debe ser interpelada, ya no hay más tiempo.

LAS CIUDADES INVISIBLES

"Ottavia” – Las Ciudades Invisibles – I. Calvino
“Ottavia” – Las Ciudades Invisibles – I. Calvino

En el libro de Italo Calvino el  narrador despliega un relato de ciudades imposibles. Están “Las ciudades y el cielo” (con propiedades divinas) “Las ciudades y el deseo” (despiertan el deseo y la pasión de las personas) “Las ciudades y la memoria” (de recuerdos manifiestos en sus habitantes o estructuras). En el final del libro dice:“El infierno de los vivos no es algo que será, hay uno, es aquel que existe ya aquí, el infierno que habitamos todos los días, que formamos estando juntos. Dos maneras existen de no sufrirlo. La primera es fácil para muchos: aceptar el infierno y volverse parte de él hasta el punto de no verlo más. La segunda es peligrosa y exige atención y aprendizaje continuos: buscar y saber reconocer quién y qué, en medio del infierno, no es infierno, y hacerlo durar, y darle espacio.”   Vos elegís: salir a la calle o la bicisenda.  

http://www.parlamentario.com/noticia-96135.html

Bibliografía recomendada:

Massuh, Gabriela. “El robo de Buenos Aires”. La trama de corrupción, ineficiencia y negocios que arrebató la ciudad a sus habitantes.




CUATRO ENTIERROS, UN MISMO CUERPO

El hastío: Sobre Pablo Neruda.

Por Isabel D’Amico

QUIASTOLITA

Tal vez no viví en mí mismo, tal vez viví la vida de los otros

“Mi vida es una vida hecha de todas las vidas: las vidas del poeta

Quizás tu colección olvidó mostrar una quiastolita, piedra mágica que, entre sus propiedades, facilita viajar fuera del cuerpo. A veces, vivir intensamente pareciera vivir otras vidas.

Foto 1

Isla Negra -27 Abril de 2016

Todas te esperábamos ansiosas, La Medusa, Guillermina, la sirena Victoria, María Rapa Nui, la Venus Cabalgante y yo, tu pequeña María Celeste. Te sabemos complacido de regreso a tu tumba. Es curioso, la duda de tu muerte te empujó de nuevo a la vida. Y, a pesar de tus deseos, no estabas en condiciones de resistirte. Muchos años antes lo supiste, tu lugar en el mundo era en esta casa, un poco barco, un poco tren, con la mirada al océano, aun bajo tierra.

Foto 2Tres años fueron necesarios para cumplir la ceremonia del cuarto entierro. Años alejado de tus pipas, de los escarabajos inquietos, del bar pintado con botellas de colores sedientas, de las mujeres sepias y sensuales, pegadas en el baño de hombres. Te esperaron el tablón donde escribías- puerta de algún barco hundido- el lomo de los caracoles en la entrada, incrustados sobre el cemento, dispuestos en espiral de caricias para las plantas de los pies amigos. La colección de mariposas en vuelo, los hemisferios, las copas y las tazas, el caballo gigante de madera de la infancia, el ventanal devorador de soles donde acostaste tu cama. Y, en especial, Mathilde.

Y la Campana.

Pero ya estás de vuelta, Pablo, aunque la duda acerca del accionar cívico militar puja en la memoria de la verdad.


YO ACUSO

Todos tus mascarones guiamos el regreso a la tierra de la Isla Negra, que no es isla ni es negra.

Estabas enfermo, pero no para morir. Entonces, te enteraste del asalto militar a “La Moneda”. Fue un aluvión de colores sin pigmento, de grises y desfiguras: la ráfaga de metralleta que recibió tu amigo, los detenidos, la dolorosa derrota de la izquierda, cuya causa compartiste desde joven. Esa noche dormiste con una fiebre muy alta. El médico le recomendó a Mathilde que te trasladara a Santiago.

Siendo cónsul, recorriste los países más recónditos, pero la Guerra Civil española marcó tu compromiso político y social. Como senador, en el 45, luchaste sin descanso contra la  la miseria. Después de pronunciar un discurso en el Senado – “Yo Acuso”,- te desterraron por algunos años, en un eco casi calcado del Caso Dreyfus. Te involucraste a pleno con el Partido Comunista de Chile. Y tanto creció tu participación que, en 1970, te nombraron candidato a la presidencia. En principio aceptaste, pero preferiste renunciar a favor de tu amigo Salvador Allende. Era la primera vez que un partido comunista accedía democráticamente a la presidencia de un país latinoamericano. Te designaron embajador de Francia. Y aun en medio de la agitación diplomática, tu obra literaria cabalgaba a la par de las obligaciones políticas. Incansable, montabas tus letras en espíritus libres. Numerosos, los reconocimientos literarios se sucedieron hasta obtener el premio Nobel.


LA PRISA DE TU ADIÓS

Dos semanas después del golpe, el 23 de Septiembre de 1973, llegó tu muerte. Mientras estabas internado en la clínica, el embajador de México te transmitió la invitación del presidente para recibirte en su país, como lo había hecho con decenas de refugiados, entre ellos, familiares de Allende. Tus  valijas y las de Mathilde estaban dispuestas en la embajada, todo se encaminaba al exilio, pero jamás viajaron.

Un médico solicitó a Araya, tu chofer, que saliera a comprar un medicamento. Sin embargo, unos carabineros lo siguieron y le propinaron una paliza antes de abandonarlo en una comisaría. Finalmente, lo llevaron al Estadio Nacional, donde fue torturado. Él aseguró que los militares te inyectaron una sustancia letal en la clínica.

Foto 3

El velatorio fue en tu casa de Santiago,“ La Chascona”. El patio de entrada estaba inundado, el jardín lleno de escombros, papeles, libros quemados y vidrios rotos. Sin luz dentro de la casa, la despedida fue alumbrada a velas. Los militares habían allanado el lugar días antes. Algunos dijeron que solo te adornaron con dos rosas blancas que parecían haber sido cortadas de prisa. Pinochet no pudo frenar a la gente agolpada en tu funeral, no hicieron falta más rosas, el perfume de tu pueblo te coronó.

