EN BUSCA DE LA POTENCIA PERDIDA

La decisión: sobre el pedagogo Joseph Jacotot y “La enseñanza universal”

Por Noemí Pomi

POR CULPA DE TELÉMACO

Si como decía Spinoza cada uno es un grado de potencia, decir que el que quiere puede no puede confundirse con ningún voluntarismo. Por lo tanto, cada cual puede la potencia que es y no en comparación con otro. También, para poder hay que convocar a la voluntad.

“El gran secreto de la instrucción está en el ingenio del maestro para excitar la voluntad del discípulo, pues Joseph Jacotot ha dicho, y la experiencia acredita todos los días que, en materia de instrucción, el que quiere puede”.
Desohullieres

SE PUEDE ENSEÑAR LO QUE SE IGNORA

Razones políticas llevaron al francés Joseph Jacotot a exiliarse en Bélgica. Para entonces, como docente, él ya había transmitido retórica, matemáticas y derecho. Lejos de su tierra, el destino le tenía reservado un desafío. El escollo en apariencia era insalvable, él hablaba francés y sus estudiantes, holandés. Amante de los retos, el docente aplicó un procedimiento novedoso. Les pidió a sus alumnos, a través de un intérprete, estudiar una edición bilingüe de “Las Aventuras de Telémaco”, de Fénelon (1). Con la entrega del material, les solicitó que aprendieran el texto francés, ayudándose de la traducción. También requirió a sus discípulos que estudiaran una parte de memoria, leyeran el resto e hicieran un resumen. Por medio del estudio del texto y de su traducción, sin explicaciones del maestro, los estudiantes se revelaron capaces de aprender el funcionamiento de la frase en francés y de explicar lo que no habían comprendido de la novela. El éxito inesperado de esta experiencia había ido mucho más allá de lo que Jacotot esperaba. Ahí nació su observación: entonces era posible confrontar simplemente un texto en lengua materna a un texto escrito en otra desconocida y aprender, no solamente el sentido de las palabras de ese idioma, sino sus formas de construcción y de expresión. Tal decisión, le permitió plantear ¿para qué sirven las explicaciones? Jacotot respondió: las explicaciones no sirven para enseñar al alumno lo que podría aprender sin ellas, solo evidenciarían su propia incapacidad. Con esa base, Don Joseph propuso una didáctica opuesta al método clásico. En verdad, su “enseñanza universal” proponía “emancipar las inteligencias” y atrajo sobre él la atención a partir de 1818. Sostener, básicamente, que cualquier persona podía aprender sola y sin maestro, quien sólo debía limitarse a dirigir o a sostener la atención del alumno, atrajo sobre Joseph Jacotot, una resistencia sostenida y feroz. No obstante, avanzó y proclamó como fundamento de su enseñanza algunos principios desafiantes y aparentemente paradójicos.

“La inteligencia que les hizo aprender el francés era la misma con la que aprendieron la lengua materna: observando y reteniendo, repitiendo y comprobando, relacionando lo que pretendían conocer con lo que ya conocían, haciendo y reflexionando en lo que habían hecho. Hicieron lo que no se debe hacer, como hacen los niños, ir a ciegas, adivinando”.
Jacques Ranciere

                                         Giacomo Balla
Giacomo Balla

TODAS LAS INTELIGENCIAS SON IGUALES

Si todos los hombres están dotados de razón, todos son capaces de conocer las relaciones entre los objetos. De manera tal que, cuando una persona quiere instruirse, debe comparar entre sí las cosas que conoce y vincular a ellas lo aún desconocido. Este es el germen del “método de enseñanza universal” propuesto por el profesor Jacotot. En él, el maestro no tiene ni debe tener método: se limita a decir a su discípulo “haz” y el discípulo busca, valiéndose de la combinación de sus recursos singulares, para ir desde lo que mejor conoce a lo desconocido. Lo sabido lo debe cada quien al empleo de sus facultades, a la observación, a la comparación y al raciocinio. Entonces, nadie puede observar, comparar o clasificar por nosotros, de manera tal que, si faltan nuestras actividades y combinaciones personales, faltarán también los verdaderos y sólidos conocimientos. La inteligencia, según Jacotot, es igual en todos los hombres e independiente de los órganos a ella sometidos y puede desenvolverse al infinito por la voluntad y la atención. Es obvio que Jacotot descree de la clasificación según coeficientes intelectuales. El único objeto del método es asociar la instrucción con la razón.

“… el ser que se supone virgen, al que el maestro se propone dar los primeros elementos del saber, ya ha comenzado hace mucho tiempo a aprender. Es por eso que la cuestión de la “lengua materna” está en el corazón de la relación entre tiranía y emancipación. En efecto, todo hombre ha hecho esta experiencia mil veces y, sin embargo, a nadie se le ocurrió decir a otro que también podía emanciparse. Esta es la buena nueva que hay que difundir” Jacques Rancière

UN INDIVIDUO PUEDE TODO LO QUE QUIERE

                                                     Stephen Knapp
Stephen Knapp

“La educación sería más fácil si no creyera estar llena de respuestas (…) no debe consistir tanto en llenarnos de certezas como en orientar y alimentar nuestras búsquedas. Nada debería ser definitivo, todo debería estar en discusión”.
Claudio Magris (2)

El profesor Jacotot reconoce en el maestro dos funciones: la del conocedor de un saber y la de impulsar al alumno a aprender lo que quiera. El único imperativo del maestro sería ¡tú puedes encontrar!

Ahora bien, si las inteligencias son iguales, el otro recurso a considerar es la voluntad. Esa estima, esa conciencia y esa racionalidad le dan impulso a la inteligencia. El ser razonable en movimiento, además, sabe de su potencia. Entonces, puede ordenar a los sentidos para que elaboren el material recogido y construyan. Sin embargo, el primer vicio del hombre suele ser la pereza: esta no traduce ninguna aventura de la mente, el “no puedo” es el mejor ejemplo.

Wassily Kandinsky
Wassily Kandinsky

Si el profesor se anunciara como emancipador de las mentes, dice Jacotot y lo cita Rancière, “estaría reproduciendo la misma jerarquía desigual de saberes y poderes, sin renunciar a ubicarse en el escalón superior de las inteligencias, y señalaría el conocimiento y el método verdaderos, mientras despreciaría la inteligencia de los otros”.

TODO ESTÁ EN TODO

Un día, el Señor Jacotot se dirigió así a las alumnas: «Señoritas, saben que en toda obra humana existe el arte. Tanto en una máquina de vapor como en un vestido. Tanto en una obra de literatura, como en un zapato. Pues bien, van a hacerme una redacción sobre el arte en general, vinculando sus palabras, sus expresiones, sus pensamientos, a tal o cual pasaje de los autores que se les va a indicar, de manera que se pueda justificar o comprobar todo.»

En la escuela de Grenoble, su director, Baptiste Froussard, proveyó a las alumnas de diferentes obras de pintura, gramática, geografía y aritmética. Don Joseph desconocía el contenido del material entregado, sin embargo, no debió esperar mucho tiempo el resultado de este extraño ejercicio sobre cosas tan poco comparables. Al cabo de una media hora, un nuevo estupor invadió a Jacotot, al oír la calidad de las redacciones y los comentarios improvisados que las justificaban. Le sorprendió, en particular, una explicación del arte hecha sobre el pasaje de “Atalía” (3).

Ese día, más que nunca, Baptiste Froussard comprendió en qué sentido se puede decir que todo está en todo. Ya sabía que el Señor Jacotot era un asombroso pedagogo.

TAMBIÉN UN POETA

Cuando a Paul Celan le preguntaban por el significado de sus versos, su respuesta era:
«Siga leyendo. Basta con leer y releer y el sentido aparecerá por sí solo». (4)

Celan siempre había insistido en que sus versos no podían estar sellados como por arte de magia, porque eso era como relevar a los lectores de su tarea. Casi en la misma línea de pensamiento impulsada por Jacotot, el poeta señalaba a sus seguidores que debían asociar e investigar por sí mismos, hasta encontrar el sentido a sus poemas.

¿UN EJERCICIO DE DOMINACIÓN?

“Quien enseña sin emancipar, embrutece”.       Joseph Jacotot

En su crítica, Jacotot señalaba que el docente podía ejercer una especie de dominación sobre los alumnos. Explicar desde su perspectiva era un modo de embrutecer al otro o de reproducir una subordinación. Por el contrario, su propuesta era la emergencia de un maestro que, en lugar de enseñar su propio saber, reforzara en el otro su potencia de aprender lo que quisiera. Acaso sus afirmaciones nos permitan recordar que el horizonte del proceso educativo en la emancipación es un intercambio. La educación puede ser el instrumento por excelencia, tanto para la opresión como para la liberación. En el primer caso, el educando es un receptor de los conocimientos del docente. En el otro sentido, la educación es liberadora, porque parte del carácter histórico del hombre que debe ser transformado por la acción de simultáneas y alternadas funciones de educadores y educandos. En suma, el papel del educador es el de proporcionar las condiciones para que el educando pase del nivel de la opinión al nivel del conocimiento veraz en su comprensión del hombre y del mundo.

El profesor Joseph Jacotot nació en Dijon el 4 de marzo de 1770 y fue sucesivamente profesor de humanidades, capitán de artillería, secretario particular de un ministro, sustituto de director de la escuela Politécnica, profesor de ideología, de lenguas sabias, de matemáticas sublimes, catedrático de la escuela de derecho y, por último, director de escuela normal militar de Bélgica. Allí se dio a conocer y publicó en 1818 la Enseñanza Universal.

ENROCADOS (5)

Giros, planeos,
avatares con norte al infinito,
letras en revuelos lumínicos.

Encerrona,
cáscara de rectas curvilíneas,
brazos en blancos y pasteles
rectangulares curvas en un punto.

Enteros, racionales, reales,
quebrados, complejos enguisados:
encendidos

Coraza o estuche, más nunca piedra,
roca, jamás,
conexiones,
planisferio de hiedras abrazadas.

Cristales en transparencias,
el adentro no aprisiona, no oculta,
y allí,
decisión y potencia,
singladura de la luz. (5)

Los subtítulos a color son los cuatro principios del “Método de Enseñanza Universal” de Joseph Jacotot.
(1) Las aventuras de Telémaco es una obra utópica del escritor francés Fénelon (1651-1715), publicada en 1699.
(2) Magris Claudio: Italiano, contemporáneo , escritor , traductor y profesor de la Universidad de Trieste.
(3) Atalía de Jean Racine (1754)
(4) Celan Paul: Rumano, (1920 – 1970) es considerado uno de los mayores poetas en lengua alemana.
(5) Pomi Noemí: Poema “Encerrona”




COMO LOS GIRASOLES

Claroscuros: sobre el médico Denis Mukengere Mukwege, de República Democrática de El Congo. Premio Nobel de la Paz 2018.
Por Noemí Pomi

 

VALE TODO

Hay lapsos de tiempo que marcan a los pueblos en diferentes formas. Así resultó aquel 1955. Mientras en nuestro país se tomaban las armas en contra de un gobierno constitucional, lejos, muy lejos, crecían distintos movimientos libertarios. Cuando las sombras invadían a la Argentina, África buscabala luz. Por aquel tiempo, el Congo Belga paría el Movimiento Nacional Congoleño y, con él, asomaba el liderazgo de Patrice Lumumba. En ese comienzo, los intereses en pugna y la falta de diálogo dieron lugar al sonido de las armas, cuyos ecos se mantuvieron durante años. Sabido es, cuando la guerra ciega los sentidos, vale todo. Por otra parte, desde los albores de la humanidad, guerrear es una constante. Y en casi todas las guerras estuvo presente la violencia sexual. La RDC no ha sido la excepción. Transcurrieron demasiados años y padecimientos hasta la Resolución 1820 (junio de 2008) del Consejo de Seguridad de la ONU, que señalaba: “la violación y otras formas de violencia sexual pueden constituir crímenes de guerra, crímenes de lesa humanidad o un acto constitutivo con respecto al genocidio”. Fue la primera vez en que se reconocía la violencia sexual como táctica de guerra, cuando se utiliza de forma sistemática para lograr fines militares y políticos; cuando se recurre a ella de manera oportunista, por motivos culturales o al escudarse en la impunidad. La resolución identifica la violencia sexual como amenaza para la paz y la seguridad internacionales. Además, reconoce que esos actos “pueden agudizar las situaciones de conflicto armado y constituir un impedimento para el restablecimiento de la paz y la seguridad.”

Esta guerra no tiene parangón en la historia de África. Los hechos más dramáticos alcanzaron su punto álgido durante la pasada década, a raíz de la contienda bélica que aceleró el colapso económico y político del país desde 1981. Sin embargo, las tensiones internas persisten hoy de manera recurrente al este del país, en especial, en las Provincias de los Kivus (Kivu Norte y Kivu Sur) y en la antigua Provincia Oriental (actualmente Kasai, Bajo-Uélé y Alto-Uélé).

“La primera persona que atendimos en este hospital fue víctima de violencia sexual. Había sido violada por varias personas y, luego de violarla, le dispararon.”                                                                      Denis Mukwege

“Durante el ataque, asesinaron a 33 pacientes en sus camas y mucho de nuestro personal también murió (…). Cada vez que hablo de lo que ocurrió aquí, la imagen de esas mujeres regresa.”             Denis Mukwege

En aquel ya lejano y radiante primero de marzo de 1955, en Bukavu, nacía el tercero de nueve hijos de un ministro pentecostal y su esposa. Lo llamaron Denis Mukengere Mukwege, un futuro doctor que se apasionó por la pediatría. Inquieto, curioso, tal vez, al visitar a los niños de las aldeas junto a su padre, el contacto con la realidad desarrolló en él una gran sensibilidad. Observador, buen alumno, realizó sus estudios primarios y secundarios en Bukavu. Si bien en un principio fue a la Facultad Politécnica de la Universidad de Kinshasa, sus pasos luego rumbearon a la Facultad de Medicina de la Universidad de Buyumburade, de donde egresó con una tesis sobre la vacunación de los recién nacidos contra la hepatitis B. Sin dudas, por aquel entonces su orientación era eminentemente pediátrica.
Sin embargo, no estaba todo dicho, la obtención de una beca de la Misión Pentecostal de Suecia cambió su especialidad por ginecología, en la Universidad de Angers, Francia. Su torrente sanguíneo africano le señaló el camino. Entonces fundó la asociación Esther Solidarité France-Kivu para ayudar a su región de origen.

Jakob Jordaens, Meleager and Atalanta, óleo sobre tela.
Jakob Jordaens, Meleager and Atalanta, óleo sobre tela.

 

LA MALDICIÓN DE LOS RECURSOS

En la República Democrática del Congo se cumple la paradoja de la abundancia junto a la maldición de los recursos. El país es el segundo mayor productor de diamantes y también posee reservas significativas de minerales estratégicos, como oro y coltán. La República Democrática de Congo posee el 80% de las reservas mundiales de este nuevo ‘oro negro’. No obstante, sus niveles de crecimiento lo señalan como uno de los países con menor renta per cápita y desarrollo humano del mundo. Sabido es, en medio de tantas riquezas, las apetencias se desatan y el conflicto armado suele aparecer. Así, la RDC ha sufrido décadas de luchas, con la intervención de numerosos grupos armados en pugna por controlar los ricos yacimientos de oro y minerales preciosos de la región. El “oro negro”, tan codiciado por los occidentales, financia un baño de sangre en el corazón de África. Más de 120 grupos armados lucran con la extracción ilegal de coltán para comprar armas y perpetrar masacres masivas contra poblaciones civiles. De paso, violan indiscriminadamente a mujeres y niñas y secuestran a niños para convertirlos en máquinas de matar. Algunas de las compañías que compran el “oro negro” y que, por lo tanto, se benefician de este tipo de conflictos son: Nintendo, Samsung, Apple, Sharp, Canon, Sony, Toshiba, HTC, Nikon, LG, IBM y Lenovo, entre otras. Parecería que nadie quiere la terminación del conflicto. ¿Financiarán estas multinacionales las milicias para mantenerse en las minas y saquear el Congo? Si bien es poco probable que exista un firme interés en llegar a determinar el financiamiento de los rebeldes, a la fecha, una afirmación es posible: hay millones de congoleños muertos y nadie habla de genocidio. Entre tanto, el pueblo padece. Prueba de ello, un ataque incalificable de los grupos rebeldes, que precedió a la Primera Guerra del Congo, destruyó completamente al hospital de Lemera, donde trabajaba el Dr. Mukwege. Él comenzó a advertir un nuevo nivel de violencia sexual extremadamente cruel, al este de la RDC. Empezó a ver pacientes cuya vagina y recto habían sido enteramente destruidos con cuchillos u otros objetos. Y eso fue sólo su primer shock. En los días que siguieron, el ingreso de mujeres en las mismas condiciones se convirtió en una rutina. El obstetra, devastado por la violencia, decidió emprender el camino a la ciudad de Bukavu, donde fundó el Hospital de Panzi y se especializó en cirugía ginecológica reconstructiva.

     Armando Villegas, Armando Villegas “No hay vacíos, todo está tejido de sueños y sorpresas”.
Armando Villegas, Armando Villegas “No hay vacíos, todo           está tejido de sueños y sorpresas”.

 

EL SÓTANO DE LA HISTORIA

En la RDC las disposiciones legales y las normas existentes limitan el acceso de la mujer a la tierra y a otros tipos de propiedad. La marginación femenina pareciera provenir del fondo de su historia, ninguna mujer puede firmar documento alguno sin la venia de su marido. Tampoco la sociedad pareciera condenar la magnitud del daño físico y psíquico generado por las violaciones comunes. Para colmo de males, también la violencia sexual se ha convertido en un arma de guerra de las milicias.

 

Continente Africano, República   Democrática del Congo

ROMPER LAZOS

A menudo, las mujeres son violadas frente a sus maridos y a sus hijos. La planificación funciona como un engranaje bien aceitado, pues crea un sentimiento humillante para esos hombres, quienes abandonan a sus esposas. El peso de toda la culpa, ¿sobre quién recae? Sí, sobre la víctima. Es la destrucción total de la familia y de la comunidad.

“No aceptes/No./No aceptes lo habitual como cosa natural./Porque en tiempos de desorden/de confusión organizada/de humanidad deshumanizada/nada debe parecer natural./Nada debe parecer imposible de cambiar.”                          Bertolt Brecht

 

CRIATURAS DEL FUEGO

Las congoleñas heridas cuentan con un refugio, el hospital Panzi de Bukavu, donde les cuidan cuerpo y alma. Allí, las mujeres que han sido abusadas, a veces, llegan con hijos producto de violaciones. En 2011, al darse cuenta de la magnitud del desastre, el médico -junto con las activistas por los derechos de las mujeres, Eve Ensler y Christine Schuler-Deschryver-, fundó “Ciudad de la alegría”, un centro que ampara a las víctimas de violencia de género. Ese centro cuenta con ayuda de otras mujeres que construyeron el lugar con sus propias manos, cuidan de sus niños, de las compañeras lastimadas, les cocinan, las protegen y les dan espacio para sanarse. La “Ciudad de la Alegría” brinda hogar a estas mujeres solo por 6 meses, porque luego ellas deben salir al mundo y ser líderes que impulsen el cambio, para que otras no sufran su experiencia. Quienes están a cargo les enseñan a las ingresadas sus derechos, a hablar inglés, técnicas de defensa personal, las hacen participar en terapias grupales, les ofrecen clases de agricultura y de otros oficios, para que puedan valerse por sí mismas. Con el tiempo las mujeres adoptan la actitud de los girasoles, siempre van en busca del sol. Allí, ellas recuperan su sonrisa, las ganas de vivir y su dignidad. Han copiado a la naturaleza. Cuando el sol no brilla, componen unas con otras.

Vincent van Gogh, Los girasoles, TécnicaÓleo sobre lienzo, 1888
Vincent van Gogh, Los girasoles, Técnica Óleo sobre lienzo, 1888.

Así, las congoleñas -como criaturas de fuego, capaces de elevarse majestuosamente desde sus cenizas-, también corporizan esa potencia para renovarse en seres mucho más fuertes, valientes y luminosos.

 

Emma Krenzer, Emma Emma Krenzer, “Denuncia el abuso sexual a través del arte”
Emma Krenzer, “Denuncia el abuso sexual a través del arte”.

EL AMOR FUE MÁS FUERTE

Sensible y atento a la realidad que lo circunda, el Dr. Mukwege ha atendido a más de 40 mil mujeres. Él y su equipo operan a tantas como sea posible cada día. Su discurso en las Naciones Unidas, condenaba las violaciones en masa y la impunidad en la República Democrática del Congo, con críticas al gobierno y también a otros países por no detener lo que calificó como “una guerra injusta que utiliza la violencia contra las mujeres y la violación como estrategia de guerra”. Dichas observaciones al gobierno y a la impunidad de los culpables le generaron muchos enemigos y sobrevivió a varios intentos de asesinato. Entonces, en busca de seguridad, se exilió en Europa. Fue cuando el Hospital Panzi informó que, tras su ausencia, sufrió un “efecto devastador” en sus operaciones diarias tras su ausencia. El amor a sus pacientes pudo más. A los pocos meses su regreso a Bukavu fue recibido por una gran parte de la población con bienvenidas durante la larga distancia, desde el aeropuerto de Kavumu al hospital.

 

CON LOS HOMBRES ADENTRO

“¿Dónde están los hombres en esta cuestión? No podemos resolver este problema si los hombres no se levantan. Deben ponerse de pie y decirles a los hombres que violan: No aceptamos esto. Si usted no viola, pero se mantiene callado acerca de las violaciones, significa que usted las acepta.” Denis Mukwege

Si bien el trabajo ayuda a las víctimas, Mukwege no puede evitar nuevos actos de violencia. Entonces el Dr. viaja por el mundo y da innumerables entrevistas para alertar a la comunidad internacional acerca de los horrores del conflicto en el este de la RDC.

En el 2018, el Dr. Denis Mukwege recibe el Premio Nobel de la Paz, compartido con Nadia Murad, una activista iraní que lucha por terminar con la violación como arma de guerra.

“Acepto este premio por vosotras. Esto demuestra que ya habéis sido reconocidas. Este premio no tendría sentido si no admitiera la lucha de la mujer.” Denis Mukwege

Acaso, el Dr. Mukwege tuvo ante sí la posibilidad de una vida segura y cómoda en Europa. No obstante, decidió regresar al Congo en medio de la guerra. Él es un faro de luz, las amenazas de los grupos armados por denunciar la violación no detienen a quien optó por sacar de las sombras a las mujeres congoleñas. Su existencia es una lucha permanente por la supervivencia de sus pacientes. Mukwege solo puede reconocerse en cada vida recuperada. Por ello, en todo foro internacional donde participa, las congoleñas y su dolorosa condición, están presentes. Bajo luces más intensas que las de sus quirófanos, describe con precisión quirúrgica la situación, no solo de las mujeres de su país, sino también de las causas que las generan. Él concibe la vida desde un profundo sentido de la ética, la justicia y la responsabilidad.

 


“RETAZOS
Filos de noches rebanadas en gotas de sal
trozos horneados en cintura cósmica
oscuridad en verdes de ilusión acuchillada,

vendaval en cuencos,
aullidos,
mineral tembloroso de latidos rotos,
grito remado hacia el mar
        faro estallado
                            en retazos de luz”.       Noemí Pomi





PUÑO DE SAUCE


Ausencia: sobre no instalarse en el accidente.
Por Noemí Pomi

 

ALFOMBRA

Transcurría una tardecita. El mes, agosto. Sí, justo en la etapa del año que preanuncia la primavera, se extienden los días y los rayos del sol entibian con sus puntas de luz semillas y ramas. Era la tarde del catorce, en el cruce peatonal de una avenida del sur de la Provincia de Buenos Aires, cuando -de repente- un golpe sobre el lado derecho elevó mi cuerpo y después lo hizo caer vencido, a un metro del frío asfalto. La acera me pareció la superficie de un glaciar. En esas condiciones, me debatía entre el dolor, la confusión propia del golpe y las indicaciones de algunas personas que se acercaron. Temí convertirme en la alfombra de los vehículos peligrosamente cerca de mí. El bálsamo llegó con la pálida voz de Bruno: ¿má, cómo estás? Ya en el sanatorio, radiografías, consultas entre traumatólogos. Al final, un clínico, luego de auscultarme, resumió el panorama: fractura en el tobillo izquierdo, rotura de menisco derecho, seria afección de músculo pata de ganso y rotura total de la musculatura del hombro derecho.

 

A RODAR

Desde el vamos supe que la inmovilización sería decretada por etapas y en varios frentes. Primero, los miembros inferiores. La operación del miembro superior, quedaría para los despueses. En el mientras tanto, cantidades de calmantes, la limitación en la movilidad de mis piernas y mi silla de ruedas. No obstante, entre la somnolencia propia de la medicación, una frase me alumbró:
“Si nos cortan una pierna, no tenemos menos libertad, tenemos otra libertad”                                                                                                                                                         Jean Paul Sartre

eyJ0eXAiOiJKV1QiLCJhbGciOiJIUzI1NiJ9.eyJpbSI6WyJcL2FydHdvcmtcL2ltYWdlRmlsZVwvZnVzZWxpLXBlc2FkaWxsYS0uanBnIiwicmVzaXplLDE1MDAiXX0.GhBTjj_uYhPH6vBDJG4gSYDW1QeuCPzRXiWgO1u0U9s
Henry Fuseli, “La pesadilla”

Luego de los momentos iniciales, con la fuerza inspiradora de ese dicho, se abrió un abanico de posibilidades. Privarme de manejar el auto fue una frontera importantísima, eso me impedía hasta hacer las compras, con independencia del peso   transportado. Entonces comencé a armar listas de artículos y a depositarlas en manos de algún integrante de la familia. El fanatismo de las clases presenciales de literatura fue reemplazado por la enseñanza vía Skype. ¡Jamás me hubiera privado de ellas! Así, a cada impedimento, surgió alguna reacción. Ese tiempo lo dediqué a lecturas o relecturas. Sí, me reencontré con algunos clásicos. Entre ellos, el que nos enseñó a leer novelas, el ingenioso hidalgo “Don Quijote de la Mancha” y su locura, quien bien podría ser visto, además, como un frenesí poético de Don Miguel de Cervantes Saavedra.

"Sauce llorón", Claude Monet
“Sauce llorón”, Claude Monet

 

RUEDAS EN LA SANGRE

“Quien tiene algo por qué vivir es capaz de enfrentar todo los comos”                                                                                                                                                       Friedrich W. Nietzsche

Alex Zanardi amaba las competencias automovilísticas. También él sufrió un embate. En 2001, su coche de carreras se quedó varado a media pista y una fracción de segundos fue suficiente para que otro automóvil lo partiera en dos. Zanardi perdió ambas piernas. Él no solo encontró su “otra libertad”, sino también el “como”. “Cuando me desperté y me di cuenta de que no tenía piernas, no me pregunté: ¿qué voy a hacer sin piernas?, sólo pensé: ‘Bien, ¿qué debo hacer para poder hacer todo lo que quiero hacer sin piernas?”.

3284149_249px
Alex Zanardi, Askanews

Vaya, ese campeón de carting en su niñez y adolescencia, sí tenía pasiones. Luego del accidente, Alex no podía estar sin rodar y centró su actividad en el ciclismo de mano, deporte con el que ganó el Maratón de Nueva York en 2011 y logró tres medallas en los Juegos Paralímpicos de Londres. Pero no eran esas las ruedas que circulaban por sus venas. Así, entre giro y giro, en el año 2014, decidió su regreso al automovilismo.

Alex-Zanardi-08
Alex Zanardi, con su auto adaptado. Automundo Argentina

Y sí, la ausencia de sus piernas no le impidió el regreso. Bastaron las prótesis y modificaciones en su auto BMW M4 DTM y BMW M8 GTE (2018-2019): palanca de freno manual, volante con aro para acelerar, cambio ascendente mediante paleta en el volante, cambio descendente a través de un botón en la palanca de freno, embrague centrífugo.

 

META REMAR

Eliminada la inmovilidad de mis piernas, quedaba resolver el tema de la operación del miembro superior con la indicación de quedar presa del cabestrillo por cuarenta días.
Específicamente, los especialistas llaman a las lesiones frecuentes en esa zona ´”hombro del nadador”, “hombro del golfista”, “hombro del lanzador de jabalina”, “hombro del tenista”, y no sé cuántos deportes más. Mi caso no encuadraba en ninguna de esas especificaciones, pero padecí todos los problemas propios del asunto al peinar el cabello, vestirme, llevar la mano al bolsillo posterior o encontrar una postura confortable para el brazo durante la noche. Simplemente, me ubiqué con esos inconvenientes, dentro de una categoría especial: ausencia de responsabilidad de quien conduce un vehículo en la vía pública y, simultáneamente, consulta a su celular. ¡Maldición, en medio de ese baile, otro obstáculo a vencer! Fue en ese período de pérdida de movilidad en el brazo derecho que recordé la historia de Bethamy Hamilton.

 

TIEMPO PARA PENSAR

Ella nació en Hawaii, quizás por eso no sorprende que, a los 7 años, ya surfeaba. Para Bethamy Hamilton el 2003 resultó fatídico, un tiburón tigre le arrancó su brazo izquierdo.

«Felicidad no es hacer lo que uno quiere sino querer lo que uno hace»                                                                                                                                                              Jean Paul Sartre

574e03fc18e79_Bethany-HamiltonG
Bethamy Hamilton, Protestante Digital.com

Valiente la chiquilina, mientras se recuperaba, se hizo dos promesas. La primera, que no iba a quejarse de su terrible desgracia. La segunda, que iba a volver a la tabla de surf. Transcurridos tan solo veintiséis días, retomó su desafío a las olas. Ahora se encuentra entre las cincuenta mejores surfistas del mundo. Y es un ejemplo para los deportistas con alguna discapacidad.

 

SALVAR DISTANCIAS

¡A utilizar la mano izquierda para cepillar mis dientes, tipear sobre el teclado, peinarme, y todos los etcéteras imaginables! No obstante, ni un halago para ese cabestrillo molesto: jamás lo miré con simpatía, pero sí supe que ese era el camino para recuperar el movimiento de mi brazo derecho. En medio de tales circunstancias, de pronto, también juega ese convencimiento: nunca te va a pasar nada, imposible que te suceda a vos. Y es entonces cuando comienzan a sucederte todas juntas. Claro y simple: no te ocurre igual que a los otros, ahora sos la otredad. En esos momentos la resiliencia hace su aparición. Sí, ahí mismito, advertimos dos caminos: nos reinsertamos como podemos o permanecemos inmóviles en la queja. Los tremendos ejemplos de personas poderosas ante accidentes me hicieron sentir como un sauce, un árbol que vibra en contra de la desilusión y de la desgracia. ¿Será este árbol el símbolo de la inmortalidad o de la resurrección? Árbol tozudo, los terrenos anegadizos le dan igual. Y, en ese aferrarse hasta el último aliento, renace. Entonces, mientras conservemos la vida, no poder moverte por un tiempo no es más que una cuestión a resolver.


 

 

 




TODO PANTALLA

La sospecha: Sobre “la dictadura perfecta”, película de Luis Estrada.
Por Noemí Pomi

 

CLAROSUCUROS

Acueductos, palacios, pirámides y templos como tributo a sus dioses y como testimonio de poder para la humanidad. Los méxicas, tribu nómade, tan hábiles en lo tecnológico, no pudieron prever las rivalidades internas, las alianzas de pueblos enemigos de los aztecas con los invasores, las consecuencias del uso del caballo, las pestes desconocidas y la superioridad de las armas. Así, el Imperio azteca comenzó a cubrir su cielo de sombras, debajo de las cuales se asomó la figura de Hernán Cortés. Esto fue en 1521.

Imperio azteca
Imperio azteca

Por esas mismas tierras, si hacemos un salto en el tiempo, nos encontramos con otras veladuras sobre las miradas de los ciudadanos. En tal sentido, es muy ilustrativo el film dirigido por Luis Estrada. En 2014 y en colaboración con Jaime Sampietro, escribió “La dictadura perfecta”. Se trata de una película mexicana del género comedia y sátira política. En ella da a ver cómo, en la actualidad, también el cielo mexicano está cubierto de nieblas informativas, que impiden percibir la realidad circundante.

 

PALABRAS PREMONITORIAS

Es 1990, durante el debate “El siglo XX: la experiencia de la libertad”, emitido por un canal de cable de Televisa, en el que participaba Enrique Krauze, como moderador, y Octavio Paz, entre otros. El escritor liberal Mario Vargas Llosa, devenido en político, participó del debate y, con total libertad, habló sobre los gobiernos mexicanos del Partido Revolucionario Institucional (PRI) y sobre su permanencia en el poder, como otro ejemplo de las dictaduras latinoamericanas. En cierto momento consideró a México como “la dictadura perfecta”, debido al manto falsamente democrático de las autoridades del momento. (1)

Después de algo más de un cuarto de siglo, la película “La Dictadura Perfecta” revela cómo un gobierno puede tener el control de los medios de comunicación y, así, dominar a la opinión pública y modificar la percepción política de los ciudadanos.

 

GUILLOTINADOS

Las primeras imágenes son excelentes metonimias de toda estrategia de control de la opinión. Primero, vemos relucir una guillotina. Después, como si se tratase de un sucesor de la familia, aparece un aparato de tevé. Este primo lejano de “la corta cabezas” aggiornará sus métodos en estrategias de ocultamiento.

El tren informático del film presenta particularidades: abarca un corto período de tiempo, cuenta solo con cuatro estaciones y se desplaza a gran velocidad. No obstante, en su recorrido, vaya uno a saber por qué, se suceden- como latigazos que cruzan el país de océano a océano y de norte a sur- alertas.

Y México mira, estremecido, sin que la mayoría de esos ojos puedan comprender el sentido de los videos- escándalos ni qué se encubre detrás de esos llamados de atención. Por otra parte, cuando se aproxima a alguna parada, los rieles del tren rechinan, desparejos, mientras grandes nubes de humo salen de esa locomotora en busca de oxígeno para continuar.

Su velocidad informativa no permite que por sus ventanillas se filtre la realidad vivida por los mexicanos a ambos lados de esos andariveles. Así, la televisión azteca oculta que México ocupa el lugar 80 en calidad del sistema educativo, según el Foro Económico Mundial. Tampoco menciona a los 30 millones de mexicanos con un salario mínimo de U$S 2.75 diarios, ni a los 20 millones obligados a vivir con U$S 1.50 al día, ni los 3 millones de niños que trabajan y a quienes les está vedado estudiar. Siete millones de personas no saben leer y escribir. Otro tanto son semianalfabetos que, si bien saben leer, tienen dificultades de interpretación de textos. Por si fuera poco, más de la mitad de los jóvenes de trece a diecisiete años no ingresa a la secundaria. Por otra parte, los niños aplican más horas en observar una agenda que les es ajena que en el sistema educativo. También poseen graves problemas alimentarios en un porcentaje importante de la población. Temáticas que, en su conjunto, serían más que suficientes para voltear los hechizos informativos, las literales construcciones de una realidad inexistente.

“La globalización es ‘financiera y no económica’, por lo que cada día ‘los ricos son menos numerosos y más ricos y los pobres son más numerosos y más pobres’. (3)

Choi Xooang, “Emociones Humanas”, Realismo escultural
Choi Xooang, “Emociones Humanas”, Realismo escultural

En teoría, casi todo el mundo acepta que el periodismo debe sustentar su información en fuentes verificables. Sin embargo, los hechos banales y las cortinas de humo de dudoso origen tienen hoy más contundencia que cualquier prueba o contraprueba de un hecho. ¿Cómo hemos llegado a esta situación?

 

DIRIGIR LA ORQUESTA

En la película aparecen imágenes enmarcadas en los aparatos televisivos, con predominio de conductores de noticieros erigidos en amos de la agenda informativa. Abundan los primeros planos de los ojos de los actores. Por otro lado, el film no cuenta con un protagonista único, sino con un elenco muy coral, con actores de televisión y teatro.

En las cuatro estaciones del tren informativo se reafirma cómo los medios “dirigen la orquesta”. En la primera parada, se ve al “candidato de la televisión”. Allí, Sergio Mayer, a cargo del papel de presidente mexicano, envía el siguiente mensaje a su homólogo estadounidense

“Los mexicanos hacen mejor el trabajo que los negros”.

Su exabrupto desata un manto de nubarrones sobre su futuro político. La reacción de la opinión pública no se hace esperar, las burlas, las críticas y la locura en las redes llevan al Gobierno a detener el escándalo a cualquier costo. Se extiende una cortina de humo. Ahí aparece el periodismo en pie de guerra y, en un contraataque contundente, expone al gobernador del Estado de Durango, Carmelo Vargas, en un caso de corrupción. Con ello, se cambia el foco de las noticias y se tapan los dichos del presidente.

Ulula la máquina, no como bestia herida, sino briosa hacia su nueva parada. Allí se detendrá cuando el gobernador del Estado de Durango, Carmelo Vargas, decida negociar con la televisora para limpiar su imagen y ser convertido en una estrella política. Siempre hay un as debajo de la manga, se corren las cortinas y el sol brilla para Vargas. Él se somete a una serie de reportajes en los que se muestran las buenas obras por él realizadas en sus años de gobierno. Así, el bombardeo de la información priva a los espectadores siquiera de sospechar el uso de los medios por parte del poder político. Y, en el mientras tanto, de una estación a otra, el paisaje se modifica, los asesinatos son enmascarados como atentados contra el orden público, las desapariciones forzadas de los disidentes y los rebeldes tratados como transgresores a la ley producen solo algún sacudón en los vagones del tren de las noticias. Pero el ferrocarril retoma velocidad hasta la parada siguiente.
Así, los expectantes ojos mexicanos buscan -de océano a océano y en el interior más profundo del país- ven la inmediatez de la noticia y la sucesión de tapas, que enmascaran la realidad de los hechos.

Es evidente: más allá de las chicanas, de las redes cazadoras de ingenuos de la televisión, no faltan artimañas entre altos mandatarios. La lucha de clases se dirime en todos los frentes. Aunque, en estos tiempos, la batalla se da en el campo de las nuevas tecnologías.
noe5

 

VALE TODO

El secuestro de las pequeñas gemelas, Ana y Elena Garza, da a la televisión mexicana otra oportunidad de bombardeo mediático. En esa parada, el equipo de TV MX decide aprovechar esta situación para mantener esta noticia al aire con un continuo seguimiento durante varios días. El gobernador Carmelo Vargas comienza a organizar operativos de búsqueda, mientras finge interés por la situación. Avanzan los días y la población es conquistada por esta noticia, convertida en nacional, que consigue distraer a la población. En simultáneo, la justicia sigue por su vía privada y solo se detiene en estaciones vip.