Fuiste enterrado en el mausoleo de la familia de Adriana Dittborn, pero las hermanas de la escritora pidieron el traslado. Y el 7 de mayo de 1974, a menos de un año de tu primer funeral, te llevaron a un discreto nicho en el mismo cementerio.
Con la vuelta de la democracia a Chile, en 1992, tu cuerpo y el de Mathilde fueron exhumados de sus tumbas en el Cementerio General y trasladados a Isla Negra. Así se cumplió el deseo de los dos.

En 2013 te llevaron de nuevo, con el propósito de determinar las causas de tu muerte. Tres años pasaron, tres tediosos años, lejos de la tumba elegida, del descanso en paz.


TINTA ROJA

Dicen no haber encontrado nada. Conociéndolos, la duda tiene certeza, con o sin jeringa buscaron envenenar tu tinta.

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera “. Qué extrañas formas toma la prestigiosa estación cuando un cuerpo  busca su singular territorio. Qué extraño agite de raíces y de cimientos será necesario para que aprendamos a dejar morir a cada quien en su ley.

Foto 4

Sobre el banco del hastío, se sientan las muertes sin consuelo. Todas buscan descansar al fin, en tachos, fosas o ancladas en el mar. Siguen ocultas, boquean el deseo de ocultar sus restos en otro lugar. Los  verdugos, viejos vivos, trenzan el secreto con la desmemoria. Pero, en sus lenguas, laten los nombres que los ahogarán.

En otro banco, en el reverso del hastío también hay voces: de hijos, de madres. Acompañan, acarician con angustia, aunque nunca abandonan. Un sueño colectivo hace eco, allá y acá: pide un solo desentierro. Uno solo, nada más.

Fuentes consultadas:Monografía de MatíasPavesi – B.B.C Mundo -El Heraldo de Concordia-Telesur – El Patagónico




MÚSICA HOMEOPÁTICA

Por Isabel D’Amico

La celebración: sobre el fado

LAS CASAS DE LA MÚSICA

Entre los lugares recomendados, estaban “Adega Machado”, en el Barrio Alto,” A Severa” por Rua das Gáveas o “Café Luso”, una casa de fado fundada en 1927. Como habíamos llegado por la tarde a Lisboa, del sol nos quedaba solo un resto. Empezar a recorrer la ciudad por su música se escurría de nuestros planes. Preferimos caminar por la Baixa (*). Las plazas y monumentos se fueron desfigurando en el atardecer y un café acompañado de pasteles de Belem (*) hizo de separador con la llegada de la noche. La primavera se despegaba del invierno pero, al oscurecer, lo extrañaba. Al menos, eso pensamos cuando el frío nos sorprendió.

Foto 1

 

 

 

 

UN CUADRICULADO QUE HUELE

Foto 2 (1)Atraídos por su aire parisino, nos subimos al elevador de Santa Justa, que nos llevó hasta el Barrio Alto, de curiosas puertas y ventanas atravesadas por sogas, broches con prendas íntimas, zapatillas y ropa blanca.

 

Foto 3

 

Sus curiosos azulejos, geométricos -figurativos y trenzados colores- sobre los frentes de las casas cuadricularon la mayoría de mis fotos. Los aromas intensos, desde las chimeneas de los restaurantes, abrieron nuestro apetito, a los pies del tan mentado bacalao portugués. De las trescientos sesenta y cinco recetas, solo queríamos probar una. Por eso entramos en “Adega Machado”. Nos sentamos a una mesa para dos, cerca de la ventana, y leímos que el bacalao venía mechado con vino verde y fado.

– Nos vamos- dijo mi marido, cuando una voz escondida en otra sonó en una mil hojas de tonos tristes y se acomodó junto a una guitarra de doce cuerdas. Por respeto, nos quedamos y ordenamos el menú previsto. Sin piedad, los versos arrastraron recuerdos hasta estirarlos en la pena. Por momentos, susurraba, crecía el dolor, crecía la voz.

Los dos recibimos el bacalao con cierta angustia en la boca, aunque no nos inhibimos para mojar el pancito en esa salsa de pimentón, ajo, oliva, festones del pescado. El vino verde, bien frappé, nos insufló coraje para recibir a otros cantantes y a sus interpretaciones.

Foto 4

AIRE SIN PIES

Como el tango, nació en los arrabales. Pero no le alcanzaron los pasos para transformarlo también en danza. Al menos, el dos por cuatro tiene el abrazo donde apoyar la pena, donde entreverarse, olerse con el otro y dibujar -en sus firuletes- el ardor y la sensualidad. El fado es pasional, nostálgico, potencia la angustia, en su modo es homeopático. Lo semejante cura lo semejante. La pena cura la pena. Los síntomas se desgarran, se arrancan de la voz y acarician. El alivio es el festejo, el decir del dolor es alegría, se apoya en el aire sin pies y en el vibrar de las cuerdas, flota y permanece.

EL CLIMA DEL SONIDO

Fado significa destino. Es un ineludible embudo donde se deslizan el amor, la alegría, las frustraciones, y, en el tramo final, el más angosto, se derraman en gotas de gemidos y de música.

En Lisboa, desde lo alto del monumento a la cantante Amalia Rodrígues, ícono del fado, bajan entramadas por los árboles del jardín, innumerables voces, sonidos y letras.

Foto 5

Alma- “Puedo decir que soy el último testigo de un jardín perdido. Que nadie habita. Y ahora que mi tiempo ya se acaba. No puedo explicar porque te has ido. No puedo decir tu nombre sin escalofríos.”

Locura- “Es locura” oigo decir a la gente, pero bendita sea esta locura de cantar y sufrir”

La gente de mi tierra- “Siempre se oye un gemido de una guitarra cantando, luego estas perdido con voluntad de llorar.”

Link:

https://www.youtube.com/watch?v=PvGCHj2JYCc

De tanto cantarse, por su valor, su estilo, el fado fue inscripto en el 2011, en la Lista representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

TRISTEZA BIFRONTE

Mucho más relajada, después de saborear mi plato, pude distinguir el regocijo de la guitarra portuguesa. Y esa voz entre disfónica y grave, enhebrada en cada nota, me hizo entender otra forma de celebrar. ¿Acaso no nos regodeamos en la nostalgia, en esa intención de volver a vivir en la mente, en un tiempo inmensurable, viejos placeres? Si hasta sonreímos o sufrimos al evocarlos como si estuviéramos ahí, en ese mismísimo instante. La celebración revierte lo triste. Para  quien funcione en el reverso del dolor, es un alivio, una forma de sensibilidad abrazada.

Al escuchar al segundo intérprete, le dije a mi marido

– ¡Es una celebración triste!- Él solo revoleó los ojos y pidió el postre.

El fado vuelve y aclama esas historias donde la alegría y la tristeza se funden y se escurren en la melancolía para repetirse siempre.

*Baixa – Barrio céntrico de Lisboa

*Pasteles de Belem – Pastelillos de hojaldre y crema originarios del barrio de Belem.

 




EMBARRADOS

Por Isabel D´Amico

Desamor: Sobre la violencia institucional contra jóvenes y chicos

 UNA PLAZA DEL MUNDO

La noche anterior había llovido bastante, si bastante es más que mucho. No amaneció espléndido pero, poco a poco, el cielo deshizo su saco gris. A las tres de la tarde, hasta el mismo sol se refugiaba bajo la sombra de algún árbol. El escenario vibraba, en la plaza, con las pruebas de sonido. Poca gente, todavía. Los más audaces se apostaban cerca, sordos y atérmicos.

–“¡A precios cuidados, 20 pesitos la botella!-, se esparcía la voz de los vendedores de agua. El público esquivaba charcos en su avance.

Por tanto desamor, los artistas convocaron a la plaza. La frutilla del postre fueron los niños de una murga de Buenos Aires, heridos con balas de goma, heridos por Foto 1adultos- padres, adultos- hermanos mayores, hombres “de bien”. Dedos grandes no dudaron gatillar hacia los más pequeños, mientras bailaban. El temblequeo de sus cuerpos los confundió a todos: donde debió haber saltos de alegría, hubo caídas de dolor. Los silbatos tornaron en gritos y el llanto de los niños ahogó de pena y silencio al repique del ensayo.

 

AGUAS TURBIAS

Al aproximarse al escenario, el público respetaba al barro y dejaba espacios en blanco, huecos detrás de los cuales se ubicaron algunos para ver mejor. Aunque la cautela en puntas de pie intentaba impedirlo, todos arrastraban bajo sus suelas lenguas espesas de color marrón. La plaza se llenaba de gente, pero los artistas aún no aparecían. Los vendedores insistían:

-¡Bien fresquita el agua a precios cuidados, 25 pesitos la botella!-.

A las cinco de la tarde, las estrellas sensibles comenzaron a emocionar sobre el escenario de la plaza. Cada una con sus puntas brillantes marcó las heridas derretidas sobre el pueblo.

-¡Con los chicos, no!- gritaba la angustia. – ¡Con los chicos, no!

La voz quebrada en bronca escupía al cielo los poemas más bellos. Cortázar, Juan Gelman, Benedetti sobrevolaron a chorros contra el desánimo de un país, de un mundo empecinado en admirar las proezas técnicas, científicas y económicas más extraordinarias, sin tener en cuenta el desarrollo moral y humano.

VARADOS, SIN HORIZONTE

La murga de la villa 1-11-14 ensayaba sus pasos y su repertorio. Entonces, un auto policial irrumpió contra el cuerpo de dos niños. Así, los “Auténticos reyes del ritmo” fueron atacados. No, no llevaban sus disfraces de tafeta, ni levita, ni casaca ni galera. Por suerte- dijeron algunos murgueros- las manchas de sangre no salen fácil de la tela y cuesta, incluso más, entre las lentejuelas.

Foto 2

Algunos charcos de barro fueron ocupados por el recuerdo de los “pibes chorros” de Argentina, víctimas mortales de la violencia policial. El caso Arruga sintetizó el exceso de un sector de “esa fuerza del orden” empecinado en esclavizar a los más jóvenes para robar por y para ellos. Luciano murió por no querer hacerlo.

Foto 3

Ante esta súbita memoria, los charcos se envalentonaron y fueron por más. Se hicieron espejo de doble y de múltiples caras. La playa turca de Bodrum mostró los restos de un niño ahogado de guerra y puertas cerradas. Decenas de miles de familias procedentes de África, Libia, Siria huyen del conflicto en su país y sueñan ingresar a Europa. Sólo en el 2015, fueron 700 los niños ahogados en las aguas del Mediterráneo. El mundo está lleno de espacios vacíos y de amontonamientos. ¿Qué infancia perversa mantiene aún a la humanidad sin resolver lo primario?

Foto 4

 

Pero el agua barrosa no perdona. Muestra, delata. Espejo borgeano, espejo laberíntico.

Foto 5En los charcos de la plaza, las almas de los 43 jóvenes estudiantes de la escuela normal de Ayotzinapa, México, asesinados por el crimen organizado en el 2014, también dijeron “Presente”. Eran tantos para entonces, que el público rompió fronteras, desestabilizó el orden de los planisferios y dijo “¡Presente!” La poesía se mezcló para olerse, ensamblarse y comprender que las palabras, la música, el baile y la risa ensanchan las espaldas de las almas vivas y de las muertas, como un enorme escudo contra tanto desamor.

Foto 6

Anochecía. Un vendedor de agua, no tan fresca, seguía con la promoción de las últimas botellas.

-¡A precios cuidados, 30 pesitos!- Gritaba con voz ronca, mientras la gente de la plaza se desarmaba llevando en su boca, otra sed.




ME LO CONTARON LA LLUVIA Y UN GINKGO

Los anormales: Sobre grafitis.

Por Isabel D´Amico

ALAS MOJADAS

El granizo es más frecuente ahora, pero imprevisible. Aún tolerable, golpea. Tiene cierta belleza contra el suelo. Algunas piedras pican, pegan más veces y se reagrupan para compadrear juntas. Contemplar devenir la lluvia resulta un hecho sin más para ciertos humanos. Para mí no, por eso le temo.