 

LOS SECUESTROS COTIZAN

Cuando un testigo comenta que reconoce a los secuestradores de las niñas, TV MX cambia de vía. Pérez Harris, periodista a cargo del noticiero, pide -a nombre de televisión mexicana y de la Fundación “Sí se puede”, que se envíen donativos para recaudar el millón de dólares pedidos por los secuestradores como rescate. Dinero de por medio, las niñas son entregadas a la policía, donde los padres se niegan a ser grabados y entrevistados. A esa historia, la realidad le había negado un final del todo feliz. Entonces, cuando las nenas ya estaban cómodas en sus camitas, sonó el silbido del tren informativo con un montaje donde se finge el rescate de las niñas como si de un operativo se tratase. La farsa resulta ser un éxito de audiencia. En la estación esperaba Carmelo Vargas, sí, el gobernador tratado de corrupto, quien es aclamado por el público, incluida la familia Garza.

“Los medios, las ‘golosinas mediáticas’, se convierten en un instrumento de la ‘nueva alienación’, cuya presión ideológica sobre el tiempo social reduce sensiblemente la capacidad crítica de los ciudadanos”. (2)

Las noticias se suceden sin solución de continuidad, las detenciones también impactan. En 2005, en un episodio confuso, fue detenida Florence Cassez. Se organizó la reescenificación del operativo de arresto para que fuera transmitida “en vivo” por Televisa en el noticiero de Carlos Loret de Mola, horas después de que Cassez y otras personas acusadas de pertenecer a la misma banda habían sido detenidas en una presunta casa de seguridad. Cassez fue liberada en enero de 2013, tras siete años de estar en prisión, acusada de secuestro. Su liberación se dio luego de que la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) encontrara fallas al debido proceso penal. Entre otras: el montaje televisivo, no leerle sus derechos y no garantizar la ayuda consular.

Entre tanto, la reforma de la Ley Federal de medios no consigue su aprobación. Otra vez la ficción se impone a la realidad y mantiene la vigencia de la censura, de la mordaza, de la persecución.

De este modo, “La dictadura perfecta” trata a la televisión como el factor determinante de poder que es. Y, al mismo tiempo, obliga a preguntarse por qué un país aguanta tanto si tiene un montón de motivos para explotar: “Hoy los medios manejan caprichosamente la agenda pública, imponen temas y tópicos a los que la sociedad no puede abstraerse, crean héroes y fabrican villanos a su antojo. Cuando deciden exaltar o minimizar algún asunto, a excepción de una muy privilegiada minoría bien informada, la mayoría de la población responde a un discrecional manejo de la información”.(*)
Kill Your Television
Estética impecable, buena musicalización y guión ¿surrealista? El contubernio tóxico, que oculta corrupción, mentiras y ansias de poder obliga a la pregunta: ¿Qué Hernán Cortés asomará debajo de estas sombras?

Esta idea de la sospecha en el mundo de la información funciona para un solo lado. Para mucha gente los medios hegemónicos tienen el prestigio de las marcas caras, si acumulan mucho poder es porque son mejores. Esto aplicado a los medios – resulta – a mayor poder, más verdaderos serán.

(*) Luis Estrada (17 de enero de 1962; Ciudad de México, México) Es director, guionista, escritor y productor de cine mexicano.
(1) Mario Vargas Llosa (28 de marzo de 1936 (82 años)
Arequipa, Perú) escritor y político.
(2) Ignacio Ramonet (Redondela, Pontevedra, 1943), Doctor en Semiología e Historia de la Cultura en la École des Hautes Études en Sciences Sociales de París.




LA INFINITUD DE LOS OJOS

Lo inesperado: Reflexiones sobre el arte de Nahui Olin.
Por Noemí Pomi

 

ERUPCIÓN EN LAS MIRADAS

“Quiero morir, es necesario desaparecer cuando no se está hecho para vivir. Cuando no se puede respirar, ni desplegar las alas”. (1)

“Bajo la mortaja de leyes humanas, duerme la masa mundial de mujeres, en silencio eterno, en inercia de muerte, y bajo la mortaja de nieve– son la Iztatzihuatl,
en su belleza impasible,
en su masa enorme,
en su boca sellada
por nieves perpetuas,-
por leyes humanas.-
Mas dentro de la enorme mole, que aparentemente duerme, y sólo belleza revela a los ojos humanos, existe una fuerza dinámica que acumula de instante en instante una potencia tremenda de rebeldías, que pondrán en actividad su alma encerrada, en nieves perpetuas, en leyes humanas de feroz tiranía (…)”.(1)

En este poema Nahui Olin y el volcán Iztazihuatl se miran en un espejo. Están allí también las miradas desocultadas del yugi y del silencio de muchas mujeres mexicanas. Volcán y mujeres acopian fuerzas, las reservan para el momento de entrar en erupción. Su espíritu independiente es víctima de las garras de la tiranía. En algún sentido, este espejo es triple e incluye a la propia Nahui: hermosa y femenina, consciente de su belleza y de la peligrosidad de su fuerza.

 

DE NIÑA A MUJER

Autorretrato de Nahui Olin como colegiala en París
Autorretrato de Nahui Olin como   colegiala en París

Como en la poesía, mirándose y dejándose mirar, en sus autorretratos Nahui volcó una estética, esta vez, de grandes ojos verdes. Ese es el centro del sistema solar que se establece entre la imagen de los cuadros y el observador. Esa jovencita, lleva la noche en su vestido y sus pechos están iluminados por lunas, atendidas desde sus bolsillos por dos ojos. Desde el fondo del autorretrato, infinidad de pupilas miran al observador del cuadro. El azul y el naranja gritan, junto a la noche del vestido. Así las miradas se dispersan y continúan entre seres y mundos. La imagen de colegiala cobra preminencia, en un fondo donde la ciudad de París se ve empequeñecida.

Autorretrato de Nahui Olin en los jardines de Versalles
Autorretrato de Nahui Olin en los jardines de Versalles

El mundo enmarca a la silueta. La imagen de la Nahui en primer plano no renuncia al protagonismo de los ojos verdes y mantiene una pequeña boca de rojo intenso, sin sonrisa. El cabello, indefinido, se presenta en un tránsito desde las tradicionales trenzas mejicanas al corte francés, a la garçon. Detrás de la imagen está el edificio que desempeñó las funciones de una residencia real en siglos pasados. El jardín de Versalles, al fondo, contrasta su armonía con la desmesura del retrato. El primer plano de Nahui empequeñece al mundo que le da marco.

Por otra parte, las manchas de ocre y oscuridad en el cuello, ¿podemos leerlas como tinturas del mundo impregnado en la piel? Los autorretratos de Nahui son grandes (103 cm x 76 cm, 103 cm x l00 cm) y la técnica, óleo sobre cartón, le permitía trazos largos para los cuerpos que se extienden por el lienzo en colores intensos, con predominio de azules y ocres.

autorretrato-en-el-puerto-de-veracruz_1
Autorretrato-en-el-puerto-de-Veracruz_

Una rigidez dinámica expande la mirada contra toda ceguera, la proyecta más allá de los cuerpos rígidos, con la vista al frente y desmesurados con respecto al fondo. Ninguna de estas mujeres sonríe y el cuadro entero se satura de presencia firme. Una atención de lechuza, de acecho, desafío y cautela. No hay tiempo para simpatías.

La desmesura de los ojos parece trasladada al vestido. La prenda, en un lleno de pupilas, cambia los verdes por matices de naranjas y de celestes, presentes en el cielo. En esa interacción el cuerpo vegetal florido entra en distante conjunción con cielo y mar. Desde el agua azul, el espectador también se ve observado por los ojos del barco. El color de la piel se impregna en el cielo o es el cielo el que tiñe el mundo.

EL GRAN OJO

l
Nauhi en una corrida de toros

Una gran pupila, con el iris como arena, donde pequeños ojitos torean y son toreados. Un gran ojo, hecho de muchos fanales azules, mira y es mirado por quien contempla el cuadro: hay una pequeña silueta rosa en la circunferencia tan azul y otras imágenes de mujeres que, desde los bordes, parecieran pujar para entrar al ruedo. Entre un público mayoritariamente masculino se infiltra, tímidamente, la presencia de esas intrusas.

“Nahui era de esas personas, como Frida Kahlo, que se desconocen, que no se encuentran, que no saben quiénes son, que se fotografían y se autorretratan para verse a sí mismas” (3).

CEREBRO EN ACCIÓN

“De que Nahui Olin tenía el mar en los ojos no cabe la menor duda. El agua salada se movía dentro de las dos cuencas y adquiría la placidez del lago o se encrespaba furiosa tormenta verde, ola inmensa, amenazante. Vivir con dos olas del mar dentro de la cabeza no haber sido fácil” (3).

“El verde de oblicuos agujeros, que de un rostro es lo que todos miran y los que lo miran no saben por qué se extrañan y miran dentro con el sólo deseo de mirar, y sólo ven, y sólo saben, y sólo creen que son verdes agujeros oblicuos que se ven sin mirar el rostro y que recuerdan piedras verdes, colores raros, sin término de comparación. (…) no penetran la potencia de expresión, la vibratoria inquietud, la constante rebeldía de un espíritu, de un cerebro en acción dotado de millares de fibras microscópicas, sensibles al contacto de todo átomo viviente, en toda su materia, en toda su esencia, tal cual es el mismo en su substancia y, sobre todo, y con mayor interés a través de su interpretación cerebral, viviendo en segundos, eternidades, y por sus profundos oblicuos agujeros Verdes todo lo que su mirada abarca lo sumerge en densidades verdes, y es el verde de oblicuos ojos, más inconmensurable que el verde ojo de la tierra. El mar porque el mar, es puramente un elemento físico, y el verde de oblicuos agujeros, es el débil reflejo de un elemento superior, el espíritu de un ser.”

Ver sin mirar, no podemos llegar al otro, la empatía siempre está un poco obstaculizada, no tenemos ojos para ser el otro. El ojo que va y viene del mundo, recluido en sí, zafado de sí, el ojo que quiere salir, que busca dejar entrar y tropieza –también- con quienes tropiezan al intentar verlo. Este poema es, a su vez, denuncia contra todo sometimiento.

“La vida no fue hecha para mí, soy una llama que se devora a sí misma”. (1)

OTRA COSA ES CON PAREJA

N Olin_El abrazo
Nauhi Olin, El Abrazo

Olin, a través de imágenes, definió su sexualidad, como “furiosa y curiosa”. Para ella la belleza tenía un ingrediente doloroso y abrumador. En sus retratos de desnudos en pareja, las siluetas son curvas, se curvan y entrelazan. Hay un movimiento sexual- una historia sugerida del encaje de los cuerpos, de cómo llegaron al encuentro- que nunca es total, porque no es posible fundir las miradas. Los amantes no se miran, ella pierde su mirada hacia otro lado. El mundo se transparenta en la ventana, los mira. Detrás de los cristales, hay pupilas al acecho.

NAHUIL Y LIZARDO EN ACAPULCO
Nahui y Lizardo en Acapulco, 1921

En estos trabajos, Nahui fundó una nueva imagen de su rostro, mostró un ser en plena actividad. Aquí, la artista se ubicó en un balcón, en una playa o en plena urbe. En el caso “Nahui y Lizardo” ambos están enmarcados bajo un cielo azul con reflejo de luna. Los ojos de Lizardo se encuentran embelesados con la expresión de Olin. El rojo del vestido de ella se continúa en el mundo de la bahía, mientras las pupilas de las ventanas observan.

?????
Nahui y Agacino frente a Manhattan

Un hombre enorme la abraza, se mete en los recovecos de su cuerpo, él es rígido y está alerta al frente. Ahora, las miradas se desencuentran, las pupilas se hallan en objetivos distintos a la pareja. Este contexto de extravío visual permite incluir una vista aérea de paisajes e interpelar al observador. A su vez, cada ventana de las casas o de los edificios de la isla semeja pupilas. Como en otras obras, la pareja aparece enormizada contra el empequeñecido mundo. Los grandes ojos verdes de ella y negros de él no confluyen en un punto. A su vez, el azul en matices de cielo y el mar sirven de lecho a los enamorados. Las pupilas, como en diálogo con el espectador, además se repiten en la espalda y en los glúteos de la mujer.

“Mi espíritu y mi cuerpo tienen siempre loca sed / de esos mundos nuevos /que voy creando sin cesar; / y de las cosas / y de los elementos / y de los seres / que tienen siempre nuevas fases / bajo la influencia de mi espíritu y mi cuerpo que tienen siempre loca sed; / inagotable sed de inquietud creadora, / y es fuego que no resiste mi cuerpo…”

Nahui tiene sed loca, una sed que desborda los contornos del cuerpo. Tanto, que su salud depende de la actividad creativa: su pintura y su escritura son el equilibrio. En la pintura está la Nahui que dice “sí” a la vida cercana, a la escenografía, a la fiesta popular y juega al erotismo, al amor. En las letras, vibra la mujer rebelde, inconforme, que dice “no” a las normas y a las limitaciones impuestas por la sociedad.

“Me retraté desnuda porque tenía un cuerpo tan bello que no iba a negarle a la humanidad su derecho a contemplar esta obra”. (1)

 

NAHUI EN LOS NEGATIVOS

Nahui Olin, foto de Antonio Garduño
Nahui Olin, foto de Antonio Garduño

 

Olin se fotografió desnuda. En 1927, todo México se asombró con sus imágenes. Se mostró entre la belleza y el desafío en una serie de poses tomadas por el fotógrafo Antonio Garduño. Con estos trabajos, Olin levantó una larga polémica en un país provinciano y conservador. Años después, su figura seguiría asociada al escándalo, sobre todo, a la reivindicación de la mujer frente al machismo tradicional.

 

Nahui Olin,  foto de Antonio Garduño
Nahui Olin, foto de Antonio Garduño

En las fotografías precedentes, el fotógrafo Antonio Garduño sacó a los ojos de su centro de sistema solar. En estas composiciones el cuerpo es astro. A veces, acompañado solo por un accesorio. En las tres muestras, la modelo es enfocada de perfil y se ve solo una de sus hermosas pupilas.

 

Nahui Olin, foto de Antonio Garduño
Nahui Olin, foto de Antonio Garduño

“Sé que mi belleza es superior a todas las bellezas que tú pudieras encontrar. Tus sentimientos de esteta los arrastró la belleza de mi cuerpo, el esplendor de mis ojos, la cadencia de mi ritmo al andar, el oro de mi cabellera, la furia de mi sexo, y ninguna otra belleza podría alejarte de mí”. (1)

 

QUIEN FUE CARMEN

Faltaban 6 años para el comienzo del siglo XX cuando, en México, asomaron unos enormes ojos verdes y unos rizados cabellos dorados. Había nacido María del Carmen Mondragón Valseca. Hija de Manuel Mondragón, un importante militar mexicano que tuvo un papel trascendental en la Decena Trágica. En un internado en París, la pequeña Carmen, entre letras y pinceles, despertó sus dos grandes pasiones: la pintura y la poesía. Con tan solo 10 años ya se vislumbraba su sensibilidad.

Su educación, además de llevar un riguroso plan de estudios, implicó también el contacto con años de lucha feminista. Ella no podía afrontar los modelos imperantes en la sociedad de aquel tiempo. Entre otras cosas, se le atribuye ser la primera mexicana en usar minifalda y pertenecer al grupo de las “Flappers”, (adoptar la moda francesa). Y la primera en algo casi imperdonable: renunciar a sus trenzas.

RENOVACIÓN CONTINUA DEL UNIVERSO

Para Gerardo Murillo -el “Doctor Atl” artista plástico y amante de Carmen-, ella era una “renovación continua del Universo”: Nahui Olin, en idiomas de los pueblos originarios.
Las largas veladas bohemias con Dolores del Río, Antonieta Rivas Mercado, Frida Kahlo, Tina Modotti, María Izquierdo, José Vasconcelos, David Alfaro Siqueiros abrieron su horizonte artístico. Fue modelo de Diego Rivera y, cuando la tentaron con la fotografía, con poca ropa o sin ellas, posó para los fotógrafos Edward Weston y Antonio Garduño. Si en la cultura mexicana se señalaran actitudes inesperadas, seguramente, aparecería el nombre de Carmen Mondragón (Nahui Olin, 1893-1978).Con sus escritos y sus autorretratos, Nahui no solo desafió y rompió códigos visuales, por el contrario y de forma todavía más significativa, fue capaz de expresar una imagen nueva y alternativa de sí misma: activa, en control de su propio cuerpo, deseos y medios de representación.

Nahui, como en la casa de los espejos que multiplican sus imágenes al infinito, se reveló en los extremos del inmenso placer, en la contradicción insalvable entre la belleza sin pudores y el corrimiento permanente de los límites de lo público y de lo misterioso.

(1) Nahui Olin
(2) El Iztaccíhuatl (náhuatl) (en náhuatl: Iztac, “blanco”; cihuatl, “mujer”, “mujer blanca”) es un volcán sísmicamente activo. Su nombre proviene de su perfil nevado que, desde el valle de México, semeja a una mujer yaciente cubierta de un manto blanco.
(3) Elena Poniatowska: Contemporánea, escritora, activista y periodista mexicana
(4) Antonio Garduño: Fotógrafo mexicano
(5) Edward Weston: (1886 – 1958) Fotógrafo estadounidense.




CON PAPÁ ADENTRO

Los exilios: Sobre la película “Fragmentos Rebelados”, de David Blaustein (*)
Por Noemí Pomi

“¿Qué, de las esquirlas? /¿qué, de los escombros?/ luz de plata en río,
noche de nunca acabar.” (1)

CRONOLOGÍAS INSTALADAS

Por lo general, se denomina exilio a la separación de una persona de la tierra donde vive. La palabra proviene del latín, exilĭum, y significa ‘desterrado’, por motivos ideológicos, económicos, profesionales y hasta podríamos ocuparnos de autoexilios. Incluso la voz, la actividad, los afectos y las percepciones pueden resultar silenciados, aun en nuestra tierra de origen.

A su vez, se sabe: ninguna tachadura es completa. En ecos, huellas, tiznes, lo expulsado a veces retorna. Convengamos, no hay nadie más presente que los ausentes. Como ejemplo de esto último, podemos remitirnos a la literatura de Daniel Moyano. No hay cuento donde los rasgos biográficos no hagan un salto por sobre su carácter sucesivo y coagulen en un punto fijo del tiempo. No se trata de muerte, ni de estatuismo: son interrupciones de las cronologías que- como fotografía o como película- sin pedir permiso, se instalan. Este es el caso de todos nuestros muertos prematuros: “Nunca vi ninguna casa por aquí, más allá no hay nada”, dice el personaje del cuento “El perro y el tiempo”, Gregorio, quien ha sido despojado de su perro Flecha. Según le han dicho, un viejo se lo llevó más allá de los límites del pueblo. Pero resulta que, más allá de esa frontera, el espacio y el tiempo se suspenden. Desde que su tío entrega a Flecha y hasta cuando Gregorio descubre la ausencia -de casa, de viejo y hasta de mundo-, “transcurre una nada”. Por su parte, en “Un silencio de corchea”, durante un concierto, ocurre una invasión de bichos que avanzan sobre las partituras, los músicos y, en particular, sobre la espalda y la oreja de la pianista. El violinista decide liberarla del monstruo. Para ello, recurre al arco de su violín, en el momento de un silencio de corchea. Entonces: “La muerte de ese bicho significó el fin de mi carrera musical. Los remordimientos me impidieron seguir tocando”. (2)

Antonio Berni,  La  comida, Pigmento al agua sobre tela, 1953
Antonio Berni, “La comida”, Pigmento al agua sobre tela, 1953

Pero esta nota es sobre “Fragmentos rebelados”, de David Blaustein. En el caso de esta película, la rebelión consiste, por una parte, en dejar transcurrir los testimonios y las imágenes para que los puntos fijos refuljan y, por otro, en sacudirlos de su no espacio y de su no tiempo y devolverles, así, nombre y reverberancia de vida. Comprender que quien hasta hace poco estaba dejó de estar lleva unas cuántas vidas. Y, de todos modos, el asunto permanece en el misterio. Se reinstala lo que Heidegger llamaba “el asombro del ser”: por qué existimos en lugar de no existir. (3) A través de ese abismo, entre vivos y muertos, los ausentes se arreglan para regresar como memoria en el cuerpo de los presentes. Y, cada tanto, se hacen película, como en “Fragmentos rebelados”.

Antonio Berni, La manifestación, Temple sobre arpillera 1934
Antonio Berni, La manifestación, Temple sobre arpillera 1934

 

CINCO VOCES DE LA MEMORIA

“Idos los tiempos,/ tinieblas de abrojos en vuelos/ giros de extrañar”.(1)

Enrique José Juárez, militante, cineasta, padre, hermano y tío sale a escena. Quique desaparece momentos después del encuentro con su hermano, Nemesio, el 10 de diciembre de 1976. Es en el relato de ese instante que la película de Coco Blaustein comienza. Es decir, el director invierte el sentido “final” de la muerte en un recomenzar. La estructura de la película se apoya en diferentes voces que, desde sus matices, rodean el nombre de Enrique.

En Nemesio Juárez, toda la ausencia del hermano se despliega en la necesidad de relatar. La voz se esmera en cada anécdota, en cada detalle, en cada palabra, con un énfasis que vuelve tesoro aquello que hubiese quedado como un comentario al pasar, si la tragedia y las celadas de la historia no hubiesen metido la cola.

Enrique Quique Juárez
Enrique “Quique” Juárez

Por su parte, los hijos mayores de Quique Juárez aportan otra voz. Javier, el mayor, lleva la palabra impregnada de epifanía y descubrimiento: “fui a un acto político llevado por familiares y, de repente, vi a mi papá-rodeado de la plana mayor de la dirigencia- hablarle a una multitud en el cierre del evento, como el dirigente más importante”. (…) “Nosotros vivíamos en San Telmo con mi vieja, frente al Hospital Británico y, en julio, llega la policía, se la llevan y nos llevan a todos nosotros. Ella queda a disposición del Poder Ejecutivo Nacional, sin ningún tipo de causa y va a la Cárcel de Devoto”. Lo que no pudo descubrir Javier es el sentido de la ausencia, que insiste con el paso del tiempo. ¿Por qué sus padres no pudieron estar el día en que Javier se casó? No hay ni respuesta ni alivio en la sentencia “los mataron”, o en el crudo realismo de la aseveración, “murieron”. Por el contrario, son frases deshilachadas que reinstalan la fuerza de lo indecible.

juarez3
Enrique “Quique” Juárez

Camilo, el segundo hijo, relata: mi viejo nos venía chamuyando sobre el tema de la pareja. Hasta que nos reúne y dice: quiero hablar con ustedes. El tema de la otra compañera estaba blanqueado. Agregó que teníamos un hermanito”. (…) “Nuestra reacción fue: ah, bueno, qué bien”. (…) “Esa fue la época en que estuvimos más tiempo con él. En el setenta y seis ya estaba clandestino y nosotros también. Sabía que mi padre estaba del lado de los buenos pero, de todos modos, la situación era heavy. Hoy no le puedo recriminar a mi viejo que no se hubiera preservado más para estar con nosotros, eso sería egoísta. Él creía en algo y está bien lo que hizo”.

En cambio, el relato del hijo menor, Pedro, se tiñe de dolor, como si la muerte de su padre sucediera- otra vez- a cada palabra enunciada.

Enrique Juárez con sus hijos Javier, Pedro y Camilo Juárez
Enrique Juárez con sus hijos Javier, Pedro y Camilo Juárez

Y, así, David Blaustein anda en el entretejido de voces que redibujan el cuerpo de Enrique entre el cineasta y el militante.

DESMADRES

“Membranas anfibias. / Granos de lluvia atiborrados. /Cuenta gotas de huecos” (1)

Nemesio cuenta: “Quique, con su compañera, Alicia Pais, tuvo dos hijos, Javier y Camilo. Alicia estuvo presa en la cárcel de Devoto. Era asmática y, por falta de atención médica, murió de un ataque”. (…) Con la segunda compañera, Estela Miguel-“Lala”- tuvo al hijo llamado Pedro. Ella cayó baleada en Rosario y su cuerpo fue identificado recientemente”.
Los tres crecieron entre la carencia del padre y la muerte -en un caso- y la desaparición- en el otro- de sus madres.

DESOCULTADO

“Costura de estrellas/ espinas y escombros/ con cada uno/ la luz vuelve a nacer”. (1)

Los hijos y los dos sobrinos de Quique, de chicos, veían las latas. Sentían- sin abrirlas- que en esos envases oxidados latían fragmentos de Enrique. Entre el miedo a maltratarlos y el hecho de saber que allí dentro estaba “el postre”- los últimos registros de la obra y de la figura de Enrique que podrían ver- se postergó el momento de desocultarlas. En palabras de Ernesto Juárez (sobrino): “la mayoría eran negativos, mucho no se veía y siempre existió esa curiosidad de saber si dentro de ellas había cosas que pudieran complementar la parte cinematográfica de Quique”.

Quique Juárez en filmación
Quique Juárez en filmación

Por fin, se dio el regreso. De entre esas latas oxidadas, surgió también la voz de Enrique, en un reportaje. Así, las películas rescatan del exilio de la quietud a los cuerpos ausentes y a sus voces. La fantasía de verlos en movimiento iguala en alegría a los tres hijos. Dentro de esas latas, hay un padre en acción, hay un cuerpo que es el de antes y es el único. Rescatado de su refugio, el asesinado desafía su propia ausencia y se echa a andar, una y otra vez. La película “Fragmentos rebelados” narra la muerte en una o dos instancias. El énfasis está puesto en el hacer político, cinematográfico y en la falta que hoy haría Enrique Juárez. El eje está en su vida y en su sobrevida en las memorias de quienes le dan, aún, la voz.

2013071819034987b39d
Fotograma de “Ya es tiempo de violencia” largometraje de Enrique Juárez

REVELAR FRAGMENTOS

Inquieto, dinámico, con honestidad se abrazó a una causa que consideró justa. Nacido en 1944, en la localidad de Florida, al norte de la Provincia de Buenos Aires, Enrique José Juárez comenzó a desplegar sus ideales de justicia social, desde muy joven. Tal vez ese fue el motivo de haber aceptado la designación como delegado en la conducción de Luz y Fuerza en SEGBA (Servicios Eléctricos del Gran Buenos Aires). No quedaron allí las cosas, sumó a ello la organización de la Juventud Trabajadora Peronista (JTP) y, posteriormente, fue el jefe de la “columna norte” de Montoneros. También participó del grupo Cine de Liberación. En esta polifonía no solo están los parientes de sangre, sino también los de ruta. Entre ellos: ‘Pino’ Solanas”, “Octavio Getino”, “Dolly Puzzi”, “Carlos Atkins” y “Gerardo Vallejos”. Enrique osciló entre dos apodos, “Quique” y “Cacho”, tal vez como sinónimo de las dos pasiones que dominaron su vida: cine y militancia.

 

PRUEBAS AL CANTO

El documental de Quique, “Ya es tiempo de violencia”, nació en oposición a “Tiempo de violencia”, producido por los medios dominantes, en abierta crítica al peronismo y, a su vez, con la finalidad de justificar hechos antidemocráticos. En contraposición, Quique Juárez, en “Ya es tiempo de violencia” da cuenta del Cordobazo y de la muerte de Augusto Vandor, entre otros acontecimientos de 1969. El film se consideró extraviado por treinta años. Si bien el tiempo generó herrumbre en las latas, su contenido permaneció intacto. Desaparecieron al cineasta, no a su arte.

(*) El Anartista agradece la generosidad de David Blaustein, al facilitarnos el acceso a su película.
(1) Poema de Noemí Pomi.
(2) Daniel Moyano: (1930-1992) Escritor argentino. Cuentos: “El perro y el tiempo” y “Un silencio de corchea”.
(2) Heidegger, Martín: (1889 – 1976). Filósofo alemán.




LUZ DESENCRIPTADA

EL CUERPO: Sobre Alan Mathison Turing, padre de la informática

Por Noemí Pomi

LA MÁQUINA, EN SALITA VERDE

En Chatrapur, India, por entonces, dependiente de la corona británica, trasncurrió la infancia de Alan. En esos tiempos, su padre Julius Mathison Turing, era miembro del cuerpo de funcionarios británicos en la colonia. Él y su esposa, Ethel Sara Stoney, querían que su hijo naciera en el Reino Unido. Por eso regresaron a Paddington, Londres, donde nació Alan Mathison el 23 de junio de 1912. El cruce de los genes Turing-Stoney dio a luz un ser humano que, desde muy pequeño, mostró un gran interés por los números, por los rompecabezas y por la lectura: se cuenta que aprendió solo a leer en tres semanas. ¿Cuánto habrán barajado los genes Turing – Stoney, una y otra vez entre: divisiones, sumas, restas, raíces, potencias y múltiplos infinitos para dar un genio matemático como Alan? ¿Cuánto fue herencia?, ¿cuánto, determinación del medio y cuánto, deseo propio? En aquellos años no existían estudios que permitieran determinar esos porcentajes. Tal vez, desde pequeñín, comenzó a trabajarse la que sería una de sus frases más famosas:

“En vez de intentar producir un programa que simule la mente adulta, ¿por qué no tratar de producir uno que simule la mente del niño? Si esta se sometiera entonces a un curso educativo adecuado, se obtendría el cerebro de adulto” (1)

Foto del pasaporte de Alan Turing a los 16 años
Foto del pasaporte de Alan Turing a los 16 años

 

UNA DE CAL Y OTRA DE ARENA

Y Alan dio el presente en el Colegio “St. Michael” cuando tenía seis años. Conocimiento y experimentación y la venia de sus padres, hicieron que, a los ocho años, diseñara un pequeño laboratorio de química en su casa. Sus profesores se percataron enseguida de la genialidad de Turing. No obstante su capacidad, la carrera escolar estuvo marcada por sus aptitudes, por su facilidad en matemáticas y, por su carácter inconformista que le llevaba a seguir sus propias ideas y a apartarse del rígido -e ilógico, según su parecer- sistema educativo.

“Supuestamente, el cerebro humano es algo parecido a una libreta que se adquiere en la papelería: muy poco mecanismo y muchas hojas en blanco” (1).

 

DIOS HA MUERTO

Alan recorría alrededor de 90 kilómetros para ir a la escuela. Con este dato es fácil entender cómo, además de científico, fue un atleta notable, de rango casi olímpico. Con catorce años, sus días comenzaron a correr en el internado de Sherborne, Dorset. Entre libros y experimentos, nació una estrecha amistad con Chistopher Morcom, un compañero un poco mayor que él, un chico más pequeño y delgado de lo normal para esa edad. Ambos compartían su pasión por la ciencia. También Christopher era un alumno bien considerado y premiado por los profesores. Y el primero en tomar a Alan y a sus ideas muy en serio. Para Turing, aquello fue un espaldarazo, una inyección de autoestima, la razón por la que comenzó a comunicar a Christopher sus proyectos y teorías sin miedo a que no fueran comprendidas. Y las confidencias permitieron estrechar lazos entre ambos, obviamente en la escuela, pusieron el grito en el cielo. Christopher fue el primer gran amor de Alan. Mala pasada le jugó la vida a Turing con el deterioro en la salud de Morcom. Él, tras beber leche de alguna vaca infectada, contrajo tuberculosis bovina. La muerte ocurrida repentinamente el 13 de febrero de 1930, no solo se llevó el cuerpo de Christopher, sino también destrozó la fe religiosa de Turing y se volvió ateo. A partir de ese acontecimiento, se obsesionó por comprender los procesos mentales del ser humano, quería entender qué había pasado con la mente de Christopher tras su muerte. Jaqueado por el dolor, de manera casi obsesiva, Alan empezó a estudiar obras que hablaran sobre ello en todas las áreas posibles: biología, metafísica, filosofía, lógica, matemática. Así fue cómo llegó a su primera visión de “la mente como una máquina artificial inteligente”, algo que podría replicarse mediante la matemática.

“Mis recuerdos más vívidos de Chris son casi siempre de las cosas tan amables que me decía” (1).

Rembrant, San Mateo y el ángel, 1661
Rembrant, San Mateo y el ángel, 1661

 

PREMIOS Y PALOS

El concepto de educación de los profesores de Sherbone hacía énfasis en los clásicos de la literatura, no en vano se había refundado en 1550 como King’s Eduard School, una escuela de gramática gratuita para niños locales. Pero la inclinación natural de Turing era hacia las matemáticas y las ciencias. En la escuela de Sherbone, ganó la mayor parte de los premios matemáticos y también realizó experimentos químicos por su cuenta, contra la opinión del profesorado, que tildó a Turing de ambicioso. Y -cuando no- apareció doña envidia, quien lo condenó por su “independencia de criterio”. A pesar de ello, Alan continuó profundizando los estudios que realmente le gustaban y llegó a resolver problemas muy avanzados para sus 15 años, sin ni siquiera haber estudiado aún cálculo elemental.

Pero se sabe: en la vida todo tiene un costo, alejarse de los clásicos literarios le significó a Alan suspender varias veces los finales y en lugar de entrar al Trinity College, su elección inicial, tuvo que conformarse con la King’s, aunque ambas pertenecían a la órbita de Cambridge.

 

A TODA VELOCIDAD

Con el título de matemático bajo el brazo, Alan, se trasladó a la Universidad estadounidense de Princeton, donde trabajó y profundizó sus estudios con el lógico A. Church y el matemático, Godfrey Harold Hardy. De esa época data la conexión de la lógica formal con sistemas mecánicos. Así pudo demostrar, en el campo de la computación, lo que Gödel había demostrado en el campo de la lógica: que existían problemas que no eran computables por una máquina ideal. La incertidumbre de si la verdad puede ser capturada por un sistema formal fue una constante en el pensamiento de nuestro personaje.
Con el estreno de su Doctorado en Princeton (1938) introdujo el concepto de hipercomputación, que permitían el estudio de los problemas para los cuales aún no existía una solución algorítmica. Veamos que es un algoritmo: es un grupo finito de operaciones organizadas de manera lógica y ordenada que permite solucionar un determinado problema. El término suele ser señalado como el número fijo de pasos necesarios para transformar información de entrada (un problema) en una salida (su solución).

 

TANTO VA EL CÁNTARO A LA FUENTE

Con 24 años, Alan Turing ya había completado su mayor contribución a las matemáticas: la triple correspondencia entre instrucciones lógicas, mente y máquina. A este terceto, se lo denominó la Máquina de Turing, pilar de la computación. Fue tal la importancia de su descubrimiento que se propuso denominar turingenieros, a quienes quisieran aplicarse al estudio de esta rama de la ciencia.

  450_1000

“Aunque nuestra visión hacia adelante es muy corta, podemos damos cuenta: hay mucho por hacer” (1)

 

HIPERCOMPUTACIÓN
“Un hombre provisto de papel, lápiz y goma, y con sujeción a una disciplina estricta, es en efecto una máquina de Turing universal”. (1).

 

EN ESTADO LATENTE

El término criptografía procede del griego. Hace referencia a “criptos” oculto y “grafe” escritura. Literalmente, la criptografía significa “escritura oculta”. Turing también estudió criptología, disciplina que le permitió descifrar códigos. A finales de la primera guerra mundial el ingeniero alemán Arthur Scherbius había creado la máquina “Enigma”. El corazón del mecanismo era el cifrado rotatorio, permitía usarla tanto para cifrar como para descifrar mensajes.

Cuando, en septiembre de 1939, Inglaterra declaró la guerra a Alemania, Turing dejó sus trabajos para dedicarse en exclusiva al desbloqueo de los mensajes cifrados alemanes. En secreto, comenzó a trabajar en el departamento británico de criptoanalítica. Los Nazis contaban con “Enigma”, cuyo código -en apariencia- era inquebrantable. Los militares ingleses se daban de bruces una y otra vez contra las ordenes emitidas por ese mecanismo, sin poder descifrarlas. La cerrazón los abrumaba. Cuando recurrieron a su cantera de científicos, los ingleses dieron el gran salto cualitativo. Turing y otros estudiosos pusieron manos a la obra y crearon una máquina aplicada a una deducción lógica capaz de descifrar, de un pequeño fragmento, un texto entero. Había nacido la “Bomba”. Desde 1939 a 1942, Alan Turing y sus compañeros derrotaron todos los patrones alemanes de la máquina “Enigma”. Conocer cuándo y dónde se ordenaban los bombardeos a Inglaterra y organizar la defensa, permitió contrarrestar los ataques alemanes. El conflicto bélico se acortó en dos o tres años y con ello se evitó, no solo la muerte de millones de personas, sino también el remanente de cuerpos con discapacidades físicas y psíquicas. Los contemporáneos de Alan no conocieron su aporte científico a la solución del conflicto, esos avances estaban cerrados bajo siete llaves, formaban parte del alto secreto de Estado.

Réplica de una máquina "Bomba" de Alan Turing
Réplica de una máquina “Bomba” de Alan Turing

La actividad aplicada en el desarrollo de la Bomba, permitió a Alan tomar contacto con la electrónica a gran escala. Y sí, el momento de Turing había llegado, para “construir un cerebro” como él mismo confesó a Donald Bayley. La hora de poner en marcha la máquina universal y en definitiva de homenajear a los patrones mentales de Christopher Morcom. Alan retomaba impulso, gracias a Chris.

“Las máquinas me sorprenden con mucha frecuencia” (1).

Arte Fractal
Arte Fractal

“El razonamiento matemático puede considerarse más bien esquemáticamente como el ejercicio de una combinación de dos instalaciones, que podemos llamar la intuición y el ingenio” (1).

 

A LA DELANTERA

La vida de Turing, al igual que el pensamiento binario, parecía una oscilación entre dos instancias: el secreto y las contradicciones. Su homosexualidad y la necesidad de ocultarla. Tener acceso a material confidencial y no poder comentarlo. El deber y la libertad, la honestidad y lo oculto, la guerra del pasado y el espíritu del futuro en continuo choque. Turing vislumbraba que la liberación y la modernidad habrían de llegar, pero él ya estaba jugado. Como siempre, un paso delante de su tiempo.