Una gota de agua puede pesar unos setenta miligramos; en mí, es como un golpe de una bola de diez kilos desde el cielo. Por eso no es sorpresa que me esconda de la lluvia.

Vivo en Buenos Aires, la humedad me afecta; los días nublados, también. Sin embargo, su embrujo me tiene anclada, a pesar de ser tan libre. Esta pasión viene por herencia, sino mamá hubiera puesto sus huevos en otro lugar.

Foto1Esta vez me mojé, no fue por distraída, sólo por gula. Es que del otro lado del paredón hay un ginkgo joven y sus hojas de abanico me sirven para descansar y volver hacia las flores de alijaba que amo; esas, con estambres largos, que me esperan desordenados en puntas de pie. Hace mucho tiempo vivo así, deleitándome. Y, si bien padecí varias tormentas- algunas, muy intensas, el agua no me había alcanzado.

Si me preguntan, no sé porqué me alcanzó, cómo me alcanzó, dónde me alcanzó. Cuando quise refugiarme, fue tarde. Y ahora estoy bajo una barba de hierbas que nace al pie de este largo paredón. Miro hacia arriba y comienzo a caminar. Camino al borde del dolor. Me detengo y trato de trepar el paredón y regresar al otro lado, a pesar de mis alas. No puedo.

Foto2 ALQUIMIA DE LA LLUVIA

Mis patas mutan, todo muta. Tengo dedos, tengo piernas y salto. Pero, a gatas, me engancho en los bordes y no aguanto mi peso. Mi remera húmeda rasguña la caída y se tiñe de algo pintado en el muro, con los mismos colores que supieron tener mis alas. Caigo sobre yuyos verdes y secos. Ellos, temblorosos, disimulan la mierda de perros desgranada por la intensa lluvia. Miro sin ver y, al rato, los leo.

GRAFITIS

Los grafitis hacen explotar el lenguaje: intercambian miradas, pensamientos, reflexiones. Resignifican. Las modalidades son muchas: sobre vidrios rallados, en collage- lentos en el armado, rápidos en el pegado-, los que se hacen con aerosoles o un rotulador: todos nos advierten. El grafiti es más que una experiencia visual, es también una experiencia temporal y espacial.

Sobre portones, sobre muros, sobre la esperanza: Cortázar los ponderaba. Pero hoy un trazo enemigo usó estos paños duros. Quiero volver al otro lado y me lastimo o me lastiman, no sé. Intento saltar sobre otro grafiti.

Y otro.

Foto3Y otro.

Ellos no me dejan: me quieren de este lado para empezar de nuevo.

Leo: “Conchuda”.

Leo: “Te la olvidaste”.

Las huellas de estos palimpsestos me gritan “relleno” para interpelar a quienes aún no han entendido nada. Me piden otra ropa, recién descubren que los engañaron.

Foto4Ahora entiendo, me conmueve saber que estos muros esperan de mí otro mensaje. Quizás, como lo contó Cortázar, el juego comience otra vez y nos religuemos a través de dibujos, de letras, de signos.

 

Foto5

Foto6

El ginkgo, detrás del paredón, sigue confabulado con la lluvia. Él sabe de resistencias. Después de los bombardeos a Hiroshima, sólo él resistió con vida. La radiación no pudo con su potencia y dio brote.

Habrá que regarlo. De eso se encargará la lluvia. Y nosotros.

Foto7




QUE SEA EL SOL

La persistencia: El patrimonio cultural y sus enemigos, la Villa Roccatagliata.
Por Isabel D´Amico

MI VENTANA

Ya, desde entonces, el viejo canoso que vende frascos llenos de miel andaba por la esquina.

imagen 1 (2)Hace veinticinco años compré el sol. Hice un buen negocio, porque el cielo estaba incluido. El viejo, no. Claro, compré solo una parte del sol, el resto debí aprender a compartirlo desde mi octavo piso.

Mi vida con el sol se está complicando y no es por desajustes propios de tantos años de convivencia, los dos nos acoplamos muy bien. De ello son testigos mis plantas: en algunas épocas del año, él suele ser abrasador y yo solo las corro de lugar. Los días en que no aparece ni siquiera le pregunto dónde estuvo, lo acepto como es. Así lo amo.

Fue un error no haberlo escriturado con la ventana, un verdadero error, no tengo un solo papel que lo registre.

EMERGER A DESTIEMPO

imagen 2 (2)

LA VILLA ROCCATAGLIATA:

En el año 1900, este inmueble mostró su esplendor de estilo italiano en la esquina de Balbín y Roosvelt, entre el barrio de Belgrano y Coghlan. Cuentan: en un costado del parque, había una enorme fuente de agua que musicalizaba los susurros de las hojas. Los Roccatagliata eran una familia muy adinerada. Para esa época, este lugar se usaba como casa de fin de semana y, para mí- hoy, desde mi ventana- es mi patio de atrás. Cuando unos vecinos impulsaron la catalogación de la villa, empecé a verla con otros ojos. Era un bello testimonio barrial y me sumé a ellos.

imagen 3 (2)

A pesar de su belle époque desvanecida, su figura, su elegancia emerge a destiempo entre tantos edificios repetidos. En el año 2010, el boom inmobiliario me hizo temer su destino y comencé a juntar firmas. El vecindario pidió un centro cultural en el lugar. De ese modo, se revalorizaría un espacio verde, tan necesario para la zona. En el 2013, con la Villa protegida (fue catalogada como patrimonio histórico y debido a los artículos citados por el director de Planeamiento Urbano) mi preocupación sobre el destino del predio se calmó.

POR UNA PALABRA CAMBIADA

Una llamada telefónica, unos meses después, me advirtió sobre los términos de la catalogación en la Legislatura de la Ciudad. Ahí se inició mi investigación. Alguien había cambiado la palabra “inmueble ” por “edificio”. En el término “edificio” se apoyó todo el peso de la catalogación y el “inmueble” se esfumó, entre la lapicera y el bolsillo de algún inescrupuloso. El predio, donde hace más de cien años se sienta orgullosa Roccatagliata, fue rifado entre los codiciosos proyectos inmobiliarios. Al edificio lo dejaron solo, sin parque, sin brisa, sin recuerdos.

Un juez estampó su firma en mi ventana y su sello en mi sol, por lo que debí recorrer otros caminos. A mediados del 2013, pedí audiencias a todas las “leyes” de la ciudad. Me entretuvieron con rompecabezas, donde traté de encastrar la 4687, la 104, la disposición 1718, el expediente A64913 y otros.

Entendí: las normas son estructuras amorfas; allí, los artistas legales esculpen a su antojo. Con desprecio y sin arte, moldean el destino.

IGUALACIÓN DE FUERZAS

Entre varios vecinos golpeamos una puerta defensora, la llamamos UET. A ella le hablé de mi pedazo de sol, le pregunté si podía escriturarlo de alguna manera. Dije:

– Estoy dispuesta a ceder un poco de cielo pero, si construyen la torre en ese predio, mi ventana y yo moriremos en una oscuridad absurda, innecesaria.

La UET nos abrió todas sus puertas, inició una acción de amparo y les envió escritos a las leyes, a las disposiciones, a los abogados y a los jueces con sus cinceles, sus gradinas, sus punteros y sus compases. Y, así, los escultores y las herramientas se detuvieron,

Al menos, eso creímos.

SILENCIO PARA EL AMOR

Entré en una etapa de hechizo, de entrega total al sol, lo cual no es bueno en ninguna relación. Comencé a notarlo esquivo. Los días se presentaban nublados y, si salía, lo hacía después de las doce, más fuerte y más hiriente. Todo volvía a su orden natural, los invasores de nuestro espacio común debían alejarse, los proyectos disolverse. Sin embargo, el sol de mi ventana se escondía de mí en un eclipse total.

imagen 4 (2)

OTRA VEZ, SOPA

Una ráfaga de viento voló todas las puertas de la UET y los vecinos y yo nos quedamos solos, mientras los abogados y los jueces retomaban sus herramientas para esculpir.

Recogí todas las promesas de la UET y fotocopié cada una de ellas para repartirlas donde fuera posible. Las dejé sobre sillas, sillitas, sillones altos, bajos, redondos.

La primera señal fue al oír una sierra que, afilada, arrancaba los brazos más bajos de un gigantesco ficus, junto a Roccatagliata, desde siempre. Y grité, tanto grité, que dejaron de amputarlo. Ese día no vi al sol, aunque estaba. Mis ojos hinchados sabían que la sierra seguiría avanzando.

Por derecho propio, continuamos adelante. Por amor propio, insistimos en escribir en los diarios barriales, en el cielo, en la bronca, en el suelo, en la bronca, en la bronca.

¡QUE LES CORTEN LA CABEZA!

Los escultores de las normas, no contentos con los sucios permisos obtenidos, quisieron asustarnos con cartas documento, donde un índice gigante con mugre bajo la uña nos señaló:

“Culpables”.

Y los changarines, de una audiencia y otra y otra, se ocuparon de cargar a los vecinos de temor.

Entre las quejas de un bandoneón, algunos subieron por la enorme montaña del miedo. Otros, nos quedamos abajo y supimos escuchar a quienes padecen por el verde rifado, por las pelotas frenadas en predios privatizados, por las rejas que encierran la libertad de elegir cómo vivir, cómo soñar y cómo jugar en los parques de cualquier barrio.

Y, en cada audiencia donde la legalidad nos instó a agachar la cabeza, aprendí el monólogo de quien-como un mantra- repite su verdad ante tanto absurdo.

CONTIGO, A LA DISTANCIA

Los hierros duermen en la calle. A la mañana se deslizan hacia el pozo que sepultará nuestro amor y me despiertan con su vibrar metálico y sórdido. Anuncian que, poco a poco, tejerán las bases de nuestra separación. Cada hierro largo y retorcido se incrusta e intenta matar mi esperanza hasta el desahucio.

Roccatagliata 24 de octubre 2015 (2)

 

 

 

 

 

Son los hierros, la mezcla de cemento que chorrea, el sonido de los martillazos, la tierra que ellos escavan para sepultarnos.

Mi sol: ya suspiro tu distancia cotidiana.

Son los hierros y crecen y se entraman orgullosos.

Son los hierros: erguidos de triunfo, reciben el peso de la infinita pirámide.

Son los hierros.

imagen 6 (2)

– Mañana nos vemos: hay un lugar verde, verde casual, a quince cuadras de nuestro balcón. Tenemos que acostumbrarnos, no importa qué nos hicieron, no importa lo derretido sobre nosotros. Lo nuestro seguirá latiendo, a pesar de este relleno gris plomo que nos separa.imagen 7 (2)
-Te veo a las cuatro, búscame junto al viejo canoso que vende frascos llenos de miel.

Andrea Bocelli Con te Partiro     




UN VOLCÁN DE OFRENDAS

Por Isabel D´Amico

Abuso: Sobre los niños del Llullaillaco

MOLDEAR LA INOCENCIA

Los tres niños caminan con sus ushutas(*) y polvorean con pimentón los dedos oscuritos de sus pies. De noche, las penas muerden sus dientes y los tres las muerden. Aunque no lo digan, su inocencia es la ofrenda:  la desgastan al andar, para moldearla en la cumbre.

Foto 1 - Objetos LLullaillaco

Los sabios compensan sus vidas con adornos. Camélidos rosas, estatuillas de hombres y mujeres en oro, plata y spondylus (*). Vasijas talladas en guardas prolijas, saquillos tejidos de chuspa (*) y pendientes de valva. Los tres honrarán la vida de los adultos, pero no podrán honrar a su propio adulto, no tendrán tiempo para hacerlo. Les retiran el tiempo, sin piedad los arrastran.

A 6.730 metros de altura, en la cumbre del legendario volcán Llullaillaco, sus tumbas son las más altas que el hombre jamás haya construido en el planeta. Estos niños-dioses, en su calidad de huacas o posibles mensajeros de los dioses, son quienes estuvieron más próximos a la refulgente divinidad de los Incas, el Sol.