 

CUERPO ATREVIDO

De alguna manera todo comienza, aún imperceptible para tantos de los contemporáneos de ese origen. Veamos qué tipo de singular de hombre resultó Alan Turing. Casi en el anonimato, se animó a darles a las matemáticas una aplicación lejana al uso cuantitativo y a utilizar sus conocimientos científicos en el desencriptado de la máquina “Enigma”. Así, contribuyó a acortar la guerra en, al menos, dos años. Y, con ello, salvó de la muerte a millones de personas. Para dimensionar su tarea, es buen ejercicio evaluar la cantidad de víctimas de la bomba atómica arrojada en Hiroshima, que diezmó a su población en alrededor de 140.000 almas. Tener presente este dato, ilumina en cuánto la ciencia pudo contribuir al rescate de la vida. Asunto que, en general, no es resaltado. Por el contrario, siempre se destaca el modo en que el conocimiento ayudó a la muerte. No sería exagerado concluir que, una vez más, la tragedia vendió mucho más que la salvación. Siempre hay cuerpos atrevidos, que componen territorio con el resto y dignifican con su don a toda la humanidad.

(1) Alan Turing:( Londres, 1921 – 1954): Matemático, lógico, científico de la computación, criptógrafo, filósofo, maratoniano y corredor de ultra distancia.




CÓMO BULLE LA LENGUA

La orfandad: Reflexiones acerca de la poesía de Paul Celan

Por Noemí Pomi

EL GRADO CERO DEL LENGUAJE

Cuando en 1958, tuvo que pronunciar su discurso de dos folios por la recepción del Premio de Literatura de Bremen, Paul Celan jugó con las palabras «lengua» y «memoria». “En la memoria bulle una lengua, una lengua que «ha pasado sin palabras» a través de todo lo sucedido, y de lo cual ha salido «enriquecida» (…). “En esa lengua he intentado yo escribir poemas en aquellos años y en los posteriores para hablar, para orientarme, para averiguar dónde me encontraba y adónde ir, para proyectarme yo una realidad”.

Solo la lengua que transcurre también sin palabras es lengua de origen: lo que Bhartes llama el grado cero del lenguaje, el momento donde los significados todavía no se habían vinculado a los significantes. Desde ese lugar Paul Celan comenzó a escribir sus poemas, desde el vacío atractor de consistencias, desde retazos de voz que apenas murmuran.

HORROR HECHO VERBO
El poeta Paul Celan dio sus primeros berrinches el 23 de noviembre de 1920 en Czernowitz, Rumania. Desde el principio, el pequeño se manejó con dos idiomas. Su padre, Leo Antschel-Teitler, judío sionista y ortodoxo, abogó por educar a su hijo en hebreo. En tanto Fritzi (Friederike Schrager), apasionada de la literatura alemana hizo de esa, la lengua de la casa. El nombre del niño era Paul Pésaj Antschel o Ancel (Celan es anagrama de Ancel, su apellido en rumano). Corría el año 1938 cuando el joven Paul se decidió a estudiar medicina en Tours, Francia, luego la literatura y las lenguas románticas lo atraparon definitivamente, entonces volvió a Czernowitz, para estudiar esas disciplinas. Mientras tanto las sombras de la segunda guerra mundial ya desatada, invadieron la región. El poeta había escapado a las persecuciones que los alemanes llevaron a cabo durante los fines de semana de 1942 en Czernowitz, Rumania. En la oscuridad de las noches de sábado y domingo el régimen nazi llevaba a cabo deportaciones. Conscientes del riesgo de quedarse en el hogar esos días, muchos huían el viernes para volver el lunes. Un amigo rumano refugiaba a los Antschel en su fábrica de detergentes y cosméticos. Ruth Lackner, novia del poeta, un viernes de junio lo condujo hasta el refugio. Pero la madre de Paul se resistió: “No podemos escapar de nuestro destino”. Cuando Celan partió hacia la fábrica, sus padres fueron detenidos. El lunes comprobó que ellos habían sido deportados a un campo de exterminio, donde cumplirían trabajos forzados: debieron picar canteras en la construcción de un camino. Al poco tiempo también él fue confinado en un campo de trabajo en Moldavia.

ZapatoycalcetndeniocoleccindelMuseoEstataldeAuschwitz-Birkenau-FotoporPawelSawickiAuschwitz-BirkenauStateMuseum-Musealia
Pawel Sawicki, Zapato y calcetín, foto expuesta en el Museo de la Memoria de Auschwitz.

ORFANDADES VARIAS

Paul Celan, ya desde sus traslados al refugio, comenzó a sufrir desarraigos múltiples. Había perdido su casa, su ropa, su barrio, sus sabores, sus libros y, como remate, después de temer por el destino de sus padres, las noticias volaron y le confirmaron lo peor: su padre pereció de tifus y su madre, asesinada. Liberado en 1944, marchó a Bucarest, donde trabajó en una editorial. En esa ciudad, Paul se ganó la vida como traductor, especialmente, de novelas y prosas, entre ellas, las de Chejov.
Abandonó Rumania en 1947 para pasar una breve temporada en Viena, donde publicó, “La arena de las urnas”. A causa de un exceso de errores de imprenta, Paul retiró la edición. Lo incluiría más tarde en su primer libro publicado en Alemania, “Mohn und Gedächtnis”, “Amapola y memoria”. Celan viviría ya siempre como la memoria de una familia aniquilada.

aschenblume
Anselm Kiefer , “Flores de cenizas”

Otras víctimas que atravesaron situaciones similares no pudieron resistir la culpa del sobreviviente y se suicidaron en los primeros años después del fin de la guerra. Celan, sin embargo y durante un tiempo, pudo resistir con poesía la tentación de matarse. Los fantasmas de Czernowitz y de otros muchísimos campos de concentración o de exterminio sobrevolaron y aún sobrevuelan gran parte del mapa de Europa y de todo el mundo. Como el poeta, varios escaparon de los verdugos, pero pudieron trocar la falta en acción. El caso de la poesía de Celan es particular porque así como, dentro de su nombre, lleva el anagrama del apellido de su padre en la lengua alemana, sus textos dan vida a la figura de su madre. El alemán fue una lengua que él cuidó con delicadeza extrema, como quien cuida las huellas maternas en la cuna.

 

9caa2793658f3cc387f216157300b1ce_XL (1)

 

ESCOLTA DE POLVO
Los poemas rumanos son los escritos por Celan en su juventud, unos 200 en total, de los cuales 138 nacieron en Czernowitz y el resto en Bucarest y Viena. Entre ellos:
De viaje
Hay una hora que hace del polvo tu escolta,
de tu casa en París, lugar de sacrificio de tus manos,
de tu ojo negro, el más negro ojo.
Hay una estancia donde un tiro de caballos se detiene para tu corazón.
Tu cabello quisiera ondear en el viento cuando te vas, eso le está prohibido –
los que se quedan y hacen signos de adiós no lo saben.

“Hay una hora que hace del polvo tu escolta, / de tu casa en París, lugar de sacrificio de tus manos, / de tu ojo negro, el más negro ojo.” Hora extraña donde las cronologías se invierten y aquello erosionado del pasado te conduce, se pone delante y empuja al futuro. Lo esplendoroso, “la ciudad luz”, se vuelve espacio de sacrificio de la escritura. Hora de alteración del orden habitual de las cosas.
“Hay una estancia donde un tiro de caballos se detiene para tu corazón. / Tu cabello quisiera ondear en el viento cuando te vas, eso le está prohibido / los que se quedan y hacen signos de adiós no lo saben.” Hay desencuentros de saberes. Quienes están en un espacio no pueden leerse a sí mismos, mientras permanezcan en ese lugar. Cuando uno vive no se vive vivir.

Anselm_Kiefer-_Margarethe
Anselm Kiefer – Margarete

 

MADRE LENGUA

Cuando el poeta judío Paul Celan escribió “Fuga de la Muerte”, se encontraba muy lejos de su Rumania natal. Ni la existencia de los campos de exterminio nazis ni el extermino de su propia familia impidieron que él escribiera en alemán. Lengua madre es territorio habitable. Su poesía incluye, casi inevitablemente, la denuncia y el símbolo, sin que ninguno de ellos sea su corazón. El horror se hace verbo y la belleza espanta, por ejemplo, en “Leche negra de la madrugada”. Ecos: el poeta los recoge y los convierte en palabras concretas.

1521463088_579790_1521536807_noticia_normal
Dibujos de Helga Weissová, sobreviviente del Holocausto

Fuga de la Muerte

NEGRA leche del alba la bebemos de tarde
la bebemos a mediodía de mañana la bebemos de noche
bebemos y bebemos

cavamos una fosa en los aires no se yace allí estrecho
Vive un hombre en la casa que juega con las serpientes que escribe
que escribe al oscurecer a Alemania tu pelo de oro Margarete
lo escribe y sale de la casa y brillan las estrellas silba a sus mastines
silba a sus judíos hace cavar una fosa en la tierra
nos ordena tocad a danzar

Negra leche del alba te bebemos de noche
te bebemos de mañana a mediodía te bebemos de tarde
bebemos y bebemos

Vive un hombre en la casa que juega con las serpientes que escribe
que escribe al oscurecer a Alemania tu pelo de oro Margarete
Tu pelo de ceniza Sulamit cavamos una fosa en los aires no se yace allí estrecho
Grita hincad los unos más hondo en la tierra los otros cantad y tocad
agarra el hierro del cinto lo blande son sus ojos azules
hincad los unos más hondo las palas los otros seguid tocando a d a n z a r

Negra leche del alba te bebemos de noche
te bebemos a mediodía de mañana te bebemos de tarde
bebemos y bebemos

vive un hombre en la casa tu pelo de oro Margarete
tu pelo de ceniza Sulamit juega con las serpientes
Grita que suene más dulce la muerte la muerte es un Maestro Alemán
grita más oscuro el tañido de los violines así subiréis como humo en el aire
así tendréis una fosa en las nubes no se yace allí estrecho

Negra leche del alba te bebemos de noche
te bebemos ni mediodía la muerte es un Maestro Alemán
te bebemos de tarde y mañana bebemos y bebemos

la muerte es un Maestro Alemán su ojo es azul
él te alcanza con bala de plomo su blanco eres tú
vive un hombre en la casa tu pelo de oro Margarete
azuza sus mastines a nosotros nos regala una fosa en el aire
juega con las serpientes y sueña la muerte es un Maestro Alemán

tu pelo de oro Margarete
tu pelo de ceniza Sulamit

 

NOCHE ENVENENADA

El poema comienza con el oxímoron, “negra leche” y, así, abre las cuatro unidades estróficas. Sin dudas, esa fuerza poética está inspirada en imagen de un hecho real. En los campos nazis, un grupo de condenados era forzado a cantar nostálgicas canciones mientras otros cavaban tumbas “en el aire”. La leche negra ilumina la oscuridad del tiempo y la tumba en la tierra (ser enterrado) o en el aire (ser quemado). “Vive un hombre en la casa”: el hombre, el verdugo, que más que vivir, invade, confisca, se vuelve él mismo el único territorio de lo posible y lo real. Incluida la muerte.

Por su parte, Margarita / Sulamita resuena en un doble nombre de mujer, que evita hablar de “las mujeres”. Un nombre es una. Las mujeres son todas. Dos nombres que refieren a cada una, en singular, multiplicadas por miles.

Y luego están los perros, los verdugos, las víctimas, los judíos, todos unidos, con voluntad o de prepo, en la patria de los asesinos. El oro de los cabellos de Margarete se tornará ceniza, al igual que el producto de los hornos crematorios. Este imaginario significante se sucede y alterna en el texto, musicalmente, prestándose significados en las cuatro estrofas principales.

“Negra leche del alba la bebemos de tarde / la bebemos a mediodía de mañana la bebemos de noche / bebemos y bebemos”. Alimento fundamental en los primeros meses de todos los mamíferos, en lugar de aportar nutrientes, en este caso, la leche es la palabra que alimentará a ciertos muertos. De ese modo intenta rescatar vida. Este enfático estribillo da el tono a todo el poema y evoca una maternidad perversa. La leche negra bebida en todo momento llena el cuerpo de noche perpetua, noche incorporada en una intoxicación inevitable de oscuridad.

“Cavamos una fosa en los aires no se yace allí estrecho”
700full

Cavar es una habilidad de la mirada: el espanto ante la inmensidad de las chimeneas y ante ese humo que no va a ninguna parte solo permanece como cuenco inconsistente con mezclados remanentes de cenizas. Ante las brasas, el poeta sufre otra orfandad, allí fue cremado el cuerpo de su padre.

“Vive un hombre en la casa que juega con las serpientes que escribe / que escribe al oscurecer a Alemania tu pelo de oro Margarete / lo escribe y sale de la casa y brillan las estrellas silba a sus mastines / silba a sus judíos hace cavar una fosa en la tierra / nos ordena tocad a danzar”. Hay escrituras que juegan con serpientes en modo inverso a la alquimia, esas escrituras oscurecen al mismo que las escribe. No trasmutan metales en oro, sino que “el pelo de oro” funde en muerte. El silbido es la voz que convoca a la parca. No llama por nombre, llama al cuerpo indefenso en su mera animalidad. Y el silbido divide su coro en dos: a unos los hace ir al ritmo del exterminio y a los otros -sus hermanos- les silba la furia de la pala, obligada a cavar la tumba de quienes hacía instantes compartían el poco aire del lugar con ellos.
“Negra leche del alba te bebemos de noche / te bebemos de mañana a mediodía te bebemos de tarde / bebemos y bebemos / Vive un hombre en la casa que juega con las serpientes que escribe / que escribe al oscurecer a Alemania tu pelo de oro Margarete / Tu pelo de ceniza Sulamit cavamos una fosa en los aires no se yace allí estrecho / Grita hincad los unos más hondo en la tierra los otros cantad y tocad / agarra el hierro del cinto lo blande con sus ojos azules / hincad los unos más hondo las palas los otros seguid tocando a d a n z a r”. El poeta contrapone el pelo de oro de Margarete que, al quemarse, se transformará en pelo de ceniza en Sulamit. De ese modo, una se mira en el espejo de la muerte de la otra. Y, de fondo, “Tocad a danzar”, imperativo que intenta tapar gritos, como si el campo de concentración hubiera sido un sitio con actividades” recreativas” para los judíos.

 

HIERRO AZUL
Otra orfandad se precipita cuando el hombre que juega con las serpientes “agarra el hierro del cinto y lo blande con sus ojos azules”, en este caso, contra su madre. A esta altura, la música que persigue a la memoria está tan llena de muertos, que todos los ausentes son familia.
“Negra leche del alba te bebemos de noche / te bebemos a mediodía de mañana te bebemos de tarde / bebemos y bebemos / vive un hombre en la casa tu pelo de oro Margarete / tu pelo de ceniza Sulamit juega con las serpientes / Grita que suene más dulce la muerte la muerte es un Maestro Alemán / grita más oscuro el tañido de los violines así subiréis como humo en el aire / así tendréis una fosa en las nubes no se yace allí estrecho”. En estos versos, la música tañe dulcemente y a la vez oscurece el ascenso en humo de los cuerpos. Ascender como humo es ascender sin consistencia, ser consumido- devorado-: única vía de “liberación”.

Negra leche del alba te bebemos de noche / te bebemos ni mediodía la muerte es un Maestro Alemán / te bebemos de tarde y mañana bebemos y bebemos / la muerte es un Maestro Alemán su ojo es azul / él te alcanza con bala de plomo su blanco eres tú / vive un hombre en la casa tu pelo de oro Margarete /azuza sus mastines a nosotros nos regala una fosa en el aire / juega con las serpientes y sueña la muerte es un Maestro Alemán / tu pelo de oro Margarete /tu pelo de ceniza Sulamit.

Al final del poema Celan, funden el color y el sonido en una sofocación. La muerte se deshumaniza porque las tumbas se cavan en el aire, se pierde la dignidad del último aliento. El asesino tiene ojos azules, grita y rabia, bestializado él, mientras bestializa.

is
Otto Dix, Cráneo

 

INTOXICACIÓN INEVITABLE

“La escritura de Celan es a la literatura lo que el Guernica de Picasso a la plástica”, George Steiner (3)

El judaísmo late en la poesía de Celan a través del imaginario del folklor judío y el nombre de Yahvhé (1). Igual que en el misterio del tetragramatón, todo poeta funda la contra-palabra, un modo alternativo al modo racional causa- efecto. Así, acerca a la lengua a su anhelo de decir lo callado, lo eludido, lo silenciado, lo impronunciable. Instala un nuevo borde entre lo dicho y lo inefable. Lo suyo es poesía, no discurso poético. La palabra del poema se ofrece en disolución en el acto mismo de nombrar. La poesía de Celan no va hacia la muerte, viene de ella.

pablo-picasso-el-osario
Pablo Picasso, Osario

 

SUEÑO Y SUSTENTO

El aliento nocturno es tu sábana,
la tiniebla se acuesta a tu lado.
Los tobillos te roza, las sienes;
te despierta a la vida y al sueño,
te rastrea en el verbo,
en el deseo, en las ideas,
duerme con cada una de ellas
y te atrae con halagos.
Te peina la sal de las pestañas,
te la sirve a la mesa,
les escucha a tus horas la arena
y la pone a tu alcance.
Y aquello que era cuando rosa era,
sombra y agua, te lo escancia.

“El aliento nocturno es tu sábana, / la tiniebla se acuesta a tu lado. / Los tobillos te roza, las sienes; / te despierta a la vida y al sueño, / te rastrea en el verbo, / en el deseo, en las ideas, / duerme con cada una de ellas
y te atrae con halagos”. La tiniebla, una especie de compañera, te arropa, te mima. Te despierta a la vida en el sueño. SÍ, el aliento es el lugar donde se anuncia el lenguaje y es, a su vez, su página. La tiniebla es una escena erótica donde se revuelcan el lenguaje y la tiniebla.

“Te peina la sal de las pestañas, / te la sirve a la mesa, / les escucha a tus horas la arena /y la pone a tu alcance. / Y aquello que era cuando rosa era, / sombra y agua, te lo escancia”. La tiniebla es muy fértil, busca tus rastros en el verbo. Los rastros de tus lágrimas, la sal, los vuelve alimento. Donde la arena y la sal son los restos de tus dolores, la madre tiniebla es la nodriza indispensable para dar a luz el poema. Lo que hace la tiniebla es lo mismo que haría el polvo en el otro poema rumano, rescatarse de ser siempre idéntico y transformarse.

 

CRISTAL

No busques en mis labios tu boca,
ni en la puerta al extraño,
ni en el ojo la lágrima.

Siete noches más arriba
pasa el rojo hacia el púrpura,
siete corazones más adentro
insiste la mano en la puerta,
siete rosas más tarde
se escucha el rumor de la cisterna.

“No busques en mis labios tu boca, / ni en la puerta al extraño, / ni en el ojo la lágrima”. No se puede buscar en los sitios habituales, hay un desacomodamientos de sentidos, de espacios y tiempos.

“Siete noches más arriba / pasa el rojo hacia el púrpura, / siete corazones más adentro / insiste la mano en la puerta, / siete rosas más tarde / se escucha el rumor de la cisterna”. El siete es un número cabalísitico. Una cifra, más que un número. En siete días se creó el mundo. Siete colores tiene el arco iris. Pero entre color y color (entre rojo y púrpura) hay -medidos en altura, no en sucesión- fracciones más del ser. Rosas arriba, rosas más tarde, son otras medidas del tiempo: lo medimos en rosas y en cimas.

Paul  Celan por Grau Santos
Paul Celan por Grau Santos

 

SHEERIT

Corría el año 1967 cuando alguien le había pedido al poeta que le explicara un poema: «Siga leyendo. Basta con leer y releer, y el sentido aparecerá por sí solo». Siempre había insistido en que sus versos no podían estar sellados como por arte de magia, porque eso era como relevar a los lectores de su tarea y su responsabilidad de comprender.

«Tal vez yo sea uno de los últimos que deba seguir viviendo para consumar el destino del espíritu judío en Europa. Esa obligación la he sentido como poeta, como poeta que no podía dejar de escribir, a pesar de ser judío y escribir en alemán». El poeta estaba en lo cierto, Celan fue considerado por la crítica internacional como el más grande lírico en alemán de la segunda posguerra.

30deabril1945byscheiber
Scheiber Hugo, Los últimos días en la Cancillería del Reich.

 

“Del Holocausto hubo víctimas mortales y víctimas moribundas. La cifra de víctimas del exterminio de los judíos por parte del nazismo en Europa es conocida, pero la verdadera magnitud del Holocausto sólo es completamente visible si se tiene en cuenta también a los supervivientes del crimen. La tradición judía acuñó un término para referirse a ellos: sheerit, el remanente, lo que quedó. Esa carga residual tiene, en el término hebreo, un matiz de orfandad: lo que quedó, pero lo que quedó sin nada ni nadie. El núcleo de este remanente lo constituyeron los cerca de 50.000 judíos liberados de los campos de concentración dispersos por Austria y Alemania en abril y mayo de 1945. A ellos habría que sumar algunos cientos de miles que antes se habían escabullido por poco de las tenazas asesinas de Hitler, pero que se vieron igualmente huérfanos, vagando por las frías estepas del Este europeo o por los sórdidos ambientes de las capitales donde se ocultaron hasta alcanzar un lugar más seguro en el mundo”. (2)

(1) Yahvhé: El nombre propio de Dios en el Antiguo Testamento; de aquí que los judíos lo llamaran el nombre por excelencia, el gran nombre, el único nombre, el nombre glorioso y terrible, el nombre oculto y misterioso.

(2) Carlos Ortega: Valladolid, contemporáneo. Escritor, traductor y editor, dirige el Instituto Cervantes.

George Steiner: Contemporáneo. Profesor, crítico y teórico de la literatura y de la cultura.




FIBRA DE MIEL Y AZUCENA

Reflexiones acerca de la miseria: sobre María Magdalena Dámasa Güemes.

Por Noemí B. Pomi

 

PARA UNA GRAN MUJER, LETRA CHICA

Bien al norte, descendientes de los conquistadores españoles y funcionarios de la corona de España se amalgamaban en una sociedad muy conservadora, donde se acentuaban las diferencias de “clase” y de “casta”, mucho más que en Buenos Aires. Allí, entre cerros y bajo el cielo azul de Salta, el 11 de diciembre de 1787, nació María Magdalena Dámasa Güemes. La Macacha estaba destinada a ser una gran mujer en la historia argentina, lamentablemente, expuesta con letra chica. Su madre, Doña María Magdalena Goyechea y de la Corte (descendiente de los opresores ibéricos y encomendados al norte del Virreinato del Río de la Plata) y de Gabriel Güemes Montero (tesorero real de las autoridades españolas). Demás está decir que, con esa prosapia, se trataba de una familia de hacendados y funcionarios realistas. En aquel momento, lejos estaban sus padres de imaginarse que, entre su prole, se encontraban dos montoneros, futuros defensores de la frontera norte de nuestro país y custodios del ejército del General San Martín.

retrato-de-la-burguesía, SIQUEIROS
Mural de la burguesía, Siqueiros David Alfaro

 

PIANO, FLAUTA Y POTROS

Niña inquieta y precoz, a los cinco años, leía bajo la atenta mirada del maestro, su padre. Los Güemes no descuidaron la formación artística de su hija. Magdalena estudió piano y flauta, disciplinas poco frecuentes en la formación de las mujeres en la época. Desde pequeña le atraía el campo y, en complicidad con su hermano, Martín Miguel -dos años mayor-, solía recorrer los cerros de su Salta natal, cabalgaba en pelo, con el cabello suelto en un remolino. Así aprendió a conocer los secretos del monte, de sus árboles y el mensaje del viento. Los Güemes eran de los hacendados criollos que trataban a los peones sin interponer demasiadas diferencias. Con ello se ganaban su lealtad y su respeto. Macacha distinguía las características de los hombres, sus costumbres, sus voces. Y, en sus largos recorridos, imprimió en su memoria la geografía salteña.

 

ENTRE LOS CERROS Y EL CIELO

Nos despedimos con un abrazo interminable”, así escribió Macacha en su diario, cuando el cadete Martín Miguel fue llamado para continuar con su carrera militar en Buenos Aires. Desde ese momento, sus vidas estuvieron atravesadas por el compañerismo y la cooperación. En pocos años la niña se transformó en una “mujer ambiciosa, intrigante, animosa, dotada de garbo y hermosura”, según la definición del General José María Paz, en su libro, “Campañas de la Independencia” (1).
También cumplió, en tiempo y forma, con el mandato de su época: toda mujer debía casarse joven. A los 16 años, contrajo matrimonio con el militar Román de Tejada, con quien tuvo una hija, Eulogia.                                         

Retrato de Macacha y Martín Güemes
Retrato de Macacha y Martín Güemes

“El año 1810 sorprendió a los hermanos Güemes entre los primeros partidarios salteños de la revolución, en contra del gobernador Nicolás Severo de Isasmendi. Cuando llegó a la provincia la expedición al Alto Perú, comandada por Castelli y Balcarce, organizaron milicias de apoyo que, en los años siguientes, se convertirían en los célebres ‘Infernales de Güemes’” (2). Rápida de reflejos, Macacha convocó a un grupo de primas y amigas. Comenzaron así a confeccionar uniformes para los soldados del Escuadrón de Salteños. Desde 1810 hasta 1824, su casa -además de taller de costura- se convertiría en refugio de jefes, oficiales, soldados y en centro de propaganda de ideales revolucionarios.

 

GUERRERA EN FLOR

Ella, la flor salteña, la joven de la “alta sociedad”, supo sostener en los hechos el amor a su tierra y a sus ideales. Participó en forma activa en la guerra gaucha que organizó Martín Miguel para defender la frontera. Cuentan que, en una ocasión, un escuadrón de gauchos a sus órdenes retrocedía ante un grupo de soldados del bando enemigo. Ella se adelantó y les gritó: “¡Cobardes, vean cómo pelean las mujeres en mi tierra!”. Empuñó su lanza criolla y se dirigió a todo galope hacia el enemigo. Los gauchos leales volvieron sus caballos y la siguieron. Pelearon hasta que no quedó ni un realista.

 

OPERADORA POLÍTICA

Hay elementos que no siempre van de la mano, por ejemplo, el coraje en la lucha y la habilidad en la tarea política. Macacha conjugaba ambos aspectos. En 1815, el capitán Ramón de Tejada había sido confinado a Famatina por ofender a un camarada de armas. La enérgica defensa emprendida por Macacha logró que cesara la condena a su cónyuge, que se apercibiese a la provincia y que el capitán volviera a su puesto, a su ciudad y a sus brazos.
Es más que evidente: la grieta ha existido desde el nacimiento mismo de la patria. Basta decir que las fuerzas comandadas por los Generales Güemes y Rondeau estuvieron a punto de enfrentarse. Rondeau estaba más preocupado por el liderazgo de Don Martín Miguel en el norte que por aunar fuerzas y preparar la resistencia frente al enemigo externo. Con la mediación de Macacha, se consiguió firmar la “Paz de los Cerrillos”, que ratificó a Güemes en la conducción de la guerra gaucha y, además, estableció que brindaría su auxilio a las tropas enviadas desde Buenos Aires. En la actualidad podríamos calificar a esta dama como a una “hábil operadora política”.noe reemplazo

Arte con maíz  

ESPÍA SAGAZ

Macacha, al igual que otras mujeres de la época, conseguía información que luego le hacía llegar a su hermano. Espía sagaz y operadora política de lujo, lo protegía y lo ponía sobre aviso ante cualquier cambio de marcha. Arriesgada y atrevida, aun durante su embarazo, cabalgaba los caminos de su infancia hacia el campamento, para avisar de alguna emboscada o algún mensaje de urgencia.

Retrato del General Güemes y "Los infernales" en combate
Retrato del General Güemes y “Los infernales” en combate

 

¡CUÁNDO NO!: MUJERES

La circunstancia de saber que padres, maridos, hijos, hermanos se encontraban en los ejércitos patriotas dio a las mujeres el motivo más poderoso para convertirse en espías constantes y celosas en un sistema organizado de información. No las detuvieron los peligros y penalidades, propias de una ciudad sitiada. En Salta se necesitaba una comunicación casi diaria sobre qué ocurría en la plaza. Además de los mensajes dentro del ruedo de las polleras y los buzones, era común enviar a las criadas al río para el lavado de la ropa. Estas asistentes, fieles a sus señoras y entusiastas patriotas, entre la ropa o dentro del cántaro, llevaban la correspondencia que dejaban en lugares ocultos de un árbol.

Retrato de una espía: Doña María Loreto Sánchez de Peón Frías
Retrato de una espía: Doña María Loreto Sánchez de Peón Frías

 

PANADERAS Y CONTADORAS

Para colaborar como espía en defensa de la patria no se necesitaba ser una experta contadora, alcanzaba con ingenio y tesón. Se valían del grano americano por excelencia –el maíz- para su sistema de contabilidad precario. A fin de conocer el número de tropas enemigas, una mujer humilde aparecía por las calles y ofrecía pan que ella misma hacía justo a la hora en que pasaban lista en los cuarteles del rey. Para no equivocarse, la mujer llevaba en el bolsillo de sus polleras una cantidad de maíz y dos bolsitas vacías colgadas en la cintura. Sentada allí, con su pan en el patio del cuartel, en la plaza o en la calle, iba echando el maíz en la bolsita de su derecha, por cada soldado que respondía presente. Hacía lo mismo con la de la izquierda, cada vez que se respondía ausente. Aquellas contadoras, quizás las primeras de nuestra historia, mediante un simple resultado aritmético, pasaban al General Güemes la cifra de enemigos en aquel sitio. Esta operación se repetía cada vez que llegaban refuerzos del Perú.

3a5a6cfee5b5f94c55c38a32bcf828a0--chief-seattle-earth-day
Arte con maíz

 

MINISTRA SIN CARTERA

En sus acciones, Güemes debió enfrentar a una parte importante de la elite salteña, más dispuesta a acordar con los realistas que a tolerar el poder del “gauchaje”. El 5 de mayo de 1815, la voluntad popular lo consagró gobernador de Salta –fue el primer gobernador electo y no designado a dedo por Buenos Aires, en lo que hoy es territorio argentino–, lo que inició un período de enfrentamientos civiles superpuestos a la guerra contra las fuerzas del rey. Macacha fue el verdadero ministro de su hermano: con ella, Güemes no tendría secretos de gobierno. El hombre no realizaba ninguna acción comprometida sin su mediación y parecer. Ella lo acompañaba con sus consejos, nacidos de la perspicacia y delicadeza, e intervenía personalmente en actos más públicos, aun en los mismos hechos de la guerra: montaba a caballo, recorría las filas y arengaba las tropas. Así la describía un escritor salteño: “(…) arrogante y hermosa, (que) durante el gobierno difícil de la guerra, habría de llevar la armonía a las pasiones, la prudencia y el acierto en los consejos, la luz en los momentos más delicados del peligro y una sagacidad e inteligencia nobles y generosas en la diplomacia, acompañado todo ello de la seducción y el encanto que se desprenden de la mujer inteligente y culta” (3). Otra aproximación a su figura la dan los versos de Jaime Dávalos:
Macacha Güemes, tus ojos / son dos luceros en guerra / por eso hasta las guitarras / te copiaron las caderas. En tiempos de serenata / la oscuridad en tus trenzas / brillaba como las lanzas / a flor de la montonera. Mamita del pobrerío, / palomita mensajera, / que entre el gauchaje lucía / lo mismo que una bandera. Macacha Güemes, muchacha, / fibra de miel y azucena, / tus ojos negros mojaron / de amor, la noche salteña” (4).

Mientras su hermano combatía al mando de su ejército en la Guerra Gaucha, Macacha condujo el gobierno provincial, encargándose de desarmar operaciones contra su gestión. Las familias de la élite salteña, tenían desconfianza, pues no aceptaban un liderazgo “gauchesco, y formaron el partido opositor, Patria Nueva. Para contrarrestarlos, junto con José Ignacio de Gorriti, Macacha formó el partido Patria Vieja, sostén del gobierno de Güemes hasta su fallecimiento.                                      

"Lo s visibles", Eduardo Esparza
“Los visibles”, Eduardo Esparza

 

TRAIDORES, SIEMPRE HUBO

En 1821, Güemes se encontraba con Macacha, cuando una partida realista lo emboscó e hirió. Fue en Salta, el 7 de junio. A los pocos días, Martín murió. Ella continuó activa en los sucesos políticos de la provincia, con la audacia que la caracterizaba. Fue muy querida por el pueblo debido a la generosidad con que ayudaba a los necesitados, que no escaseaban en tiempos de lucha.

"La vela", Salvador Dalí
“La vela”, Salvador Dalí

 

REVOLUCIONARIAS

Tras la muerte de su hermano, Macacha siguió al frente de la “Patria Vieja”, donde participaban otras mujeres, como su madre, Magdalena Goyechea, y sus sobrinas, Cesárea y Fortunata de la Corte, entre otras. En medio de las disputas por el poder entre miembros de la elite, en septiembre de 1821, Macacha, su madre, su esposo y otros “güemistas” fueron detenidos. Se produjo entonces la “Revolución de las Mujeres”, en las que el “gauchaje” se sublevó y saqueó la ciudad de Salta para poner en libertad a la madre y a la hermana del caudillo, por entonces, ya apodada “Madre del Pobrerío”. No se amedrentó con la detención, más bien se estimuló con la pueblada y siguió su gesta. Salteña brava, con el apoyo militar de Pablo Latorre, derrocó al gobernador Fernández Cornejo y puso en el cargo al General Gorriti. No conforme, en 1824 se rebeló contra el General Juan Antonio Álvarez de Arenales “y nuevamente contra el General José Antonio Fernández Cornejo, once años después, provocando la delegación del mando de este en manos del general Felipe Varela“.

sitial12
Macacha Güemes

Macacha Güemes murió en su ciudad natal, el 7 de junio -la misma fecha en que su amado hermano había sido herido- de 1886.

 

CAMPANAS AL VIENTO

En los territorios ocupados, España tendió redes de connacionales que fueron afianzándose en puestos claves de la administración del Virreinato y constituyeron la “elite” de los territorios ocupados. Fuera de sus cálculos, quedó el deseo de ser libres de los pueblos originarios y de sus descendientes. El movimiento libertario del norte debió enfrentarse a la “alta sociedad” salteña, plagada de españoles y funcionarios opuestos al ejército del General Güemes y a sus “Infernales”. El poder de turno no dudó en dar muestras acabadas de miserabilidad, con tal de no perder su posición dominante. En la vereda contraria, se yergue Macacha Güemes una mujer -como algunas otras- que no dudó en ofrendar sus bienes, arriesgar su vida y su familia, en aras de la libertad nacional.

thumbnail_NOE2detalle%20de%20monumento%20a%20Güemes
Martín Miguel de Güemes y Macacha, en monumento salteño

 

(1) General José María Paz. (1791 – 1854) Militar argentino. Campañas de la Independencia.
(2) Pigna Felipe. Argentino. Contemporáneo, Profesor de historia, escritor.
(3) Bernardo Frías. Argentino. (1866 – 1930) Abogado, docente y escritor.
(4) Dávalos Jaime. (1921 – 1981) Poeta y músico argentino.




LECHE DE BARRO

DESEANTES: sobre María Remedios del Valle, “La madre de la patria”.

Por Noemí B. Pomi

MUJER, NEGRA Y POBRE

Un día de cualquier mes de 1766, o quizás de 1767, nació María Remedios del Valle. Sí sabemos que en el Virreinato del Río de la Plata comenzó su historia. Niña, negra y pobre, en aquellos tiempos y para esa trinidad, soplaban malos vientos. Por estos lares, los conquistadores habían establecido castas. A ella, afrodescendiente, le asignaron la condición de liberta, (esclavos a quienes se le otorgaba la libertad). Cabe aclarar que, si bien eran libres civilmente, por lo general, caían en la esclavitud económica. Sí, sí: debían ganarse la vida con cualquier actividad, en tanto y en cuanto, la encontraran. Nada fácil para la negra Remedios, cuyo color de piel estaba muy lejos de ser “cantado” a lo Humberto Ak´abal (1): “Cuando yo estaba embarazada,/esperándote,/sentía muchas ganas de comer tierra,/arrancaba pedacitos de adobes/y me los comía…/Esta confesión de mi madre/me desgarró el corazón./Mamé leche de barro/por eso mi piel/es de color de tierra.”

María Remedios Del Valle
María Remedios Del Valle

MUJER DE ARMAS TOMAR

Y, tras la Revolución de Mayo, marchó a prestar servicios en el Ejército del Norte. Se le unieron su esposo y sus hijos. La primera expedición al Alto Perú partió el 6 de julio de 1810, al mando de Ortiz de Ocampo. “La parda María, como se la menciona en algunos partes militares, combatió en Huaqui, (20 de junio de 1811) y vivió las peripecias de esa retirada del Alto Perú”. (3).

El Exodo Jujeño, cuadro de pintor anónimo de mediados del siglo XX. (Museo Histórico Provincial de Jujuy)
El-Exodo-Jujeño-cuadro-de-pintor-anónimo-de-mediados-del-siglo-XX.-Museo-Histórico-Provincial-de-Jujuy

Remedios participó de todos los enfrentamientos: El Desaguadero, Tucumán, Salta, Vilcapugio y Ayohuma, algunas veces como auxiliar, otras, mezclada con las tropas. Entre tiros, espadas, barro y llantos iba desgarrándose. La pérdida en combate de marido e hijos no la detuvo. Después de cada derrota, apretó sus dientes y arremetió con más y más fuerza.

ee14aaa2cafffeb4f13eda466b0dd629--dali-paintings-cool-art
Salvador Dalí. Araña de la noche, 1940

De cada lucha, guardó cicatrices donde leer su trayectoria. En su sangre, bullía la revolución. Estaba amarrada a esta tierra con raíces demasiado profundas para arriesgar ni un ápice de lo conseguido. Además, bien sabía que peligraba todo el norte. Belgrano, decidido a no dejar en manos del enemigo nada que le pudiese ser útil, organizó durante agosto el llamado éxodo jujeño: ordenó a la población civil replegarse junto con el ejército y quemar todo lo que restase detrás. Así intentaba entorpecer el avance español. Aquel 27 de febrero de 1812, en los oídos de esa negra patriota, permanecieron los ecos del silencio de los jujeños al dejar sus pocas pertenencias camino a Tucumán. Junto al General Belgrano, María acompañó y alentó a los desposeídos.