Los más pequeños- de la mano de sus madres sumisas- marchan- . Ellas, borrachas de dolor, los envalentonan hacia el camino resquebrajado y seco. La doncella va sola, en silencios tajeados. La guía sacerdotal, imperturbable, señala la cumbre.

 

EL MIEDO NO DUERME

Sembrar muertos para cosechar vivos“, decían los Incas.

El desquicio del poder juega al trueque. A cambio del sacrificio de esos niños, vendrán las cosechas, las riquezas, la armonía de los pueblos incas. Y el niño, la niña, la doncella treparán el Llulliaillaco- Sobre sus pequeños hombros pesarán los sueños de los otros y sus apenitas sueños.

Durante el ritual religioso, uno o más niños elegidos por su belleza, su perfección física o su pertenencia familiar es enviados en un largo peregrinar por los Andes hacia Cuzco, la capital del Estado Inca, a más de 1.500 kilómetros de distancia. Con el objeto de reforzar lazos entre distintas regiones, se los une en un matrimonio simbólico y, junto a un grupo de adultos, caminan durante semanas o meses hacia el sitio sagrado elegido. El gradual ascenso a las altas cumbres es acompañado de cánticos de alabanza. Y, una vez en el santuario, los sacerdotes visten a los niños con sus mejores ropas y les dan de beber chicha: una bebida alcohólica derivada del maíz.

Sus cabezas visten vinchas, plumas blancas y metales. Por debajo, sus pelitos negros. Ellas, con trencitas finas; él, con flequillo lacio. Solo los piojos y sus liendres extenderán su breve existencia entre su cabello.

Tras dormirlos, los depositan en un pozo, donde casi inmediatamente mueren, como consecuencia de las bajas temperaturas. Los incas creían que los niños no morían, sino que se reunían con sus antepasados para proteger a la comunidad.

Foto 2 - Momias y objetos   EL HALLAZGO ARQUEOLÓGICO

Hace unos 500 años, tres niños incas quedaron momificados por las bajas temperaturas en la cima del Volcán Llullaillaco.

El niño

El primer cuerpo localizado corresponde a un niño de aproximadamente siete años. Ahí  está, sentado sobre una túnica o unku de color gris, con su rostro dirigido hacia el sol naciente. Como todos los varones de la elite incaica, tiene el cabello corto y un adorno de plumas blancas sostenido por una Huarak’ca(una honda de cuerda de lana) enrollada alrededor de su cabeza y lleva un adorno pectoral, confeccionado con piezas de Spondylus, pelo de camélidos y cabello humano.

La doncella

El segundo hallazgo, unos metros al norte del niño, corresponde a una joven mujer, de alrededor de quince años al momento de la ofrenda. Lleva en su cabeza un importante tocado de plumas blancas. En su rostro aún conserva restos de pigmento rojo y, en su boca, pequeños fragmentos de hoja de coca. Posiblemente, haya sido una Virgen del Sol oacila, educada en las casa de las escogidas –acllahuasi- un lugar de privilegio para determinadas mujeres en el tiempo de los incas.

La niña del rayo

El tercer hallazgo corresponde a una pequeña niña, de seis años. Sentada, con las piernas flexionadas y la cabeza erguida mira hacia el suroeste. En algún momento, la descarga de un rayo penetró más de un metro en la tierra y la alcanzó. Dañó así parte de su cuerpo y su vestimenta. Debido a este hecho se la conoce como «la niña del rayo».

ESPERAR LA NADA

Quizás un día como hoy partieron y, durante meses, marcharon bajo ese poder sacerdotal inconmovible. Ellos guiaron a la inocencia hacia la soledad de aquel pozo en la cima del Llulliaillaco, donde la coca y la chicha acunaron el miedo, porque el miedo no se dormía. la caricia fría del frío aflojó los huesos de los tres. Y así, con su bello, ajuar, esperaron la nada durante 500 años.

* Ushutas: ojotas

*Spondylus: Es un bivalvo que se caracteriza por su fuerte concha, sus espinas exteriores y su coloración, que va desde el blanco hasta el púrpura intenso.

*Chuspa: Tejido utilizado por los Incas generalmente con un sentido ritual.

www.antropologico.gov.ar/ninos.htm

Museo de Arqueología de Alta Montaña – Salta

 




EL DEDAL DE UN GIGANTE Y LA FALDA BLANCA

Por Isabel D`Amico.

La velocidad:  Sobre derviches y otros giros.

EL MANTRA DEL CÍRCULO, DE LA ELIPSE Y EL TORNADO

Cierto análisis de la física molecular concluye en una condición básica de la existencia: el movimiento elíptico giratorio. Los electrones, los protones y los quarks giran, tanto en el más diminuto ser unicelular como en la estrella más lejana. Así, el giro constituye la ronda básica de toda la materia existente.

Y, en la mitad de una vuelta, la idea de giro torna en ciclo y hace andar a la sangre, a las cosechas, a las estaciones. Hasta la vida y la muerte se alternan en una danza estrecha y siempre, girada. Por no hablar del planeta que gira sobre sí y alrededor de la estrella, que a su vez comparte el giro con otras de la galaxia.

El giro, el ciclo, la ronda son el ritual del universo entero. El mantra del círculo, de la elipse y del tornado lo inunda todo.

 

VISITADORES DE PUERTAS

Mevleví o derviches giradores (del persa darwish “vistador de puertas”) es una orden de derviches de Turquía, fundada por los discípulos del gran poeta Hz. Mevlâna (1207-1273).

Son giróvagos o giradores. Su ceremonia de danza-meditación, llamada Semâ, consiste en un baile masculino acompañado por música de flauta y tambores.

 

Los danzantes giran sobre sí con los brazos extendidos- como símbolos de “la ascendencia espiritual hacia la verdad, acompañados por el amor y liberados totalmente del ego“.

La ceremonia se originó entre los místicos de la India y los sufís turcos. El Semâ, como ceremonia mevleví, fue proclamado en el 2005 e inscrito en 2008 en la lista representativa del Patrimonio cultural Inmaterial de la Unesco.

Los mevlevíes (de la voz árabe mawlana, mevlana. En turco: (“nuestro maestro”) alcanzan el éxtasis místico en virtud de la danza (samá), símbolo del baile de los planetas. Los derviches mevlevíes, giran, se mueven hasta el éxtasis.

El Semâ es un viaje espiritual. El Semâzen, provisto de un gorro y una falda blanca, se inicia en la verdad. La danza está compuesta por siete partes, cada una con un significado diferente que, en conjunto, representan un viaje espiritual hacia la perfección. La primera parte- el amor divino- empieza con un recitado de elogios al Profeta y a todos los profetas anteriores a él y, por lo tanto, a Alá. Luego se escucha el tambor, la orden divina de la creación universal. Y después llega la flauta, el suspiro de la vida. Los Derviches se saludan tres veces y, simultáneamente, caminan en círculos. Se saludan las almas, besan la mano del SeyhEfendi y le piden permiso para comenzar el Semâ.

El Semâ está compuesto por cuatro saludos o Selâm. El primer saludo reconoce a Dios como creador. El segundo testimonia la creación divina y admira la omnipotencia de Allá. El tercero transforma el sentimiento de gratitud y admiración en Amor. El cuarto saludo es el final del viaje: el derviche, por su fe en Allá, experimenta la felicidad.

derviches 2

ÁLBUM PRIVADO DE GIROS CONMIGO

¿Se puede girar con los brazos cruzados? Los derviches comienzan en esa unidad, para después estirarla con la mano derecha hacia el cielo y la izquierda, hacia el suelo. En giros purificadores, enseñan a vaciar la mente y a llenar el corazón de bondad y compasión.

En el dedal de un gigante, sepultan sus deseos, mientras una falda blanca se abre, con pliegues, hacia el universo espiritual. La falda se despliega en una sucesión de imágenes, una ronda de imágenes de otros que podrían circundar mi biografía.

EL ÁLBUM, EN TROMPO, COMIENZA A DESPLEGAR SU DANZA:

  1. De chico, le regalaron una perinola para que- solo- encontrase su suerte.
  2. Las madres giraron y giran alrededor de la plaza y, sin saberlo, surcaron las cabezas de un pueblo. De tanto hacerlo, hoy se las ve más bajas y andan más lentas.
  3. El trompo gira sobre una punta, como una bailarina clásica, que también gira sobre sus dedos gordos del pie. La que está quieta se esconde en la cajita de música, hasta que la abren y no para de girar. Alguien intenta no detener ni ralentizar su ritmo. Y da vueltas a una diminuta manivela.
  4. El dedo índice, como si disparase contra la sien, gira rápido. Y, con los ojos, el dedo muestra al perro que intenta cazar su cola y la persigue. Como es corta, la persigue, la persigue hasta que se cansa.
  5. Y la luna alrededor de la tierra…, pero no es confiable, no siempre se muestra entera.
  6. La rueda rueda.
  7. Sin apoyar la cabeza contra el piso, aprendió a dar la vuelta carnero. Cuando pudo apoyarla, no dio más vueltas.
  8. El búho no espía. Es frontal desde cualquier ángulo, gira hacia la derecha y hacia la izquierda.

Todo da vueltas, casi ni se nota…

 

 

ÚLTIMAS IMÁGENES

  1. Como un collar hasta el piso, cae la cuerda que sostiene en cada mano. La eleva y, al llegar al suelo, la evita con sus pies. Y la vuelve a elevar y salta la cuerda por sobre toda la hoja. En el borde, se detiene, gira y vuelve a saltar.
  2. De joven tenía un cabello muy largo y enrulado, como resortes de aserrín, caía al margen de su cara. Y, como no le gustaba, lo alisaba. Hacía de él un turbante, hasta el otro día.
  3. La calesita marea y no es de agua.
  4. Del nudo de la corbata, no es fácil la parte en la que el lazo fino entra dando la vuelta.
  5. Los molinos de viento, los de agua, los manuales, los molinos a sangre giran para que no dejemos de soñar. Los automáticos, no.
  6. El ventilador de techo se apura cuando hace mucho calor. Si quiere ser brisa, no.
  7. Con un palo de amasar, Petrona estira la masa y el palo rota pisoteándola. La masa lo obedece, se somete y se hace finita.

16     Las agujas del reloj giran tranquilas mientras barren el tiempo de todos.

17     Los inmigrantes mueven sus brazos, dibujan burbujas desesperadas en el Mediterráneo. Son burbujas negras, esas no flotan.

 

GIRÓMETRO

-.¿Cómo medimos la velocidad del giro? -Debemos medirla en la intensidad del ” brillo”- dijeron algunos.

– Y los que giran lentos, ¿no brillan?

-No.- dijeron otros- ellos son los opacos. Los opacos ni son veloces ni brillan.

 

 

El Semâ termina con una oración a las almas de todos los humanos.

Pocos la reciben.

 

 

Bibliografía: la información sobre los derviches fue obtenida del folleto entregado al público en una ceremonia en Capadocia, Turquía.




SAQUEOS, CACHI A CACHI

Viaje alrededor de un punto: La ciudad de Cachi y otros saqueos.

Por Isabel D’Amico

 CONFESIONES DE INVIERNO

Julio 2004

Comenzaba a sentirse el frío.

El Cóndor de Aerolíneas Argentinas mostraba sus huesos, sólo eso  le había dejado el grupo Marsans.

No fui un testigo silencioso de todo lo que ellos se robaban. No quise. No pude serlo. Por suerte, no nací para cipayo.

En julio de ese mismo año (poco antes que la nueva versión colonizadora de españoles cortara mi lengua) viajé a Salta.

Roberto -mi marido – y yo trabajábamos en la línea de bandera. Los beneficios delos empleados de las compañías aéreas  son muchos; en Aerolíneas Argentinas, teníamos pasajes vacacionales  gratis y diez por ciento el resto del año, para “volar a donde querés”.

Aunque, eso sí, todo está sujeto a espacio. Ser “sublo” es, a pesar de tus ganas de viajar, de tus planes precisos, de tu economía- también precisa- a veces, te quedás en el aeropuerto a la espera : tal vez viajarás un día, dos, una semana después de lo planeado. El placer de volar también está en no saber si   vas a volar.