11149236_10152823893642379_9124325189822540151_n

                 Dibujo sobre el éxodo jujeño

Llegados a Tucumán, “Unos días antes de la Batalla, se presentó ante el General Belgrano para que le permitiera atender a los heridos en las primeras líneas de combate. Pero, ante la negativa del general y empecinada como era, se filtró entre la retaguardia y llegó al centro de la batalla, donde no sólo asistió a los heridos, sino que alentó a los soldados a derrotar al enemigo.” Ante tanto valor desplegado, los soldados comenzaron a llamarla “Madre de la patria” y Belgrano la nombró Capitana de su Ejército.(4)

REMEDIOS PARA TODOS

Las batallas de Vilcapugio y Ayohuma (“ Ayohuma”, etimológicamente “cabeza de muerto”) resultaron desastrosas para el Ejército del Norte, comandado por el General Belgrano.

image
Imágen de las niñas de Ayohuma

Entre las mujeres que lo acompañaron se destacaban las “niñas de Ayohuma” y, en especial, una parda. Ellas iban en calidad de auxiliares, enfermeras, cocineras o simplemente seguían a sus hombres al campo de batalla. Marchas, contramarchas, las inclemencias del tiempo, comida racionada, las limitaciones en la higiene personal. Dentro de sus uniformes, ninguna exigía trato preferencial. Poco se señala que, en infinidad de oportunidades, excedían las tareas asignadas y participaban de la lucha. Belgrano, al igual que San Martín, fue reacio a la presencia de mujeres entre sus tropas. A pesar de esas reticencias, “Remedios era el paño de lágrimas de la tropa (…) todos, a voz pública, hacían elogios de esta mujer por esa oficiosidad y caridad con que cuidaba a los hombres en la desgracia y miseria en que quedaban después de una acción de guerra: sin piernas unos, y otros sin brazos, sin tener auxilios ni recursos para remediar sus dolencias. De esta clase era esta mujer”. (4).

SIETE VIDAS

María Remedios combatió, fue herida de bala y, en la batalla de Ayohuma, fue tomada cautiva por los realistas Pezuela, Ramírez y Tacón. Desde el campo de prisioneros, ayudó a huir a varios oficiales patriotas. Por eso, como medida ejemplificadora, la sometieron a nueve días de azotes públicos que le dejarían marcas de por vida. “Pero María pudo fugarse de sus verdugos y reintegrarse a la lucha contra el enemigo, operando como correo en el peligroso territorio ocupado por los invasores. (…) Estuvo siete veces en capilla, o sea, a punto de ser fusilada, y a lo largo de su carrera militar recibió seis heridas graves de bala.”. (3) Luego de la fuga, se reintegró al ejército argentino.

Ernst-Barlach-1927-wood-cut-2
Ernst Barlach, 1927

DE CAPITANA A MENDIGA

Al terminar la guerra, tenía grado de Capitana, pero estaba sola en el mundo, todos los suyos habían muerto en combate. Cuando el último de sus camaradas en las guerras de la Independencia murió, el recuerdo de María Remedios se perdió, salvo para unos pocos historiadores. Por entonces, dejó de cobrar su sueldo. Sola y pobre, en 1826, a través de Manuel Rico, el 23 de octubre de 1826 inició las gestiones para obtener una pensión que le permitiera “acabar su vida cansada y en compensación por los servicios prestados a la patria y por la pérdida de su esposo e hijos”. (5)

El ministro de Guerra de la Nación, General Francisco Fernández de la Cruz, aquel 24 de marzo de 1827, mostró incomprensión y corazón de acero, cuando rechazó el pedido, ya que “no estaba en las facultades del Gobierno disponer gracia alguna que importe erogación al Erario” (4). No obstante, generosamente “recomendó” realizar el pedido ante la legislatura provincial.

7a
Ernst Barlach. Mendigo. Arte moderno

Mientras tanto, “una anciana encorvada y desdentada, frecuentaba los atrios de las iglesias de: San Francisco, Santo Domingo y San Ignacio para asegurarse las sobras de los conventos de las que se alimentaba.” Llegaba desde lejos, más precisamente de la zona donde empezaban las quintas. Allí tenía un rancho, azotado por el frío y sometido al rigor del sol de enero. Al borde de la nada misma, vagaba vacía de afectos. A veces, “recorría la Plaza de la Victoria ofreciendo pastelitos o tortas fritas,  en ocasiones, mendigaba por el amor de Dios. Sin saber por qué, la llamaban “la capitana” y, cuando la anciana mostraba sus brazos zurcidos por cicatrices y contaba que las había recibido en la guerra por la Independencia, los que la oían sentían compasión por su senectud y locura.” Cuenta la historia que, un día, el general Juan José Viamonte, quien había sido compañero de armas de Remedios, se topó con la anciana. Al principio, dudó. Después, un cúmulo de recuerdos desfilaron por su mente, ya no cabían dudas. El diálogo pudo haber sido algo así:

Kintsugi_Cultura_Inquieta3
Cultura Japonesa, Kinsuyi, Arte con cicatrices.

– Capitana, Capitana.
Ante ese llamado, la anciana levantó su rostro. Una luz iluminó el azabache de sus ojos ya gastados.
– ¿Me reconoce? Soy el General Viamonte, su compañero de armas-
– Aunque estemos más viejos, tu voz la hubiera reconocido entre miles. Al dar órdenes eras potente y firme, inconfundible. ¡Ah!, si supieras las veces que golpeé la puerta de tu casa en busca de socorro y, en cada una de esas ocasiones, me espantaron por pordiosera.

EN LA LEGISLATURA, SIGNOS DE SORDERA

Con la conmoción del encuentro, Juan José Viamonte, se impuso ayudar a esa mujer de la que guardaba los mejores recuerdos. “En septiembre de 1827, desde su banca en la Legislatura, (Viamonte) solicitó para ella una pensión por sus servicios en la guerra emancipadora y ser designada Madre de la Patria”. No obstante la vehemencia de su discurso, recién el 11 de octubre la Comisión de Peticiones dijo haber “examinado la solicitud de doña María Remedios del Valle por los importantes servicios rendidos a la Patria, pues no tiene absolutamente de qué subsistir (…)”. Pero hubo necesidad de insistir porque al diputado Alcorta no le alcanzaron los argumentos ni las cartas de quienes conocían bien a Remedios. “Consideraban la justicia del reclamo, pero tenían temas más importantes que atender”. (4).

En julio de 1828, un enfervorizado General Viamonte hizo un raconto de la vida de Milagros: “Yo conocí a esta mujer en el Ejército del Alto Perú en todo el tiempo que tuve el mando en él: salió con las tropas que abrieron los cimientos de la independencia del país, fue natural conocerla, como debe serlo por cuantos hayan servido en el Perú (…) Infiero las calamidades que ha sufrido, pues manifiesta las heridas que ha recibido; no puede negársele su respeto patriótico. Es lo menos que puedo decir sobre la desgraciada María de los Remedios, que mendiga su subsistencia. (…)” (4).

Composición VII, Wassily Kandinsky
Vassily Kandinsky, Composición VII, 1923.

La composición de la Sala de los Representantes del Pueblo siempre ha contado con miembros capaces de captar la necesidad del prójimo y con otros, que permanecen indiferentes a ella. En algunos rostros se advertía apatía, en otros, enojo. Tal el caso del diputado Alcorta, a quien otra vez no le alcanzaban los argumentos y las cartas que presentaron quienes conocían bien a Remedios, como los generales Díaz Vélez, Pueyrredón, Rodríguez y diversos coroneles entre ellos Miguel Rabelo, quien sostenía: (…) “Sólo la heroína Remedios del Valle yace bajo la más inenarrable e inesperada necesidad (….).Su accionar excede en valor y virtud a los espartanos y romanos, porque ella mendiga en el país por el que ha sufrido y tanto ha trabajado. ” (4).

Fue entonces, cuando ante la posibilidad de un nuevo rechazo, tomó la palabra Tomás de Anchorena.

MUJER SINGULAR

sda-profile-of-time
Dalí Salvador, Esculturas, Perfil de tiempo, 1977

“Esta es una mujer singular. Yo me hallaba de Secretario del General Belgrano cuando esta mujer estaba en el ejército y no había acción en que ella pudiera tomar parte, en que no la tomase. Y en términos que podía ponerse en competencia con el soldado más valiente: admiraba al general, a los oficiales y a todos cuantos acompañaban al Ejército; y en medio de este valor tenía una virtud a prueba. (…) De esta clase era esta mujer (…) una mujer (…) como ésta debe ser el objeto de la admiración de cada ciudadano de todas estas provincias; y adonde quiera que vaya de ellas debiera ser recibida en brazos y auxiliada con preferencia a un General…” (5).
No había oposición posible a los argumentos esgrimidos y la Sala dispuso:

Julio 18 de 1828. Acordado: la Sala dispone que se concede a la suplicante el sueldo de capitán de infantería, que se le abonará desde el 15 de marzo de 1827: (…) Lahiette, secretario.
Después de recabar tanta información y papeles, a Remedios le otorgaron una pensión de treinta pesos mensuales, equivalentes a un peso diario. A pedido del diputado por la ciudad, Ceferino Lagos, se votó crear una comisión que compusiera una biografía de Remedios, se mandara a imprimir, se publicara en los periódicos y se hiciera un monumento. Las buenas intenciones murieron con la avalancha inmigratoria.

LA ROSA DE LA PLANA MAYOR

“Dos años después, Juan Manuel de Rosas la integró a la plana mayor inactiva (como retirada), con el grado de sargento mayor, por lo que decidió adoptar un nuevo nombre: Mercedes Rosas. Así figuró en la revista de grados militares hasta su muerte en 1887”. (6).

REVERSO DE LA MONEDA

Los argentinos reconocemos al “Padre de la Patria” en la figura del General José San Martín. Cierto es que sus acciones al frente del ejército llevaron a lograr la soberanía nacional, tanto de nuestro país, como de países hermanos. Podríamos hasta agregar a algunos otros nombres importantes, como a los Generales Manuel Belgrano y Martín Miguel de Güemes.
Convengamos en lo excluyente y sexista del concepto que parte del supuesto de que solo puede haber “progenitores”, cuando de la concepción de las patria se trata. Pero si exploramos la historia del país, también encontraremos mujeres fundacionales. En la Argentina solo una ha merecido la denominación de “Madre de la Patria”.

pollock_number-8

           Pollock Jackson, La atención selectiva

Quizás por su condición de mujer, negra y pobre, ha permanecido oculta por años entre los vericuetos de la historia oficial. Los gobiernos de turno impulsaron una política inmigratoria de blancos europeos. En consecuencia, no podíamos tener una Madre Negra. Así, ella fue corrida de la historia oficial. Tuvieron que transcurrir doscientos años. Recién el 26 de mayo de 2010 se presentó un proyecto de ley para construir un monumento en honor a María Remedios del Valle. A pesar de los racistas, ella ha conseguido salir a la luz. Los argentinos también tenemos madre, fue una liberta que llevó su rebeldía hasta encontrar su propio camino en la lucha heroica por su patria. Se llamó Doña María Remedios del Valle.

Milagros fue una deseante indomable. También fue deseante de justicia, cuando los pseudos intereses de un país en formación se opusieron al reconocimiento de su heroicidad en pos de la independencia patria.

(1) Humberto Ak´abal: Contemporáneo (1952) Poema “Embarazada” del poeta guatemalteco de ascendencia maya. Vive en íntimo contacto con sus raíces, tanto ideológica como culturalmente.
(2) Martín Heidegger: “Ser y tiempo” Catedrático de filosofía y escritor alemán. (1889 – 1976)
(3 ) Pigna Felipe: Contemporáneo (1959). “Mujeres tenían que ser”. Profesor de historia y escritor argentino.
(4) Ibarguren, Carlos: “En la penumbra de la Historia Argentina”. ( párrafos tomados del Archivo General de la Nación). Periodista e investigador argentino. (1877 – 1956)
(5) Archivo General de la Nación. (Expediente Nro. 13.218 de la Contaduría General de la Nación). Sesiones de la Legislatura de la Pcia, de Bs. As.
(6) Galasso Norberto: Contemporáneo (1936). Ensayista e historiador revisionista.

untitled




RODAR LAS RAÍCES

Ultraviolento: sobre Gino Bartali, “Il Ginattaccio”

Por Noemí B. Pomi

LEER EL SUELO
Ese verano, en el hemisferio norte, las gaviotas, las palomas y los gorriones tenían un comportamiento extraño. Con la rapidez que aparecían, se ausentaban. Los graznidos, los trinos y hasta los ladridos de los perros eran diferentes. Los italianos no pudieron determinar a qué obedecía tal conducta, aunque sospechaban que algo se traían. Para quienes hunden sus raíces en su suelo de origen, la naturaleza es un libro pasible de ser leído. Leamos:
“El 18 de julio de 1914, en la región de la Toscana, ciudad de Florencia, pueblo de Ponte a Ema, nació un niño. Hijo de los granjeros Torello Bartali y Giulia Sizzzi, era el tercero de los cuatro vástagos del matrimonio. A él lo llamaron Gino. La alegría de aquel día de cielo azul intenso pronto se cubrió de un smog desconocido, preocupante. Poco después, el 28 de julio de 1914, en Europa estalló la Primera Guerra Mundial. El monstruo que habían presentido los animales se despertó. Al conflicto se le conocen detonantes, pero los enfrentamientos obedecieron a planos estrictamente económicos-políticos. Además de las fuertes rivalidades coloniales, las potencias industriales lucharon entre sí por conseguir mercados para sus productos y retenerlos. Italia formó parte del conflicto y muchos de sus habitantes se verían sometidos a las atrocidades y consecuencias de esa y de la siguiente guerra mundial. Tal, el caso de los pequeños Bartali”.

CIMG0210
Gino Bartali

CON VIENTO A FAVOR

El empobrecimiento generado por la guerra golpeó, sobre todo, a los más frágiles. De ese modo, los niños, desde edades tempranas, debían contribuir al hogar con algún ingreso. Así sucedió con Gino. A él le tocó trabajar en un taller de reparación de bicicletas. Silencioso, concentrado y apetente de conocimientos, el chiquilín era ágil en armar y detectar las fallas de los rodados. El dueño, conforme con el trabajo de su dependiente, le regaló una bicicleta y lo alentó a competir. ¿Qué características habrá visto aquel hombre en el jovencito para impulsarlo hacia el ciclismo? A partir de entonces, sin importarle las condiciones climáticas, con su bici, Gino se integró a las escarpadas carreteras de la región. Allí nacieron sus sueños.

gino 1
Bicicleta de Gino Bartali

SIN RIVAL

Fuerza, tenacidad, carácter y un corazón compasivo circulaban las rutas en Gino. Corría el año 1936 cuando alcanzó una de sus metas, quizás la más significativa, “Il giro d´Italia”. En esa época, junto al fervor del pueblo italiano, se asociaron a su nombre una cantidad de calificativos: “el ciclista alado”, “el ángel volador” y “el hombre bala”. Cuando la carretera se empinaba, los músculos de acero de Bartali no encontraban rival, el calor y el polvo no secaban su garganta, por el contrario, parecían actuar como pulmotores en el etrusco.(a)

“Gino Bartali hizo acto de presencia en el Giro de 1936, con 22 años. Con el invencible equipo Legnano sorprendió a todos imponiéndose en la clasificación general final al veterano Giovanni Valetti. Fue un comienzo precoz, realmente precoz. Con 23 se presenta en Milán, esta vez, no solo ganó con amplio margen sino que llevó todo el peso de la carrera, erigiéndose sin discusión como la figura ciclista del país. Tras su paso seguro y elegante, van los pasos de una Italia muy compleja, a caballo entre lo conservador y lo nacionalista, hija de la alianza de poder entre la media y alta burguesía y el nuevo corazón fascista”.

Dino Buzzati (1).

PUCHO, VINO Y A PEDALEAR

Gustaba el vino tinto en las comidas y de algún que otro pucho entre etapa y etapa, algo impensable en el mundo de alta competición tan solo unos años después”. Comentario realizado en “Il Corriere della Sera” por Dino Buzzati.

Gino-Bartali

En su Toscana, entre colinas y macizos montañosos, pedaleo tras pedaleo el sol y el aire despejaban sus pensamientos. Se impuso nuevas metas, debía salir a probarse en otro país: fue directo al vecino Tour de Francia. Sabía de antemano que la carrera no era sencilla, todo italiano deseaba vencer en tierra gala. Pero, para correr en ese país, debía renunciar al Giro d´ Italia. Gino se decidió por Francia. Hasta entonces muchos italianos habían quedado en el camino, sólo uno había vencido, Ottavio Botecchia.

karina galli Perfil de bicicletas sobre óleos
Karina Galli, Perfil de bicicletas sobre óleos

En el silencio de los senderos, los fuegos de los vientos cálidos o el frío de los Alpes lo impulsaban. Con la fuerza y con la tenacidad propia de sus antepasados, se impuso fantásticamente en el Tour. Para finales de 1938, toda Italia estaba rendida a sus ruedas, enamorada de su forma de correr, armónica y perseverante.

Si saltamos en el tiempo, podríamos decir que, por aquellos años, era el Maradona del ciclismo en Italia. El sol resplandecía para “Il Ginattaccio”, mientras tanto unas golondrinas oscuras sobrevolaban el cielo azul de Italia. Para entonces, Hitler elucubraba sus planes.

salvador-dalí el-enigma-de-hitler- 1936           “El enigma de Hitler”, Salvador Dalí

Sin embargo, los éxitos no le hicieron olvidar sus orígenes y, en la medida de sus posibilidades, donde había una necesidad, Gino daba el presente. Su ferviente cristianismo le valió el sobrenombre de “El Beato”.

CORREO CON NOMBRE PROPIO

Carrera profesional extensa como pocas, su bici rodó entre los años 1935 y 1954. Las aves negras de la Segunda Guerra Mundial no consiguieron detenerlo. En ese lapso, bajo viento, lluvia o nieve, los músculos de acero, la mente despejada y su corazón generoso rodaron las rutas, como piedras que se deslizan por despeñaderos. Por entonces, los macizos montañosos y las colinas invadidos de sombras y heridas también albergaban sueños. Su vestimenta siempre identificada con su apellido. La marca del “campionissimo” era el salvoconducto que conseguía saludos de los soldados italianos. Y, así, bajo la apariencia de simples entrenamientos, llevaba los papeles de un lado a otro. Era imposible sospecharlo en aquellos años de extrema violencia: que, en el cuadro de su bici, uno de los grandes mitos del deporte italiano- el hombre que había conseguido darle a Mussolini el tan anhelado Tour de Francia en 1938,- ocultaba la documentación para sacar del país a más de ochocientos judíos italianos. De otro modo, el destino de esos seres hubiera sido algún horno crematorio. El dolor ajeno se hizo carne en “el hombre bala” y consiguió salvar de las garras hitlerianas a centenares de humanos, Bartali fue el correo perfecto, pero no actuó solo: en los conventos y monasterios la luz reinaba. Giorgio Nissim, (2) apoyado por varios arzobispos, se dedicaba a elaborar los pasaportes para salvar vidas. El periódico “Pagine Ebraiche”, ha puesto de manifiesto que, en el sótano de su casa, “el ciclista alado” ocultó a una familia judía hasta el fin de la guerra.

Muchos años después una filósofa francesa sostendría “La vida entera es riesgo. Vivir sin asumir riesgos no es realmente vivir, es estar medio vivo, bajo anestesia espiritual”. Anne Dufourmantelle (3).

PEDALEAR LA GUERRA

“El bien se hace, pero no se dice. Algunas medallas se llevan en el alma y no en la chaqueta”. Gino Bartali

Guernica-Pablo-Picasso
Pablo Picasso , Guernica, 1937

Terminada la guerra, aquellos entrenamientos kilométricos de los años 1943 y 1944 sirvieron al “beato” Bartali para su carrera deportiva: con 32 años, pudo ganar -en 1946- el Giro y- en 1948- el Tour. Con 34 fue capaz de imponerse en el Tour de Francia en una demostración colosal en la montaña.

CUENTA LA HISTORIA…

En julio de 1948 el líder comunista Palmiro Togliatti (4) se debatía entre la vida y la muerte, víctima de un disparo en el cuello. Bartali se hallaba en el Tour y recibió una llamada de auxilio del primer ministro Alcide de Gasperi, viejo amigo de la Acción Católica. “Gino, ayúdanos, Italia se halla al borde de la insurrección, una gesta tuya nos ayudaría mucho”.

f2ea8bd93168bc6cbec2dfc6b36e0186
Gino Bartali aferrado a su bicicleta en medio de la nieve

Bajo una copiosa nevada, Gino se enfrentaba a los Alpes y, aunque era un trepador fenomenal, 20 minutos lo separaban de Louison Bobet. De Cannes a Briançon, por el Izoard, se impuso y la noticia se conoció en plena y tumultuosa reunión de la Cámara de Diputados. En momentos de gran desconcierto una voz se alzó: “Bartali ha conquistado la etapa y es el nuevo líder”.
Después, ganó el tramo Aix-les-Bains. Y, el de en Lausana, venció otra vez. De ese modo, líder con ventaja, el Tour lo tenía prácticamente en el bolsillo. Años más tarde Giulio Andreotti (5) reflexionaba, “decir que se evitó la guerra civil por una victoria en el Tour de Francia es sin duda excesivo, pero es indudable que Bartali contribuyó a aliviar las tensiones”. Cuando Togliatti se despertó tras una operación en el cráneo, sus primeras palabras fueron: “¿Qué ha hecho Bartali?”

JUSTO ENTRE LAS NACIONES

Cuando tenemos que hacer frente a un peligro, hay una incitación muy fuerte a pasar a la acción, a sacrificarse” Anne Dufourmantelle (3)

Aquellos períodos violentos en los que el “ángel volador” iba acompañado por vuelos rasantes, solo trascendieron cuando falleció. Gino nunca contó nada a nadie. Su historia secreta de solidaridad y caridad se destapó con su muerte. Ahí se lo reconoció en forma póstuma, fue declarado por el Yad Vashem, el memorial oficial israelí de las víctimas del holocausto, “Justo entre las naciones”, el reconocimiento a los no judíos que arriesgaron su vida por salvar la vida de judíos durante la persecución nazi.

20070718klpprcfil_227-ies-sco1
Wilhenlm Heindich Otto Dix, Heavy Metal Artwork

SOLO UN CICLISTA

En su carrera, Gino consiguió 91 victorias. Venció dos veces el Tour de Francia (en 1938 y 1948) y tres veces el Giro d’ Italia (1936, 1937 y 1948), ayudó a cientos de personas, unió a Italia en su pasión por las dos ruedas, evitó una guerra civil. Todo y nada más que con la fuerza de sus piernas, una bicicleta y un corazón generoso.
Por sus extraordinarios méritos deportivos, “Il Ginattaccio” fue nombrado “Cavaliere de Gran Croce OMRI” (Caballero de la Gran Cruz al Mérito de la República de Italia).

Gino Bartali
Gino Bartali, ganador en Milán del Giro d’Italia julio de 1946“

Yo quiero que me recuerden por mis logros deportivos. Los héroes reales son otros, aquellos que sufrieron en su alma, su corazón, su espíritu, su mente, por los seres queridos. Ellos son los héroes reales. Yo soy solo un ciclista“. Gino Bartali

La hospitalidad se ofrece o no se ofrece al perseguido, al extranjero, en definitiva al otro. En tiempos violentos a judíos perseguidos por su condición religiosa, “el ángel volador” ofreció sus rutas y hospitalidad. Las colocó en el centro de su interés, ofreció su amor al otro. Fue una respuesta rápida, una nueva y emergente forma de sensibilidad que transmitió seguridad y amparo al perseguido.
En suma, “Un acto de hospitalidad no puede ser considerado sino un acto poético”. Jacques Derrida (6)

El elemento principal dentro de las acciones violentas es el uso de la fuerza tanto física como psicológica, en contra de las víctimas, para el logro de objetivos prefijados.
A través de la historia la ultraviolencia condenó a millones de seres humanos al hambre, a enfermedades, al éxodo, a la muerte. Basta con tener en cuenta que, solo en la segunda gran guerra, murieron setenta millones de personas. Sin mencionar las secuelas de invalideces físicas y psicológicas padecidas por hombres, simples convidados de piedra en las decisiones de los poderosos. Miles ya se lo han preguntado. En esa carrera desenfrenada, es claro que se anteponen intereses político-económicos a los intereses de la humanidad. Está claro que este asunto parece no estar en nuestras manos, que sólo los líderes parecen poder decidir sobre asuntos tan fundantes de la economía contemporánea. Más allá de que muchos de esos líderes son elegidos por nosotros, sabemos que el sistema electivo deja muchas veces los deseos de los votantes lejos de las promesas, las posibilidades o los talentos de los votados. Hay quienes, como Gino Bartali, no se hacen tanto planteo de a quién le compete detener a los monstruos. Y se cargan su aporte a los hombres. Y los llevan sin hacer cuentas, si es o no posible, si tiene o no sentido. El sentido es salir al cruce, pedealear y pedalear hasta que el deseo de muchos pedalee. Y, entonces, no seremos quienes siempre estamos en manos de nuestros representantes, sino que seremos quienes se presentan. Presentes, donde el mundo duele.

(1) Buzzati Dino, (1906- 1972), novelista, escritor y periodista italiano, autor de crónicas sobre ciclismo en el Corriere de la Sera.
(2) Nissim Giorgio, (1908 -1976), animador principal de la red clandestina “Delasen” medalla de oro de la República Italiana al valor civil por la salvación de judíos en la Segunda Guerra Mundial.
(3) Dufourmantelle Anne (1964 – 1917) filósofa, psicoanalista, editora y columnista del diario “Liberation”

(4) Togliatti Palmiro (1893 – 1964), político italiano, Secretario General del Partido Comunista Italiano desde 1927 hasta su muerte.
(5) Andreotti Julio (1919 – 2013) político y periodista italiano. Fue Presidente del Consejo de Ministros de Italia en diferentes gobiernos y fue también uno de los máximos exponentes del partido Demócrata Cristiano.
(6) Derrida Jacques (1930 – 2004 ) pensador y filósofo francés.

 




VIVIR A LOS SALTOS

El olvido: sobre Barbara McClintock y sus estudios en botánica.

Por Noemí B. Pomi

 

DOMINANTE-DOMINANTE

¿Qué genética barajó y dio de nuevo en la tercera hija del médico Thomas Henry McClintock y de Sara Handy, poeta y música? ¿Cuánto fue herencia?, ¿cuánto, determinación del medio y cuánto, deseo propio? En aquellos años no existían estudios que permitieran determinar esos porcentajes. La realidad es que el cruce de los genes McClintock-Handy dio a luz una Doctora en botánica y una genetista de avanzada. Barbara se apasionó por descubrir qué pasaba dentro de los orgánulos que llevan el material genético de las células del maíz. Durante décadas, los resultados de sus investigaciones fueron casi “revolucionarios”. Y, digo casi, porque la recepción de estas investigaciones generó, como toda sacudida de piso profunda, mucha resistencia. Pero empecemos por el comienzo. Había nacido un 16 de junio de 1902, en Connecticut, Estados Unidos. Inquieta, curiosa y amante de los deportes resultó la pequeña. En solitario vagaba por el campo y miraba las plantas. Las de maíz la atraían en especial. Desde las ventanas de la casa de sus tíos en Brooklyn, extendía su vista hacia el maizal. También allí desplegó habilidades impensables en una jovencita de comienzos del siglo XIX. Pues sí, aprendió a reparar máquinas y acentuó más su amor por la naturaleza.

ARTE-SUMERIA ARBOL DE LA VIDA- ERNEST DESCALS
Ernest Descals, El árbol de la vida, Arte-Sumeria.

 

AUNQUE NO QUIERA MAMÁ

“El problema de la mujer siempre ha sido un problema de hombres
Simone de Beauvoir

El campo y el maizal parecen haber influido a la hora de elegir la carrera universitaria. Cuando Barbara dijo: “quiero estudiar botánica”, de su madre, recibió un no rotundo. La mujer temía que su hija fuera calificada de “rara” y, sobre todo, que su profesión ahuyentara a futuros pretendientes. ¿Una mujer se opuso al avance intelectual de otra? Sí, seguramente, esa oposición fue la resultante de las ideas inculcadas a las mujeres por una sociedad creada por hombres: un mundo que, durante siglos, menospreció la capacidad intelectual femenina, asignándole, como rol casi excluyente, el de concebir. Por suerte, no todo fue adverso para Barbarita, el padre movió influencias y su nena consiguió el ansiado ingreso universitario.

representacion-no-figurativa

 

MI AMIGO EL MICROSCOPIO

La soledad quizás fue su signo desde niña. Con los años encontró un amigo incondicional: el microscopio. Horas y horas de trabajo juntos en diálogos intensos, en descenso por el tubo. Siempre en camino a huellas y a cifras de ese micromundo llamado la célula. De la mano de su compañero, Barbara volvió a sus amores: el campo y el maíz. El estudio de esa gramínea la atrapó para siempre.

gen

Pasó mucha agua bajo el puente después de las primeras investigaciones de la Doctora McClintock. Con los años, los velos comenzaron a correrse. Ella estuvo abocada al estudio del maíz a lo largo de toda su vida. Para explicarlo un poco: los genes son las unidades de almacenamiento genético, segmentos de ADN que contienen la información sobre morfología, funcionamiento y caracteres de las células. Los genes tienen como un índice e indican de dónde a dónde se debe leer su código. Entre otras cosas, su “texto” determina la composición de las proteínas. Él habita en los cromosomas, dentro del núcleo de las células. Los cromosomas contienen ADN altamente empaquetado.

Genética del maíz

Desde el vamos nomás, como estudiante avanzada, Barbara consiguió identificar 10 cromosomas (1) del maíz. Esa fue su primera gran contribución a la ciencia. Recién doctorada en botánica, formó un círculo infranqueable entre laboratorio, microscopio y cereal. La morfología de los diez cromosomas del maíz. Estudió su genoma (2), es decir, la “base de datos” natural en la que está contenida toda la información de una generación. Ese conjunto de genes le eran esquivos, saltaban ante sus ojos sin poder seguirlos. Perseverante, volvió en una y otra ocasión hasta que pudo atraparlos. Por primera vez vio la serie de secuencias genéticas que podían determinar aspectos, considerados hasta entonces hereditarios. Por ejemplo, el color de los granos.

images
Marlos de maíz con alteraciones genéticas

 

NO TODO ES HERENCIA

Y, con las pruebas visuales, pudo determinar que el entrecruzamiento de organismos no siempre venía acompañado por un intercambio físico entre los cromosomas homólogos. En la primera división meiótica, (que ocurre durante la reproducción celular), los cromosomas intercambian fragmentos de ADN, por un mecanismo que se denomina recombinación genética.

Fue en 1940, en plena Segunda Guerra Mundial (y no es menor el dato para contextualizar históricamente), cuando pudo afirmar la existencia de genes (3) “controladores”: estos pillos activan o desactivan a otros genes. Mirá si no resultó determinante Barbarita. Y, al final, mujer y todo, sus descubrimientos, la llevaron a obtener un cargo de tiempo completo como investigadora, en el Instituto Carnegie. Demás está decir que en esa época había muy poco cupo femenino en la ciencia.

barbara-mcclintock
Barbara McClintock y sus amigos

 

EXTRAÑA TEORÍA

Pequeña, ágil, vivaz, en las repetidas ocasiones en que consiguió ver de golpe lo que escapó a otros durante años, daba a entender que todo consistía en descender por el tubo del microscopio, atravesar la pared y las membranas celulares e instalarse en el núcleo con los ojos bien abiertos.

genoma-humano
Imagen del genoma humano.

 

ROMPER Y SOLDAR

Incansable, durante las décadas de 1940 y 1950, Barbara McClintock puso blanco sobre negro: ahí adentro, en el profundo núcleo, la jugada consistía en que los elementos genéticos a veces pueden cambiar de posición en un cromosoma, hacer que los genes cercanos se vuelvan recesivos y, en consecuencia, se manifiesten en otra forma. Se denomina alelo a cada gen que, en un par, parece en el mismo sitio. Si un alelo es dominante significa que prevalece sobre el otro alelo y lo modifica. Los maíces tenían una rara mezcla de información genética, repetían una y olvidaban otra. A estos genes “saltarines” se los llamó transposiciones. Demostrar su teoría le llevó mucho trabajo. En verdad, comenzó a fructificar en 1948, cuando describió por primera vez la existencia de elementos transponibles en el genoma del maíz. La única explicación posible para el fenómeno era aceptar que los genes se rompían en determinados puntos y volvían a soldarse en lugares diferentes. Como consecuencia de tales anomalías, los mensajes genéticos resultaban alterados, al punto de ordenar la producción de pigmentos en cantidades y localizaciones distintas a las esperadas por las leyes de la genética. La teoría de Barbara resultaba muy compleja, aun para los propios científicos. Cuando advirtió la hostilidad e indiferencia de sus colegas, la respuesta no se hizo esperar: “se olvidó” de publicar sus trabajos.

 

LA MONJITA TIBETANA

La Doctora McClintock rompía moldes. Para los experimentos de campo, se la veía enfundada en mamelucos. Por otra parte, la coquetería no estaba entre sus intereses, en lo más mínimo. La belleza se encontraba a través del microscopio. La estética, también. Su carácter excéntrico, el lenguaje y lo avanzado de sus propuestas hicieron que se ganara el respeto de una minoría selecta entre sus colegas. Extrañísima, intentaba levitar en playas solitarias, imitaba las prácticas de ciertos monjes tibetanos, salía envuelta en una manta mojada en pleno invierno, o entraba en su despacho, a puro trepar por la fachada. Entre osadía y osadía, continuó con sus investigaciones: agregó el estudio de la citogenética y etnobotánica de las razas sudamericanas de maíz. En la década de los ´60 y ´70 otros científicos publicaron los mecanismos de regulación de la expresión génica que ella había descrito décadas antes.

ARBOL  DE LA VIDA-GENETICA-ANUNNAKI-SIMBOLOS-SUMERIA-ERNEST DESCALS-
Árbol de la vida. Genética  Anunnaki. Símbolos- Sumeria, Ernest Descals.

 

LUCIDEZ DE NÚCLEO ADENTRO

Barbara realizó contribuciones fundamentales al conocimiento genético: entre otras, se destacan la correspondencia física del sobrecruzamiento cromosómico y la recombinación génica (1931). El entrecruzamiento se produce cuando se aparean las regiones en las rupturas del cromosoma y, luego, se reconectan al otro cromosoma. El resultado de este proceso es un intercambio de genes llamado recombinación genética. El descubrimiento de los transposones, elementos genéticos transponibles o sea, una secuencia de ADN que puede moverse de manera autosuficiente a diferentes partes del genoma de una célula, un fenómeno también conocido como transposición. En este proceso, se pueden causar mutaciones y cambio en la cantidad de ADN del genoma. Anteriormente fueron conocidos como “genes saltarines” y son ejemplos de elementos genéticos móviles, cuya relevancia pasó olvidada durante años. Con el descubrimiento de los transposones, obtuvo en 1983 el Premio Nobel.

 

NEUROSPORA, DE TAQUITO

Entre el anecdotario destaca cómo no tuvo empacho en echar de su laboratorio a quien ya era Premio Nobel, Joshua Lederberg (4), por arrogante. Y, en cambio, escuchó con atención y respeto el seminario de una joven investigadora española, absolutamente desconocida.
Otra perlita: Su amigo George W. Beadle (5) la invitó a California para ver si resolvía el problema de cómo era la meiosis (proceso de división celular, propio de las reproductoras) (6) en el hongo Neurospora (7). Y, en menos de una semana, lo dilucidó. Cuando un asombrado Beadle le preguntó cómo lo había conseguido, ella le contestó: “simplemente me senté en un banco del campus, me imaginé en el interior del núcleo y lo vi todo claro”.
Entre una anécdota y otra, en alguna medida, los miedos de su madre tuvieron asidero: la científica escapó a los cánones impuestos para la época y no se casó. Pero, si existe el paraíso, ella parece haberlo encontrado en la soledad de su laboratorio.

 

7687923_1058283225
Barbara McClintock recibe el Premio Nobel en 1983.

 

REMAR CONTRA LA CORRIENTE

A lo largo de los años he descubierto que es difícil, si no imposible, hacer que otra persona sea consciente de sus suposiciones tácitas sólo porque, a través de mis experiencias, yo lo he sido. Esto se hizo dolorosamente evidente en la década de los 50, cuando intenté convencer a mis colegas de que la acción de los genes tenía que estar y estaba controlada. Hoy día es igualmente doloroso reconocer la inmovilidad de las suposiciones que otras personas mantenían respecto de los elementos reguladores en el maíz y su modo de acción. Uno debe esperar al momento idóneo para un cambio conceptual.

Barbara McClintock

La relación entre los genes recesivos y dominantes al igual que la otra memoria y el otro olvido están sometidos al azar, a los caprichos de la naturaleza, a la determinación del medio y, por qué no, también a la historia. Parece ser que el estilo de vivir a los saltos es nuestra información más secreta.

(1) Cromosoma: Los cromosomas están presentes en las células eucariotas, que son las encargadas de administrar el material genético y hereditario en el proceso de reproducción sexual.
(2) Genoma: Es la “Base de datos” natural en la que está contenida toda la información de una generación. Es el conjunto de genes y disposición de los mismos en la célula.
(3) Genes: Los genes son las unidades de almacenamiento de información genética, segmentos de ADN que contienen la información sobre cómo deben funcionar las células del organismo.
(4) Joshua Lederberg: Premio Nobel de Fisiología o Medicina 1958.
(5) George W. Beadle: En 1958 recibió el Premio Nobel de Fisiología o Medicina compartido con Edward Lawrie Tatum y Joshua Lederberg .
(6) Meiosis: Proceso de división celular, propio de las células reproductoras, en el que se reduce a la mitad el número de cromosomas.
(7) Neuroespora: Es un tipo de hongo que ha sido protagonista de más de 5.000 artículos científicos.




PISADA FUERTE

El cuidado del otro : Sobre Margaret Anne Bulkley y Cecilia Grierson, médicas pioneras.

MUCHACHA, HAS RECORRIDO UN LARGO CAMINO

Por Noemí B. Pomi

ROMPER EL CAPARAZÓN

En “El profeta”, de Khalil Gibran, una mujer pidió a Al-mustafa “(…) Háblanos del dolor”. Y Al-mustafa dijo: Tu dolor es la ruptura del caparazón que encierra tu entendimiento…. El caparazón: todos tus conocimientos, todos tus condicionamientos, el proceso entero de tu formación, tu educación, tu sociedad y civilización, todo ello constituye el caparazón que te mantiene a ti y a tu entendimiento aprisionados.”

"Aurora", Salvador Dalí, 1948
“Aurora”, Salvador Dalí, 1948

Acaso debiéramos preguntarnos por qué el interrogante surgió de una mujer. Sencillamente y no tanto, porque a las féminas no las cuidaron. Las leyes fueron redactadas por hombres para hombres. Por siglos, el poder político, económico y religioso estuvo en manos de masculinos. Como las orugas, en lenta metamorfosis a mariposas- pero con otros tiempos- las mujeres debieron soportar siglos para completar el proceso. En el interín, les estaban vedados derechos elementales: la formación intelectual, las ventajas civiles, el arte, el goce y, en algunos casos, hasta la elección del compañero. A todo esto, hubo que oponer lucha y muertes.

"Museo de bicicletas"
“Museo de bicicletas”

ENCORSETADA

Fue por el año 1795, en el Reino de Irlanda, cuando Margaret Anne Bulkley comenzó su vuelo. La jovencita era brillante, apostaba sin límite a su deseo de ser doctora. No sabemos si, desde el origen, su sueño estuvo impulsado por una vocación solidaria. No importa cuál haya sido la consciente motivación. Los comienzos no resultaron sencillos. La barrera parecía infranqueable: la medicina estaba prohibida para las mujeres en casi toda Europa. Durante miles de años, ellas se habían disfrazado de hombres para estudiar ciencias y ser doctoras en medicina.
Hija de Mary Anne Barry y, por parte materna, sobrina de James Barry, reconocido artista y miembro de la Royal Academy de Londres. Su padre, Jeremiah Bulkley, era comerciante. Tal vez, contagiada por el romanticismo inglés y alemán, la joven Margaret ideó el plan de cambiar su identidad y su vestimenta. En 1809, salió vestida de hombre para tomar un barco que la llevó a Edimburgo (Escocia), bajo el nombre de James Barry. Así partió, como “hijo” de su tío. O sea, su madre pasó a ser su tía. Con el nombre de varón, se doctoró en la carrera de Medicina de la Universidad de Edimburgo y se especializó en cirugía, con honores.
El tío James tenía dos amigos influyentes, llenos de ideas innovadoras: David Stuart Erskine, un ardoroso partidario de permitir la capacitación de las mujeres en todas las disciplinas, y el General venezolano, Francisco de Miranda, quien habría propuesto que, una vez egresada, Margaret fuera a Venezuela a ejercer como médica. Pero la cosa no resultó sencilla. El General Francisco de Miranda- político, militar, diplomático, escritor, humanista e ideólogo venezolano- fue tomado prisionero por los españoles y murió en la cárcel, en 1816. Margaret comprendió: de ese modo, se esfumaba también su posibilidad de ejercer la medicina. No quedó otra, se adaptó a su realidad y continuó con el nombre y los hábitos de varón. Sus condiciones le permitieron entrar como “cirujano” en el Ejército Británico.

VOZ AGUDA, MANO FIRME

Las características del Dr. Barry no respondían a su vestimenta. Tenía voz aguda, suplementaba los zapatos para aumentar su altura, usaba prendas holgadas y portaba fama de ser hiriente y difícil. Margaret debió luchar para sostener su máscara masculina. ¡Si hasta llegó a librar varios duelos en defensa de su honor! Pero no todo era en contra. Camuflada, viajó más que cualquier mujer. India, Jamaica, Malta, Corfú y Crimea formaban parte del Imperio Británico de entonces. En esos territorios, el Dr. Barry ejerció su profesión, con calidad y estilo ácido. Se sabe que sirvió en Waterloo y que, en Sudáfrica, realizó la primera cesárea exitosa, con sobrevida de la madre y del niño. Utilizó técnicas occidentales, pero también observó modalidades de las cesáreas hechas por indígenas. En aquellos años, solo se recurría a intervenir quirúrgicamente a una mujer cuando estaba a punto de morirse, con el fin de intentar salvar al bebé. James no vaciló en trenzar las formas de ambas culturas.

"Niña con trenzas" busto en terracota de Joan Rebull
“Niña con trenzas” busto en terracota de Joan Rebull

Sus logros médicos le permitieron alcanzar el cargo de “Inspector General de Hospitales”. Debido a este puesto militar, pasó algunos meses en los hospitales de campaña durante la guerra de Crimea. Allí coincidió con Florence Nightingale, quien lo describió “como la criatura más endurecida que he conocido en el Ejército” (2).
Activ@, promovió varias reformas médicas y se destacó, sobre todo, por sus investigaciones contra la sífilis. Además, ideó un sistema de filtración de aguas para evitar las enfermedades provocadas por la contaminación. Estos métodos de higiene y prevención fueron pioneros.

INDOMABLE

Margaret-James debió tener muy desarrollado el concepto de solidaridad. Por eso, denunció la forma inhumana en que eran tratados los enfermos mentales y leprosos en Ciudad del Cabo. También, luchó contra las falta de reglas de higiene eficientes, contra la mala praxis médica y contra los medicamentos vanos, que se vendían en las farmacias. Impuso un tratamiento revolucionario para la lepra y las enfermedades tropicales que llevó a transformar la atención hospitalaria de esas dolencias. Sin embargo, la fiebre amarilla no respetó a la doctora. En 1845 debió trasladarse a Inglaterra para intentar curarse.

depositphotos_107166090-Shelves-with-medicines-in-the
“Estanterías y medicinas en las farmacias antiguas”

RETIRADA A CONTRAMANO

Veinte años después, enferma y en contra de su voluntad, la retiraron del servicio activo. Fue en 1864. Y duró poco más. La parca no perdonó a quien la había combatido por tanto tiempo. Al fallecer el “Dr James Barry”, la enfermera encargada de preparar el cuerpo, con sorpresa, advirtió que en realidad James era Margaret. Y, en su vientre muerto, halló las cicatrices claras de un viejo embarazo. La autopsia desgarró los velos.

IMAGEN iV                                   “Verdad Velada”, Antonio Corradini, 1752
“Verdad velada, Antonio Corradini, 1752″

A LA CAPACIDAD, PALOS

No importaron los logros médicos y los servicios brindados al Ejército Británico. El historial militar del “Dr. Barry” sufrió un embargo durante 100 años. La mal llamada vergüenza institucional decretó silenciar la voz de una mujer y de su batalla.

IMAGEN V
“Margaret A. Bulkley (1809)”

IMAGEN V(2)
“Margaret-James Bulkley, (aprox 1825)”

UN ACTO DE JUSTICIA

“Margaret Anne Bulkley yace enterrada en el cementerio de Kensal Green en Londres. En su lápida dice:
Dr. James Barry, Inspector General de Hospitales. Muerto el 26 de julio de 1865, a la edad de 70 años.
Ella fue una médica extraordinaria, la primera graduada de una escuela de medicina de Gran Bretaña, que engañó al ejército y al resto del mundo durante 50 años”.
La letra de la lápida no se privó en exponer las máscaras. James era doctor y no doctora, pero a su vez era una médica y no un médico.

Y POR CASA…

Muchos años después de lo ocurrido en Irlanda con Margaret, a las mujeres de nuestro país, el ingreso universitario les estaba vedado. En 1885, la Universidad de Buenos Aires negó la admisión a la Facultad de Medicina, a una farmacéutica, Élida Passo. De armas tomar, Élida inició un litigio, finalmente ganado. Pero, cuando se resolvió a su favor, la muerte truncó su posibilidad de ser médica.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
“Farmacia antigua, Ernest Descals”

RECOGER EL GUANTE

Cecilia comenzó su batalla pocos años antes de la muerte de Margaret, en 1859,  con el mismo empeño. Por estos lares, la primera profesión “apropiada” para las mujeres era la enseñanza. Con una buena formación, se podía ejercer, aun sin título habilitante. Tal, el caso de Cecilia Grierson. Hija de inmigrantes irlandeses, Jane Duffy y John Parish Grierson, pasó su infancia en el campo. Allí, despuntó su vocación docente, entre sus numerosos hermanos y vecinos. Después, se diplomó como maestra. Las letras le agitaron el pensamiento y le avivaron la vocación. Según su propias palabras, en una carta…”creo que nací para ser maestra, recuerdo desde los dos años, algunas escenas donde siempre, en mis juegos, era maestra”. (3) Una vez obtenido el título, Domingo F. Sarmiento, por entonces Director de Escuelas, la nombró maestra en la Escuela Mixta de San Cristóbal. Demasiado inquieta, el magisterio no le alcanzó. Además, la enfermedad y la muerte de una amiga despertaron en ella otra voz.

IMAGEN VII AUTORRETRATOS DE VAN GOTH
“Autorretratos yuxtapuestos de Van Gogh, Arnaud Ravier”

UNA DE CAL Y OTRA DE ARENA

Bien sabía Cecilia que el camino a recorrer era difícil. No obstante, el antecedente de Élida Passo la alentó. En 1883, ingresó a la Facultad de Ciencias Médicas, en medio de descalificaciones de profesores y compañeros. A principios de abril de 1886, por tercera vez en el siglo, el cólera atacó a la ciudad de Buenos Aires y todos los estudiantes de medicina fueron convocados a prestar servicios en Salud Pública. Cecilia Grierson resultó destinada a la Casa de Aislamiento, uno de los improvisados lugares de atención y refugio para los pacientes. En un grupo de trabajo, tuvo como compañeros al Dr Penna y al Dr Estévez. La vocación era mucha. El trabajo, también: “Los días agotadores pasados en la Casa de Aislamiento me hicieron concebir la idea de educar a enfermeras, puesto que no había quién respondiera a las necesidades de los enfermos. El mejor medio de proporcionar alivio a los que sufren es colocar a su lado personas comprensivas, afables y capacitadas que puedan colaborar con el médico en la lucha por recobrar la salud”. (3)

IMAGEN IX

Controlada la epidemia, retomó sus estudios. Durante los seis años de aprendizaje, también se animó con el trabajo. Carta de por medio, enviada a un profesor, obtuvo el cargo de Ayudante del Laboratorio de Histología. A pesar de la hostilidad del medio, en 1889 consiguió recibirse y ejercer la profesión como mujer, algo impensable en ese entonces. Su especialidad estaba íntimamente vinculada a las féminas: fue obstetra. En cambio, a pesar de haber sido la primera mujer en obtener el título en la especialidad, no logró trabajar como cirujana. En este caso, las barreras sí la frenaron.

CON PROYECCIÓN INTERNACIONAL

En la Facultad, no todas eran flores: ciertos estudiantes de avanzada- entre quienes se encontraban José María Ramos Mejía y Juan B. Justo- consideraban a la carrera de medicina demasiado teórica. Entonces, crearon el Círculo Médico y la escuela para práctica de medicina e investigación. Cecilia estaba en ese establecimiento, dentro del cual creó la primera Escuela de Enfermeras de América Latina. Incansable, además del plan de estudios formal, estableció el uso del uniforme para las enfermeras, luego adoptado por los países latinoamericanos.
Donde había alguna actividad profesional a inaugurar, estaba Cecilia. Fue una de las fundadoras de la Asociación Médica Argentina y de la Sociedad Argentina de Primeros Auxilios.

HERMANADAS

Un abismo retráctil aleja y acerca las historias de Margaret y Cecilia en el tiempo y en las circunstancias. Ellas no parieron hijos. No obstante, cuando las dificultades para parir se les presentaron a otras mujeres, sin que les temblaran las manos, ellas innovaron. Como se dijo, hasta entonces los partos eran exclusivamente por vía vaginal. La posibilidad de operar a una parturienta resultaba viable, solo si estaba en juego la vida del bebé. Ahí, ambas se jugaron. En África Margaret se atrevió y cambió las normas. Sus manos firmes y su convicción la llevaron a realizar la primera cesárea con sobrevida de madre e hijo. En Buenos Aires, fue el turno de Cecilia, con el equipo liderado por el Dr Samuel Molina. Era el año 1892, en el entonces Hospital de Mujeres- hoy, hospital Rivadavia.

IMAGEN X “Mujer frente al espejo”, Pablo Picasso, 1932
“Mujer frente al espejo, Pablo Picasso, 1932″

MAESTRA, SIEMPRE MAESTRA

Para atender las necesidades de los niños con problemas de aprendizaje y de comportamiento se requerían consultorios-escuelas. También los ciegos, los sordomudos y los discapacitados necesitaban una enseñanza especial. Ahí estaba la maestra Cecilia con ojo atento, impulsora de salas que contemplaban las diversas problemáticas. Jamás abandonó la docencia.
Como nada se le escapaba, se ocupó, además, de poner en orden los huesitos. Los albores del siglo XX la sorprendieron en el dictado de los cursos inaugurales de “Gimnasia Médica y Quinesioterapia” en la Facultad de Medicina, primer antecedente de la kinesiología en Argentina. Fue kinesióloga de oficio y de letra. Es importante marcar que esta mujer se atrevió en otro territorio donde el paso era hostil para las mujeres: la publicación de libros científicos. Ella publicó varios. Se ve que el tiempo libre no era un asunto que le interesara, más que como periodos para seguir en la batalla por su vocación.

mUJER QUE ESCRIBE UNA CARTA DE vERMEER JOHANNES 1670 IMAGEN XI
“Mujer que lee una carta, Vermeer Johannes, 1670″

NI UNA MENOS

Su profesión siempre se adhirió a los presupuestos de la solidaridad. Cecilia participó en Londres del “Congreso Internacional de Mujeres”. Y comenzó otro vuelo, el de los derechos de género, que culminó en la fundación del Consejo Nacional de Mujeres, en 1900. Años más tarde estuvo al frente del “Primer Congreso Feminista Internacional de la República Argentina”, convocado por la Asociación de Mujeres Universitarias. Es curioso que algunos de los temas de aquel congreso aún permanezcan actuales y que el espacio laboral para las mueres todavía sea un territorio de lucha. Si bien contamos con legislación que iguala derechos, la realidad es que no siempre a igual trabajo se obtiene igual remuneración. La ley es el primer paso pero la realidad está lejos.

OTRA VEZ, SOPA

En vida, Cecilia fue homenajeada: al cumplirse los 25 años de su graduación y cuando se retiró de la docencia. No obstante, luego de tanto trajinar, confesaría: “Intenté inútilmente ingresar al Profesorado de la Facultad en la Sección en la que podía enseñar […]” No era posible que, a la mujer que tuvo la audacia de obtener en nuestro país el título de médica cirujana, no se le ofreciera alguna vez la oportunidad de ser jefa de sala, directora de algún hospital o se le diera algún puesto de médica escolar, o se le permitiera ser profesora de la Universidad. Fue únicamente a causa de mi condición de mujer (según refirieron oyentes, miembros de la mesa examinadora) que el jurado dio en este concurso de competencia por examen, un extraño y único fallo: no conceder la cátedra ni a mí ni a mi competidor, un distinguido colega”. (3)

IMAGEN XII
“Cecilia Grierson”

(1) El Profeta de Khalil Gibran, 1923.
(2) Florence Nighingale, Londres 1820- 1910. Enfermera y escritora, considerada la precursora de la enfermería moderna.
(3) Doctora Cecilia Grierson. Su vida y su obra, Buenos Aires, Tragant, 1916, págs. 43-75




LA SANTÍSIMA TRINIDAD: YESO, GUANTES Y PINCELES

El Lado B: Sobre ocasos inducidos: Camile Claudel, Cassius Clay y Modigliani.

Por Noemí B. Pomi

LA SANTÍSIMA TRINIDAD: ALUMNA, MUSA, AMANTE

Belleza e inteligencia juntas. Fue por 1864 en Campagne, Francia, cuando Camille Claudel comenzó a recorrer su camino. Los dones para la escultura los mostró desde pequeña. No daba importancia a las muñecas, jugaba con barro, modelaba los rostros de sus hermanos y hasta se atrevió con la cara de Helena, la mucama. Helena solía ser reprendida por la mamá de Camille debido al tiempo “desperdiciado” como modelo para escultura y sustraído al trabajo. Desde el vamos, la voluntad artística de la muchacha no fue comprendida por las féminas de la familia, quienes la consideraban una transgresión a las normas que debían regir la vida de una dama. Clarito, la oposición materna estaba planteada ya desde los juegos. No soportaba ver a su hija entre perfiles. Tiempos difíciles. Por aquel entonces, a las mujeres les quedaba ser una buena esposa o una madre abnegada. Tan solo su padre y su hermano comprendían que Camille tenía un vuelo indetenible.
claudel-viejahelena

“La Vieja Helena”, Camille Claudel, terracota, 1885

El año 1883 resultó determinante en la vida de Camille. El traslado de su familia a París le abrió la posibilidad de comenzar su formación artística. Se inscribió en la Academia Colarossi y conoció a Auguste Rodin. Él ya había creado “El Pensador” y comenzaba a gozar de gran renombre. Rodin se sintió fascinado por las obras en yeso de Camille. Esa jovencita sí tenía identidad propia. Al poco tiempo, él le propuso trabajar en su taller. Y a partir de ahí, rostro, talle y formas de Camille fueron reconocibles en las esculturas de Auguste, para escándalo de su familia. Desde el comienzo, se convirtió en alumna, musa y amante.

POR PREPOTENCIA DE CINCEL

Camille se atrevió con senderos no convencionales. Amó a un tipo casado y abrazó la escultura, como ya se dijo, actividad casi exclusivamente masculina, por aquellas épocas. Ellos se unieron en una relación de amor e inspiración mutua. Con el tiempo, como en todo vínculo, las tempestades se desataron. Martillos y cinceles moldearon los mármoles que dieron nacimiento a sus obras. Ella, sin ser una pieza a esculpir, también acusó golpes. No obstante, las actitudes de Rodin no impidieron que su mejor alumna dedicara parte de la vida en que pudo circular en libertad, a construir con una impronta de femineidad tan singular, que la caracterizó como la gran escultora del siglo XX.

DE MANUAL

¿Acaso Auguste no advirtió la fragilidad emocional de esa jovencita, Camile Claudel, dos años menor que su hijo? ¿Por qué las promesas de matrimonio- incluso por escrito-, cuando él no pensaba romper su relación con Rose Beuret, madre de su sucesor? ¿Acaso el amor a Rodin obnubiló la razón de Camille? ¿Se puede enloquecer solo por amor? Tal vez, sea posible concluir que, a su manera, Camille fue también una mujer fuerte. Impuso su personalidad y hasta compitió con quien ya era un escultor reconocido. Se influenciaron más de lo que jamás le hubiera gustado reconocer a Rodin.

 

descarga

La bibliografía abunda en datos acerca del tormentoso romance y del violento final de Camille Claudel. Sin embargo, hay preguntas que aún hoy siguen su ronda alrededor de la data biográfica. Interrogantes en torno al maltrato sicológico, la humillación, el desprecio como artista y la exhibición de Rodin con otras mujeres. Pero Camille no vivió solo como la “amante de un genio”. Fue, sobre todo, la escultora de “La edad madura”: Intensa alegoría del triángulo amoroso Camille-Auguste, Auguste-Rose. Allí se la ve implorar el amor de un Rodin que parte indiferente, acompañado de Rose Beuret.

camilleclaudel_agemur
“La edad madura”, en bronce, Camille Claudel, 1899

LA DANZA FRÁGIL

Rota la relación con Rodin en 1893, Camille continuó febrilmente con su otro amor, su hacer: así surgieron “La ola” y “El abandono”.
1dd93602c54ca40e2a5a5109acdcc663

“La ola”, bronce con pátina verde y café, Camille Claudel, 1897.

 

2603e8a89dea68935588112c29edfdae

“Ensoñación al amor de la lumbre” o “El Pensamiento” o “El abandono” (1898), Camille Claudel,

 

claudel-profundopensamiento “El pensamiento profundo”, Camille Claudel, 1898

Es bueno hacer una lectura de esta obra. “El Pensamiento profundo”, ¿de quién?, ¿de la mujer de espaldas?, ¿de los leños?, ¿el pensamiento hundido en el fuego? El Pensamiento: una entidad sin sujeto. Pensar, así, en infinitivo. expresa la acción abstracta y general que se apoya en la prolijidad de las causas, los efectos y la lógica. Rodin, en cambio, esculpió “El Pensador”, no el pensar. En su obra es un ser singular y activo quien pone en acto el pensamiento. Así fue el reparto de roles entre ellos dos.
Ya en 1895, de las manos de Camille, nació el esplendor de otro bronce, “El Vals”, una escultura en la cual la pareja de bailarines apenas se muestra en frágil equilibrio. Él abraza la cintura de su compañera, ella busca el sostén en la mano del acompañante y oculta la cabeza en el hombro del varón. Sus rostros se rozan en gran sutileza. El espectador está ante un impasse del movimiento que puede retornar en armoniosa danza o en una estrepitosa caída, donde el bailarín podría pisar por fin a la danzarina.

 

camille2

“El Vals”, en bronce sobre base de mármol, Camille Claudel, 1895

Y POR CASA, ¿CÓMO ANDAMOS?

En 1905, Camille realizó su última exposición con 13 obras que la consagraron. La crítica fue elogiosa y reconoció, por fin, su arte lejos de la sombra de Rodin. Pero los elogios le llegaron tarde. Alejada de su amor, en una profunda depresión, Camile se recluyó por años en su departamento, sostenida por su padre y mecenas.
Louise Prospel Claudel fue ladero de su hija, aun en contra de la voluntad de la madre y del resto de la familia. En su período de reclusión, Camile creaba y destrozaba las piezas. Nadie supo jamás la cantidad exacta de obras realizadas por ella. En 1913, falleció su Louise. Su destino, inapelable. A los ocho días, la madre y el resto de la familia – que se mostraban horrorizados por el tipo de vida bohemio y a contracorriente de la escultora – la hicieron internar en el sanatorio Ville Evrard. El diagnóstico: manía persecutoria y delirio de grandeza. En su largo período de internación recibió la visita de su hermano, Paul Claudel, ¡solo siete veces!

PRUEBAS AL CANTO

Como toda verdad en algún momento surge, cincuenta y dos años después de su muerte, localizaron sus cartas en un sótano de París. Ellas evidencian a una mujer en su sano juicio, aunque acechada por la soledad, la manipulación y el maltrato de su entorno. “Necesito ver a alguna persona que sea amiga”. Era tarde, su madre había dispuesto que no se le permitiera recibir visitas ni correspondencia.

 

thumbnail_noe

 

Así, tras treinta años de aislamiento y olvido, Camille terminó sus días en el sanatorio de Montdevergues, el 19 de octubre de 1943.
Precio demasiado caro, pensaría cualquier mente sensata de nuestro tiempo. Eso costaban, por aquellas épocas, ciertas osadías. Destacarse en su arte, gritar su amor a un hombre mucho mayor que ella, no importarle el calificativo de amante. La sociedad, y hasta su propia madre, no perdonaron ni se apiadaron de su espíritu: “No he hecho todo lo que he hecho para terminar mi vida engrosando el número de recluidos en un sanatorio, merecía algo más” (1)

Encerraron su cuerpo y su mente. Entonces, ella quebró sus alas. Tal vez, en secreto, fantaseaba con sus esculturas, las moldeaba en ideas recluidas dentro de su reclusión. Meras fantasías u horizontes pero, aun así, un modo de no darles la razón del todo a quienes la confinaron.

II
LA SANTSÍMA TRINIDAD: NEGRO, BOXEADOR Y POBRE

En los sesenta ya era un bailarín del cuadrilátero. El mundo entero vio a uno de los íconos pugilísticos más notables de todos los tiempos. Se trataba de un boxeador negro, un norteamericano nacido como Cassius Clay. Los Juegos Olímpicos de Roma 1960 cayeron rendidos a sus pies y dos años más tarde ostentaba la corona mundial de los pesos pesados, con solo 22 años.

5026

NOQUEAR EN LAS PREVIAS

Provocador, acostumbraba a comenzar los combates varios días antes de su realización. El estratega planteaba una guerra sicológica con miras a debilitar a sus rivales antes de su ingreso al ring. En el cuadrilátero, sus pasos de baile y las picaduras que infligía  – por aquello de que volaba como una mariposa y picaba como una abeja – le permitían acumular victorias.
Cambiaron las cosas cuando se atrevió a desafiar al imperio. Negarse a pelear en Vietnam le significó la pérdida de la corona. Lo despojaron del título conseguido y sostenido en peleas memorables contra Sonny Liston, George Chuvalo, Henry Cooper y Ernie Terrel, entre otros.
Sus documentos, desde 1942, consignaban Cassius Marcellus Clay. Tras su conversión al Islam, pasó a llamarse Muhammad Alí. Cansado de las injusticias a las que eran sometidos sus hermanos, adhirió a los movimientos de derechos civiles. Por ello, acompañó a Martin Luther King (2) y a Malcom X (3). En 1965, asesinaron al primero y, en 1968, al segundo. Entonces, Alí se sintió solo en sus reclamos más allá de las fronteras pugilísticas. Esta vez no estaba dispuesto a sufrir ningún nocaut. Sabía perfectamente a qué se exponía, no se doblegó.

 

muhammedalisoyelcampeon

VOLVER AL PAGO

Cuatro años de ausencias del ring, abogados que interponían recursos y nadie para escuchar los reclamos del campeón. Las autoridades de EEUU se jugaron a ganarle mediante el derrumbe económico. Hombre de costumbres simples, eligió vivir en un barrio modesto, con predominio de población negra. Sus gastos no eran extraordinarios, pero cuatro años sin ningún ingreso casi logran su quiebra económica. Sin embargo, no aceptó el yugo que se echaba encima de los gladiadores de su raza.
En opinión de Joyce Carol Oates, (4) “Cuanto más importante era el boxeador negro, más pesaba la necesidad de que asumiese precaución y autocontrol”. Aun así, el joven Cassius Clay/Muhammad Alí se negó a desempeñar ese papel. No estaba dispuesto a ser ‘el Negro del Hombre Blanco’”.

images

 

Alí no se callaba. Lejos de evitar la confrontación, la buscaba. Como sus golpes, sus palabras también eran letales. (“Yo soy América. Soy la parte que no querés reconocer. Bancátela”.) Y, para colmo, era musulmán. ¡Podríamos imaginar un Alí en la América de Donald Trump!

El doctor Luther King, que ya era Nobel de la Paz, lo tomó como ejemplo: “Como dice Muhammad Alí, todos nosotros –los negros, los marrones, los pobres– somos víctimas del mismo sistema de opresión”.

Así, este hombre se ganaba la vida en una conjunción de baile y zumbidos, mientras apoyaba la causa de la paz y los derechos civiles. Se plantó, con la claridad de un cross a la mandíbula. Arriba del ring, los puños. Abajo, la política.
¿Qué habrá sido de él durante los años de persecución y boicot a cargo del imperio? El tipo más popular del mundo, censurado en los medios y convertido en paria. El tipo que ostentaba la corona de la máxima categoría del box, condenado a la impotencia. El boxeador más talentoso del mundo, forzado a vivir de préstamos.
Años después de la suspensión, diversos rings lo vieron volver y recuperar su corona. Un imperio cargará el haber generado una guerra injusta y el haber privado a los amantes del boxeo, durante cuatro años, de los espectáculos brindados por un gladiador excepcional.

III

MODIGLIANI:  LA SANTÍSIMA TRINIDAD: MOISHE, MUJERIEGO Y POBRE

Allá en 1906, la bohemia francesa lo recibió. Se trataba de un joven pintor y escultor italiano. Por aquel entonces, París era el centro de la vanguardia. Allí, Amedeo Modigliani se vinculó a hombres que lo marcarían para siempre. Elegante y provocador, había nacido en una ciudad puerto, Livorno, Italia en, 1884. Esa tierra tan amable había cobijado a los perseguidos por cuestiones religiosas, hasta convertirse en un importante centro de la comunidad judía, a la que pertenecía el pintor. Si bien sus años jóvenes los pasó en Italia, pronto el porcentaje de sangre francesa decidió su elección. Su madre, Eugenia Garsin, sefaradí nativa de Marsella, era una intelectual cuyos ancestros fueron expertos en los textos sagrados judíos. El linaje de la familia alcanzaba al filósofo holandés del siglo XVII Baruch Spinoza (5). Las finanzas fueron el dolor de cabeza de los Modigliani, ya que Flaminio – su padre – no resultó muy hábil en ese aspecto y comprometió la economía de la familia.
Inquieto, afectado de fiebre creativa y de la otra, el jovencito Dedo (como lo llamaban en su familia) comenzó con sus clases de pintura en su pueblo, pero pronto la ciudad florentina lo atrapó. Por esos días, pasó a formarse en la Escuela Libre del Desnudo. ¡Cómo se movilizaba ese joven! Al año siguiente, tabla, pinceles, papeles y pinturas ya transitaban el Instituto de las Artes de Venecia. El combo que cuentan las biografías carga con todas las señas del maldito: bohemio, mujeriego, enfermo y pobre. No obstante, Modigliani alcanzó una cierta reputación durante su vida y, solo después de su muerte, logró que se hicieran más lecturas de sus pinturas que de sus andanzas personales.

Reproducción-de-arte-sobre-lienzo-Grande-Desnudo-Sentado-Amedeo-Modigliani-pintura-pintada-a-Mano-de-Alta.jpg_640x640

“Desnudo sentado”, Amedeo Modigliani,

TE DEJABA EL ALMA EN PELOTAS

París le dio la posibilidad de conocer a Max Jacob (6), a Picasso (7) y a Diego Rivera (8), entre otros. Amedeo encontró inspiración en Paul Cézanne (9), en el cubismo, en la época azul de Picasso y en las estampas del japonés Utamano (10). Su rapidez de ejecución lo hizo famoso. Nunca retocaba sus cuadros. Quienes posaron para él decían que era como si les hubiese desnudado el alma. No obstante poseer una salud quebrada, sus adicciones lo llevaron a moverse por los lugares más sórdidos en los que habitó.

¿ESCULTOR O PINTOR?

Modigliani se consideraba más un escultor que un pintor. El impulso escultórico nació cuando entró en contacto con la obra de Constantin Brancusi (11). Constantin encontraba inspiración en el arte prehistórico y africano. Simplificaba al extremo las formas para mostrar la naturaleza subyacente al desnudo. Predominan en sus obras dos formas simples: el huevo y el cilindro alargado.

musa-dormiente-1910

“Musa durmiente”, Constantin Brancusi

También África atrajo a Amedeo, y, ya en 1908, realizó sus primeros estudios de cabezas y cariátides, inspirados en máscaras africanas. El período de los golpes sobre superficies duras y no tanto va desde 1909 a 1914. Emprendió la talla directa en piedra. Durante cinco años se olvidó de su primer amor y se dedicó a esculpir. Mármol, al principio, y luego piedras más blandas, como la arenisca.
Según el historiador de arte Gerhard Kolberg, “las esculturas de Modigliani conjugan pretensiones idealistas y plásticas, con una realización escultórica primitiva, incluso arcaica”. En las creaciones de Modigliani se observa una estilización particular: cabezas con cuellos largos, narices agudas y ojos representados como contornos son clara referencia a aquellas esculturas de los primitivos. Esas características las trasladó a las pinturas de su última etapa.

2-m-bambara

“Máscaras africanas antiguas”

113638725_2

“Máscaras africanas antiguas”

blogmodigliani

“Escultura”, Amedeo Modigliani

MI BEATRICE

Con los golpes del alcohol, ardía en violencia. Cuando estaba sobrio era manso. Los éxitos con las mujeres fueron mayores que con el arte, hasta que apareció su “Julieta”, encarnada en Jeanne Hébuterne. Ella provenía de una familia burguesa y católica. Sus padres se opusieron a la relación de su hija con un pintor pobre, extranjero y judío. No obstante, la pareja se instaló en Montparnasse y Jeanne se convirtió en la musa de Dedo. “Su verdadera Beatriz” como solía decirle él, en memoria de Dante. Un detalle, el pintor que lograba desnudar hasta el alma de sus modelos jamás expuso un desnudo de su Jeanne. Continuó con sus andanzas etílicas, a pesar de haber agrandado la familia con la pequeña Jeanne y con el anuncio de otro embarazo. Modigliani escribió: “Hoy, 7 de julio de 1919, me comprometo a casarme con la señorita Jeanne Hébuterne, enseguida que lleguen los papeles”. Antes de concretar su promesa, la salud de Dedo se deterioró y murió víctima de una meningitis tuberculosa, a los 35 años, rodeado por su mujer y los pintores amigos.
Quebrada emocionalmente y sin recursos económicos, Jeanne regresó con su familia, aunque no estaba dispuesta a vivir sin Amedeo. A los dos días, se arrojó de un quinto piso. Quedó, así, huérfana la pequeña Jeanne, adoptada por una hermana de Amedeo. Con los años, la hija escribió el libro “Modigliani, hombre y mito”, que aborda aspectos autobiográficos desconocidos de un genio.

 

mfa208805

“Jeanne Hébuterne”, Amedeo Modigliani

PALABRAS DE AMEDEO

“El hombre que no puede encontrar nuevas ambiciones e incluso a un ser humano nuevo dentro de sí, aquel que está siempre destinado a luchar con lo que permanece podrido y decadente de su propia personalidad no es un hombre”.
“Quisiera que mi vida sea un torrente fértil que recorra la tierra con alegría. Soy rico, estoy lleno de ideas, y sólo necesito trabajar. […] Un burgués me dijo, hoy -con la intención de insultarme- que mi cerebro estaba siendo desperdiciado. Me hizo mucho bien. Todos deberíamos recibir un recordatorio como ese cada día”.

modigliani

Amedeo Modigliani

Quizás Dedo debió descender hasta los estadios etílicos más bajos, en la búsqueda del inconsciente, del misterio del instinto de la raza humana. Realizó cientos de cuadros y miles de dibujos en solo 10 años. Siempre retratos o desnudos, cuerpos y caras que expresan avidez por desenmascarar la carne. Y, posiblemente, a pesar de la miseria, la pasión con que abordaba su arte, le abrió la mirada: “Cuando miras largo tiempo a un abismo, también éste mira dentro de ti” Friedrich Nietzsche (12)

EL OTRO LADO, EL ÚNICO LADO

Yeso, guantes y pinceles no son objetos libres. Para homenajearlos y blandir con ellos el deseo, hacen falta condiciones que acompañen y amparen o permitan batallar contra los determinismos. Ninguna voluntad puede crear condiciones más allá de su singularidad. Pero cuando, al menos para sí mismos, algunos se fundan un espacio donde plantear la diferencia, sientan un precedente. Una grieta, una fisura, desde donde y hacia donde pueden atisbar todos los deseos oprimidos de la historia. Tomar los guantes, despabilar los pinceles y encontrar las formas escondidas en el yeso y el bronce son patriadas clase A, de seres que siempre inauguran lo otro: el lado B.

(1) Claudel Camille (1864 – 1943) Escultora francesa.
(2) Martin Luther King Jr. (1929-1968) Fue un pastor estadounidense que desarrolló una labor crucial al frente del movimiento por los derechos civiles de los afroestadounidenses. Ganador del Premio Nobel de la Paz.
(3) Malcom X, (1925-1965) nacido como Malcoln Little, fue un orador, ministro religioso y activista estadounidense.
(4) Joyce Carol Oates (1938) novelista, cuentista, editora y crítica estadounidense.
(5) Spinoza Baruch (1632-1677). Filósofo nacido en Amsterdam, Países Bajos.
(6) Jacob Max (1876- 1944). Pintor y poeta francés.
(7) Picasso Pablo (1881 – 1973). Pintor y escultor español.
(8) Rivera Diego (1886 – 1957). Pintor muralista mejicano.
(9) Cézanne Paul (1939 – 1906). Pintor francés.
(10) Utamano Kitagawa (1873 – 1806). Pintor japonés.
(11) Brancusi Constantin (1876 – 1957). Escultor, pintor y fotógrafo rumano.
(12) Nietzsche Friedrich ( 1844 – 1900) Filósofo alemán.




DIO-NISA

El Desaliento: Sobre la vida de Juana Manuela Gorriti Zuviría

Por Noemí B. Pomi

EN EL PRINCIPIO FUE DIO-NISO

Dio-niso, el dios del caos y del vino, que en Roma será Baco, nació dos veces. Una -en forma prematura– pero, como Dios manda, del vientre de su madre mortal, Semele. Y la otra, se gestó cosido al muslo de su padre Zeus. Y sí, para la mitología griega, muchas cosas eran posibles. De este modo, Zeus se convirtió en padre y madre de Dio-niso. Dos orígenes, para un mismo dios.

Muerte de Semele-Rubens-1640-Museos Reales de Bellas Artes-Bruselas.
Muerte de Semele-Rubens. 1640, Museos Reales de Bellas Artes, Bruselas.

 

VELADURA DE ORIGEN

Hija del doctor y militar, José Ignacio Gorriti, y de doña Feliciana Zuviría, Juana Manuela nació en la hacienda “Los Horcones”, por entonces, un campamento fortificado, en lo que hoy es Rosario de la Frontera, Provincia de Salta. No existen certezas del natalicio de la niña. Algunos autores lo ubican alrededor del 15 de junio de 1816 y otros, del 15 de julio de 1818. Así, la aparición de nuestra Dio-nisa podría haber coincidido casi, casi, con el nacimiento de la Patria, o dos años después. Su intensa vida, bien que admitiría una doble partida. Lo difuso del origen la vuelve al mito. Lo concreto de su escritura la trae hasta nuestras manos.

CON PROVINCIA PROPIA

Cuando nació Juana Manuela Gorriti, hacía menos de dos años que se había “creado” la “Provincia de Salta”. En realidad, el asunto fue un desprendimiento -como si de la placenta desgarrada se hubiese tratado- del territorio jujeño. La recién nacida provincia tuvo al padre de Juana, José Ignacio Gorriti, como diputado representante en el Congreso de Tucumán, que declaró la Independencia el 9 de julio de 1816. El hombre también fue gobernador de la provincia dos veces y amigo personal del Gral. Güemes. Gorriti aportó a la causa patria dinero y hacienda. Y, a la guerrilla gaucha, predisposición personal.