Preparamos dos bolsos, los llenamos de todo lo necesario: fundamentalmente alivio. La valija la dejamos en casa y allí ordenamos los desengaños, las traiciones- muchas y bien ajustadas-: como quien estrangula la desazón con un gran elástico fijador de prendas.

100_0268

A BRILLAR, MI AMOR

El avión partió de Aeroparque a las  y la ruta, tal cual lo había anticipado el comandante, se mostró apacible. Tan suave como la palma de mi marido junto a la mía. Después de más de una hora cuarenta de vuelo  encendieron los carteles indicadores de  ajustar el cinturón de seguridad. Roberto soltó mi mano y simuló tomar los controles del vuelo; yo miraba por la ventanilla.

– No vamos a hacer una aproximación instrumental- me dijo –, es una mañana brillante.

Iniciamos prematuramente descenso hacia el Valle de Lerma y, allí, Roberto me mostró el Dique General Belgrano, embalse principal del complejo Cabra Corral.

“Sobre la izquierda, sobrevolamos la ciudad de Coronel Moldes para luego seguir el cauce del río Arias; teniendo de frente, la ciudad de Salta. Nos desviamos a la izquierda para una aproximación visual al Aeropuerto.”

Tocamos la pista como expertos patinadores de hielo. El impacto levantó un polvo suave y despertó una bruma.

En el aeropuerto de Salta nos esperaba Enrique, un amigo de Roberto, quien nos llevó a su casa de fin de semana en la localidad de San Lorenzo. Allí dejamos nuestras pertenencias y corrimos a la ciudad.

Al día siguiente, nos levantamos muy temprano para ir a Chicoana. Allí se celebra la Fiesta Nacional del tamal, una comida tradicional de harina de maíz, rellena con carne, papas y huevos envueltos en chala. Típica del norte, como las empanadas.

VIENTOS DESCONTROLADOS

– Elegí: Iruya o Cachi

No sé por qué no dudé: elegí Cachi.

El pueblo se esconde a más de ciento cincuenta kilómetros de la ciudad de Salta. Para llegar,  manejamos casi tres horas por un camino de montaña,  sinuoso y desierto. De tanto en tanto, se veía  a algún pastor con sus ovejas, oscurito él, solito él, olvidado.

Entre choza y choza, el viento, (pincel descontrolado) empolvaba- adentro y afuera- cada piedra pegada noblemente por un barro fiel.

¿Cómo hallaron todo esto?, nos preguntábamos.

La Iglesia no abría sus puertas ni miraba hacia la plaza: el Museo Antropológico era el que lo  hacía.

Nos detuvimos ante una sonora marcha que imitaba el trote del caballo e invitaba a los alumnos del pueblo a practicar para el desfile del siguiente 9 de Julio. La música también envolvía a la plaza; junto al placer del lugar sin tiempo, bien desplegado para turistas y otros.

Me tenté con los ajíes secados al sol y triturados. Ese sería el olor de los indios, pensé por un momento. Los imaginaba en su ambiente mientras caminaba hacia el museo para saber algo más de sus costumbres.

Ajustadas en la cintura, dos viejas collas vestían gruesas polleras; telas y ponchos  cruzaban sus cuerpos como wiphala. Con un click de mi máquina, se escondieron. Para proteger sus almas.

Entramos al museo. Las piedras ovaladas dispuestas en montículos, desordenadas, mostraban dibujos: los indios sabían pintar con distinguidas texturas. En esos diseños percibí, complacida, su espíritu “libero”.

Seguí. Frente a las  vitrinas las vasijas adornadas con pájaros bien alados – muy alados- y con exóticas guardas, señalaban cuidado, delicadeza. Me animé, entonces, hacia su etapa de recolectores y cazadores y admiré su plena etapa de agricultura. Hasta allí todo parecía tener un orden natural o, al menos, su orden.

100_0288

TRISTEZA NÃO TEM FIN

Leo: Período hispano- indígena

EN ESTA ETAPA DE TRANSICIÓN, HUBO UNA APARENTE DECADENCIA CULTURAL DEBIDO AL AVASALLAMIENTO PRODUCIDO POR UNA CULTURA FORÁNEA DE CARÁCTER DESTRUCTIVA E IRREVERSIBLE.

LA POBLACIÓN AUTÓCTONA SE VIO DESPOJADA DE SUS TIERRAS, SIENDO OBLIGADA A TRABAJAR EN CONDICIONES QUE LLEGARON AL TRATO INHUMANO.SE PROHIBIERON EL USO DEL QUICHUA Y EL CULTO A LAS DIVINIDADES LOCALES. LA ALFARERÍA MUESTRA UNA MANIFIESTA PÉRDIDA DE CALIDAD,TANTO EN LA TÉCNICA DE COCCIÓN COMO EN SU DECORACIÓN.

 Avanzo en el tiempo. ¿Avanzo? ¿Avanza el tiempo? En  lo que simula un recorrido, las vasijas se tornan más frágiles Y lo que fue pájaro torna en líneas  de débiles trazos, incapaces de llegar a paralelas. Ellas chocan involuntariamente, se desvanecen, de tanto en tanto, en rectas y en fuga.

Ya no siento su vuelo. Ese espíritu que me hizo sonreír por un instante, se desgarra ahogado de pena.

Las almas, allí atadas, se ofenden por mi compasión. Un trazo frágil aumenta el matiz de su color ante mis ojos. No me permite la simple piedad.

-¡Chst! ¡Chst!, el trazo me llama. ¡Chst! Chst! el trazo, bajito, me avisa: a pesar de todo, siguen hablando.

UN CACHI DE PENA

Regresamos a Buenos Aires, tres días después La pena de Cachi vino conmigo. Aunque, de verdad, no supe nunca si la traje o la llevé. O si las dos estábamos destinadas a padecer, a pesar de los siglos, al mismo verdugo.

 

 Isabel D´Amico.Comisario de abordo de Aerolíneas Argentinas – Delegada del sector durante quince años -Secretaria General Adjunta de la Asociación Argentina de Aeronavegantes – Período 2001/2003Perseguida y despedida el 7 de diciembre del 2004 por el grupo español Marsans -