Bendición de la Bandera Argentina por el canónigo Juan Ignacio Gorriti en la Catedral de San Salvador de Jujuy, sostenida por Manuel Belgrano.
Bendición de la Bandera Argentina por el canónico, Juan Ignacio Gorriti, en la Catedral de Jujuy, sostenida por Manuel Belgrano

 

SOTANA CELESTE Y BLANCA

Juana: séptima hija de una familia con ocho hijos. Vital, la niña alternaba su correteo por la galería, con los recorridos por el campo en su caballo negro o sobre el suri adiestrado (alpaca). Cabello suelto y viento en caricia sobre el rostro. La presencia de su tío detenía a ese torbellino. Juan Ignacio Gorriti, hombre de letras, político y canónico jujeño, la atrapaba. Él fue seguramente quien mejor comprendió la particular atención que sus relatos producían en la niña. Ante él, reaccionaban sus ojos, en un evidente titilar al mundo creativo. Cuántas palabras habrá incorporado con esos parloteos, proyectadas luego en imágenes textuales. Sin duda, su hogar se constituyó en la primera fábrica de su escritura. Ahí se dedicó a jugar y a descubrir el mundo. En ese mismo ámbito familiar sobrevolaban los ideales del cura Gorriti. En mayo de 1810, con total convencimiento, el sacerdote adhirió al movimiento revolucionario y se jugó en un artículo que sostenía el término de la autoridad de los virreyes. Ese documento impulsó la posición de Salta y Jujuy en favor del grito revolucionario. La sotana de este cura estaba impregnada de los colores patrios. Él bendijo la bandera de Belgrano en 1812 y fue el único cura gobernador de Salta.

0001158093
Imagen asociada a “La cocina ecléctica”, libro de Juana. (1892)

Su otro tío, José Francisco “Pachi” Gorriti, primera lanza de los gauchos de Güemes, aportaba sus historias. Relataba la lealtad de los nobles gauchos e indios en los encontronazos con los realistas, durante la época en que el gauchaje inclinó las acciones en favor de la causa nacional. Además, cuidó las espaldas de San Martín y Belgrano. Nada menos.

PLÁTICAS FEMENINAS

Si por las tardes el tío llenó sus oídos de retazos de narraciones, por las noches, la cosa no resultó menos interesante. Después de levantar la mesa, las señoras se reunían para conversar con fruición. Una imagina que el ritmo de esos parloteos pudo darle a Juana la voz para sus personajes femeninos. Y se sabe que las mujeres conversan todo el día. Si por las noches aprovechaban los huecos entre las tareas domésticas, por las tardes y de tanto en tanto, las tertulias reunían a toda la parentela. Es bien conocido, las damas de la familia y amistades, en convocatorias rotativas, se entremezclaban alrededor de mesas húmedas con chocolates calientes y manjares caseros. Esas parrafadas fluidas, variadas, contribuyeron a desarrollar aun más la imaginación de esa niña.

DIO-NISA, OLALÁ

Si bien su infancia transcurrió en medio de la guerra por la independencia, nada impidió que Juana estudiara francés, religión y literatura, en un beaterio de la capital provincial: “[el día en que me anunciaron que entraría a la educación formal] fue para mí un día de duelo. Me anunciaron que era necesario abandonar mi vida agreste, libre como los vientos, y cambiar los inmensos horizontes en que la pasaba, por el estrecho recinto de un colegio de monjas. ¿Qué iba a ser de mí entre aquellas figuras severas e imposibles?” (1)
En realidad, permaneció en la escuela poco tiempo, no toleró estar encerrada, se enfermó y debió volver a su hogar. Así, concluyeron sus estudios formales para abrir otras puertas.

CHAU, BEATERIO

Y, entonces, el regreso a la naturaleza boscosa, con el canto de los pájaros de fondo y el camino abierto para convertirse en ávida lectora de libros. Lectura y escritura ocuparon sus horas. Juana amaba a su tierra, gozaba cabalgar su pingo negro o un suri. Al regreso, el jinete desmontaba el caballo y montaba las letras. Su padre poseía una gran biblioteca, principalmente, con obras de los pensadores, creadores y juristas del iluminismo francés y también, con trabajos literarios de los escritores europeos de la época.
En “Lo íntimo” (1892), Juana Manuela Gorriti vuelve al lugar de su nacimiento. “La que esto escribe nació en la frontera de Tucumán y en el recinto de un campamento. Pasé los primeros años de mi infancia en la soledad de los campos, donde mi padre, coronel en el ejército patriota, había juzgado necesario relegar su familia, pues las ciudades eran entonces el teatro de la guerra. Crecí entre los rebaños, sin otra sociedad que los pastores y los soldados de mi padre”. A Juana Manuela, los silbidos de las armas no la desalentaron. Sin duda, por sus venas y aunadas, corrían patria y letras.

CONDIMENTOS VARIOS

Doña Juana Manuela reunió todos los condimentos de su época. Tiempos de guerras civiles y de la irrupción del Romanticismo en el Río de la Plata. Quizás, ambas cosas impulsaron a las mujeres a sus primeros coqueteos con las letras. El puente entre la naturaleza y la escritura -esa continuidad tan buscada por los románticos- es notorio en los escritos de Juana. Sí, encontró la forma de construir el viaducto vida-literatura. Veamos:
– ¿Fue Juana Manuela una adelantada a su época?
– Sí. Con su libro “La Cocina Ecléctica”, tal vez quiso rendir un homenaje al conjunto de las mujeres y a sus trabajos culinarios.
– ¿Acaso podríamos pensar que ha sido la precursora de Doña Petrona C. de Gandulfo?
– En efecto. Ese texto, además del valor gastronómico, actualmente tiene un gran valor documental. Aporta muchas recetas tradicionales argentinas, de otros países latinoamericanos e incluso, cocina europea de ese tiempo.

Recetas del 1800  Juana Manuela Gorriti

MINGA, CON SEUDÓNIMO

Con el poder político, económico y religioso, en manos de los hombres, desde hacía siglos, aquella época resultó muy compleja. La condición de mujer era un “estigma” a ocultar en el mundo de la literatura. Juana Manuela fue una de las primeras mujeres argentinas en incursionar ese ámbito. Resultó una dama tenaz en la oposición a la “regla” que impedía a las mujeres firmar sus escritos con su propio nombre. Increíble, debían firmarlos con seudónimo masculino. Su escritura era femenina, en el sentido entrañable de la palabra. Para Juana, los textos debían ser historia con mezcla de fantasía y, de ambas, ella tenía a raudales. Desde el borde del pasado, con la mirada en el presente y los sueños proyectados al futuro, en los escritos de Juana Manuela se fusionan historicismo, exaltación de lo autóctono y de lo nacional y una denuncia social y moral, como parte del combate por la libertad. Pero no todas las ligaduras fueron sencillas de romper. La lucha de clases, nacida con la patria misma, obligó a los Gorriti Zuviría a emigrar. Y allá marcharon: de Los Horcones a Bolivia.

25juana manuela

PARA EL DESTIERRO, AGALLAS

La familia encontró refugio en Tarija. Con apenas 14 años, el amor la rondó: hizo su entrada el Capitán Manuel Isidoro Belzú, quien le llevaba varios años. Las ansias de poder del militar relegaron a su familia. Mujer e hijas fueron abandonadas dos veces, en medio de los infructuosos intentos por parte de Belzú de tomar el poder en Bolivia. En uno de esos abandonos, él partió a Lima. Juana Manuela lo siguió. Pero él era un abandónico irremediable. Y otra vez voló. Ella quedó atrás, sola, con sus dos hijas y sin recursos. Sin embargo, de combates sí que sabía esta Juana. ¿Carácter dócil?: Noooooooo. Juana Manuela sabía del desajuste con las circunstancias desde sus desarraigos y exilios durante su niñez, como pupila en el convento de Salta. El matrimonio resultó otro pupilato. Y así es: al haber sido golpeada, la segunda vez ella tuvo una idea más clara de cómo levantarse. Con Belzú desaparecido, no era cuestión de desalentarse. Convencida de que la soledad no resultaba amable compañía, se refugió en otro amor, del que llegaron dos nuevos vástagos. Belzú, por su parte, no se ocupaba demasiado en ocultar sus amoríos. Sin embargo, cuando él “las hace” es un vivo y, cuando “ella las hace” debe desafiar los prejuicios. Increíble, para entonces, Juanita le dio la espalda a la pacata sociedad, redobló su apuesta y fundó una escuela primaria en Lima. Por su exclusiva decisión, se transformó en la primera maestra oriunda de Rosario de la Frontera. Cuando se hizo de cierto prestigio, abrió su “taller literario”, casi un centro cultural, donde guió muchas plumas. Por su parte, ella hizo lo propio. Por esos tiempos, entraron en ebullición todas esas imágenes lejanas en el espacio y la cronología, que coagularon en su presente narrativo.

DOÑA JUANA Y SUS DOS MARIDOS

De la época de su separación, y en medio de acusaciones recíprocas de infidelidad, esta mujer se animó a publicar “La Quena”. En 1845, la Revista de Lima la dio a conocer ¿Adivinamos el tema central de la novela? Sí, la disputa de dos hombres por el amor de una fémina. Además, “La Quena” “puede ser considerado el primer texto narrativo publicado por un autor nacido en lo que hoy es territorio argentino, ya que “El Matadero”, de Echeverría, no sería conocido sino póstumamente”. (2)

VARIEDADES AL PASO

De la anécdota a la novela, del relato de viajes al texto costumbrista. De Güemes a otras leyendas locales (como “El pozo del Yocci”), desde su primera publicación, Juana ya no dejó de escribir. Su vida y su obra recorrieron todo el siglo. Gran cantidad de cuentos muestran la versatilidad de Juana, para temas variados. A saber: “Belzú”, “Caer de las nubes”, “Un viaje aciago”, “El día de difuntos”, “El emparedado”, “Feliza”, “Quien escucha su mal oye”, “Una querella”, “El fantasma de un rencor”, “El postrer mandato”, “La ciudad de los contrastes”, “Nuestra señora de los desamparados”, “Escenas de Lima”, “Un drama de 15 minutos”, “Yerbas y alfileres”, “Impresiones del dos de mayo”, “Una visita al manicomio”, entre otros. Es muy difícil conocer el orden de publicación de los textos de Gorriti, puesto que se publicaron por entregas en distintas revistas y sólo posteriormente se editaron en forma de libros. Sus obras más importantes se reúnen en volúmenes, con el siguiente orden de publicación: “Sueños y realidades”, Buenos Aires -2 tomos- 1875; “Peregrinaciones de un alma triste”, (1875), “Panoramas de la vida” -2 tomos- 1876; “Misceláneas”, 1878; “Vida militar y política del general don Dionisio Puch”, 1879; “El mundo de los recuerdos”, 1886; “Oasis en la vida”, 1888; “La tierra natal”, 1889; “La cocina ecléctica”, 1892; “Perfiles”, 1892; “Veladas literarias en Lima”, 1892; “La Tierra Natal”, “Perfiles” (1892), “Lo íntimo”, 1892, póstumo ya citado.
Tomo uno de sus textos, “Peregrinaciones de un alma triste”, porque tiene un tema insólito para la época: Laura, la protagonista, vestida de hombre, abandona los cuidados excesivos de su familia limeña –es rica y tuberculosa– y huye hacia una vida de viajes incesantes. La rebeldía de Laura hace espejo en la rebeldía de Juana. Pero la Juanita fue por más. En la breve biografía destinada a Belzú, “Panoramas de la vida” (1876) relata un episodio de tremenda audacia. Los hombres de esos años habrán dicho que Juana era “casi un hombrecito”. Cuando debió ir en busca del cuerpo muerto de su esposo, asesinado en el Palacio de Gobierno de La Paz –lo hizo, a pesar de que ya no eran una pareja-: “Llegué hasta donde yacía el desventurado ya cadáver, lo levanté en mis brazos y en ellos lo llevé a casa, a ese hogar que él había abandonado hacía tanto tiempo”. Si de audacias se trata, la cosa no quedó ahí. Mucho antes de la muerte de Belzú, a los 26 años, disfrazada de hombre, volvió a su terruño para ver, de incógnito, cómo estaba la casa de sus padres. De su morada, sólo halló ruinas. De esta experiencia, sale la escritura: “Orcones, hogar paterno, montón informe de ruinas habitado sólo por los chacales y las culebras, ¿qué ha quedado de tu antiguo esplendor? Tus muros yacen desmoronados, los pilares de tus galerías se han hundido cual si hubieran sido edificados sobre un abismo. Apenas si las raíces sinuosas de una higuera y el bronceado tronco de un naranjo señalan el sitio de tus vergeles. A la ruidosa turbulencia de tus fiestas, ha sucedido el silencio de la soledad. Tus avenidas están desiertas y la yerba del olvido crece sobre tus umbrales abandonados”.

 

Klsterruine Eldena, Friedrich.
Klsterruine Eldena, Friedrich.

JUGADAS POR AMOR

Como hemos dicho, Juanita impuso sus sentimientos contra los dictados de la pacatería en los tiempos post virreinales. Su escritura, innovadora del discurso femenino y el imaginario nacional, se va construyendo sobre su propia biografía. Quizás por eso se animó a escribir un cuento sobre Camila. El delito de la jovencita O’ Gormann y de su pareja -el jesuita, Ladislao Gutiérrez- fue amarse. Ellos dieron rienda a su pasión y rompieron las reglas de la sociedad. Por eso, fueron ejecutados contra un negro y árido paredón de Santos Lugares. Al final del relato, Juana los vuelve a la vida “una verde alfombra de vegetación que alzaba floridos sus exuberantes vástagos; en sus grietas anidaban las tórtolas y, en su negra cima, una alondra enviaba al aire alegres cantos”. Hermoso renacer. En el accionar de Camila juega un espejo de dobles. Otra vez. La vida no da una oportunidad para aprender y otra para ser feliz. Ellas, de una, se jugaron por las dos cartas.

6335715178811226
Los Expulsados, 2015, Oscar Capeche

 

INCANSABLE

En 1865, en “La Revista de camila-o-gorman-1-728Buenos Aires”, Juana publicó “Sueños y Realidades”. A propósito de este texto y de su autora, dijo Vicente Quesada, “el corazón de esta mujer es sobre todo el de una patriota”, una exiliada que, como él, compartía el destino de los peregrinos. Y agregó “es imposible leer vuestros libros sin sentirse engreído al reconoceros argentina; porque las escenas son argentinas y argentinos los héroes de vuestras novelas”. Así, en “Recuerdos de Infancia”, Juana Manuela encontró las más vivaces narraciones para pintar las figuras de Martín Miguel de Güemes y de su esposa, Carmen Puch. En 1874, Gorriti llegó a Buenos Aires y se dedicó a recopilar y a editar todo lo escrito. También fundó un periódico, “La alborada del Plata”. En tres países la reconocían y respetaban. Las valijas se hacían y deshacían con total rapidez. Desde 1875 hasta su muerte, en 1892, Buenos Aires la acaparó. No obstante, el cielo de Lima y de Salta no dejaron de ver a esa mujer pequeña, inmersa en sus historias. Ella seguía en movimiento. En uno de esos viajes, allá por 1886, se le animó al tren. Hasta el final intentó recuperar su infancia en “Recetas del cura de Yana-Rumi”, donde recogió las costumbres animistas andinas en tono de picaresca: un retazo de aquella América que tan bien conoció, un fresco que otros habrían ignorado.

566313d880541_324x534

(1) Juana Manuela Gorriti, “Lo íntimo”.
(2) Felipe Pigna,” Mujeres tenían que ser”.




EL BAILARÍN DEL PANAL

El Hastío: sobre el combate entre Sonny Liston y Cassius Clay

Por Noemí B. Pomi


HISTORIAS ANTIGUAS

Johnny Tocco abrió el gimnasio, allá por 1950. Lo hizo en abierto desafío a su futuro. Quizás, por esa pasión por el boxeo, nacida entre los ecos de las historias contadas por su abuelo. En Italia, el viejo Tocco se enfrentaba con jóvenes de pueblos vecinos. Y sí: había que defender lo poco ganado y los puños eran un elemento decisivo. Ese antecedente despertó su interés. Investigación va e investigación viene, para Tocco la vida y el boxeo se transformaron en una misma cosa. Esta pasión que hereda el nieto de los relatos de su abuelo es, sin embargo, bien antigua. Ya hay registros de combates, desde los tiempos de la civilización minoica. Y, de ahí, su ruta.

iMÁGEN I  -  PÚGILES DE AKROTIRI (1500 a C ) ISTA SANTORINI
Púgiles de Akrotiri (1500 aC) Isla Santorini

 

IMÁGEN II  JARRÓN AÑO 500 a C.
Jarrón con imágenes de Box (500 a C.)

 

ENTRE DUNAS Y ARENAS

A Johnny se lo sabía rudo, combatiente, terco. Había apostado todo a aquel viejo patio de ferrocarril rodeado de dunas y arenas. Por ese entonces, no podía sospechar que, por sus instalaciones, pasarían las personalidades más famosas, en busca de boxeadores espectaculares. La fama del lugar comenzó con los entrenamientos de Sonny Liston.

 

UN FANFARRÓN, 7 A 1

El 25 de febrero de 1964, en el Convention Hall, de Miami Beach, Florida, todos los reflectores apuntaban hacia el cuadrilátero encordado. Expectativa general, preocupación en los organizadores. El promotor, William B. Mac Donald, en contacto permanente con las boleterías. El 50 % de las butacas vendidas solo le permitían cubrir gastos. Para obtener ganancias, debía jugarse y apostar por segunda vez al fanfarrón de carácter volátil y lenguaje callejero de Louisville, Kentucky. Vaya si tenía que arriesgar, los números daban 7 a 1, a favor del campeón.

 

DONACIÓN AL ZOO

Como era habitual en los instantes previos a la pelea, los contendientes, los entrenadores, los médicos personales y el árbitro ocupaban todo el ring.
Pero este no era un combate más. Se ponía en juego la corona mundial. El campeón, considerado casi imbatible, arriesgaba su cetro frente a un principiante de 22 años, provocador y ganador del oro en los Juegos Olímpicos de Roma, en 1960.
A decir verdad, el campeonato comenzó a disputarse varios días antes. El retador habíaIMÁGEN  IV ABEJA tenido el atrevimiento de plantear una guerra psicológica. Llamó a Liston “oso feo”. “Si hasta huele como un oso”, dijo. “¡Después de que lo faje, lo voy a donar al zoológico!”, y amenazó con darle una golpiza. En su provocación, llegó a presentarse en los jardines de la casa del campeón, con un frasco de miel para que Sonny se alimentara. El show mediático empezaba a calentar motores, los periodistas siguieron sus acciones como moscas al panal. En el pesaje, nuevas chicanas, furia en unos ojos y mirada socarrona, en otros.

 

UN DETALLE COLOR SANGRE

Deporte agresivo y dramático, el box requiere determinadas condiciones físicas. A su vez, disciplina, belleza, técnica, dinamismo y plástica son todas condiciones muy difíciles de reunir en una sola persona. Pero esa noche, los mejores atributos se lucieron juntos sobre el ring. Hasta el más mínimo detalle se cuidó en los dos camarines. Conjunción perfecta en vendas y guantes: unas mimaron dedos y muñecas y los otros protegieron de los golpes contundentes. Coquillas y suspensores: bien ubicados. Y, por supuesto, los botines de media caña. Ah y, a último momento, el protector bucal.
El campeón, Charles “Sonny” Liston, rodeado por Jack Nylon, su entrenador y por su médico personal. El desafiante, Cassius Marcellus Clay, asistido por Angelo Mirena – alias Angelo Dundee – y el deportólogo, Ferdie Pacheco. Un detalle, los guantes del retador eran color sangre.
Concentración máxima. Los instantes previos fueron eternos.

IMAGEN III

DE MARIPOSAS Y ABEJAS

Sonó la campana y, a la orden de ‘¡Box!’, del árbitro Barney Felix, los dos gladiadores, frente a frente. El tiempo comenzó su danza en ese cronómetro que activaba su cuenta: cada tres minutos, uno de descanso. El conteo se reiniciaría quince veces, por tratarse de un título mundial. Eso, a menos que un knock out o alguna otra definición tempestuosa lo resolviera antes.
En el primer asalto pareció concretarse aquello prometido por el retador, “voy a flotar como una mariposa y a picar como una abeja”. Bailó frente al campeón. En ocasiones, con la guardia baja, exhibía técnica, movilidad y -quizás- una muestra de sus recursos mentales: temple, seguridad y firmeza. El campeón, desconcertado -enfurecido- marró algunos de sus golpes famosamente letales.

IMAGEN IV MIGUEL FERREIRÓS
Miguel Ferreirós


MALOS MUCHACHOS

En el rincón del todavía titular de la corona, las palabras del entrenador no lograron alejarlo del Estado de Arkansas, ni de su niñez, como recolector de algodón, al igual que lo había sido su padre. No aprendió a leer ni a escribir, aunque sí a reconocer los billetes de dólares. Cuando sus padres se separaron, él se fue a vivir a Missouri con su madre y sus hermanos. Al principio tenía un empleo honrado, pero con un sueldo miserable. A los 16 años, se juntó con los peores chicos del barrio y se dedicaron a asaltar a mano armada los negocios del lugar.

El timbrazo lo volvió a la realidad, enfrente estaba esa abeja pedante que picaba sin cesar. El round transcurrió sin mayores sobresaltos, con las mismas características que el anterior.

 

PIÑAS EN EL NOMBRE DEL PADRE

Vuelto a la esquina y otra vez a Missouri: iba al colegio, donde tenía que aguantar las burlas de sus compañeros por ser analfabeto y de gran estatura. En 1950, cae preso en la penitenciaría del Estado de Missouri. Allí conoció al sacerdote católico de la prisión, el padre Alois Stevenson, director de deportes de dicho penal. Fue él quien lo llevó al gimnasio y guió sus primeros pasos en el pugilismo. Del cura, dijo Sonny: “Fue el primer hombre que habló conmigo en lugar de darme órdenes”. Nadie lo ayudó más por él que el padre Stevenson: le ofreció albergue en su casa y, además, lo contactó con dos hombres del mundo del boxeo. También hizo sesiones de sparring en la cárcel con un peso pesado local de cierto prestigio. Después, llegó el padrinazgo de la mafia. A todo lo anterior se sumaron sus condiciones y talla: 1.85 mts y 99.700 grs.  y la contundencia de sus golpes. Así se proyectó al reinado de la categoría máxima. Reunía los títulos de la Asociación Mundial de Boxeo y del Consejo Mundial.

IMÁGEN V boxeo-arte-chatarra-reciclado
Boxeo-arte-chatarra

 

VENTANAS AL FUTURO

El relator se estremeció en el tercer round: el campeón estaba roto cerca de ambos ojos y en la nariz. Al llegar a la esquina, ungüentos para ocultar el sangrado. Y esa vuelta al pasado que lo perseguía. Los inicios de su carrera y su esfuerzo en perfeccionar cada vez más ese cuerpo dotado de una fuerza descomunal. Ventanas al futuro fueron los agujeros abiertos a golpes de martillo en el gran neumático conservado como testimonio en el gimnasio de Johnny Tocco. No reparaba en el tiempo que dedicaba a los entrenamientos. Bien sabía Sonny: de ello dependía su futuro.

IMÁGEN  .... Combate de boxeo de Aharkey-George Wesley Bellows
Combate de boxeo de Aharkey-George Wesley Bellows

 

DANZAR EL FARO

Al finalizar el cuarto asalto, Cassius lagrimeaba sin cesar. Se quejaba porque no podía ver. Abría y cerraba sus ojos en busca de luz. Su entrenador lavó su cara repetidas veces con abundante agua y le aconsejó mantener a su contrincante a una distancia prudencial. Los ungüentos del campeón obturaron sus heridas y también la visión del contrincante. Con la vista tan corta, uno de sus brazos se arriesgaba a amortiguar los golpes, los giros y los contra giros. Así, sin rendición, se alejaba de la sombra. En ese momento de ceguera, la danza fue su faro.

IMÁGEN VI...
Jean Michel Basquiat. Período Neoexpresionismo, 1982, Arte Abstracto

Los dos rounds siguientes tuvieron las mismas características: el retador recargado exhibía agilidad y pasos de ballet desconocidos en la categoría. La abeja picaba y picaba sin cesar. Despliegue de contundencia, rapidez de rayo, cabeza erguida, izquierda derecha, una y otra vez. El público, enardecido, presenció una danza contundente y maravillosa. El bailarín también sabía que, en esa coreografía, le iba su porvenir.

TRISTE RESÚMEN

En el minuto de descanso entre el sexto y el séptimo round, el antes poderoso e imbatible hombre de los puños más dañinos, calculó todo. De continuar en esa tesitura, seguro mordería la frialdad de la temida alfombra. Sonny era un boxeador tan oscuro como los bajos fondos de los cuales provenía. Ni el haber sido encumbrado por personajes non santos lo salvaría de soportar cómo quienes tanto lo alababan le darían la espalda.
Hay en el deporte alta competencia una idea triunfalista que se asocia a todas las ideas del progreso y que se basa en una experiencia del tiempo lineal, en donde siempre el presente puede superar al pasado y el futuro al presente. Sonny lo sabía.
El hastío se impuso, no importó ya más nada, la tensión entre su pasado de gloria y su presente triste se resumió en su presente triste. Al igual que una mariposa, la toalla emprendió su vuelo final.

IMAGEN VII Arte con clavos”
“Arte con clavos”

 

EL ESTRATEGA
En la otra esquina del cuadrilátero, el knock out técnico no sorprendió al joven. Él había preparado una estrategia magistral y alocada para aquella época. Entendía que la distracción mental previa del contrario sería vital para lograr la confusión. Lo había hartado, ofuscado y sacado de sí y eso se evidenció el día del match. Más allá de la casualidad o causalidad, esto deja ver otra chance: una realidad paralela confirmó que, en los momentos de mayor presión, la potencia se manifiesta. No obstante saberse el mejor, en medio del cuadrilátero, continuó su danza, a la que agregó el canto. ¡Soy el mejor! ¡Soy el mejor! ¡Sacudí al mundo!
Está claro que el tiempo de la historia no va derecho al horizonte, a veces hace rizos, a veces lo mejor y lo más moderno queda atrás. Aunque en el caso de Cassius, estamos ante un quiebre que sí, inauguró una nueva época. Los recursos usados durante mucho tiempo se agotan y lo nuevo encarna. Eso fue Clay.
Aun sin aquella estrategia, las condiciones del nuevo campeón quedaron para siempre en la historia del Convention Hall de Miami Beach, Florida. Un bailarín comenzó a ser leyenda en el más rudo de los deporte.

IMÁGERN VIII SALVADOR DALÍ, NIÑO GEOPOLÍTICO OBSERVANDO EL NACIMIENTO DEL HOMBRE NUEVO, 1943
Salvador Dalí, 1943. Niño geopolítico observando el nacimiento del hombre nuevo.




ALQUIMIA EN LOS CERROS

Por Noemí B. Pomi

La Celebración: Sobre el éxodo jujeño.

DE TIEMPOS Y CONTRATIEMPOS

Integramos esta América, con nombre de conquistadores. Los supuestos cuentan que, 30.000 años antes de esas violencias, comenzaron a pisar estas tierras hombres llegados desde Asia y desde Oceanía.

Luego de los atropellos desde 1492, sonó la hora de la rebelión contra el yugo de la corona. Y tanto va el cántaro a la fuente que, el 25 de mayo de 1810, el grito revolucionario estalló en el Río de la Plata. Todo el continente americano sacudió su rémora colonial, favorecido por la prisión europea de Fernando VII y alentado por los sueños patriotas. Las condiciones de posibilidad estaban y quienes se atrevieron a aprovecharlas, también.

No fue fácil: los revolucionarios, una vez más, se enfrentaban con cipayos internos y con amantes de los beneficios y protecciones que les brindaban sus negociados, al amparo de la corona. Por eso, llegaron las  batallas de Tucumán y Salta. La primera, precedida por un acontecimiento sin igual en la historia latinoamericana: capacidad de desasimiento, prioridades con la frente alta, un colectivo pobre y potente caminó sin vacilar el éxodo jujeño. Los manuales cuentan que se trata del primer movimiento de masas de la historia argentina.

Revisar el  estado de la situación  nos ayudará a comprender.

EMPEZAMOS A PUDRIRLA

El primer gobierno patrio enfrentó muchas dificultades. Quizás, en su composición, ya punzaba una hendidura, cuya profundidad fue acentuándose con el devenir de las guerras civiles. Aquel primer gobierno se presentó con la forma de una Junta  integrada por nueve hombres de distinta tendencia intelectual y concepción política. Manuel Belgrano era uno de los vocales. Ya desde el comienzo, estuvo a la cabeza de quienes se agruparon  para evitar el ahogo. Era necesario defender la integridad del territorio. La relación de Belgrano con la Junta era tirante. Morenistas y saavedristas batían lanzas desde mucho antes. Los primeros, dispuestos a dar pelea por una independencia total de la metrópoli. Y los segundos, bien dispuestos a compartir el gobierno con los españoles, si eso les garantizaba buenos negocios y continuidad en el poder.

       A poco de andar, la Junta de Gobierno dispuso la formación de un Ejército. Nació así El Ejército del Norte de las Provincias Unidas del Río de la Plata. Esta fuerza expedicionaria, primera en la naciente revolución, sufrió una terrible derrota a manos de los españoles, en la batalla de Huaqui, el 20 de junio de 1811. La grieta comenzó a dejar marcas. Errores, excesos, inexperiencia y, sin lugar a dudas, la soberbia propia de porteños inseguros  trazaron las primeras rajaduras.

            En este contexto, la Junta nombró a Belgrano, General, y luego jefe del Ejército del Perú. ¿Esta decisión del 27 de febrero de 1812 era un simple acto de fe en los talentos de Don Manuel? Una lectura no muy profunda indica todo lo contrario. Más bien parece que, subestimándolo, lo mandaron al muere. Bueno. Y  allá fue Belgrano a establecerse en la desembocadura de la Quebrada de Humahuaca, deseada por los realistas para intentar sus ataques desde el norte. ¿Sabrían los españoles de la valentía, del conocimiento del terreno y de la fuerza de los “Infernales” (*)? Sí, el General Belgrano contó con  la Partida de Observación  del teniente Martín Miguel de Güemes y con unos 300 milicianos de  los Patricios de Salta. Los patriotas llegaron desde Huaqui (actual Bolivia), en una serie de marchas y luego de varios meses, a buscar refugio en Jujuy.

IMÁGEN ILA TEORÍA DEL BOOMERANG

El panorama que encontró Belgrano fue desolador: unos 1500 soldados, derrotados, harapientos, desarmados y muertos de hambre; de ellos, casi 500 estaban heridos o enfermos y sus armas, reducidas y con pocas balas. Enterado Belgrano del avance del  ejército realista, reclamó al gobierno de Buenos Aires refuerzos para la resistencia, pero…

“(…) me  es muy doloroso que, cuando nuestros hermanos de Perú están sacrificándose, esperanzados en nosotros, y con solo la súplica que entretengamos al enemigo con nuestra presencia, dejándoles a ellos su destrucción, no pueda acceder a ella por una falta (…) me hierve la sangre al observar tanto obstáculo, tantas dificultades, que se vencerían rápidamente si hubiese un poco de interés por la Patria”(**)

El Triunvirato, más preocupado por su propia subsistencia que por la de las Provincias, a través de su ministro, Bernardino Rivadavia, ordenó la retirada de las fuerzas del norte hasta la ciudad de Córdoba. Está claro que el Triunvirato defendía más intereses que ideas. En aquellos neblinosos primeros momentos de un intento de patria, con dolor en el alma- porque si hubo Rivadavias, también hubo Belgranos- uno podría haber extremado los esfuerzos y pensar: en semejante caldo, con “todo lo nuevo”, todavía se soportaba esa tendencia al sometimiento a la metrópoli: esa cabeza de pulpo, que se ocupaba de hacerle creer a las colonias que toda liberación, a medias y con ella, sería viable. Pero toda liberación contra ella caería como un boomernag sobre los “supuestos liberados”.

OBISPO ENTONGADO CON EL ENEMIGO, GO HOME

Del Pino  IMÁGEN II  La tarea encomendada a Belgrano no fue sencilla. Fervor patriótico y decisiones firmes pudieron ordenar la soldadesca. Para paliar el hambre,  el General distribuyó terrenos: cada regimiento debía cultivar  hortalizas y legumbres, para alimento y venta del excedente. Los beneficios iban derecho a las tropas. Sí que tenía agallas este abogado devenido militar. Dispuesto como estaba,  hasta expulsó al obispo de Salta, Nicolás Videla del Pino. Por conspirar contra la Patria, le ordenó salir de esa capital, en un plazo de 24 horas.

 

LA TENÍA CLARA, RE- CLARA

Manuel Belgrano era abogado, carecía de formación militar, pero había leído sobre táctica y estrategia. Sabía que los españoles se acercaban y, como su ejército no estaba aún preparado para el enfrentamiento, el 29 de julio de 1812, ordenó- como sutil estrategia- una retirada general. Tropas y pueblo jujeño debían retroceder hacia Tucumán.

“Don Manuel Belgrano, general en jefe…  Pueblos de la Provincia: Desde que puse el pie en vuestro suelo para hacerme cargo de vuestra defensa, en que se halla interesado el Excelentísimo Gobierno de las Provincias Unidas de la República del Río de la Plata, os he hablado con verdad. Siguiendo con ella os manifiesto que las armas de Abascal al mando de Goyeneche se acercan a Suipacha; y lo peor es que son llamados por los desnaturalizados que viven entre vosotros y que no pierden arbitrios para que nuestros sagrados derechos de libertad, propiedad y seguridad sean ultrajados y volváis a la esclavitud”………. 29 de julio de 1812.(***)

        Más claro, echále agua. La medida era drástica, había que dejar tierra arrasada. Y allá fue el pueblo, dispuesto a seguir a Belgrano. Empezaron por arriar los animales y trasladar en carretas alimentos y personas. Todo aquello que no se pudiera trasladar debía ser quemado. Entonces, el tizne cubrió la  paleta con colores de los cerros.

IMAGEN III

¿Dónde estuvo la oposición a la estrategia del general? ¿En los más humildes? Noooo, como siempre, en los que más tenían. No obstante obedecieron, pues la alternativa era marchar o ser pasados por las armas. Los más humildes poco tenían para equipaje. La tierra era lo más querido y la dejaron para recuperarla más tarde. Encabezaron la marcha. El éxodo jujeño es la primera pueblada de nuestro país. En eso, los manuales no mienten: “el pueblo se sumó entonces a las fuerzas patriotas y acompañó la marcha hacia el sur, un poco de manera voluntaria y otro poco forzado. Sobre todo las clases dominantes, los comerciantes que comerciaban con las zonas mineras del Alto Perú, que se veían perjudicados por la guerra y no tenían intención de sumarse, para ellos el éxodo fue mano militar”   (****).

CRISOL DE REBELDÍA

El éxodo comenzó la noche del 22 de agosto de 1812 y finalizó al día siguiente. El propio Belgrano cerró la marcha. A su paso, comprobó que esa tierra había sido asolada, tal cual lo ordenado. Como si hubiese sido un alquimista autóctono y hubiera sabido que el fuego trasmuta la materia en distintas fIMÁGEN IVases. El nigredo alquímico es una etapa donde los elementos en el crisol parecen estar carbonizados. Pero si uno sigue con el fuego bajo el crisol, de lo oscuro- de lo arrasado- vuelven a salir vapores de color. Esa era la esperanza del desobediente Belgrano, por eso no bajó a Córdoba. Devastar, llevar al nigredo, atraer al enemigo y después volver con los colores celeste y blanco.

VIVAN LOS IMPÍOS

Y llegó el enemigo: venía de padecer hambre y sed. Después de atravesar la Puna, esperaba aprovisionarse en Jujuy. Allí, encontraron una ciudad desierta y desmantelada. El aspecto tristísimo de aquellos hogares desamparados y de aquellas calles mudas y  grises hicieron que  el brigadier Pío Tristán – al mando de la vanguardia realista – le escribiera  al comandante en jefe. José Manuel de Goyeneche : “Belgrano es imperdonable por el bando del 29 de julio”.Bando impío”, lo calificaba.

El efecto del éxodo fue demoledor en las fuerzas realistas, porque no tenían dónde abastecerse. No obstante, Belgrano bien sabía que con eso no bastaba para el triunfo. Era cuestión de tiempo y  el enemigo vendría sediento de venganza, dispuesto a recuperar el terreno perdido.

            Y así fue nomás, entre el 24 y 25 de setiembre de 1812, los dos ejércitos se encontraron en las inmediaciones de  la ciudad de Tucumán. Combate feroz, dispersión de fuerzas, reagrupamientos. Todo era confusión en el Campo de las Carreras. A favor de las fuerzas nacionales actuó la valentía de sus hombres –  en defensa de tierra y autonomía – y la estrategia desplegada. La causa era noble,  tanto que hasta se aliaron la lluvia, el vMANGA DE LANGOSTAS EN LA BATALLA DE TUCUMAN IMAGEN Viento y el aterrizaje de una manga de langostas.

            “La confusión de la batalla fue tal que, al finalizar, Belgrano no sabía si había ganado o perdido”.  José María Paz (****) le informó al General  la retirada del enemigo. Al final, la celeste y blanca recién bendecida flameó triunfal.

DE TIEMPOS Y DESTIEMPOS

En el siglo XIX se pensaba que los pueblos y las culturas pasaban inevitablemente por las fases de salvajismo, barbarie y civilización. El transcurso del tiempo nos ha deparado sorpresas. Luego de alcanzar la civilización, ¿se puede volver retroceder? Sin lugar a dudas, ya que tomar medidas que perjudiquen al grueso de la población es un retroceso hacia una fase que aquel esquema no incluía en sus teorías: la fase de los depredadores.

Y así anda nuestra América, en coincidencias penosas. A gobiernos progresistas que insuflan aire a los asfixiados, les siguen oleadas  que privan de oxígeno a la base de la pirámide económica. Coincidimos en los 70, década marcada por sangrientos golpes militares que azolaron la región e implementaron políticas neoliberales: cuándo no, otra constricción de aquellas al bienestar de la población. Más destiempos en los 90, nuevos estragos en la calidad de vida de los vulnerables, impuesto por un neo-apriete descomunal.

Ahí nos encontramos con que ya no podemos imaginar cómo hubiera sido nuestro tiempo, sin los destiempos que ocurrieron y modificaron irremediablemente nuestras vidas.

OTRA VUELTA DE TUERCA Y VAN…

Ahora vemos a buena parte de los países de Europa aplicar políticas económicas durísimas. Arrasar con la política de bienestar económico parece ser la consigna. El efecto boomerang se extiende a nuestro continente.

En América Latina el neoliberalismo se presenta como un movimiento envolvente de  lo político, lo  judicial y un fuerte respaldo de los medios de comunicación. En su conjunción -hasta ahora- ha logrado éxitos. Cambio de la matriz productiva, transferir ingresos de los sectores menos pudientes  a compañías agroexportadoras, a bancos, a empresas de alimentos, a compañías mineras y a grupos industriales. Las aperturas en importaciones y en exportaciones marcan una desaceleración económica, menor recaudación y,  para cubrir gastos,  nuevos créditos. Y sí,  recomienza el tiempo del endeudamiento. Si no se refleja en inversiones productivas, comenzarán los tiempos de antiquísima fuga de divisas.

¿Estaremos condenados a creer otra vez que si sobrellevamos tarifazos, inflación, despidos luego sobrevendrán tiempos de bienestar? Es decir, en una arcaica vuelta al fanatismo religioso, ¿estamos dispuestos a despreciar la vida de ahora por un supuesto y fabuloso más allá? ¿Cómo se convence a una enorme población de que ganar poco es el lugar que les toca a algunos y ganar mucho siempre es el estrato fijo que les toca a otros? Poder salir de vacaciones o no hacerlo, ¿beneficia de verdad la soberbia del que sale?, ¿ tan débil es su impronta que sol se afirma en comparaciones con aquellos que pisa Y, en el mientras tanto,  ¿qué?

LA ANTICELEBRACIÓN

El hombre parece ser el único ser de la naturaleza dispuesto a tropezar dos veces con la misma piedra. Y si no, pruebas al canto, hasta ayer nomás era impensable pensar en pagar a los buitres en las condiciones por ellos requeridas. Pues, bueno, se les ha pagado – vía endeudamiento – más de lo solicitado.

¿Cómo llegamos a esta situación? ¿Acaso no nos humillaron los controles del FMI? ¿O no sabemos que las deudas dan origen a especulaciones financieras que las hacen impagables? ¿Cómo los representantes del pueblo accedieron  a ponernos de rodillas, una vez más, frente al poder financiero internacional?

¿Era indispensable pagarle a los buitres? Sí, pero en condiciones de igualdad  con los demás acreedores. Además, la puerta quedó abierta a la posibilidad de que quienes confiaron en la propuesta y aceptaron los canjes de deuda 2005 y 2010 accionen contra nuestro país. De ocurrir ese reclamo, la deuda externa se convertiría en un monto impagable. Nada les importó, los políticos que capitularon celebran su miserable botín. Quizás, alguno haya recibido alguna dádiva. El tiempo actual es tanto nuestro como de ellos, pero ellos pero hipotecan todo tiempo posible.  Sí, Rivadavias impulsores de la grieta hubo en todas las épocas. Sin embargo, ¿cuántos Belgranos nos faltan para cerrar la cicatriz?  Quienes manejan las finanzas mundiales saben perfectamente que, al final, no podrán cobrar sus acreencias. Acontecerá, como en el pasado – refinanciación tras refinanciación – hasta caer nuevamente en el default.

En el mientras tanto, el gobierno argentino, tras el pago, fue elogiado por los organismos internacionales. Recibió la visita del Obama, cuyo juez municipal, en contra de lo establecido por las Naciones Unidas, no atendió los reclamos del gobierno argentino (pagar en igualdad de condiciones con los otros acreedores).

No podemos celebrar esos elogios. Volvemos a necesitar de un alquimista que insista con el fuego debajo del crisol, hasta que resurjan los colores capaces de ahuyentar las sombras sobre nuestra patria.

(*) Regimiento de Infernales del teniente Martín Miguel de Güemes.
(**) Carta del General Manuel Belgrano al Triunvirato (febrero de 1812).(***) Bando del General Manuel Belgrano al pueblo de Jujuy (julio 29 de 1812).
(****) Pacho O”Donnell.




TRASHUMANTE DE LO INEXPRESADO

Por Noemí B. Pomi

Desamor: Entrevista “imaginada” al poeta Miguel Ángel Federik

ENTRE LUCES Y LIBROS

No fue posible entrevistarlo. Le enviamos las preguntas. Dijo: “ellas me permitirán hurgar en la entretela de los poemas”. Pero esas encrucijadas de la salud impidieron el cara a cara. Lo que en tiempo y espacio no fue posible lo desplegamos en tiempos y espacios narrativos. Extendimos nuestras lecturas como un mantel y pusimos esta mesa llena de Federiks y retazos del Litoral. La primera escena la imaginamos en un punto indeterminado de la Argentina, entre las provincias de Entre Ríos y Buenos Aires, dominado por libros y luces. El encuentro estaba a punto. Quizás,  unos  setecientos metros nos separaban. Al lugar se llegaba por senderos ondulados  en medio de maizales y  de otros cultivos. Arriba, un cielo siempre azul; a lo lejos, las lomadas y  verdes inimaginables. Unas veces nos rodeaban espejos de agua, en medio de un manto dorado; otras,  pequeños soles  parecían iluminar nuestro paso. Y,  así como les sucede a los oros, que son dobles, ocurre con los hombres. En cada hombre habitan dos o más. En nuestra composición imaginaria, apuntalada por datos de lo real, Miguel Ángel es abogado y habitante incondicional de Villaguay. Resulta frecuente verlo caminar  las calles de su pueblo con la mirada firme y leguleya, en unas ocasiones; y, en otras, anda con sus ojos  perdidos en lo más íntimo. De allí  emerge, como arrastrado por un sinnúmero de tigres y tigrecitos, en una de esas corrientes poderosas a que lo tiene acostumbrado el Gualeguay, su río, casualmente, un río con etimología vinculada a los felinos. Sí, una fuerza poderosa en versos lo impulsa con imágenes y metáforas, regados de alusiones históricas, mitológicas, de la épica de los colonos, de acontecimientos que marcaron el espacio de la provincia y de una llamativa recurrencia a los nombres propios.

Y, entonces,  como atravesado por la naturaleza entrerriana, de nuestro esfuerzo por encontrarlo y más allá de las distancias y los tacles de la enfermedad, surge la figura de  Miguel Ángel Federik.  Alto, delgado, canoso, no está solo, un bagaje de poemas lo acompaña.

 

LAS MULTITUDES Y LA MUERTE

 

Entre mate y tortas fritas, la charla- mezcla de ilusión y deseo- desmenuza sus líneas  de poética.  Para comenzar nomás,  digamos que su libro, “Una Liturgia para Némesis”, ha sido el  ganador del premio “Fray Mocho” en Poesía – año 1992 (máximo reconocimiento otorgado por la Provincia de Entre Ríos).

 

     ¿Por qué  la presencia de los muertos en los títulos?: “El ojo es lo último que muere”, “Elegía para Allegra”, “Acuérdense de Forclaz”, “Última niebla en la Tablada”, “Resurrección de la nueva crónica”. El mate literario imaginario me hace pensar en que la respuesta quizás la encontremos en el poema “Los Sepulcros vencidos”,  en “De cuerpo Impar”:

 

         “Federik: palmera cuya música aún se mece/entre esta luz apacible y la indecible nada/Se apaga con sus hijos reunidos por el tiempo:/Uno es mi padre. Uno el camino. Uno la casa.”…..

 

Tal vez esta manera de reunirse bajo su nombre con su muerte y sus espacios se vincule con la acción de la poesía,  capaz de contraer en una palabra todas las nieblas de un hombre.  También la identidad se mueve en contracciones (porque el yo a veces es tres, dos, uno y – en otras ocasiones- es múltiple y rompe el tiempo cronológico). Federik: su apellido en los sepulcros vencidos cumple el deseo de los versos en el poema “Justificación de las cetrerías”  del libro, “De Cuerpo impar”.

 

..”Y horca trashumante de lo inexpresado, el poema/ / insiste con un hombre hasta hacerlo estallar / en materia galáctica, en memoria que canta y vuela / entre escaparates de maniquíes estacionados / sobre las macromegálicas avenidas del futuro, / aguardando / la llegada del donante / que no registran los archivos del Incucai”.

 

            OJO CON LA COLEGIATA

 

            Sus poemas son  anchos y largos, con exuberancia de la respiración y, aun así, llenos de síntesis  del lenguaje.

 

“Mi primera soledad fue en el patio de las Hermanas de Gante/y por fuera la colegiata era amarilla y de púrpura sus pestañas,/como una manzana real con la hoja verde de sus ventanales

 y dentro de esa manzana yo conocí el pecado de la humillación/y adentro del pecado estaba mi rostro mirándome desasistido/ porque de la humillación brota un baldío y ese pozo es un sepulcro

y como en todo enterramiento caminamos bajo una llovizna interior…”. Tango, en “ De cuerpo impar”.

 

La colegiata es mujer, se transforma en manzana, luego en pecado de humillación dentro su rostro desasistido, después en baldío y, al final, en pozo.

En este poema, hace crecer lo macro y, una vez que llega al tope,  contrae nuevamente y otra vez, completa en la inmensidad. La cadencia de Federik avanza como un romántico en la percepción del todo y la parte, mientras las ventanas hacen las dimensiones continuas.

IMÁGEN I

       TESOROS DEL DESHABITADO

        Se dice que quienes hayan estudiado Derecho se sentirán a gusto leyendo a Proust. Su frase es compleja y larga como la expresión legal, pero estética y bella. Un estilo complejo  aunque repleto de comparaciones y metáforas. Proust se ocupaba mucho de las inminencias. “Los estar a punto de “(dormirse, enamorarse, hastiarse) y eso también aparece en los poemas de Federik.

            Como decíamos, los poemas se extienden a lo ancho y encuentran cierta similitud entre la cadencia de sus versos y la cadencia en prosa de Proust. Veamos

 

Deshabitarse para reconstruirse alrededor de un vacío:

 

“hasta comprobar que la humillación

es un desalojo que deja el corazón deshabitado

Y esa deshabitación es hoy el único tesoro de mi vida”.

 

            Comienza con cadencia de prosa e, inmediatamente, surge espontánea la música de la poesía.

 

 

            DESPEDAZOS DE ARCO IRIS

 

            ¿Por qué la luz predomina en casi todos estos poemas? Veamos:   

 

            Luz:   

 

“El ojo es lo último que muere

porque fue la luz su habitación y su principio                           

y yo he visto fotografías judiciales

donde los desdichados quedan con la mirada pendiente

de un nuevo golpe de timón que los anime….”

“Es posible además que su mirada persista más allá de su fuente

hasta que un prisma criminal la despedace en arco iris 

y deshilachada alumbre aún umbrales de buen tiempo,

como es cierto que alumbran con los míos

los ojos de Leonardo Da Vinci, en un ínfimo festival…..”

 

IMÁGEN II (2)

 

 

El poema despedaza la luz. Y, en esta descomposición, la luz chocada se multiplica en efectos vitales. Choques que dan vida hay por todos lados. La muerte como multiplicadora de lo único en lo diverso, las células en su dejar de ser y derivarse, los afluentes disueltos en el océano.

            La luz es femenina y seductora, se ofrece y se retira.

IMÁGEN III

 

 

            ESCANDALETES DIVINOS

 

“¿Pero dónde dormirás ahora/ con tu ángel en cuclillas velándote los bucles, /travesura del error, pompas de tinieblas?/  ¿Dónde, dónde Allegra mía, / escándalo de Dios, impericia de las hadas, /esguince y avería de la primavera?”

 

             Miguel Ángel Federik es un artesano capaz de actuar con la precisión de  un eximio relojero al articular fragmentos de lenguaje.

 

Las Travesuras del errorterminan en “escándalos de Dios”, o en el tiempo tacleado enEsguince y avería de la primavera”.  Porquecontar con una memoria de ángeles en la lengua” es hacer que El poema está destinado a ser un encantador de criaturas que esperan ser palabras”. Y no hay en esto delicias de prestidigitador, sino ese goce en multiplicarse en las pérdidas. “Mil veces testigo, millonario en ojos.”

 

Según  Marechal: “ser poeta no es la mera función de lanzar al mundo criaturas poéticas: es una manera de vivir”. En el caso de Miguel Ángel Federik es fácil imaginarlo en plena actividad profesional durante el día. Luego, al caer la tarde,  se inventa sus musas, las reescribe, las convoca, las rodea. Es allí donde el mundo vasto, artesanal y metódico de la palabra torna en mundo lúdico, contraído y artístico del poema. Ahora las veo, sus líneas de poética confluyen en un punto del espacio imaginado para el encuentro. Un trocito de entrerríos, una franja a desmundo. En sus  líneas  hay recurrencias a la luz, la niebla, los ángeles, el fuego. ¿Veamos como confluyen esas líneas?

IMÁGEN IV

 

            LUZ, FUEGO. NIEBLA: 

 

 

Oh el zureo zumbante en el humo indeciso!

Indeciso como olor de las altas hogueras de mayo                       

que invaden o conmueven el aura y la luz de la tarde,                   

cuando el silencio es apenas un murmullo de seres en los muros

y los árboles observan por sus ojos extensos,

mientras lamentan, quizás, los círculos de niebla que el hombre    

los hombres tal vez, han abierto en la tierra”….. “Los sepulcros vencidos

 

JUAN CARLOS MIGLIOVACCA                  

 

            Miguel Ángel ha realizado el estudio preliminar  para el libro “Poesía completa de Juan José Manauta”, en  2015. Juan José comenzó a escribir poesía muy tempranamente. Luego de una importante producción de cuentos y novelas, volvió a ella”. ¿Podríamos considerar esa vuelta a los versos, como una circularidad de la que él tanto hablaba?

            “Haciendo gala del romanticismo del poeta, luego de un silencio profundo, en el cual pareció calibrar cada una de sus palabras, dio su parecer. Sin duda alguna,  es una vuelta a su primer amor.”

         Caía la tarde, vi alejarse la imagen de uno de los mejores poetas argentinos. El efecto de la luz agrandó su figura sobre las cuchillas entrerrianas.

Miguel Ángel Federik, ¡hasta la próxima “real” entrevista!

 

 

 

 

 

 




IRRESPIRABLE

Por Noemi Pomi

LOS ANORMALES: sobre políticas liberales, neoliberales y sus consecuencias

NACIDOS PARA ASFIXIAR

Los organismos multilaterales de préstamos nacieron con la finalización de la segunda guerra mundial. Concebidos con el objetivo de ayudar a la reconstrucción de las ciudades devastadas, luego se las ingeniaron para aniquilar las economías de los países en vías de desarrollo. Bajo la tutela del FMI y BM, se controlaron las economías de las naciones deudoras. La medición del riesgo país era a piaccere de sus necesidades. Aparecieron así organismos internacionales de préstamos con bolsillos más y más gordos, frente a Estados arrodillados con refinanciaciones imposibles de pagar. El corset no daba paso al ingreso de aire fresco.

IMÁGEN IANTECEDENTES DE LA ASFIXIA

La deuda pública externa es el conjunto de pasivos (obligaciones de pago) que un Gobierno mantiene con acreedores no nacionales.

La deuda pública de mediano y largo plazo es contraída por los Estados mediante la emisión de títulos, con un valor nominal dado y condiciones de reembolso determinadas. La tasa de interés se fija por el diferimiento en la cesión del recurso (aplazar el pago acordado entre las partes a un momento posterior a aquel en el que se contrae la obligación) y el riesgo que asume el prestamista.
A nivel internacional se considera que los bonos emitidos por los Estados de países con alto nivel de desarrollo representan un riesgo de insolvencia casi nulo. Tal situación hace que la tasa de interés refleje solo el costo de diferimiento.

LA HISTORIA TODAVÍA NOS DUELE ¿DESACIERTOS?

En nuestro país las políticas liberales, aplicadas con persistencia, salvo pocas excepciones, han generado la inclinación de la balanza contra los que menos tienen.

Rememoremos: antes de entregar el poder a la democracia, (1983) se decidió estatizar la deuda privada de grandes empresas. ¿Cómo? Sencillita la maniobra, mediante el “seguro de cambio”. Consistía en asegurar la deuda al valor del dólar vigente al momento de contraer la obligación. Si, al vencer, el dólar cotizaba al doble, la empresa pagaba solo la mitad del valor vigente. El resto pasó a ser deuda de la sociedad argentina. Así, cerca de 14.000 millones de dólares hicieron que la deuda inicial se elevara a 40.000 millones.

Pero aclaramos un poco más el concepto de “seguro de cambio”, con un ejemplo: si una empresa debía 10.000 dólares a un valor de $10, por dólar y llegado el momento de pago la divisa cotizaba a $20, la  compañía pagaba 10.000 dólares a $ 10. La diferencia de cambio $ 10 por cada dólar adeudado la pagó el Estado. Quiere decir, cayó en la espalda de cada argentino. En algunos lugares del mundo a esto se lo llaman patriotismo…

IMÁGEN IILo más triste de esta maniobra es que gran parte de la deuda estatizada era “auto préstamos”. Es decir, mediante capitales fugados, las empresas se hacían préstamos con dinero que tenían ahorrado en bancos del exterior (en general, evasión mediante).

FALSO PULMOTOR: UN DÓLAR, UN PESO

En el año 1991, a la aplicación de políticas liberales- apertura irrestricta de la economía, donde todo lo regulaba el mercado – se sumó “la ficción” de la paridad cambiaria: un dólar equivalente a un peso. Era obvio, el peso argentino se encontraba sobrevaluado, es decir, el dólar era barato. Como consecuencia, todos los productos importados también lo eran. En tanto, los productos argentinos resultaban caros para los extranjeros. Además de las privatizaciones y la contracción del Estado, esta política monetaria fue una de las causas de la acelerada desindustrialización de la Argentina durante la década de 1990.

Tal círculo vicioso  generaba la necesidad de más y más créditos. Las comisiones abultaron la deuda exponencialmente y, como Argentina era considerada una economía periférica, se endeudó a tasas elevadas.

IMÁGEN IIIDESCONECTE EL RESPIRADOR

Y, bueno, se conoce de antemano que los Estados no quiebran. Ellos, de alguna manera, pagan. Los organismos multilaterales de préstamo no son benefactores, solo atienden el engorde de sus arcas. A nuestro país le impusieron la entrega de sus recursos naturales vía privatizaciones.  También soportamos la imposición de  políticas recesivas, con monitoreo mensual por parte del FMI.

¿Qué sucede cuando un Estado ha recibido financiamiento a una tasa que refleja expectativa de default? La eventual quita de deuda es un procedimiento atendible, aun tratándose de un deudor soberano. De lo contrario, se trataría de un negocio redondo: prestar a tasas que presuponen insolvencia y luego recuperar el total de los créditos.

Sin duda, las tasas de interés por mayor riesgo hicieron inviable el pago y trajeron la consecuente declaración de default  en el año 2001. Los pagos se suspendieron. La quita de la deuda, a la vez que inevitable, era justificada. Recién en el 2005 se concreta un canje de títulos, con una quita de los montos adeudados y una extensión de plazos de pago. El 76% de los acreedores aceptaron las condiciones ofrecidas. Con la reapertura del canje en 2010, se elevó la aceptación al 93%, el 7% restante- los llamados holdouts, entre ellos, los fondos buitre- no aceptaron esas condiciones.

El caso de reestructuración de la deuda argentina fue paradigmático. No existían normas ni leyes aplicables que permitieran generalizar los acuerdos obtenidos con el 93% de los acreedores.

IMAGEN IVHOMBRES ANORMALES

“Los acreedores extranjeros privados y otros tenedores privados de títulos de crédito argentino deberán reconocer que para la solución final de sus problemas tendrán que aceptar compartir, en alguna medida, las enormes pérdidas que viene sufriendo la economía argentina en la crisis actual. Los inversores extranjeros privados en la Argentina aceptaron tal cosa, al realizar sus inversiones y, generalmente, se les prometió la tasa de retorno que reflejaban esos riesgos. Como ocurre con todos los inversores que toman riesgos, sea donde fuere, cuando las cosas salen particularmente mal, esos asumen sus pérdidas”. ”De no haber casos como el de la Argentina, los inversores privados podrían concluir que virtualmente no hay riesgos al invertir en bonos soberanos de los países emergentes

Michael Mussa, año 2002 ex funcionario del Fondo Monetario Internacional.

HASTA EL ÚLTIMO ALIENTO: BUITRES AL ACECHO

Cual buitre que sobrevuela su presa, está el 7% de los acreedores, que no ingresó al canje de deuda soberana. Entre otros, el fondo Elliott Management que, justicia de los EEUU mediante, aspira a cobrar el total de sus acreencias, a pesar de que algunos de ellos compraron deuda argentina en default. Sabido es que los Estados honran sus compromisos. Lo que no deben es dejarse estafar.

IMAGEN V¡Y AHORA QUIÉN PODRÁ DEFENDERNOS!

El esquema actual para resolver las crisis de deuda soberanas no funciona. Sin normas ni leyes, las soluciones que se promueven no son eficientes ni justas, sino que implican el uso y abuso de poder del más fuerte. El ineficiente e injusto esquema vigente permite la aparición de fondos buitre, que son la escoria de los mercados financieros internacionales. Los fondos buitre no suman nada a la sociedad global, solo restan”. Así habló Joseph Stigliz

Una vez reestructurada su deuda, la Argentina- en cada organismo internacional en que le tocó actuar- puso sobre el tapete la ausencia de normas que permitieran blindar los acuerdos alcanzados y, a su vez, anclaran los reclamos de quienes no aceptaron el canje. La “escoria financiera” no puede generar caos económico a un país que cumple lo pactado con el 93% de los acreedores.

JADEOS: UNA DE CAL Y OTRA DE ARENA

“Los nueve principios aprobados por la Asamblea General de la ONU son un paso importante en un largo proceso de construcción de normas, que debería culminar con la creación de un marco legal internacional para resolver las reestructuraciones de deuda soberana. La aprobación de los principios básicos para las reestructuraciones de deuda en la ONU fue una gran victoria. Todos los países emergentes apoyaron. La ausencia de un marco legal para resolver las reestructuraciones de deuda impone enormes riesgos”.

Joseph Stigliz, otra vez. Los fondos buitre no aceptaron la quita y los plazos de pago propuestos por Argentina y decidieron litigar. Y, como los tribunales fijados en caso de litigio fueron los estadounidenses, actuaron. Oh, casualidad, el juez interviniente- Thomas Griesa- ha tenido una interpretación peculiar de la cláusula Pari passu.

La cláusula Pari passu significa que los acreedores tienen un pie de igualdad. No se puede establecer entre ellos garantías especiales. Pari passu es una frase en latín que, literalmente, significa “con igual paso”. A veces es traducido como “en igualdad de condiciones”, “al mismo nivel”, “con igual fuerza”.

¿ASMA O AHOGO INTENCIONAL?

          Para el juez Griesa, un tratamiento igualitario significa que los fondos buitre obtengan una rentabilidad superior al 1500 por ciento, mientras que los otros acreedores aceptaron quitas del orden del 70 por ciento. Eso no parece ser muy igualitario. Menos aun cuando tenemos en cuenta que los fondos buitre, a diferencia de los otros acreedores, jamás le prestaron un dólar al país, sino que compraron esos bonos a precio de remate a otros acreedores. Y aquello, cuando el país ya había declarado el default. Decir que eso es tratamiento igualitario es, cuanto menos, ridículo.

Llama la atención en el fallo el olvido de la legislación de Nueva York, en el ámbito comercial: basta que el 70% de acreedores de una quiebra acepten un acuerdo de pago para que este sea obligatorio para el 30% restante. Sin embargo, al Juez Griesa el 93% no le pareció suficiente. Según su sentencia un único acreedor puede dar por tierra una reestructuración de deudas soberanas.

Las crisis de deuda parecen difíciles de resolver en tiempo y forma, pues la arquitectura financiera internacional está llena de huecos que impiden su solución. Parece evidente que este problema requiere una solución a nivel global”. Una vez más, Stigliz.

La Asociación Internacional de Mercado de Capitales, (léase la comunidad financiera) reaccionó rápidamente ante el fallo. Aclaró: esa no es la interpretación que se le debería dar a la cláusula en cualquier contrato de endeudamiento en el futuro.

Contra las “ideas” de Griesa la existencia de mercados de deuda internacionales sanos beneficiarían a todos los países. Nuestro país continuó, apelación tras apelación, en el intento por obtener eco en la justicia americana. Resulta evidente que, más allá de haber jugado un rol importante en el proceso de los principios aprobados por la ONU, deberá- eventualmente y con paciencia- buscar una solución al problema con los fondos buitre, que sea conveniente para el país.

IMAGEN VIRESPIRAR HONDO

La pregunta del millón: ¿cómo logró Argentina pagar su deuda y crecer, en forma simultánea? Argentina aplicó los principios basados en la oferta y el consumo enunciados en la “Teoría general sobre el empleo, el interés y el dinero” de John Maynard Keynes (1883 1946). Él sostenía la necesidad de:

  • Impulsar inversiones estatales en obras públicas.
  • Poner en circulación abundante dinero.
  • Incrementar los salarios, ya que el empleo no dependía de los salarios sino del consumo y la inversión. Una disminución de los sueldos de los trabajadores provocaría un retraimiento que deprimiría el consumo y, en consecuencia, la producción.
  • Fuerte presencia del Estado en todos los sectores económicos, regular precios, salarios, mercado laboral, subvenciones a las empresas.

Estas medidas, tan a contra mano de los economistas ortodoxos, fueron las mismas que permitieron a los Estados salir de la depresión de los años 1929/1930.

“Argentina tiene mucho que enseñarle al resto del mundo en materia de resolución de crisis macroeconómicas y reestructuración de deudas soberanas. Es uno de los pocos países exitosos a la hora de reducir la desigualdad y la pobreza después de su crisis”. Joseph Stigliz.

 

 

 




LENTA METAMORFOSIS ( De las Juanas y de otras)

Por Noe Pomi.

LA PERSISTENCIA: Mujeres luchadoras

Desde la antigüedad, las mujeres debieron luchar por conquistar cada espacio.  La metamorfosis llevó siglos. Encorsetada, tapado su rostro, limitada a los quehaceres domésticos, sin acceso a la cultura, ella combatió.

La batalla se libró siempre por el derecho a pensar, a actuar, a tener visibilidad. Voz y voto, fuera de los claustros y las fronteras impuestas por el patriarcado.

El poder político, económico y religioso estuvo, por siglos, en manos de los hombres.

Cada etapa de la metamorfosis podría asemejarse a las de las mariposas, claro, con otros tiempos de liberación. El estadio de los huevos ha permanecido como tal durante siglos. Otro tanto ocurrió con las etapas de oruga, de crisálida y finalmente de adultos. En algunos casos, ellas debieron portar armas y, en otros, las armas fueron la perseverancia en los objetivos fijados. Sobre ellas cayeron todas las descalificaciones impregnadas de tradición misógina. Hasta bien entrado el siglo XIX, no existía prácticamente el concepto de infancia y las mujeres rara vez se hacían narrables a los ojos de los cronistas e historiadores.

Cuando las damas vieron aparecer su imagen en los espejos, estuvieron en condiciones de describirse. Lo demás maduró dentro de ellas. Así como se miraron por fuera, se animaron por dentro: las mujeres comenzaron a escribir sobre ellas mismas. No eran muchas las que dominaban la escritura, pero se pusieron en marcha, ya nadie las detendría. ¡Que vivan los espejos!

PRUEBAS AL CANTO

Veamos, por ejemplo qué sorpresas trae la Biblia, en el Libro de los Jueces. Allí encontramos a una mujer que administraba justicia entre los hijos de Israel. A ella nada le habían regalado. El poder que tuvo debió ganárselo solita. Se llamaba Débora (en hebreo, abeja), era profetisa y la cuarta persona que se desempeñó como juez del Israel pre monárquico (Tanaj y Antiguo testamento). Débora fue la única jueza que tuvo Israel en la Antigüedad. Su historia se cuenta dos veces en los capítulos IV y V del Libro de los Jueces. El primer relato es en prosa y narra la victoria de las fuerzas israelitas, dirigidas por el general Barak, a quien Débora mandó llamar para el caso. Pero ella misma profetizó que Barak no lograría la victoria final sobre el general cananeo, Sísara. Tal honor correspondió a Jael, la esposa de Héber, un quenita, fabricante de tiendas. Jael mató a Sísara, clavándole una estaca de la tienda en la cabeza, mientras aquél dormía.

Jueces 5:1 narra la misma historia, aunque en verso. Probablemente, fue escrita durante la segunda mitad del siglo XII E.C., poco tiempo después que hubieran sucedido los eventos que describe. De ser así, entonces este pasaje, llamado a menudo La canción de Débora, sería uno de los más antiguos de la Biblia. Y, a su vez, el ejemplo más antiguo conservado de poesía hebrea (1). No es menor señalar que este pasaje resulta uno de los pocos donde -por aquellos tiempos- las mujeres no eran construidas ni como víctima ni como villanas. Podríamos decir: se trata de los primeros personajes femeninos “verosímiles”.

Se sabe poco de la vida personal de Débora. Fue una poetisa y daba sus sentencias bajo una palmera de Efraín. Algunos aluden a ella como a la madre de Israel. Tras la victoria sobre Sísara y el ejército canaanita, hubo paz en la región durante cuarenta años.

EL CANTO, EN VIVO Y EN DIRECTO, DESDE LA BIBLIA

Débora y Barak, según el pasaje bíblico, entonaron la siguiente canción:

Bendita sea entre  las mujeres Jael, mujer de Heber ceneo; sobre las mujeres, bendita sea en la tienda. / Él pidió agua y ella le dio leche; en tazón de nobles, le presentó crema. / Su mano tendió a la estaca y  su diestra, al mazo de los trabajadores; y mató a Sísara; quitóle la cabeza, hirió y pasó sus sienes. / Cayó encorvado entre sus pies, quedó tendido; entre sus pies cayó encorvado; donde se encorvó, allí cayó muerto” (Jue 5, 24-27).

artemisa
Obra de Artemisa Lomi Gentileschi

Giaele e Sisara pintura de Artemisa Lomi Gentileschi

MUJERES DE ARMAS TOMAR

Hermanas Trung, Siglo I

 Trung Nhi y Trung Trac nacieron durante el periodo de mil años en el que Vietnam permaneció bajo el dominio del Imperio Chino, fueron testigos desde su infancia de los abusos y la mano de hierro que sufrieron sus compatriotas. Tras sufrir una tragedia personal, las mujeres se armaron y lograron derrotar a una unidad china local. Este hecho inspiró a los vietnamitas a seguir su liderazgo.

Actualmente, las hermanas son consideradas heroínas nacionales de Vietnam.

Trung Trac y Trung Nhi
Trung Trac y Trung Nhi

Boudica, siglo I

Cuando el rey de los icenos (tribu que habitó Inglaterra) murió en batalla, declaró que su reino debía ser gobernado conjuntamente por su esposa Boudica, sus hijas y por Roma. Pero los romanos pasaron por alto los deseos del rey y tomaron el control total. Azotaron a la reina y ultrajaron a las adolescentes. Indignada, Boudica lideró una revuelta contra las fuerzas de ocupación del Imperio Romano. Bajo sus órdenes, el ejército popular se hizo de varias victorias contra Roma y llegó a destruir completamente la ciudad de Camulodunum (actual Colchester). La estatua de Boudica se planta, audaz, contra el imperio Británico. Desde la piedra, vigila la ciudad que ella misma destruyó.

Estatua-de-Boudica-en-Westminster-Bridge-Londres
Estatua de Boudica en Westminster Bridge Londres

Zenobia, Siglo III

Responsable del gobierno del Imperio de Palmira desde el año 250 hasta el 275, Septimia Bathzabbai Zainib lideró a sus ejércitos montada en un caballo y portando una armadura completa para derrotar a las legiones romanas bajo el reinado de Quintilo. Su victoria fue tan decisiva que sus enemigos tuvieron que emprender la retirada en buena parte de Asia Menor, mientras Arabia, Armenia y Persia se convertían en sus aliados cuando ella se declaró reina de Egipto por derecho ancestral.

5) Tomoe Gozen
Tomoe Gozen

Tomoe Gozen, siglos XII y XIII

Considerada la samurái femenina más famosa de la historia, Tomoe fue contra las convenciones de la época e insistió en combatir junto a sus compañeros varones de la guerra de Genpei, donde sus acciones le valieron una posición esencial en la defensa de la causa japonesa. Su habilidad con espadas y arcos era considerada legendaria y algunos cuentos llegan a afirmar que era capaz de montar caballos salvajes mientras descendía por los desfiladeros.

tamar-of-georgia(1)

Tamar de Georgia, siglos XII y XIII La rein@

Hija del rey Jorge III de Georgia, Tamar tenía tanta inteligencia que su padre la reconoció como regente adjunta y heredera legitima de su gobierno. Al llegar al trono, suprimió la oposición de los aristócratas contra una mujer en el poder y se declaró rey de Georgia, abandonó así el título de reina. Ella pensaba que el sustantivo femenino transmitía una imagen de menor poder. Bue, nadie es perfecto. Al paso del tiempo, Tamar derrotó a casi todos los estados islámicos vecinos y su reputación creció hasta que su pueblo la consideró como el “rey de reyes y reina de reinas”. Su victoria final contra la aristocracia fue proteger a sus súbditos comunes contra el abuso de la nobleza.

Pintura de Juana de Arco (Eugene_Thirion)
Pintura de Juana de Arco (Eugene_Thirion)

Juana de Arco, siglo XV

Acosada por visiones de Dios y de sus ángeles desde que tenía 13 años, la joven Juana de Arco, cierto día, acudió al entonces no coronado rey de Francia, Carlos VII. Durante el encuentro, lo convenció para que el rey le permitiera enfrentar a la invasión británica durante la guerra de los Cien Años. El rey aceptó el desafío. Ella luchó en la ciudad de Orleans y logró romper el cerco en apenas nueve días. Así, demostró su valor como estratega y guerrera. Tras liderar otra serie de victorias ágiles, Juana de Arco llevó a Carlos VII al trono y se convirtió en la primera en la historia en comandar todo el ejército de una nación, con apenas 17 años. Después de un largo tiempo de lucha, fue capturada. Entonces, una falsa corte católica la juzgó y resultó condenada a morir en la hoguera. Y ya se sabe cómo da volteretas la historia. Para “enmendar” un “error”, hace de una víctima una “mártir” y sale con fritas. De ese modo, el juicio de la “doncella de Orleans” fue anulado por el papa y, muchos años después, Juana resultó canonizada. Hoy, Juana de Arco es una de las mujeres guerreras más famosas del mundo y se la considera la santa patrona de Francia.

¡Qué vida! Con apenas 19, pasó de campesina a militar, de militar a hereje y de hereje a santa.

Y POR CASA, ¿CÓMO ANDAMOS?

Todavía nos duelen las descalificaciones contra las mujeres de nuestro suelo americano. En la época de la invasión y conquista, en España, estaban en pleno apogeo la inquisición, la caza de brujas y las hogueras. Los cronistas de Indias, impregnados de una indignante cultura machista, no hacían referencia a las violaciones y a las humillaciones contra las mujeres. Tantas veces padecieron ellas la separación forzada de sus hijos y otras tantas, directamente, debieron hasta presenciar el asesinato de sus crías. Tampoco les fue muy bien a las españolas llegadas a América: debían ser virtuosas, castas. ¿Fueron sumisas? Para mantener la pureza de la sangre, se vieron obligadas a engendrar la mayor cantidad de hijos posibles, la mayor cantidad de soldados útiles para la patria (¿Qué patria? ¿España? El suelo americano tenía identidad propia, no aceptaba a la madre patria). Para las mujeres, el encierro, los quehaceres domésticos,  el entretenimiento en labores y, en el mejor de los casos, los estudios musicales. Todo tendía solo a favorecer sus posibilidades de un buen matrimonio. Era eso o el convento. ¿Vida intelectual? Nunca, jamás.

HISTORIA DE OLVIDOS

En la etapa independentista, la intervención femenina se lució entre las indígenas, las negras, las mestizas y hasta entre las criollas de las élites.    Mujeres luchadoras, no dudaron en conspirar. En sus residencias, organizaron reuniones y tertulias, donde se discutían las nuevas ideas políticas y se planeaban las acciones emancipadoras. Actuaron como espías, en la organización de redes de información; como correos, arriesgaron sus vidas al brindar datos muy valiosos a los ejércitos patriotas. Por estos lares, el dinero para la defensa del suelo patrio parece que nunca ha sido abundante. Ahí estuvieron otra vez ellas: donaron su efectivo y sus joyas para la causa. Brindaron refugio a los insurgentes; transportaron alimentos, ropas y material bélico. Otras portaron armas: lucharon como miembros de las guerrillas patriotas o como soldadas en los campos de batalla. Algunas, se vistieron de hombres, para ser aceptadas en el combate; otras ejercieron su condición de mujeres guerreras, con rangos militares, donde se destacaron como estrategas.

PARA MUESTRA, BASTAN UNOS BOTONES

Juana Azurduy 1780 – 1860

Juana azurduy

Heroína de la independencia del Alto Perú (actual Bolivia)

Con fervor y convicción libertaria, Juana se alzó en armas contra el colonialismo. Con el tiempo, se convirtió en el “símbolo” de las mujeres que combatieron por la independencia latinoamericana. A principios del siglo XIX, parecía sostener “el español no pasará, con mujeres tendrá que pelear”.

Descendiente de una familia mestiza, pasó los primeros años de su vida en un convento de monjas en su provincia natal, Chuquisaca, por entonces, sede de la Real Audiencia de Charcas.

En 1802, se casó con Manuel Ascencio Padilla, con quien tuvo cinco hijos. Tras el estallido de la revolución independentista de Chuquisaca, el 25 de mayo de 1809, Juana y su marido se unieron a los ejércitos populares. Hagamos justicia, el caso de Juana no fue una excepción. Muchas mujeres se incorporaban a la lucha en aquellos años.

En 1810,  Manuel Belgrano quedó muy impresionado por el valor en combate de Juana. En reconocimiento a su labor, llegó a entregarle su propia espada. Juana y su esposo participaron en la defensa de Tarabuco, La Laguna y Pomabamba. En agosto de 1816 y por recomendación de Belgrano, el gobierno de Buenos Aires, decidió otorgarle a Juana Azurduy el rango de teniente coronel de las milicias, por entonces, bases del ejército independentista de la región. Como si esto fuera poco, Juanita también combatió a las órdenes del General Martín Miguel de Güemes.

Félix Luna y Ariel Ramírez, en su zamba, la reconocen como la “flor del Alto Perú y no hay otro capitán más valiente que tú”. Y, cuándo no, como tantos otros, murió en la pobreza y olvidada.

María Magdalena Güemes de Tejada (Macacha) 1787 – 1866

Macacha Güemes
Macacha Güemes

Junto con su hermano, el General Martín Miguel, luchó por la independencia argentina. Con la Revolución de 1810, los hermanos Güemes fueron los primeros salteños en abrazar el movimiento. Por entonces, Macacha convirtió su casa en un gran taller. Allí se confeccionaban uniformes para los “Infernales” de Güemes. En esas montoneras bullía la sangre de los indios cafayateños y quilmeños. Bravas –a puro malón- custodiaron el cruce de los Andes.

En septiembre de 1821 -muerto Martín- Macacha, su madre y su esposo fueron detenidos junto a otros “güemistas”. A raíz de este hecho, estalló la “Revolución de las Mujeres”, en la que los gauchos se sublevaron y saquearon la ciudad para poner en libertad a la madre y a la hermana del caudillo, llamada “Madre del Pobrerío”.

Manuela Pedraza (la Tucumanesa)

Manuela Pedraza
Manuela Pedraza

Si mujer destacada hubo durante los días 10, 11 y 12 de agosto de 1806, ésa fue manuela Pedraza. Eran los tiempos de las invasiones inglesas. Durante la legendaria pueblada, mientras hombres, mujeres y niños de todas las edades arrojaban agua y grasa hirviente sobre el enemigo, Manuela encontró muerto a su marido. Entonces, tomó su fusil y mató al asesino y, de paso, se cargó al que estaba al lado. ¡Esas eran agallas! Carlos IV, rey de España, como reconocimiento de su acción le otorgó el grado y sueldo de Subteniente de Infantería.

María Remedios del Valle

Remedios del Valle
Remedios del Valle

¿Y si reconocemos a la “Parda” María? María combatió en Huaqui (julio de 1811), vivió las peripecias de esa trágica retirada del Alto Perú y luego el éxodo jujeño. Volvió a luchar durante las gloriosas victorias de Tucumán y Salta y en las trágicas derrotas de Vilcapugio y Ayohuma, junto a su general Belgrano. Él la había nombrado capitana. La Parda María era esa a la que jamás le faltaba un grito de aliento para sus compañeros, la que nunca escatimaba tiempo y sudor para curar heridos y acompañar dolientes. María era de raza negra y, en su sangre, tenía el resplandor del fuego patrio. En su tiempo, Rosas la integró a la plana mayor inactiva (es decir, como retirada), con el grado de sargento mayor. Como agradecimiento ella decidió adoptar un nuevo nombre: Mercedes Rosas. Así figuró en la revista de grados militares hasta su muerte, en 1847. Otra olvidada de la historia.

¿QUIÉNES PELEARON SUS VOCACIONES?

Juana Manuela Gorritti, 1816–1892

Juana_Manuela_Gorriti
Juana Manuela Gorriti

La romántica más top de las escritoras argentinas fue Juana Manuela Gorriti. Estudió francés, religión y literatura, en un beaterío de la capital salteña. Trasladada a Perú por cuestiones familiares, en 1845, la Revista de Lima dio a conocer su primera narración, “La quena”, cuyo tema central es la disputa de dos hombres por el amor de una mujer. Según Felipe Piña “Puede considerárselo el primer texto narrativo publicado por un autor nacido en lo que hoy es territorio argentino, ya que El matadero de Echeverría -generalmente considerado la primera expresión del género-, no sería conocido sino póstumamente”. Desde uno de los primeros folletines sudamericanos, “Peregrinaciones de un alma triste”, ella comenzó a publicar sus textos. “La cocina ecléctica”, “Sueños y realidades”, “Quien escucha su mal oye”, “Una apuesta”, “El lucero del manantial”, “El guante negro”, y las novelas: “La guerra”, “Álbum de un peregrino”, “La tierra natal”.

Juana Manso 1819-1875

Juana Manso
Juana Manso

Desde joven supo ser muy independiente. Participaba en reuniones con escritores y allí conversaba de igual a igual. Publicó un periódico para mujeres: el “Álbum de Señoritas”, donde expuso sus ideas: la inteligencia no tiene sexo y la educación debe ser para tod@s. Hasta se atrevía con la libertad religiosa y la defensa de los pueblos originarios. En su novela “La familia del comendador” sentó su posición contra la esclavitud. Es de imaginar, que se hizo de muchos enemigos. De seguro, su convicción corría en paralelo con el poema “¡AVANTI!”, de Pedro Bonifacio Palacios.

Si te postran diez veces, te levantas 
otras diez, otras cien, otras quinientas:
no han de ser tus caídas tan violentas
ni tampoco, por ley, han de ser tantas.

Y, como si lo ya mencionado fuera poco, Juana conoció a Sarmiento:

“Querida Juana: eres la única persona en América Latina que ha interpretado mi plan de educación.” Juana recibe esta carta y casi se desmaya de emoción. Pero casi. En vez de desmayarse, siguió con la lectura: “También yo rechazo el castigo, eso de «La letra con sangre entra» debe erradicarse.” Ahí Juana se envalentonó y se dijo: yo también le escribo: “Las escuelas deben ser lugares alegres, luminosos y limpios. Al niño hay que despertarle el interés por aprender a través del buen trato, del ejemplo, del juego y del amor (…) Y ser maestro es una de las profesiones más bellas e importantes para un país”.

En ese intercambio de correspondencia nació su “buena estrella” para la docencia. Con ese respaldo y con sus convicciones, Juana se convirtió en una locomotora imparable. Enseñó, dirigió una escuela para ambos sexos, desarrolló nuevos planes de estudio, supervisó y mejoró la labor de los maestros; promovió la creación de jardines de infantes y creó bibliotecas populares. Hasta le alcanzó el tiempo para ofrecer charlas y traducir obras acerca de la educación de autores europeos. Y, para frutilla del postre, Juana también escribió el primer libro de lectura de historia argentina para primera escolaridad: el “Compendio de la historia de las Provincias del Río de la Plata”. E incansable, los “Anales de Educación Común”, publicación creada por Sarmiento.

En su despedida, Juana Manuela Gorritti dijo: Juana Manso fue gloria de la educación, sin ella nosotras seríamos sumisas, analfabetas, postergadas, desairadas. Ella es el ejemplo, la virtud y el honor que ensalza la valentía de la mujer, ella es, sin duda, una mujer“. ¡Qué grosa! Cómo supo mantener sus ideales frente a la incomprensión de los mediocres.

Cecilia Grierson, 1859–1934

cecilia_grierson_441-35a12  Después de años de trabajar como maestra rural, la enfermedad de una amiga fue suficiente para convencerla y lanzarla a combatir el cerco de seguros prejuicios: ella estaba decidida a convertirse en la primera médica profesional.

 Que a Ceci no le temblaba el pulso fue algo evidente, incluso desde antes de tener el título: ya en su tesis, se ocupó de la irritación o histeria en las mujeres recién operadas de ovarios. Y eso fue solo empezar. Desde su primer consultorio, en el Hospital San Roque (hoy Hospital General de Agudos, José María Ramos Mejía), alentaba a las jóvenes con aspiraciones a médicas: “Cuesta, pero ¡se puede!”, les decía. Elvira Rawson la tuvo como referente y consiguió el segundo título femenino en medicina. Tal era el prestigio de Cecilia, que inició un viaje oficial por Europa. Bajó de Entre Ríos con la fuerza del Paraná incorporada. Donde había una necesidad, Cecilia decía “presente”. Así, participó en la fundación del Instituto Argentino para Ciegos, en la Primera Escuela de Enfermeras, en la Asociación de Obstetricia Argentina y en el Liceo de Señoritas. Y, bueno, tanto pregonar el amor a los enfermos, con caricias y masajes, sentó la base de la kinesiología. Además, no podía faltar la escritura: “Educación Técnica para la Mujer“, “La educación del ciego” y “Cuidado del enfermo” fueron algunas de sus publicaciones.

Carola Lorenzini, 1899 – 1941

lorenzini
Carola Lorenzini

¿Una mujer dedicada a pilotear aviones? Sí. Carola, contra todos. Fue la primera mujer que obtuvo el título de instructor de vuelo en América del Sur. Aficionada al deporte, practicaba salto, pelota, remo, jabalina y hockey. En el año 1925, fue campeona de atletismo. Pero esas disciplinas no le daban la “altura” que buscaba. Así que, alta en el cielo, logró el primer cruce por aire del Río de la Plata. Unió, de ese modo, Buenos Aires y Carmelo. Todo, en un endeble avión y sin brújula. Bella manera de morir, abrazada a su pasión.

SI DE MADRES Y ABUELAS SE TRATA

Solo y nada más que marchar, una vez a la semana, dando vueltas y vueltas en la Plaza de Mayo. Los dictadores y sus secuaces las tildaron de locas. Locura era reclamar por seres ni detenidos ni muertos: “desaparecidos”, según la jerga castrense. A ellos les fallaron los cálculos. La persistencia fue atroz, marchaban y marchaban. Ni el sol ni los palos de la policía, ni la lluvia ni el desprecio, ni la sospecha ni las miradas suspicaces las detuvieron.

Aún marchan.

El río no pudo retener más secretos, sus aguas comenzaron a hablar. Se armó el rompecabezas.

Los ríos de América son mansos, en noches de luna llena, sus aguas se visten de plata, en suave caricia, peinan las melenas de los sauces. Pero cuando, en el rojo atardecer, un tono borgoña cubre el color plateado, se enfurecen. El río no quiere mezclarse con sangre, no acepta complicidades.

En México, el curso de agua también habló, se negó a tener en sus entrañas el secreto de los 43 estudiantes desaparecidos en Ayotzinapa. Y aparecieron ellas, las mariposas, agitaron sus alas, – desesperadas – de seguro, se preguntaron ¿por qué?, ¿por qué? ¿Sólo por reclamar mejoras en su escuela? Cuenta una leyenda azteca que, cuando un guerrero muere, se transforma en mariposa. Y así vuelve para acompañar a sus pares en la lucha. Emblemática llaga en la piel de Latinoamérica: desaparecer personas. Las mariposas mexicanas no estaban solas.

Madre mexicana: Pero si fue por un simple reclamo de mejoras edilicias.

Madre argentina: Queridas, no se confundan, las mejoras en la escuela no fueron el motivo de la desaparición, esa fue la excusa. En realidad, no quieren que los jóvenes piensen, que se capaciten. Esa es la única razón.

Aportó su voz Juana Manzo: tengamos presente que: “el dominio de los pueblos se consigue cuando no se invierte en educación

El cónclave de las mariposas continúa.

madres
Las mariposas y las Madres

 

 

 

 

 

          




PEPITA DEL VIENTRE

EL ABUSO: Sobre el exterminio de los indios Quilmes

Por Noemí B. Pomi

EL MAR DE ARRIBA

No conocían caballos ni acero. Sus armas eran flechas con punta filosa o arpón. Su lenguaje estaba cargado de poesía. El cielo era “el mar de arriba”, el amigo “mi otro corazón”; para decir perdón decían “olvido”, el alma era “el sol del pecho”; para decir bastón decían “nieto continuo” y el rayo era “el resplandor de la lluvia”. (1).

30.000 años antes de tu “descubrimiento”, comenzaron a pisarte. Desde Asia y Oceanía, llegaron las primeras pisadas por el norte. Las segundas, por el sur.

América, nombre impuesto por conquistadores.

Entre el cielo y la tierra, pisadas. Amos y señores de los territorios – al igual que los cóndores – vivían en libertad –. Los bienes eran comunitarios, recolectaban y cazaban. Respetaban a ancianos y a niños: memoria y sabiduría. Y cuidaban, hasta el abrazo de oso, a los pequeños: el futuro. Para 1492, se habían desarrollado formas de organización social en bellas ciudades, como México y a lo largo del Imperio Inca. Ya se habían construido pirámides perfectas, superiores a las de Egipto y, aun hoy, pueden verse sus jeroglíficos. Se regían por dos calendarios: el lunar- de 260 días- y el solar, de 365. Conocieron el 0, desde unos 700 años antes que los invasores.

g-marcaratresetapasvida (1) imagesJ22UK5BX (1)

OLVIDO, POR FAVOR (perdón, por favor)

El Diario de a bordo de Cristóbal Colón fue compendiado por el fraile Juan Bartolomé de las Casas. En las dos primeras semanas de anotaciones elogia las bondades del clima, habla de la mansedumbre de cierta gente, de la falta de regimientos. También se refiere a la exuberancia de las plantas. Eso sí: repite una palabra setenta y cinco veces: oro. Ríos de oro, montañas de oro, acariciar largos cabellos dorados.

Y no conocían ninguna seta (secta) ni idolatría, salvo que todos creen que las fuerzas y el bien es en el cielo, y creían muy firme que yo con estos navíos y gente venía del cielo…”(2)

Ellos no traen armas ni las conocen, porque les mostré espadas y las tomaban por el filo y se cortaban con ignorancia. No tienen algún hierro: sus azagayas son unas varas sin hierro, y algunas de ellas tienen al cabo un diente de pez, y otras de otras cosas. (…) son de buena estatura de grandeza y buenos gestos, bien hechos.  Y yo estaba atento y trabajaba de saber si había oro, y vi que algunos de ellos traían un pedazuelo colgado en un agujero que tienen a la nariz”.(2)

LOS RETRUÉCANOS DE AMÉRICO

“Estos salvajes no tienen leyes ni fe y viven en armonía con la naturaleza. Entre ellos no existe la propiedad privada, porque todo es comunal. No tienen fronteras ni reinos, ni provincias ¡y no tienen rey! No obedecen a nadie, cada uno es dueño y señor de sí mismo. Son un pueblo muy prolífero, pero no tienen herederos porque no tienen propiedades”(3). Así y todo, en medio de toda esta “mersada”, Américo agregaba que se sentía cerca del paraíso terrenal.

LOS REYES MAGOS

Vestidos con armaduras, por primera vez, pisaron las islas de Cuba y las Bahamas. Eran blancos, portaban banderas y dos maderos en cruz. Bajaron de sus barcos. Así, como manso rocío condensado en gotas de agua en las mañanas del estío, fueron apareciendo. Y abusaron. Y atacaron con armas de largo alcance, potros y espadas de acero. En su empuñadura, las armas tenían la santa cruz de un dios ajeno. No solo los lancearon, torturaron y asesinaron, también los secuestraron y diezmaron con enfermedades, hasta entonces desconocidas.

Dudaban y dudaban, ¿los invasores eran mortales o no? Cuenta Gonzalo Fernández de Oviedo, en su Historia General de las Indias, que: “Los indios tomaron a un cristiano y ahogáronle y después que estuvo muerto decíanle: levántate y le tuvieron así tres días, hasta que olió mal: Y después que se certificaron que eran mortales, tomaron atrevimiento e confianza para su rebelión, e pusieron obra en matar cristianos e alzarse”.           

TAN CERCA Y TAN LEJOS

El Imperio de los Incas llegó a ocupar gran parte de Ecuador, Perú, Bolivia, Chile y Argentina. Fueron bravos a la hora de guerrear, su profundo conocimiento de la naturaleza les daba un plus del que carecían los opresores. No alcanzó para ganar la disputa, pero sí para que hoy esté escribiendo sobre ellos. También fueron agricultores, artesanos, arquitectos. Dependían del riego y la defensa, sistemas que desarrollaron en cada ciudadela.

ENTRE CERROS, PURA POESÍA.                                                                                                                                                                      En el Abra, “El Infiernillo” a 3042 metros sobre el nivel del mar, un paso une el valle de Tafí con los valles Calchaquíes. Allí se encuentra la ciudad sagrada de los Quilmes. Quilmes es el nombre de una de las más célebres parcialidades de la etnia diaguita. En su lengua –cacán – kilmee significa “entre cerros”. Y lágrima, por ejemplo, significa algo que fue y deja de ser, principio de vida. Agua amarga en su perdida. La palabra rocío es “paz”. Leche: alimento del pecho. Bigote: maduración, crecimiento. Corazón: pepita del vientre, germen de vida. ¿No es pura poesía?

En las laderas, escalones pisados en todas direcciones. Arriba, las castas superiores, abajo los agricultores. Defender la ciudad no era cuestión de castas. Resistieron y resistieron, durante 130 años se opusieron al abuso de la conquista española.

SOLO PARA ÁGUILAS Y CÓNDORES

Ciudad fortaleza, vista desde el cielo, ostenta parapetos a 120 metros de altura. La diseñaron infranqueable a cualquier ataque. Los Quilmes, entrenados en el arte de la guerra debido a los conflictos con las tribus vecinas, fueron el hueso más duro de roer por los españoles. Tenían un ejército de 400 hombres, sus “hermanos de armas” eran los cafayates. No solamente resistieron en su ciudad fortificada, salían en malón a destruir las que iban fundando los españoles. Potros adiestrados por ellos, robados a los opresores, boleadoras, flechas y lanzas en mano. Profundos conocedores de la topografía del lugar. Hábiles, arrasaban poblados con el desvío de ríos.

p1140474 (1)El final llegó cuando fue fueron sitiados, los vencieron. La ciudad resultó uno de los asentamientos prehispánicos más importantes del país. Pronto su ciudad se vio convertida en ruinas, solamente la base de las casas pudo ser reconstruida, con las mismas piedras que yacían amontonadas en el sitio. Desde las alturas del cerro, solo los cóndores vieron –durante muchos años – una ciudad con un laberinto de cuadrículas de hasta 70 metros de largo. Esas cuadrículas servían de andenes de cultivo, depósito y corrales para las llamas. Hay también numerosas casas de estructura circular que, originalmente estaban techadas con paja. Se calcula que las pisadas comenzaron alrededor del siglo IX d C. y, a mediados del siglo XVII, unas 10 mil personas vivían en los territorios de los alrededores. Aún hoy sorprenden las destacadas construcciones de represas de agua y las grandes extensiones de cultivos de maíz, quinoa, papas, porotos y ajíes. También recolectaban algarroba y chañar, como alimento y, de sus rebaños de llamas, obtenian leche, carne y lana.

CIUDAD SAGRADA DE QUILMES 5 (1)Las expresiones culturales abundaban, cañas y huesos producían  sonidos que invadían los cerros.  Dejaron tallas sobre maderas y  piedras, dibujos, cerámicas,  vasijas, cacharros.

CONSTRUCCIONES PERTENECIENTES A LOS QUILMES (1) 

Idolatraban al sol, a la luna y a la tierra. Cada año rogaban a la Pacha Mama para que bendijera a sus animales y a sus cultivos. En la ceremonia, le ofrendaban frutos y bebidas. Costumbre que en el norte de nuestro país aún se conserva.

 

PROHIBIDO SOÑAR

Pasada la fiebre del oro en América, la conquista codiciaba a los quilmes como fuerza de trabajo. Para someterlos, los españoles llevaron a cabo una política sistemática de destrucción de sus cultivos y, finalmente, lograron rendirlos en 1666. No por la fuerza –ya que la ciudad era indoblegable– sino por el hambre y la sed.

Ellas no estaban dispuestas a perder a sus tierras y a sus dioses. El plan fue ejecutado en una noche calma, con reflejos de luna llena y cielo cubierto de estrellas. Sus cerros los vieron rodar, uno tras otro, y, otro más y más. Hasta que -en las bases de las montañas- se confundieron todos en una figura envolvente, un abrazo de oso eterno. No hubo llantos, solo ruegos. Esas bravas mujeres y sus hijos no se doblegaron, murieron en su ley.

A los sobrevivientes–unas 200 familias– se les fijó como lugar de residencia la zona de la provincia de Buenos Aires que hoy se conoce como Partido de Quilmes. Desde entonces, ya se sabía que el desarraigo era una de las mayores torturas. Nuevo abuso: bajaron de sus cerros, miraron las estrellas, rogaron sin cesar. Marcharon bajo lunas y soles, se abrían y cerraban grilletes, custodia militar. Caminos sembrados de cadáveres los vieron pasar. Exilio, debilidad, la nostalgia por el algarrobo la leña y la bebida ceremonial, por los sembradíos de maíz, por sus cabras, por sus hierbas. No hubo cura.

“Pacha Mama, no nos dejes sin los cerros. Nuestro algarrobo, ¿dónde está?”

Sobre llovido, mojado: se les prohibió cantar, danzar y soñar a sus dioses, aunque ellos habían sido por sus dioses cantados y danzados y soñados desde el lejano día de la Creación.

Silencio. El arte resistió en silencio. Ante la conquista, reaccionaron con un periodo de inactividad. Pero no se doblegaron. Silencio. El arte resistía en silencio.

Los frailes y los funcionarios del reino colonial- hasta los misioneros- han crucificado a los aborígenes en nombre de Cristo: para salvarlos del infierno, claro. El discurso se fue modernizando y se adoptaron otros modos más sutiles de escamoteo. Así, se habla de “expansión europea”, “encuentro de culturas” de “choque de culturas” ¿algo similar a un accidente automovilístico? Lo cierto es que ninguno de esos eufemismos logra tapar uno de los mayores genocidios y etnocidios de la historia universal. Uno de los brazos del gran océano que, entre fines del siglo XV y el l XVIII, concretaría la consolidación del capitalismo.

Hay que escribirlo: la nación Quilmes fue el primer gran movimiento antiimperialista registrado en territorio argentino, mucho antes de que fuéramos el país del olvido.

Distancias aparte, al igual que Fray Cesáreo de Armellada, puedo decir: “Yo me siento feliz de estar borrando la imagen de unos indios estúpidos, bárbaros, salvajes… y de levantar un pedestal y una imagen muy distinta de los mismos y con los materiales elaborados por ellos con una mano maestra: unos que parecen venir de los tiempos más remotos y otros que, evidentemente, han sido elaborados en nuestros mismos días. Pues… la llegada de los europeos…. no les atrofió sus dotes de observación y de invención. No se les acortaron las alas de su imaginación ni se les paró el aliento de sus almas”.

 

CIUDAD SAGRADA DE QUILMES 4 (2)

Bibliografía:

1- Literatura indígena venezolanas, de Fray Armellada Cesáreo.

2- Primera carta de Colón (1493).

3- Las cartas de Américo Vespucio sobre el Nuevo Mundo.




RESUELLO DE LOCOMOTORA

Por Noemí B. Pomi

La velocidad: sobre trenes, ausencias y ferroviarios.

 

AL RITMO DEL FUEGO

A su paso, las  colinas y su pariente -el sol- despertaban. Su ojo sin párpado, las veía perfectas, paralelas, rectas, curvas, contra curvas, desvíos, barreras, túneles, hulla despedida a borbotones. El dragón encadenado a pasajeros y cargas, negro y oro, era imparable. Sobre rieles relucientes, levitaba.

nota noe
Obra del artista Ciruelo

Centro de atracción, en su andar, reunía espectadores y hormigueo de andenes. En el borde, apilado, equipajes multicolor. Changarines veloces se enredaban en carga, descarga y limpieza. Gentío en el ascenso y en el descenso. En su interior, asientos desiertos a la espera de pasajeros y urgencias. Hombres de azul con gorra picaban los cartones. Pregones al viento. Saciada con torrentes de agua, la bestia continuaba.

Por la misma vía viajaban emociones y despedidas.

carlos regazzoni
Carlos Regazzoni

Con su mirada de fuego y con su aliento blanquecino se fundaron pueblos y ciudades.Encendió el comercio, la correspondencia y hasta abrió paso a modas, músicas, actores, cantores y guitarreros.

A la distancia,sus estridencias erosionaban la piedra de la costumbre,  día tras  día. Hubo intervalos de silencio, la aproximación y el crescendo de nuevos  tranqueteos. Murmullos y reticencias. Diástole y  sístole. Taquicardia de un sonido.

Manejar el tren era el viento en el rostro contra los sentidos, los pies temblequeantes, el suelo incierto, el metal y la madera, el rechinar de los goznes, en viaje.

EL GRITO DE MARTÍNEZ

Gerardo Martínez llevaba una consigna: en el primer viaje, al pasar por el bosque de eucaliptus, aceleración y silbido estridente tendrían dueña. Su amada los esperaba.En largos recorridos por el pueblo, de la mano de su abuelo, Gerardo había conocido los hechos,cuando el viejo desovillaba  recuerdos.Él se lo había contado,en relámpagos de historias: el abuelo había conocido el tendido de los primeros ramales en el ferrocarril del Pacífico, las jornadas interminables, los sueldos magros. Luego de una pausa, el viejo saltaba  al año 1917. Fue el grito de los ferroviarios mendocinos.Una huelga en reclamo de mejores condiciones laborales paralizó a la provincia y dejótres fantasmas dando vueltas: Una madre protectora que cuidaba la casa de sus pequeñas. También, en las noches claras, aún se veal segundo fantasma, el de una mujer en el arrullo de su hijo a punto de nacer. Y el tercero,  un joven enhebra-sueños. A partir de entonces se lograron algunas mejoras. Martínez siempre se preguntó, ¿habrá sido por aquella época cuando  las vías comenzaron a circularmi sangre?

BIOGRAFÍA DE UN CHUCU CHÚ

Gerardo Martínez se había formado en los talleres de Ferrocarriles Argentinos. Su destino estaba signado por el uniforme gris. Sería la tercera generación de ferroviarios. Primero fue foguista y, al poco tiempo, conducía la locomotora.Los amaneceres lo deslumbraban y, si el recorrido era nocturno, el ojo tuerto iluminabatodo. El cielo, infinito de luciérnagas, lo atrapaba.El dragón abrazó pueblos y ciudades. En su recorrido desfilabantodas las geografías: montañas, bosques, ríos, túneles, quebradas.

Hombre manso y de mirada limpia, Martínez. Con cuarenta y tantos, tenía sus sueños,toditos realizados.  Mujer y tres aplicados hijos, algunos bienes materiales, los rieles y los vuelos  en cada viaje.Descendiente de inmigrantes, conocía de cerca el desarraigo. No, no, la  historia de su abuelo no podía repetirse, así le diríaa sus propios nietos. Soñaba con el pueblo grande, joven, fuerte. Se decía, orgulloso: “tenemos la simiente.”

La familia y los amigos sabían del asunto. Los vecinos solían merodear el lugar y darse de a encontronazos con la mirada sueporton-rustico-alcazabalta de Martínez.

-Martínez, por allá anda su mirada, me la crucé rumbo a la panadería.

Y el pobre Gerardo, desmirado, andaba sin ver y sin encontrar. Vieron aparecer una giba aferradaal badajo.

-Gerardo, entonces, la campana quedó muda.

Con paso sosegado y cansancio de  años,  comenzó a recorrer los andenes en despedida, sin saberlo.

 

FRECUENCIA INMODULADA

notanoe4    Hoy Gerardo no recuerda la fecha en que le comunicaron la desaceleración de las frecuencias. En realidad, cuando la noche anterior a enterarse, se reveló ferozmente contra su jefe de oficina, alimentó un coqueteo con su locura. Porque hombre más manso, metódico y paciente no se podía imaginar.

Martínez vio a los potros sueltos en tropel. En su estampida, hirieron a los hombres igual que a los ramales.Un día amanecieron cerrados, esqueletos vacíos, desiertos, fantasmales. No más abrazos entre pueblos. Fin del notanoe6suministro de combustibles, de correspondencia, de agua y  de traslados.

Finalmente, Gerardo fue lo que se quiso que  fuera. Perdido entre traqueteos inconexos, no conoció el decreto que imponía el cierre del ramal, ni vio el pueblo convertido en desierto deimpotencia, gritos y fantasmas.

BREVE SILBIDO PARA UN LARGO ADIÓS

Una levadura  amarga precedió a la pérdida de su compañera y a la clausura de su trabajo. Una sordera persistente alejó el confín delos viajes y tranqueteos. Luego, los pasajeros y la carga fueron reemplazados por las armas.

Ramal que para, ramal que cierra.

Y pueblo sin tren, pueblo que muere.

9977652-Steam-locomotive-art-grunge-background-Stock-Photo-trainY un día el tren pasó y no volvió.

En el hospicio, las sombras aún traqueteaban un sonido a pregones, al viento y a rieles a punto de descarrilar para siempre.

PENAS  Y OLVIDO

En vías auxiliares, inmóvil, el dragón quedó sólo entre vagones de carga y de pasajeros. Antes, lleno de voces, protagonista de carreras alocadas;ahora, hundido en una huida dentro del silencio.Una lluvia ácida opacó el negro y el oro. Desforestó pájaros, quemó árboles, pastos y habitantes.

En éxodo masivo,los pregones y las golondrinas emigraron.

En cada pueblo supo haber un dragón y un castillo para el dragón. Ah: y faroles y campana.Los castillos en los pueblos del viejo mundo fueron como las plazas o las iglesias, el punto de reunión de la nobleza. Después de la caída de la estirpe de los dragones, los nobles no tenían dónde encontrarse. Quedaron solo estructuras viejas, abandonadas y en desigual pelea contra el viento y el desgaste. Finalmente, ganaron los yuyos. Debajo de la maleza de tiempo y abandono, el dragón aún busca su mirada.Los viejos castillos quedaron casi irreconocibles.

 

RESILIENTES UNIDOS

notanoe5Pero, a los vientos del olvido, los ferroviarios se impusieron mantener el faro encendido.  Para revertir la deriva del castillo y del dragón, un día se formó la agrupación “Los Amigos del Tren.”Comenzaron por abrir la sala del castillo, que se convirtió en polo de  actividades sociales de los cada vez menos nobles y cada vez más escasos habitantes del pueblo.

Con los faroles encendidos, el pálido dragón los veía pasar, se ilusionaba. Tres  compañeros de Gerardo se acercaron  a acariciar a la bestia.  Fue una  transfusión masiva. En cada partícula de hierro, la sangre latía a borbotones. Hombres y bestia conversaron.

-Hermano, no vas a quedar en el olvido.

Reluciente lo dejaron. Pintura, vidrios rotos, todo fue ajustado.

A LA CARGA, NUEVAMENTE.

Una luz deslumbra, relinchos de hierros, quiméricas distancias atruenan los silbidos.El dragón ha vuelto a encender pueblos, ciudades y recorre valles, cuchillas y llanos.

Otra vez,ruge.

Carlos Regazzoni
Carlos Regazzoni

 

 

 




APRENDER A BARRER DE NUEVO Y DE NUEVO

Viaje alrededor de un punto: Cómo amasar, vender empanadas y otros menesteres, con una sola mano

Por Noemí B. Pomi

SE VENDEN EMPANADAS MAS BIOGRAFÍAS

En  Mendoza capital vive Hilda Marini. Desde hace treinta años, vende empanadas que ella misma hace. También hace treinta años, ocurrió aquello.

Consumidora habitual de sus exquisiteces, un día mi curiosidad tuvo tanta hambre de empanadas como de historias. El diálogo con Hilda surgió al pasar, como quien admite: no se puede vender empanadas sin agregarle un poco de  biografía.

Criada en una casa de campo cerca de Villa Mercedes,  San Luis, a los dieciséis años emigró en busca de trabajo.  Su familiaera una multitud de catorce hermanos, más los padres. Para entonces, ya se había convertido en una expulsora de pájaros con alas extendidas en busca de horizontes. Menuda, de ojos claros; nadie sospechó que ese gorrión migrante alcanzaría la altura de un cóndor.  En plena adolescencia consiguió trabajo en una envasadora de conservas.

 

LA MATRIARCA DE LOS PÁJAROS

notanoepájaro1
Pájaro, Joan Miró

Primero fue aprendiz y, cuando tuvo experiencia en el manejo de la máquina, se convirtió en operaria. Quizás un exceso de confianza- o porque las cosas cuando tienen que suceder, suceden nomás-un día el mecanismo arrastró su mano derecha. Su hemisferio izquierdo era el dominante, eso la convertía en diestra. Ya no más la máquina. La muy atrevida le asestó varias amputaciones a la vez. Con la mano derecha se fueron la habilidad de ponerse los ruleros, la chance delpulgar hacia arriba en señal de aprobación y otros tantos ademanes, considerados, hasta entonces, equipaje permanente de su vida.

PÁJAROS EN EL AIRE

fotosnotanoe,mesa giacometti2
Mesa, Alberto Giacometti

Por ambas,corre el rojo que les da vida, sus huesos son iguales. Pájaros, sus alas acarician, levantan pulgares, se peinan, cocinan.Los giros resultan precisos, espontáneos, se complementan. Con corrientes adversas, pueden seguir ascendiendo  hasta alcanzaralturas insospechadas. El hemisferio cerebral predominante determina en forma inversa el uso de cada una.A veces,deben ser reeducadas.

 

Miraba a todas las manos ostentadas de a pares. Claro, ellas podían lo que ella una vez pudo. Y qué hacer con ese no poder. . ¡Que no le vinieran con la adversidad a la matriarca! A la lucha.

fotosnoemanosde amantesrodin3
Manos amantes, Augut Rodin

ADAPTARSE SÍ O SÍ

Tenía solo dieciocho años y una ausencia. Ah, y un dolor. Entonces, no se entregó. Uno usa lo que tiene y ella se decidió a poner a tono  su mano menos hábil. ¿Conocería la frase de Sartre?  “Si nos cortan una pierna no tenemos menos libertad, tenemos otra libertad”.O tal vez estaba convencida de la sentencia de Nietzsche,“Quien tiene algo por qué vivir es capaz de enfrentar todos los comos”.

 

LA ESCOBA NO ME VA A GANAR

Al tiempo, apoyaba la escoba en la parte interna del antebrazo, así reaprendió a barrer. Para escurrir ropa, la colgaba y la retorcía;también  utilizaba su ala ausente y hacía  presión con la ausencia para trozar piezas. Al muñón derecho parecían haberle crecido dedos, tanto que él se convirtió en la mano faltante. Con lacicatriz llegó la prótesis, pero – a esa altura -tuvosolo fines  estéticos.

Louis Bourgeois

 

LA REVOLUCIÓN NO DESCANSA NUNCA

Era renuente a pensar en esas cosas. Mientras se duchaba, el espejo reflejaba el antebrazo por la mitad.No se amilanó: coqueta,reinició sus tanteos con los otros. Y tanteo va…

Máscara, Camile Claudel, por Rodin.

 

 

…tanteo viene, la sorprendió un joven de ojos retintos y mirar profundo.  El “te amo” llegó rápido.  Su mano  torpe fue capaz de acariciar y  alcanzó para abrazar con fuerza incontenible. En tres años llegaron sus dos hijas. Por entonces, los pañales descartables no estaban a su alcance. Sus hijitas rodaron sobre telas que debían ser ajustadas con cintas y volvió el ingenio de una paloma quebrada. Decidida a salir adelante, reinventó el método de cómo poner el pañal. Mano izquierda y dientes los ataron.  Se decía: si Rene Lavand puede hacer magia, yo también.Con el tiempo se  enteró de una técnica llamada Ta Tap vinculada con la guitarra: consiste en golpear con fuerza las cuerdas, rasguearlas con el meñique- o arañarlas- y realizar acordes, melodía y ritmo con una sola mano. 

¡TÉCNICA PARA CAMBIAR PAÑALES  CON LA MANO IZQUIERDA!

Se extienden los pañales, el bebé en medio de las telas, se levanta el pañal de gasa hasta rodear la cintura y luego se repite el movimiento con el chiripá. Las cintas sujetan el conjunto, se atan con la mano izquierda y los  dientes.

 Mientras contaba su historia, docenas y docenas de empanadas y pasteles salían sin cesar:

  • OTRA VEZ, APRENDER A BARRER

Un paréntesis pareció eterno. Cuando mi esposo partió, la vida volvió a amputarme, se llevó la mitad de mi cuerpo.

Era un hombre atento, tenía sentido del humor ycariño a mano tendida. Lindo, alegre, a veces me ponía celosa, entonces medecía; “Petisa, en mi  mundo solo caben tres mujeres.”

Devastada, con los trámites de la pensión – entonces eran eternos – y sin recursos, temí enloquecer. La cama  enorme, la noche inmensa, el llanto largo. Y, después, caer rendida. El sueño clausura cualquier agonía.

Otra vez aprendí a barrer. Tenía a las dos nenas, nada para vacilar.Ahí comencé, vendiendo en la calle;éramos dos canastos repletos de mercaderías, una sombra blancaguiada por dos ángeles y un lucero.

 

fotosnoe6maria ibáñezlago
María Ibáñez

 

  •  CONQUISTAR TERRITORIO

Las tapitas de empanadas no necesitaban agua en los bordes para el repulgue. El llanto no paraba, la mano y el muñón, tampoco. No podía darme el lujo del paro,  pero nadie me quitaba el derecho a la lágrima. Empanadas lloradas. Entre tanto, las nenas comían en la escuela y, al regreso, como un equipo, salíamos las tres a vender. Años fatigados de recorrer el barrio, con el peso de los canastos, la liviandad del vacío, al regreso.Cuando las empanadas y los pasteles se acreditaron comenzamos a vender en la plaza.Las tres de rigurosos guardapolvos blancos.Hasta que pudimos comprar este local.

PAREDÓN Y DESPUÉS

Las nenas heredaron la mirada alegre del padre y el tesón y la audacia de la madre. La tristeza es patrimonio de toda la familia. Pero la casa está toda barridita.

Cuando la tarde se recuesta en las montañas y nacen estrellas en el cielo mendocino, Hilda mira a través de la ventana y habla con cada uno de los luceros como si fueran sus amados ojos retintos.Con el tiempo, comprendió que está dispuesta a  utilizar la escoba tantas  veces como sean necesarias.

¡Se puede tocar la guitarra con una  sola mano! La técnica Ta Tap creada por el músico chileno Andrés Godoy consiste  en golpear con fuerza sus cuerdas, rasguearlas con el meñique o arañarlas, y  realizar acordes, melodía y ritmo con una sola mano.

fotonoe7juangris
Juan Gris